sábado, 23 de mayo de 2020

BESPOKE LXXXII: LA CHAQUETA DE PRIMAVERA

Aprovechando que con cita se puede retomar la visita al sastre, fuimos a probarnos una chaqueta que se nos quedó a medias y que queríamos haber disfrutado desde el comienzo de la primavera.

Con todas las medidas que exige Sanidad entramos en la sastrería Fernández Prats donde antes de pasar al mostrador el propio Joaquín nos enseñó la ropa que le acababa de llegar de esta temporada. Si bien Sastrería Fernández Prats abrió las puertas heredando las marcas con las que él mismo había trabajado en épocas anteriores, ahora, animado por sus socios, ha dado un paso importante en calidad y cuenta con marcas premium. Mención especial merecen los polos de algodón y seda, las chaquetas safari o las camisas vaqueras. Los amantes de Crockett & Jones también pueden disfrutar de sus modelos más populares. Un soplo de esperanza fue comprobar como el último pedido de corbatas Marinella había volado. 
Después de ponernos al día, me enseñó la marcha de un pantalón de corte moderno que me está haciendo para acompañar a la chaqueta que aquí os muestro. Incluso después de ver la prueba de hilvanes sigo pensando que es difícil que un sastre de con el corte y hechura de los pantalones de sport de ciertas marcas premium de confección. A este pantalón le coseremos bolsillos de parche en ambas piernas y pasadores laterales para cinturón. Habrá que verlo terminado – lo mostraré aquí más adelante – aunque al ser la mayoría de los tejidos usados en sastrería de fibras naturales su caída parece que terminará estando más próxima al de un pantalón de vestir que al de uno informal. OS lo mostraré en próximas semanas para conocer vuestra opinión.
Con los termómetros ya por encima de los 30ª y todavía recluidos en casa, me presenté en la sastrería de Joaquín de aquella manera. Aunque al no pensar en esta chaqueta acompañando al traje la ausencia de corbata no era ningún hándicap. Mientras me probaba tanto esta chaqueta como la de campo que dejamos a medias y el pantalón nos conectamos vía Instagram durante una hora con muchos de sus seguidores. Una hora de video donde todo el que quiso vio a Joaquín contar todos los pasos de una chaqueta a medida, el proceso de la prueba y yo hablaba de las enormes ventajas de vestir de sastre y de la suerte que tenemos en España de disfrutar de grandes profesionales. Aprovecho nuevamente para saludar a todos aquellos lectores latinoamericanos de esta página que nos acompañaron durante todo el programa.
El tejido de Lanificio f.lli Cerruti es de una lana de 250 gramos. Es de justicia reconocer que los tejidos italianos cuentan con diseños que siempre van un paso más allá en estilo. Aunque este es bastante clásico, por lo general arriesgan algo más y con ese gusto tan suyo consiguen estampados de lo más interesantes. Y cuando se trata de incluir una nota de diferenciación y finura casas como esta van un paso por delante. 
Con esto del confinamiento la alimentación ha sido más sana y el rodillo más presente, notas ambas que se observaron en los varios ajustes que se tuvieron que hacer en la prueba. El corte es el típico de Joaquín. Solapas redondeadas, tres para dos, poco armada, entallada, hombros redondeados y cierto redoble en la costura de los hombros. Aunque Joaquín en las chaquetas de sport es partidario de dejarlas algo cortas, yo las prefiero algo más largas y por ello en la última prueba veréis esta chaqueta con dos centímetros más de longitud. El cuello se subió un centímetro, así como los hombros. 
La forma en la que está cortada esta chaqueta, como debiese ser en todas, te permite total libertad de movimientos y es tanto o más cómoda que un sencillo jersey. De hecho, abotonada se mueve contigo y en ningún momento tienes la tentación de querértela desabotonar. Aunque en fotos sea imposible apreciarlo, entre la chaqueta y yo bien entraría un jersey o dos kilos más. Precisamente, es una buena hechura personalizada la que nunca conseguirán las chaquetas de confección, sean de 100 o 3.000€. El no sentirla al moverte, el ver como las solapas discurren si abrirse por tu torso, el que los cantos se abran de manera natural sin levantarse o sentir la sisa alta es algo que la confección siempre tendrá vetado. 
Una licencia muy personal fue el forro. Si en condiciones normales hubiéramos dejado la espalda prácticamente sin forrar para hacerla más ligera y disfrutar de unos vivos a mano, esta vez me permití esta licencia. Las motos, sobre todo las Harley Davidson, han sido una de mis pasiones desde que era bien niño. Aunque son estas de las que más disfruto cuando la mente necesita despejarse, son muchas las motos que me gustan; y las tipo café racer son una de ellas.
Por ello, escogí para la chaqueta un forro de algodón con modelos míticos de motos y que por color no desentonaba con ella. Esto añadirá calor, pero también hará que sea mi chaqueta y la de nadie más. El sector de los forros está evolucionando mucho y ya es posible encontrar modelos que van mucho más allá que los de color liso o los excesivamente llamativos.
En un próximo artículo os compartiré el resultado de esta chaqueta y la de campo, dos conceptos muy diferentes, pero igual de especiales.

¡Feliz semana!

PD La luz de la sastrería no refleja la claridad de los colores, por lo que para hacerse una idea más cercana os recomiendo que os fijéis en el espejo.

El Aristócrata

6 comentarios:

Anónimo dijo...

De las mejores chaquetas que te ha hecho Joaquín. Cada vez se nota que gana más experiencia.
Lo dicho: un estilazo de chaqueta.
Albert

Anónimo dijo...

Recomiendo a todo el mundo que vea todo el programa en el Instagram de Joaquín. Una hora de puro placer. Y la chaqueta de campo de perder la cabeza.
Santi

Néstor dijo...

Bonito tejido y estilo de la chaqueta pero demasiado corta y con la botonadura muy alta. 5cms más y mucho más bonita (en mi opinión).

Anónimo dijo...

Esa chaqueta solo puede quedar tan bien a alguien tan delgado como el portador. El resto quedaríamos ridiculous.
RM

Anónimo dijo...

Me encanta la chaqueta, muy versátil, aunque también la veo un poquito corta.
¡Sin palabras la Ducati y ese casco AGV, no se puede usar otro con esa moto, conjunto mítico y absolutamente imbatible!

Anónimo dijo...

Me gusta mucho la chaqueta y como le sienta. Efectivamente, como usted mismo dice en el artículo, su largo necesita un par de centímetros más. Pero francamente estilos. Desconocía que Cerruti hiciera también telas, creía que solo hacía confección.

Un saludo a todos

Dani