El Aristócrata

LA VUELTA AL COLE

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Para la mayoría, el nuevo año comienza el 1 de enero, pero para no pocos lo hace en septiembre, como ocurría cuando íbamos al cole. Yo estoy entre estos últimos.[...]
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Para la mayoría, el nuevo año comienza el 1 de enero, pero para no pocos lo hace en septiembre, como ocurría cuando íbamos al cole. Yo estoy entre estos últimos. Es en septiembre, después del verdadero único parón anual, cuando hay una sensación de que comienza algo, sensación que no se siente con la misma intensidad en enero.

Nos despedíamos en julio deseándoos unas semanas de auténtica desconexión, de hacer todo aquello que por tiempo no se pudo hacer los meses anteriores del año. Si bien los primeros días uno no termina de desconectar, conforme estos pasan cierta paz llega y empiezas a disfrutar de un silencio profesional necesario para recobrar equilibrio personal, serenidad para afrontar los problemas que todavía te acompañan y, muy importante, ilusión para afrontar el próximo año académico.

El Aristócrata

Encontrarte con amigos que no has visto en meses es igual de importante que dejar de ver las caras que te acompañaron durante el invierno – nunca he entendido como hay gente que pasa sus vacaciones con, o cerca de, las mismas personas con las que ha pasado el año. Hasta en lo que se refiere a amistades cierto oxigenamiento durante unas semanas se me antoja necesario.

Mi verano ha sido tan completo como quería, sobre todo, porque he sido dueño de mi tiempo. Cuando alguien me pregunta qué sería para mí lo mejor de ser rico siempre contesto lo mismo: ser dueño de mi tiempo. Quizás por ello, no entienda tampoco a quienes pudiéndolo ser son esclavos de una infinidad de compromisos, sobre todo de compromisos sociales.

El Aristócrata

Mi verano, estando muy lejos de atender compromiso alguno lo he dedicado a lo que más feliz me hace: la familia, el deporte, la gastronomía, la lectura y el puro hedonismo. Exceptuando unos días que me escapé con mi mujer a nuestro rincón preferido, el resto lo hemos pasado todos juntos, incluido hermanos y sobrinos. Las mañanas eran reservadas para hacer deporte, en este caso bici pues es el único momento del año donde escaparte cinco horas cada mañana no se considera delito. Zarauz, Biarritz o Lastres son sitios idílicos para disfrutar de la bicicleta. Puertos, vistas, carreteras de mar y montaña están aseguradas. Además, no hay nada para ponerte al día con los amigos que no has vistos en meses como una mañana en bicicleta. Aunque son muchos los momentos en los que se sufre, también lo son los que te ríes. Algún día, los menos, una rápida carrera a pie para poder cumplir con alguna visita planeada, como la siempre obligada a Goyard.

El Aristócrata

Comer o cenar no debería ser un mero trámite. Si no lo es durante el invierno, mucho menos lo va a ser en verano. Temo el día que con una pastilla hayamos ingerido todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita. Comer es un placer que no debería desaparecer de nuestras costumbres, por mucho que el gurú de no sé cuál universidad se empeñe en encontrar motivos para ello. Comer, pero comer propiamente, con su aperitivo, tanto de comida como de bebida, su primer y segundo plato y, muy importante, un buen vino es, para mí, un placer al que no veo motivo de renunciar. De hecho, no creo que pudiera compartir mi vida con alguien que no supiera comer o beber.

El Aristócrata

Restaurantes Michelín – de una, dos y tres estrellas que intentaré narraros en otros artículos – se alternaban con otros más tradicionales, pero igual de especiales.  Si no entiendo a quien veranea con el mismo grupo de amigos de invierno, tampoco entiendo a quien siendo consciente de lo corta de la vida bebe mal vino. Alguien, que no yo, ya dijo que la vida es demasiado corta para beber mal vino. ¡Cómo me hubiera gustado haberlo dicho yo!. Y no puedo estar más de acuerdo. Cuesta entender que paguemos más de 100€ por un buen menú y nos cueste hacerlo por una buena botella de vino. 

El Aristócrata

Nunca me gustaron los sitios masificados. Quizás por ello prefiera los hoteles boutique que los de grandes complejos hoteleros. Por muy bueno o exclusivo que sea un hotel, en verano todo se llena. Quizás por ello hace años cambié el siempre correcto pero abarrotado Du Palais por el pequeño Beaumanoir, el hotel de cinco estrellas más pequeño de toda Francia, pero con detalles y una atención personalizada difícil de encontrar en un hotel de gran tamaño. El Palacio de Luces en Lastres, de Ralais & Châteaux y gestionado magníficamente por la cadena CoolRooms, fue el lugar donde descansar otro buen puñado de días.

