El Aristocrata

SASTRERÍA AUTOMOVILISTICA

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Por increíble que parezca, y por fortuna, todavía en el siglo XXI se siguen fabricando automóviles a mano.[...]
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Por increíble que parezca, y por fortuna, todavía en el siglo XXI se siguen fabricando automóviles a mano. Joyas sobre ruedas que disfrutan tan pocos aficionados como reducidas son sus series y prohibitivos sus precios. Os mostramos algunos de ellos y oh, sorpresa, además tenemos excelentes ejemplos patrios.

Desde hace años, el sector del automóvil tomó un rumbo de estandarización con el objetivo de reducir costes, que por cierto no benefician al consumidor, y simplificar procesos. Compartiendo chasis, unidades de propulsión, y demás componentes, se agilizaban los lanzamientos para atender las urgentes necesidades de los diversos mercados. Muchos usuarios desconocen que cuando se sientan en su coche, se sientan sobre una plataforma que pueden llevar una docena de modelos más, hasta de diferentes marcas e incluso clases; y es que lo que hoy vale para una berlina, sirve para un cupé y hasta para un SUV.

El ajuste fino, que no deja de ser pura magia electrónica, para que cada coche se sienta con el ADN de la marca y cuatro retoques estéticos completan la jugada. Así nos venden un montón de modelos que, apenas, nos parece todos iguales, y es que realmente lo son. Supongo que es la transición lógica hacia las cápsulas de transporte electrificadas y voladoras del incierto futuro que nos espera.

Pero bueno, no todo está perdido, siempre nos quedarán irreductibles artesanos trabajando en su garaje y por supuesto, los clásicos para disfrutar de coches con sabor y olor.

EL UNIVERSO DE LOS SUPERDEPORTIVOS

Los coches que hoy en día se fabrican a mano son, en su mayoría, excepcionales hiperdeportivos. Dejando a un lado marcas que, como el Guadiana aparecen y desaparecen, el mejor ejemplo en tiempos modernos son los Bugatti. Desde que el grupo VW se hiciera cargo de la mítica marca francesa, han presentado una colección de máquinas increíbles con potencias por encima de los 1.000 caballos y unas prestaciones de vértigo. Aunque utilizan la base de motorizaciones del grupo híper vitaminadas, la carrocería y los interiores son de fabricación artesanal. Se venden con cuentagotas y entre sus clientes, los habituales millonarios de países bendecidos con petróleo y varios futbolistas. Ciertamente, y lo digo por propia experiencia, no son muy sencillos de conducir en el tráfico de una gran ciudad y el acceso a un garaje o el paso de un resalte en la calzada requieren de decisión y mucha fe.

Hay tres marcas que fabrican de manera artesanal y, personalmente, siempre me han fascinado. A finales de los 80, en Alemania, un par de hermanos comenzaron a producir unos coches de siluetas clásicas y equipados con potentes motores de BMW. Los Wiessmann siguen trabajando en pequeñas series y tienen notable éxito por todo el mundo, especialmente en Estados Unidos.

Si su historia es curiosa, aun mejor es la de Christian von Koenigsegg quien se decidió, con y tan sólo 22 años, a fundar una empresa con el objetivo de construir el mejor superdeportivo del mundo. Corría el año 1994 y por aquel entonces poca gente situaba a la ciudad sueca de Ängelholm en el mapa. Sin conocerle personalmente, del joven Christian podemos afirmar que es un tipo muy valiente porque con la crisis de precios del petróleo que entonces nos acosaba, lanzar un proyecto de coches caros, muy caros y con motores muy potentes es un acto de gran valor.

Dos años después, Koenigsegg presentó en público su primer prototipo: el CC que fue expuesto en el Festival de Cine de Cannes y su éxito fue inmediato, tanto por la buena crítica como por la gran cobertura mediática de la que pudo aprovecharse. Esto permitió a la compañía sueca avanzar para crear un producto realmente acabado que no llegó al mercado hasta el año 2003.

También le tengo mucho cariño a la marca Morgan. Fieles a su espíritu de roadster puro y duro siguen haciendo lo que mejor saben hacer desde hace más de cien años. Cuando cuento que su chasis se sigue haciendo con madera de fresno, hay muchos amigos que no me creen. Ensamblan poco más de 600 unidades cada año, en un proceso absolutamente artesanal, y su club de fans esta lleno de entusiastas de todo el mundo que quieren disfrutar de la sensación única de rodar con el culo muy cerca del suelo y el viento en la cara. No baten récords de velocidad, pero siempre son capaces de arrancarnos una sonrisa cuando los conducimos. El modelo emblemático es el 4/4 pero si de verdad quieres sentir la esencia de otro tiempo, prueba el Three Wheeler.

