SÁNCHEZ Y SU ABRIGO

Más allá de que nuestro presidente nos sea más o menos simpático, o antipático, lo cierto es que su manera de vestir es mejorable. Y mucho.[...]

Más allá de que nuestro presidente nos sea más o menos simpático, o antipático, lo cierto es que su manera de vestir es mejorable. Y mucho. Presentarse frente al mundo con un acolchado, sea dicho acolchado español o lesotense, es, en el mejor de los casos, una muestra de ausencia de gusto total. Vamos allá:

Curioso lo de los presidentes españoles que repiten legislatura. Por motivo que desconozco, llegan a sentirse por encima del bien y del mal dando la sensación de que todo se la resbala y que pueden hacer lo que les venga en gana. Aznar se creyó uno más en aquella famosa “quedada” donde pies sobre la mesa creía poder departir de tú a tú con George Bush y Tony Blair. Ojalá todo lo que recordáramos de la foto de las Azores fuera aquello. Desgraciadamente, poco después España entraba en guerra pues había que dar con unas armas de destrucción masiva de vital importancia para la sobrevivencia del planeta. Hoy, casi 20 años después y cientos de miles de muertos, estas siguen sin aparecer. ¿Seguirá el todopoderoso Aznar buscándolas? Esperemos.

Desgraciadamente, hoy las cosas no pintan mucho mejor. Si bien con Sánchez no hemos entrado en guerra, premiamos a los terroristas más sanguinarios que ha conocido España. Primero tocaba reagruparlos cerquita de casa no sea que les entrara la morriña, luego, y sin dilación alguna, el tercer grado y mucho antes que después la libertad absoluta para que txikito en mano puedan reírse de todos nosotros a la cara.

Ni Aznar, ni Sánchez me resultarán nunca simpáticos. Tampoco lo harán Zapatero o Rajoy. Aunque para ser sincero, no creo que nunca alguien que viva, y a cuerpo de rey, de mi trabajo e impuestos pueda llegar a serlo. Pero no nos calentemos y menos nos distraigamos de la verdadera razón de este artículo: el poco acertado abrigo que vistió en Foro Económico Mundial de Davos.

Según parece, Pedro Sánchez cuenta con la friolera de 869 asesores. Y según queda patente ninguno de ellos atesora un gran conocimiento para escoger el mejor atuendo para nuestro presidente.

Probablemente sería entendible que ni Sánchez ni ningún otro presidente supiera de maneras o tuviera unas mínimas nociones del buen gusto. Pero lo que es totalmente inadmisible es que con 869 asesores se presente Sánchez a representar a nuestro país frente a periodistas y televisiones de todo el mundo en plumas.  Si creía que escogiendo una prenda nacional nos estaba haciendo a los españoles un favor se equivoca. Ni siquiera, y a pesar de toda la publicidad que se ha hecho al acolchado de Joma, este ha llegado a agotarse. Curioso dato, más teniendo en cuenta que cualquier influencer de medio pelo hoy es capaz de colgar un “sold-out” en las prendas que saca en su red social.

No señor presidente, no puede usted representar a España en un foro internacional como Davos como si fuera con su familia a cenar a una pizzería de Wengen. España, los españoles, nos merecemos que se nos represente con un mínimo de gusto. En su tiempo libre como si pasea en calzoncillos y crocs, pero en su tiempo de trabajo, tiempo pagado por todos nosotros, ténganos algo más de respeto.

Con 869 asesores estoy convencido que hasta usted podría encontrar uno que le recomendara prendas igual de abrigadas, pero mucho más elegantes, que el plumas de Joma. De encontrarlo, pregúntele por una que aquí llamamos abrigo. Ni tres cuartos, ni plumas, ni Barbour, ni chaquetón, ni cazadora, ni nada de eso. Abrigo. Palabra tan corta como adecuada en la mayoría de las ocasiones. Y, por supuesto, la correcta para asistir a un foro como Davos.

