BESPOKE CXIX: TERCERA PRUEBA CHAQUETA SAHARIANA

Hace dos semanas se cumplió un año desde que empezáramos este apasionante proyecto. Bueno, para ser exactos, un año desde la primera prueba, la prueba en falfa.[...]

Hace dos semanas se cumplió un año desde que empezáramos este apasionante proyecto. Bueno, para ser exactos, un año desde la primera prueba, la prueba en falfa. De hecho, el proyecto comenzaba en abril del 2022, momento en el que comprábamos la tela ya sabiendo cual sería su destino.

Contábamos precisamente en aquel artículo la historia de dos de los tres protagonistas de esta chaqueta: la de Wilhelm Jungmann & Neffe donde compramos su tejido y la del propio tejido de W. Bill. Sobre el tercer protagonista, su sastre, Joaquín Fernández, ya hemos escrito largo y tendido en esta página. Recomiendo a los apasionados de los tejidos que repasen en aquel artículo la interesante historia de este telar escocés conocido por los expertos como “el especialista del tweed y la cachemira”.

Sobre la tienda vienesa Wilhelm Jungmann & Neffe hemos escrito también en varias ocasiones. La conclusión: mejor que leer lo dicho sobre ella lo que debe hacer todo amante del buen vestir y de los complementos más exquisitos es visitarla cuanto antes. El poder escoger in situ entre más de 1.500 tejidos, muchos de ellos retales o telas de casas de tejidos ya desaparecidos es algo único de esta centenaria casa austriaca.

Como contábamos también en la primera prueba, el hecho de contar con escasos 2,5 metros de tela hacía obligatorio evitar cualquier fallo pues no habría tela para subsanarlo. De ahí que la prueba en falfa con otra tela fuera muy útil para saber cuanta tela exactamente necesitaríamos. No obstante, de haber podido contar con algo más de tela hubiéramos repetido algún detalle como las pinzas del pecho y así evitar que dibujos de mangas y cuerpo no coincidieran.

Cuando diseñábamos la chaqueta sobre papel sopesamos hacer dos bolsillos en la parte superior. Sin embargo, finalmente nos decantamos por unas pinzas con un resultado estético muy especial y, para mí, muy diferencial de esta chaqueta. Sobre lo que no dudamos fue sobre los grandes bolsillos de parche laterales en los que poder guardar prácticamente todo tipo de objetos. Estos se hicieron con solapa y botón para asegurarse de que más allá de su efecto estético cumplieran con su función de poder introducir en ellos con la seguridad de que no se saldrían objetos del día a día.

A diferencia de una camisa sahariana, a la chaqueta le añadimos un cinturón. El objetivo, además de adornarla, era podérnosla abotonar entallándola a nuestro gusto. Además, de hacer frío, esa presión extra de un cinturón sobre los riñones es de lo más placentera. Para dicho cinturón cosimos unos pasadores fijos con los que mantenerlo siempre en su sitio. Dichos pasadores están perfectamente integrados en la chaqueta sin afearla de manera alguna. Ya dependerá de cada en la forma que se abotone o coloque el cinturón para conseguir un aspecto u otro. El cinturón no aparece nunca cosido al resto de la chaqueta, tampoco por la espalda.

El cierre de la botonadura de la chaqueta es muy alto, algo propio de este tipo de chaquetas, lo que hace que solo una parte de la camisa se vea. Esto hace que el jersey de pico sea probablemente la mejor prenda para vestirse debajo. Una camisa de cuadros pudiera rematar el conjunto. El que yo vista corbata en la foto no es pensando en la prueba sino en el traje que llevaba ese día.

Precisamente, pensando en que se vestiría una prenda de abrigo debajo de la chaqueta se dejó su talle muy suelto. Basta abotonarse más o menos el cinturón para ceñirla según lo apretada que nos guste. Las mangas también cuentan con algo más de diámetro buscando, igualmente, que bajo ellas entre una camisa y un jersey de manera cómoda.