HECHO EN ESPAÑA

Quizás os sorprenda saber que en España se fabrican o fabricaban varios ejemplos de coches hechos a mano muy interesantes. Veamos algunos.

Entre esos proyectos fallidos nos encontramos con marcas como GT Spano o Tauro. La primera desde Valencia y la segunda desde Valladolid sorprendieron al mundo con producciones limitadas de auténticos deportivos con precios, que en el caso del Spano superó la mítica barrera del millón de euros. Con orígenes en el mundo de la competición, sus coches estaban construidos siguiendo técnicas propias de las carreras, con chasis tubulares y mucha fibra de carbono. Lamentablemente, la falta de confianza de los potenciales compradores y una distribución que no la facilitaba, remató ambos proyectos, aunque hay rodando varios ejemplares.

 Justo lo contrario de la familia Hurtan, cuyo proyecto se mantiene contra viento en marea, luchando desde las faldas de Sierra Nevada. El sueño de Juan Hurtan quien a finales de los 80 arrancó con la fabricación artesanal de diferentes modelos inspirados en los Morgan sigue siendo realidad con una gama corta pero muy simpática que incluye hasta una furgoneta, ideal para los negocios que quieran transportar con estilo.

El proyecto más emblemático de la automoción artesanal en el mundo también tiene nombre español y de mujer, Carmen fabricado por la mítica y renacida marca Hispano Suiza.

Hispano Suiza fue fundada el 14 de junio de 1904 por Damián Mateu junto a Francisco Seix y el ingeniero suizo Marc Birkigt, que había trabajado en los dos antecesores de Hispano Suiza: La Cuadra y J. Castro. La experiencia de Birkigt en la industria fue clave para sentar las bases de la compañía. En 1905, Hispano Suiza creó su primer vehículo, el Tipo Acorazado Sistema Birkigt, que equipaba un motor de cuatro cilindros y 20 CV de potencia, y que alcanzaba los 87 km/h de velocidad punta. Le siguió, un año más tarde, el que sería el primer automóvil con motor de seis cilindros construido en España, un modelo de 75 CV de potencia que llegó a completar la ruta Perpignan-Paris en 22 horas; esta proeza recibió una gran atención de los medios de comunicación.

El rey Alfonso XIII jugó un importante papel en la primera época de Hispano Suiza. El monarca era un gran aficionado al automóvil, y nada más descubrir la fiabilidad y prestaciones del producto de Hispano Suiza gracias al modelo de 20 CV que pudo conducir en 1905, quedó enamorado de la marca. Alfonso XIII fue mucho más que un apasionado de los ‘Hispano’: en 1910 se convirtió en accionista de Hispano Suiza y llegaría a poseer el 8% del total de la compañía. El rey también tuvo un coche nombrado en su honor, un modelo deportivo, biplaza, que tenía un motor de cuatro cilindros en línea y 3.619 cc, con 60 CV de potencia, que lograba alcanzar los 120 km/h. Era el Hispano-Suiza T45, más conocido como Hispano Suiza Alfonso XIII.

Además del rey Alfonso XIII, los vehículos de la marca española fueron elegidos por aristócratas, intelectuales y los más reputados artistas del mundo, como Gustavo V de Suecia, Carlos II de Rumania, Luis II de Mónaco, Pablo Picasso, André Citroën, Coco Chanel, René Lacoste, Paul McCartney o el mismísimo Albert Einstein.

Entre 1904 y 1946, Hispano Suiza fabricó más de 12.000 vehículos de lujo de grandes prestaciones y 50.000 motores de avión. Actualmente, con sede principal, centro técnico y planta de fabricación en Barcelona, Hispano Suiza encarna un espíritu que combina el orgullo de ser una marca española con un sólido legado familiar. Desde su fundación, cuatro generaciones de la familia Suqué Mateu han preservado la marca familiar, aportando ímpetu y dinamismo para mantener su significativa herencia. Al asumir el control de la empresa Miguel Mateu, hijo del fundador, siguió produciendo vehículos de prestigio y alta gama. En marzo de 2019 Miguel Suqué Mateu, relanzó la marca en el Salón del Automóvil de Ginebra con un vehículo 100% eléctrico que asombró al mundo: el Carmen. Un elegante y exclusivo modelo de 1.019 CV de potencia que ha sido diseñado, desarrollado y construido completamente en España. Su exterior está inspirado en el clásico Dubonnet Xenia y comparte los valores que llevaron a Hispano Suiza a convertirse en el máximo exponente del automóvil de lujo, con un diseño atemporal y exigente, artesanía meticulosa y una atención escrupulosa a los detalles, tanto técnicos como de ingeniería.