Posiblemente su asesor N.º 743 le recomendó ese plumas negro por las bajas temperaturas de Suiza. Si así fue, qué mejor excusa para regalarle unas vacaciones no remuneradas y reemplazarle por otro inmediatamente. De acertar con el nuevo asesor, este le dirá que un abrigo abriga tanto o más que el acolchado del asesor 743. Tanto, porque hay lanas cuyo peso y composición impedirán que su Respetable pase frío. Más, porque al extenderse más allá de la rodilla le protegerá desde las partes más nobles del hombre hasta, de sufrir artrosis, las articulaciones de las rodillas.

Presidente, ¿se imagina usted, aunque sea solo por un segundo a Carlos III o Felipe VI, representado a sus países enfundados en un acolchado negro? Siempre nos sorprende, y no positivamente, con sus desastrosos fracs, basta recordar aquí y aquí dos ejemplos. Pero hacerlo ahora tal esquiador después de una larga jornada de esquí en un foro internacional resulta el acabose.

Con su política de dispendio queda claro que el dinero no es problema. Por ello, desde esta humilde columna le recomendamos que visite a cualquier sastre español, también ellos merecen su atención, y déjese aconsejar. Descubrirá un mundo de tejidos, cortes, entretelas, pesos, gramajes etc. que le protegerán del frio y que, además, le sentirán de maravilla. Alguien tan guapo y apuesto como usted bien lo merece.

El Aristócrata

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SUSCRÍBETE

Regístrate en la newsletter de El Aristócrata y recibe en tu correo lo último en Ropa, Relojería, Vehículos y Estilo de Vida

COMENTARIOS

19 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo 👍🏻
    Pero para alguien “tan venido arriba “ lo veo prácticamente imposible.
    Personalmente pienso que no se deja asesorar por ninguno de esa colección de “asesores” a coste de todos…
    Está encantado de haberse conocido…
    ASC

    5
    2
  2. Mire que disfruto con sus artículos. Pero con este me ha leído la mente, cuando lo vi no puede más que horrorizarme y pensé que lo llevaba para ocultar el color del traje “elegido” para la ocasión

    7
    3
  3. Totalmente de acuerdo. Pero creo que, lo del plumas, no es lo peor. El chico ha salido friolero y en Davos debe hacer mucho frío. No querría acatarrarse. Sin embargo, lo de sus trajecillos, es harina de otro costal. Esas chaquetillas esmirriadas, esas solapillas estrechas, esos pantaloncillos “pitillo”. Esas teluchas, con esos colores (hasta marrón). Sinceramente, creo, que el sastre que le viste (si alguno) es del PP. ¡Vaya tela|
    Un saludo

    4
    1
  4. Buenas tardes,

    Sobre alguien que ha hecho hasta bueno a ZP, poco que decir.

    Yo, cuando vi la foto y vi el emblema, dije no puede ir con un plumas Joma, marca que yo llevaba de pequeño y sin ninguna pega, no así como Nike. Cierto que muchos directivos del Ibex35, iban para echar monedas.

    El problema no está solo en el plumas, ni en la falta de educación, esos despatarres en presencia del Rey, sino en los trajes con los que nos tortura a todas horas, el morado no lo he superado, si va a Piti, se lleva el premio, pero esto no puede más que empeorar, como lo está demostrando día a día.

    Menos mal que repite más de traje que de mentir y por lo menos no nos tortura nada más que la cartera y no los ojos, a todo se acostumbra uno, o eso creen estos hp hombres de paz.

    Feliz semana a todos.

    9
    2
  5. Entiendo la elegancia, en sentido amplio y por ello también en la forma de vestir para presentarse ante quien corresponda en cada momento, como algo que es el poso de vivencias, lecturas, estudios, buenos maestros y mejores amigos. En definitiva, la elegancia como el sedimento que va quedando con la cultura. Por ello no me sorprende en absoluto la manera en que se presentó. Y mucho me temo que sí, que es el reflejo, en sus formas y maneras, la de vestir también, de una considerable mayoría de nuestros conciudadanos.