Aunque leer es un hobbie para disfrutarse todo el año, es cierto que las tardes de verano dejan más tiempo para ello. “A pie y en bicicleta”, “The Monuments Men” o “Shoe Dog” fueron de los que más me entretuvieron.

El Aristócrata

Y todo ello con los míos cerca.

¡Listo para la vuelta al cole!

El Aristócrata

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SUSCRÍBETE

Regístrate en la newsletter de El Aristócrata y recibe en tu correo lo último en Ropa, Relojería, Vehículos y Estilo de Vida

COMENTARIOS

10 comentarios

  1. Envidia sana y comparto su reflexión sobre lo poco congruente de un pagar por un menú un precio elevado y no hacerlo acompañar de un vino de su nivel.

    Saludos y feliz vuelta. Se le echaba de menos

    Andrés

    6
    0
  2. Yo, en cambio, no estoy de acuerdo. Un menú Michelín no puedes tú preparártelo en tu casa, pero sí disfrutar la misma botella de vino que la que te puedes tomar en el restaurante. Y, además, mucho más barata. En lo que sí estoy de acuerdo es en el gusto por los hotels pequeños y con encanto. Y si los más pequeños tienen prohibida la entrada mejor que mejor. No porque tenga nada en contra de ellos, sino porque hoy los niños están tan mal educados que los padres actuales ya ni los mandan callar.

    8
    2
  3. ¡Qué gran frase la de Balenciaga! Por cierto. si viera lo que es hoy su marca le veo llamando a su paisano Elcano para embarcar con él y nunca más volver a tierra firme.

    5
    1
  4. A los carnívoros como usted habría que llevarlos al matadero y hacerlos por piezas, seguro que así no habría tantos asesinos de animales.

    1
    26
  5. Asturias es un paraíso. Sus playas, su gente, poco postureo, precios contenidos. La llegada masiva de madrileños está cambiando un poco el paisaje. ¡Ojalá no vaya a más y no sigan subiendo los precios de casi todo!

    ¿Dónde se puede comprar Goyard en España?

    Un saludo a todos

    2
    0
  6. Buenas tardes,

    estimado EA, me alegro que haya tenido un estupendo verano, como al resto de los colaboradores y lectores, aunque parece que a alguno, comer tanto césped, que también es un ser vivo, no le sienta bien. Me he reído mucho con el comentario de no poder estar con nadie que no vea, la mujer de un jefe mío Alemán decía: “ No me fio de la gente que no bebe”. Me encantó la frase. Respecto a la riqueza, querido EA, puede que usted no tenga el castigo por dinero, pero considérese rico en todos los sentidos y eso es lo mejor.
    Un abrazo y feliz regreso a todos, que para muchos, en el cuál me incluyo, va a ser bastante duro.

    Ánimo,

    Eneko

    1
    0
  7. Estimado EA:

    Muy interesantes las actividades que describe en sus días de asueto: deporte, cultura, descanso en hoteles no convencionales… Me he animado a escribirle por estos dos asuntos:

    Hoteles: me sorprende un poco el mobiliario (tumbonas y mesas) de la piscina del hotel Beaumanoir, ya que parece de plástico y no sé si muy cómodo. Desconozco el fabricante, pero para ese entorno yo habría seleccionado un mobiliario de madera de teca. En mi casa tengo muebles de exterior de Tectona (precisamente es francés) y nunca se me ocurriría poner plástico.

    Equipamiento deportivo: siento curiosidad por la foto que ha publicado de su bicicleta, equipada con llantas DT SWISS. Mi cuestión es, ¿el modelo que emplea es la TIMEMACHINE O1 ROAD incluida en la colección AERO del fabricante suizo BCM?

    Un saludo.

    1
    0
    1. Hola Óscar:

      Tiene razón. Quizás el que el resto de mobiliario que no se ve sea de ese mismo compuesto y color les obligó a escoger esas tumbonas, que por cierto, no son nada cómodas. No obstante, al otro lado de la piscina hay una cama balinesa para cada habitación que sí son muy cómodas.

      Efectivamente, es la Timemachine 01de BMC. Va francamente bien aunque obviamente ni es la mejor escaladora ni tampoco la ideal con esas ruedas para bajar puertos.

      2
      0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Foto del día

Chica de la semana

Vanidades Culinarias

Vídeo de LA SEMANA

La enciclopedia del buen vestir

es Spanish

BIENVENIDO

Para acceder a nuestro sitio web tienes que ser mayor de 18 años.

La legislación española no permite la venta de bebidas alcohólicas ni productos del tabaco a menores de edad.

El Aristócrata recomienda un consumo moderado y responsable.