En 2020, Hispano Suiza presentó el Carmen Boulogne, una evolución del Carmen centrada en la deportividad y hecha a medida que refleja la herencia de la marca en el mundo de la competición. Cuenta con 820 kW (1.114 CV), una velocidad máxima de 290 km/h y un tiempo de 0 a 100 km/h inferior a 2,6 segundos. A través del programa Unique Tailormade, con los valores del ADN de la marca, Heritage, Sport y Elegance, el comprador puede elegir entre 1.904 formas de crear el coche de sus sueños, eligiendo los detalles interiores y exteriores para obtener su hypercar único en el mundo. Sólo se producirán 19 unidades del Carmen y 5 Carmen Boulogne y se tarda una media de siete meses en construirlo. La exclusividad tiene un precio, pero, qué importa si lo podemos pagar. Para los curiosos, muy por encima del millón de euros…

Javier Arias

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SUSCRÍBETE

Regístrate en la newsletter de El Aristócrata y recibe en tu correo lo último en Ropa, Relojería, Vehículos y Estilo de Vida

COMENTARIOS

4 comentarios

  1. ¡Cuánta información y qué buena!. Ni en las revistas especializadas se puede hoy leer un artículo tan bien escrito y entretenido. Estas son cada vez más todo publicidad encubierta de manera más o menos hábil. Pero imposible leer de estas marcas que seguro difícil les resulta económicamente verse en sus portadas.

    Por ello, felicidades por partida doble a esta, para mí, sin duda, página de referencia del buen vivir, primero por entretenernos y segundo por hacerlo con una temática tan interesante, de verdadero lujo y de nicho.

    Guille

    2
    0
  2. Gracias Javier,

    Excelente artículo, me ha encantado, si no me equivoco los Wiessmann llevaban motor M5. Lástima que los M5 no hagan ya la versión Touring.

    Un abrazo,

    Eneko

    1
    0
  3. Excelente, como siempre querido Javier.

    Soy uno de esos locos enamorados del Hurtan Grand Albaycín Heritage, una preciosidad desarrollada sobre la base del excelente y nunca reconocido Mazda M-5, ese roadster maravilloso que no requiere de un gran motor para ser pura diversión al volante.

    ¿Cuándo nos escapamos a Granada a conocer la fábrica?

    0
    0
  4. TRAMONTANA
    El Tramontana es un superdeportivo español, con un diseño inspirado en los coches monoplaza de carreras de Fórmula 1 y los aviones de combate. Es construido por Atelier Tramontana en Barcelona, España.
    Fue presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra de 2005, fecha de entrada de Atelier Tramontana en el segmento de los superdeportivos de lujo. La misma compañía ha comentado en ocasiones que el proyecto empezó con el objetivo de romper los convencionalismos establecidos en el sector y crear una nueva manera de entender los coches.
    La producción se limita a 6 unidades al año, todas ellas bajo pedido previo, debido a que uno de los valores diferenciales del Tramontana Car es que este es totalmente personalizable al gusto cliente.
    En 2009, Tramontana introdujo el modelo R, nuevo modelo con diseño de cúpula cerrada. En 2012 se presentó el modelo XTR, el último modelo de la marca. Tramontana no se centra en la producción de modelos distintos sino que ofrece la posibilidad de crear un coche a medida.(Fuente, Wikipedia).
    Esto si que es sastrería automovilística, para la próxima ocasión infórmense un poco más señores.
    Sin acritud.
    Saludos cordiales.

    1
    0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Foto del día

Chica de la semana

Vanidades Culinarias

Vídeo de LA SEMANA

La enciclopedia del buen vestir

es Spanish

BIENVENIDO

Para acceder a nuestro sitio web tienes que ser mayor de 18 años.

La legislación española no permite la venta de bebidas alcohólicas ni productos del tabaco a menores de edad.

El Aristócrata recomienda un consumo moderado y responsable.