Dos aberturas laterales y una pinza a cada lado de la espalda se han añadido para ayudar en el movimiento. Se pensó en una pinza central, pero yo esta la veo más propia de los abrigos que de las chaquetas. Estas aberturas ayudan a la imagen informal de la chaqueta, además de dar unos centímetros extra de comodidad de ser las prendas que vistamos dentro dentro gruesas. Los bolsillos no tienen el efecto de bolsa estilizando la chaqueta. El mensaje de la chaqueta, aun siendo informal, no lo es tanto como en la chaqueta de moto que traíamos a esta página unas semanas atrás. De ahí que en aquella los bolsillos tipo parche-bolsa sí tuvieran sentido. La caída de la chaqueta, al contrario que las de traje, es recta.

Los detalles, en cambio, sí han sido cuidados como si se tratara de cualquier otra creación de Joaquín. Tanto por dentro como por fuera. Cosido a mano, con poquita hombrera, en este caso forrada entera, ojales alargados y sin apenas cuello, picados a mano, bolsillo interior rematado también a mano…

Al ya tener demasiada personalidad este tweed de 400 gramos, decidimos coserle solo dos botones en la bocamanga. Concretamente de cuerno de ciervo. Es curioso como algo tan pequeño como unos botones de no escogerse bien pudieran arruinar todo el conjunto. Por el contrario, aquí estos combinan acertadamente con el mensaje totalmente informal de la chaqueta. Ni le añaden ni le restan protagonismo a la chaqueta, pasando desapercibidos.

Mención aparte merecen los dos pantalones. Por ello, dejaremos para otro capítulo el análisis de ambos. Uno más de sport, algo más ceñido, cortado para vestirse con cinturón y otro para tirantes, más ancho y formal. Si efectivamente ambos serán objeto de estudio sí os animo a que veáis a lo largo de los tres artículos anteriores dedicados a la chaqueta la evolución de los mismos.

Independientemente de que guste más o menos esta chaqueta, esta es otro claro ejemplo de que la sastrería, al menos la artesanal, no conoce de límites en cuanto al abanico de modelos y diseños que puede dar vida. Una pena que ya no apenas haga frío. De hacerlo seguramente estaríamos ahora leyendo un artículo sobre algún abrigo tan diferente al resto como lo es esta chaqueta de sus homólogas. El abrigo, una prenda en desuso por la actual climatología, pero a la que los mejores sastres han tratado durante décadas con mucho respeto cosiendo auténticas maravillas.

Cierto que esta chaqueta desde que se empezó a imaginar hasta ahora ha necesitado de casi año y medio. Pero estas son las creaciones que a mí más me gustan. Creaciones que difícilmente verás por la calle y que te hacen sentir muy feliz de que la profesión de sastre siga hoy en plenitud de facultades. Y por supuesto, todavía más feliz de que haya sastres como Joaquín Fernández que se atrevan con prendas que requieren de un tiempo extra y con las cuales es posible fallar. Sea una chaqueta de moto, una sahariana, una auténtica blazer, un peacoat, una bomber de ante, un traje de chaqueta y pantalón de mujer, unos breeches, un capote de caza, un frac etc., hoy, igual que antes, la sastrería artesanal ofrece un mundo de ensueño a todo aquel que disfrute del vestir más exquisito.

El Aristócrata

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SUSCRÍBETE

Regístrate en la newsletter de El Aristócrata y recibe en tu correo lo último en Ropa, Relojería, Vehículos y Estilo de Vida

COMENTARIOS

12 comentarios

  1. Antes de nada, gracias por compartir este artículo. Respecto a la chaqueta, si bien en un comienzo no me terminaba de gustar, vista ahora reconozco que tiene su aquel. Muchas chaquetas “normales” hay que tener para lanzarse a por algo tan especial. Pero de tenerlas, no lo dudaría. Enhorabuena, tato al diseñador como al sastre.

    Un saludo a todos y buen comienzo de semana.