    11
    1
  6. Y qué decir entonces del nuevo ministro de Economía el día de la jura de su nuevo cargo ante el Rey Felipe? Que imagen, que estampa. Y no será por falta de presupuesto pues a los pocos días colocó, le colocaron, a su pareja en un puesto destacable dentro de la Administración. Encima la noticia fue esa, que había ido a jurar el cargo en deportivas. Deberían de tomar nota de nuestra ministra de Trabajo y como ha evolucionado su guardarropa desde sus tiempos en el parlamento gallego hasta ahora en el Ministerio, produciéndose esa “revolución” cuando pagamos entre todos ese vestuario. Siempre nos quedará como refugio Pablo Iglesias y Alberto Garzón, nótese la ironía, y siempre añoraremos personas elegantes en el vestir y en las formas como Luis de Guindos.

    3
    1
  7. Estimado Aristócrata: me ha gustado este artículo. Después de leer aquel en que ponía de vuelta y media a Aznar por presentarse en un funeral con jersey y vaqueros encontrarse este otro habla de su imparcialidad. Algo poco frecuente en un momento donde posicionarte se impone como obligatorio. Dicho esto, estoy efectivamente de acuerdo en lo poco decorosa que es la vestimenta de nuestro presidente. Nadie, creo yo, que quiera un presidente presumido o a lo Zaplana. Pero de ahí a presentarse con semejante guisa va un mundo. De todo punto impresentable denotando un total desconocimiento de las más mínimas normas de decoro. Aunque como bien ha dicho alguien aquí, es el triste reflejo de la población que gobierna.

    5
    1
  8. Muchos de los que aquí comentan confunden clase con clasismo, seguramente grandes víctimas de lo segundo. Y digo víctimas porque se dejan en el camino la reflexión oportuna del artículo, entendiendo a medias, que también es aquello de hablar mucho y escuchar poco. No hace falta que sean ustedes conscientes de ello, ya lo somos otros. Se habla del don de la oportunidad en el vestir contra los dones de la libertad contingente, es lo propio en un lugar de estilo como este. Pero preferimos criticar a la suegra por aquel principio natural que enseguida nos encuentra cómplices. Un poco rancio esto. Plumas Joma sí o plumas Joma no, qué más da quién lo hubiera hecho, el lector incluido.

    Qué rapidez con las piedras…

    Saludos.

    3
    12
    1. Ernesto Urtasun, Ministro de Cultura: “superar un marco colonial o anclado en inercias de género o etnocéntricas que han lastrado la visión del patrimonio, de la historia y del legado artístico”. La misma cara se me quedó al escuchar esto esta mañana (por más que lo leo no consigo entender qué dice este buen hombre) que al leer su comentario.

      Juan P.: “Se habla del don de la oportunidad en el vestir contra los dones de la libertad contingente, es lo propio en un lugar de estilo como este. Pero preferimos criticar a la suegra por aquel principio natural que enseguida nos encuentra cómplices. Un poco rancio esto. Plumas Joma sí o plumas Joma no, qué más da quién lo hubiera hecho, el lector incluido”. Lo mismo Ernesto entiende lo que quiere decir. Yo me siento incapaz.

      12
      1
  9. Tenemos un presidente desafortunado en las formas………… y en el fondo. La capacidad de superación es inagotable y la de empeorar igual, si no repasemos los últimos tres presidentes.
    El presidente es de todo un país, necesitamos que este nos represente a todos y que cuando llegue al cargo aparte su ego del mismo para ponerse a trabajar para todos y no para unos pocos.

    3
    1
  10. Buenas:

    Estoy de acuerdo en que no es la prenda más adecuada para ese evento, pero para mí lo peor es que en general los políticos y quizá también otros personajes públicos, me da la sensación de que visten mal.

