BESPOKE XCV: UNA CHAQUETA PARA TRABAJAR EN VERANO

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
  Uno de los grandes cambios en el mundo de la moda vino al pasar de cuatro colecciones al año, invierno, primavera, verano y otoño, a dos, otoño-invierno y primavera-verano.[...]
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

 

Uno de los grandes cambios en el mundo de la moda vino al pasar de cuatro colecciones al año, invierno, primavera, verano y otoño, a dos, otoño-invierno y primavera-verano. Los cambios en los hábitos de compra y la climatología obligaron a las grandes casas a adaptarse a su comprador.

La extrema climatología actual, de la primavera al verano y del otoño al invierno solo median unos pocos días, ha hecho que acudamos al sastre principalmente dos veces al año. En septiembre-octubre para los encargos del invierno y en abril-mayo para los de verano. 

Y esta chaqueta que hoy traemos a esta página es fruto de la última visita. 

A estas alturas, quienes hicieran caso a la recomendación de años atrás que dábamos en esta página de comprar un traje y una chaqueta en invierno e igual en verano contarán con un armario ya francamente amplio y variado. Y de seguir aplicándose dicho consejo seguramente hoy prueben con chaquetas de estampados alegres y de lo más veraniegos.

No obstante, si acabamos de interiorizar lo conveniente de poco a poco hacerse un buen armario de sport, puede que prefiramos empezar por una chaqueta tranquila que pueda utilizarse en múltiples ocasiones. 


Hoy Joaquín Fernández es uno de los sastres más demandados del panorama nacional (nadie le ha regalado nada, ha arriesgado más que ninguno de sus compañeros y ha apostado por el marketing y la comunicación mucho antes y mejor que todos ellos). Quizás por ello, su sastrería sea hoy una parada casi obligatoria para todo aquel que busque un toque actual para sus prendas más especiales.

Aunque la enorme demanda que hoy tiene Joaquín pudiera hacer que algún encargo no quede a la altura del deseo de su cliente, la realidad es que difícil será salir insatisfecho pues modificará la prenda, como ha sido el caso, las veces que el cliente desee. La experiencia me dice que la prenda que no cae bien en la primera prueba, o incluso en la de hilvanes, difícil será que quede perfecta al recogerla. Cuando un arreglo sigue a otro el resultado final seguro que es bueno, pero probablemente nunca excepcional. Quizás por ello esta chaqueta sea buena pero no excepcional, al menos no lo será hasta que se le haga algún cambio a la vuelta del verano. Y en esto contar con Joaquín es una suerte porque nunca tendrá problema en hacerlo. 


Dicho esto, no hay muchos sastres, Jaime Gallo era conocido por ser uno de los pocos en desmontar íntegramente la prenda y empezarla de cero en cuanto la cosa no pintaba bien, que estén dispuestos a descoser totalmente la prueba y volver al punto de partida. Joaquín, a cambio de aceptar recibir la prenda más tarde de lo acordado, no tendrá inconveniente en hacer todo lo posible para que el cliente no salga de su sastrería disgustado, incluso a esos que parece que van a la sastrería a solo buscar fallos; que también los hay.

La chaqueta que recoge este artículo es de las más polivalentes que podemos encontrar para afrontar las altas temperaturas que ya conviven, y convivirán, con nosotros durante al menos dos o tres meses. Se trata de una esterilla verde oscura de la casa Drapers, casa que confecciona para muchas otras marcas, con un corte relativamente clásico. Bolsillos inclinados para romper dicho corte clásico, bolsillo cerillero y solapas redondeadas, estas últimas marca de la casa. 


Como acabamos de comentar, esta chaqueta tiene la gran ventaja de ser muy versátil. Tanto con unos chinos como con un pantalón gris de vestir puede quedar francamente bien. Con corbata o sin ella, este color es infinitamente más especial que el tan explotado azul marino; más en meses de tanta luz y calor como los que ahora vivimos. 

Es francamente fresca, su forro, un forro que más allá de acertar con los colores imprime un toque muy personal a la chaqueta, no añade muchos grados de calor, y la ausencia de entretelas y plastrones hace que pueda vestirse de manera cómoda. ¡Obviamente, sin ella siempre se estará más fresco!, aunque también menos vestido. 


Para darle ese toque informal, además de unas solapas un poquito más anchas, se abrieron los cantos y se les dio forma curva, se acortó la chaqueta y se ciñó buscando marcar más la cintura respecto a espalda y hombros. Claramente un corte muy diferente al que pudimos ver en la chaqueta de José Alonso buscando una imagen más juvenil – para nada mejor que aquella, solo diferente. 

Claramente Joaquín necesitaba contar con taller propio y desde que se movió a Hermanos Pinzón lo ha conseguido. Esto redunda en beneficio del cliente pues composturas y demás ajustes son ahora supervisados al momento directamente por Joaquín. Además, debido al alto número de encargos se permite el lujo de acudir a otros sastres para que le preparen las pruebas o le rematen ciertos arreglos. 

Mentiría si dijera que creo que Joaquín sea hoy el mejor sastre de España, pero también mentiría si dijera que tengo dudas de que no lo vaya a ser en el futuro. A diferencia del resto de sastres, Joaquín siempre ha trabajado pensando en su futuro, ha tomado decisiones difíciles pero valientes y no ha dejado nunca de sacrificar su vida personal en pos de labrarse el mejor futuro profesional, aunque eso le haya obligado a más de un disgusto en casa o a acudir a infinidad de actos para darse a conocer. Esto que para muchos otros pudiera ser un incordio para Joaquín forma parte de su rutina diaria de trabajo. 

Si algo pudiera recomendar a Joaquín solo podría ser que no deje de trabajar como lo hacía cuando empezaba, no descuidar la técnica en pos de cortar más prendas y seguir con la misma naturalidad y cercanía a sus clientes. De cumplirlo, tenemos sastre para rato.
 

El Aristócrata

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SUSCRÍBETE

Regístrate en la newsletter de El Aristócrata y recibe en tu correo lo último en Ropa, Relojería, Vehículos y Estilo de Vida

COMENTARIOS

4 respuestas

  1. Buenos Días.

    Dado que Vd mismo hace la comparación, y sin animo de ofender, esta Americana es muy inferior a la que le hizo el Maestro Alonso. La espalda (al menos en la foto me parece), no le queda nada bien.

    Entiendo que es una Americana para el verano y menos armada, aún así no hay color.

    Muchas Gracias

    0
    0
  2. Yo creo que son conceptos muy diferentes. A mí, y me atrevería a decir que también al autor, le gusta más la de José Alonso. Sin embargo, también hay que reconocer que esta de Joaquín tiene un aire más actual.

    Albert

    0
    0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Chica de la semana

Vanidades Culinarias

Vídeo de la semana

La enciclopedia del buen vestir

es Spanish