    1
    0
  2. Otro guiño a la sastrería. ¡ojalá no muera nunca! Chaquetas como esta demuestran que la sastrería sigue de plena actualidad. Solo tienes que encontrar tu sastre. Pero una vez dado con él seguro que disfrutas vistiendo alejado del aburrido panorama español. Un día una blazer como la de Calvo de Mora de hace unos meses, otro con un tres piezas de los muchos que han salido aquí, otro uno más formal de Reillo o de Alonso, un viernes con esta chaqueta, otro con una Teba de Agustín… las posibilidades son infinitas. Pero, sin embargo, incluso los que visten a medida prácticamente todos los días solo visten de azul o gris. Y hoy, además y por supuesto, sin corbata 🙁

    0
    0
    1. Buff no soporto un traje sin corbata. Los 2 piezas perfecto. Pero ver un traje sin corbata me mata. Además es un típico error quejarse de la corbata. El problema está en la camisa y su último botón. Pero me temo que no tiene solución. Yo mañana iré con un dos piezas y corbata.

      Ánimo a todos.

      Eneko.

      0
      0
  3. Buenas noches,

    A mí sinceramente y teniendo en cuenta la dificultad de la poca tela disponible, me parece una pasada de trabajo.

    Una cosa que me ha encantado es la sonrisa de EA, no tengo claro si fue un chiste de Joaquín, la alegría de acabar un proyecto de tan largo plazo o por la que más decantó es por lo satisfacción del trabajo bien hecho y el resultado. Enhorabuena a los dos. Porque esto sí que ha sido un trabajo en equipo.

    Y para no parecer pelota, yo hubiese puesto 3 botones en las mangas, me parece perfecto el tamaño, un acierto, también es verdad que rompería las rayas. Me imagino que habrá sido un buen debate entre ambos.

    Enhorabuena y a disfrutarlo.

    Feliz semana a todos.

    Eneko.

    0
    0
  4. Estupendo trabajo. El cinturón es lo único que no termina de convencerme; quizás con una hebilla sencilla alejaría cierto aire de batín que no puedo dejar de ver en la chaqueta…Por lo demás, una prenda de categoría.

    Saludos.

    0
    0
  5. Enhorabuena por ese trabajo , aunque no me gusta ni la tela ni la chaqueta , reconozco que está muy bien hecha . Lo que no consigo entender es porque la denomina sahariana puesto que nada tiene que ver con ella , el concepto de sahariana tenía entendido que es una chaqueta ligera creada para climas cálidos o tropicales , de colores claros ya sea beige o verde aceituna y por supuesto para épocas calurosas .
    Por eso no comprendo lo del titulo , pero seguro que ud te des una explicación y respuesta a mi pregunta .
    Muchas gracias y repito que enhorabuena

    0
    0
    1. Estimado ECA:

      Muchas gracias por comentar. Efectivamente se creó para climas cálidos pero, sobre todo, pensando en un uso militar que con el tiempo se extendió a los safaris. Los grandes bolsillos ayudaban en ambos campos. De hecho, las primeras saharianas, las de origen militar llevaban cinturón mientras la mayoría pensadas para la caza no. Lo que nombra de los colores también es cierto. No obstante, nuestra sahariana está pensada y diseñada para vestirse en invierno – en nuestro caluroso verano veo más una sahariana tipo sobre camisa que una tipo chaqueta. Dicho lo cual, esta chaqueta tiene una clara inspiración en las primeras saharianas pero tampoco es una fiel reproducción de aquellas. Para serlo necesitaría, entre otras cosas, dos bolsillos en el pecho. Esta interpretación nuestra agradece, al menos desde mi punto de vista, una tela más especial que una lisa y esta claramente, por lo menos también para mí, lo es.

      0
      0
  6. Aprecio un cambio, positivo, en la sastrería española. Como más moderna y fresca. Menos corsetada y más natural. Enhorabuena a los sastres responsables de rejuvenecerla.

    Larga vida al bespoke

    1
    0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

foto del día

Chica de la semana

Vanidades Culinarias

Vídeo de la semana

BIENVENIDO

Para acceder a nuestro sitio web tienes que ser mayor de 18 años.

La legislación española no permite la venta de bebidas alcohólicas ni productos del tabaco a menores de edad.

El Aristócrata recomienda un consumo moderado y responsable.