    Muchas veces comentamos un amigo y yo sobre las fotos que aparecen en prensa, en Internet, etc. Creo que lo que más predomina es un descuido total de cintura para abajo, con bajos de pantalones exageradamente largos (formando arrugas abominables) y zapatos totalmente inadecuados para la ocasión o el traje vestido, cuando no sucios o descuidados. En la parte superior suelen fallar las tallas de las chaquetas o las corbatas (si es que llevan)

    En el caso de Sánchez, que actúa como máximo representante del gobierno de España, y que no debería tener problemas de asesores, la falta de estilo es ya preocupante. Pero bueno, siempre habrá quien lo defienda, como en el tweet de El País que alababan la elección de un plumas de 88 euros y no «abrigos de marcas lujosas». En fin, cuánta ignorancia.

    Un saludo.

    Óscar

    7
    0
  11. Para representar a España e ir bien calentito debería haber llevado una buena capa española.
    Eso hubiese sido clase, elegancia y representar a España.

    3
    0
  12. Para no gustarle – segun ud. – ni Aznar ni los otros no me convence semejante exposicion aparentemente buenista/ etica ; mal que bien y regular que mejor en esta vida hay que elegir y si hay una estetica que casa con el individuo que la lleva eso influye como ya sabra ud. de sobra en la simpatia/antipatia ; bueno, ya visto el sesgo de la cosa me permito por edad y experiencia darles unos breves consejos que se perfectamente que no les van a servir ni les van a gustar pero no estamos en Rusia ni soy un palestino a exterminar ,ni siquiera soy de ninguna secta de fanaticos de la iglesia ni estoy en tramite de salir de armarios o ” baules de la Piquer ” , vamos que soy lo que se conoce vulgarmente como un extraterrestre o como les gustara mas un ” don nadie “…….Vamos alla ;
    La clase y el estilo ni se compran , ni se prestan ,ni te los encuentras ,muy malas noticias para la sastreria artesanal arte ya en declive, desuso y extincion como su hijo/a putativo/a la confeccion industrial esta en fase de aclimatacion sin posibilidad de tener un nivel aceptable por las crisis de todo tipo en que esta la humanidad inmersa ; la clase y el estilo retomo son conceptos tan etereos y al mismo tiempo tan tangibles por ser paradojicamente intangibles que ” saltan a la vista ” ; ni un Balenciaga , o un Dior , o una Chanel tuvieron el acceso a la ” llave magica” si acaso rozaron y de forma temporal la cima del arte y como es en latin ” ars longa vita brevis ” por seguir y finalizar la leccion tenemos el estupendo refranero español ; ” Aunque la mona se vista de seda ………” , esto dedicado a los que se las dan de ” experten” y ” estetas ” de la cosa vestimenteril ( le regalo el ” palabro ” ) asi pues llegados ya a este punto y para finalizar la disertacion tenga sus mercedes una pasable tarde y ante todo ya saben que incluso Madrid , el territorio de ” IDA y ese alcalde que le gusta pegarle balonazos a los niños ” – por favor ya hay que ser gafe total – no esta exento de gente ruin, miserable y dada a todos los vicios inconfesables que se imaginan que por ponerse una p.e. Harris tweed ya van disfrazados convenientemente .
    Addenda; A mi no me gusta la ” fruta podrida ” ; eso lo dejo a determinadas formas ectoplasmaticas que han sido enviadas a esta dimension con taras psicofisicas visibles tanto por su extrema fealdad como por sus manifestaciones altamente inconexas y carentes de toda logica ; aqui en España se han llamado de toda la vida del señor a semejantes engendros ” tarugos/as & marmolillos /as “.

    0
    0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

foto del día

Chica de la semana

Vanidades Culinarias

Vídeo de la semana

BIENVENIDO

Para acceder a nuestro sitio web tienes que ser mayor de 18 años.

La legislación española no permite la venta de bebidas alcohólicas ni productos del tabaco a menores de edad.

El Aristócrata recomienda un consumo moderado y responsable.