sábado, 16 de mayo de 2020

10 TIENDAS QUE VISITAR ANTES DE MORIRSE, PRIMERA PARTE

Aunque cada vez resulta más difícil encontrar tiendas donde disfrutar tanto del producto como de la propia tienda y que no pertenezcan a LVMH, Richemont o Kering, todavía hoy es posible disfrutar de auténticos paraísos del buen vestir. Tiendas cuya historia, producto y sabor van un paso más allá que aquellas.

Si bien existen muchas tiendas con una larga historia, o bien son monomarca o bien su oferta es reducida. Por ello, esta semana hemos querido recordar aquellas tiendas cuya visita es obligada, aún cuando nada se compre, para el amante tanto de la ropa como del savoir-faire. Y lo es tanto por la calidad de la ropa como por el propio concepto, diseño de la tienda y variedad de modelos y marcas entre los que elegir.

1- Santa Eulalia, Barcelona. Aunque los españoles somos muy dados a pensar que todo lo de fuera es mejor que lo de dentro, en España debemos estar orgullosos de encontrar una de las mejores tiendas multimarca de Europa. Más de 175 años repartidos en 2.000 m2 donde poder disfrutar de la mejor zapatería, camisería y ropa de sport de las casas internacionales más prestigiosas.
Mención especial merece su zona de sastrería y camisería a medida, y no solo por la enorme cantidad de tejidos entre los que escoger sino por la belleza de sus dependencias. Y aquí es donde radica otro motivo por el que Santa Eulalia bien se merece ser miembro de esta lista: por la gran belleza de la tienda que William Sofield concibió. Para aquellos que quieran saber más de la historia de nuestra tienda más internacional pueden leer aquí el reportaje que escribimos sobre ella hace nueve años.

2- Degand, Bruselas. Calificada por los más diversos medios como la tienda más bella del mundo dedicada al hombre, está enclavada en un fantástico palacete de aire francés en el 415 de la Avenida Louise. La Maison Degand cuenta también con 2.000m2 repartidos en tres lugares: el Degand Tailleur infinidad de salones pensados solo para el hombre con las marcas más premium, el Degand Business et Sport con productos más juveniles y algo más asequibles y el Degand Souliers con una increíble variedad de modelos de los mejores zapateros artesanales.
Solo para que nos hagamos una idea de lo especial de este sitio contar que posee con un salón solo para sombreros, otro para chubasqueros, otro para solo jerséis de cachemira, otro para perfumes, otro para batas y pijamas y hasta uno para bastones y paraguas, así como otro para cigarros cubanos y vinos. Y cómo no hasta su propia barbería.
A estas tiendas bien podían unirse Oger en Amsterdam o Braun en Hamburgo, sin embargo creemos que el diseño de estas tienda no está a la altura de estas dos primeras y, además, creemos que esta primera entrega agradece también la entrada de tres tiendas que aún siendo más pequeñas en metros y marcas ofertadas resultan muy personales y auténticas.

3- Wilhelm Jungmann & Neffe, Viena. Abierta en 1886 no cuenta ni con la variedad ni con la belleza de instalaciones de Santa Eulalia o Degand, pero rezuma sabor. En un edificio clásico, el Sacher, con una decoración más próxima a un club inglés y con un aire algo decadente, puede presumir de exponer más de 1500 telas para que sus clientes no tengan que limitarse a escogerlas de los muestrarios de los fabricantes, telas muchas de ellas que se encuentran fuera del circuito habitual.
Si bien dichas telas pudieran ser lo que más llamara la atención de la tienda por la gran superficie que ocupan, son los complementos lo que convierte a esta casa en lugar obligado de visita. Sus corbatas de lazo, pashminas, paraguas, corbatas, pañuelos de bolsillo, bastones etc. son únicos e imposibles de encontrar fuera de aquí.


4- Eredi Chiarini, Florencia. Fundada en 1894 conserva el aire clásico en sus colecciones dejando claro la influencia que en ella tuvieron siempre las mejores sastrerías inglesas. Aunque con el paso de los años ese estilo serio ha quedado impregnado del estilo italiano, no ha sucumbido, como han hecho muchas de las casas de la ciudad, al aire más vanguardista con que el Pitti ha llenado la ciudad. Al igual que el resto de las casas aquí presentes, Eredi Chiarini es una de esas tiendas donde puedes vestirte de arriba abajo sin necesidad de buscar nada fuera de ella. 
El que cuente con infinidad de marcas, muchas de ellas italianas pero de fabricantes independientes, te permite vestirte con prendas que muy difícilmente las verás de vuelta a casa.  Seguro que muchos recordaréis a la mítica tienda Best. Pues Eredi Chiarini es ese Best italiano pero con muchos más metros cuadrados, más variedad y con productos actualizados.

5. Dell´Oglio, Palermo. En 1890, año de su creación, Palermo era una de las ciudades más boyantes de Italia y es al pequeño establecimiento de Dell´Oglio donde acudía la nobleza a recibir recomendaciones sobre guantes, sombreros o telas. Aunque en los años 50 se mudan a la que hoy son sus dependencias principales, en los años 30 estuvieron en los bajos del palacio Mazzarino, algo que le valió para ser considerada como una de las tiendas más bonitas de toda Italia.
Con diseño más moderno, tanto en producto como en tienda, Dell’Oglio puede presumir de contar con una enorme variedad de marcas y con muchísimos metros cuadros donde disfrutar de nuestra pasión.  Da gusto pasear por sus muchos metros cuadrados con una atención que en ningún momento te hace sentirte presionado o extraño.
Continuará…

El Aristócrata

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Otro artículo de lo más interesante. Qué gran verdad lo que usted dice de Santa Eulalia. Una suerte tener una tienda así en España. Y quien no haya ido a Degand recomendársela 100%. Las otras no las conozco.
Un saludo y buena semana a todos.
Albert

Anónimo dijo...

Hay muchas tiendas buenas en España pero es cierto que Santa Eulalia está en otro nivel.

Daniel Rondon M dijo...

Estimado EA corregir el ultimo párrafo, la referencia debe ser a Dell´Oglio

El Aristócrata dijo...

Cierto Daniel. Gracias!

Anónimo dijo...

Muchas gracias. Quedan apuntadas.

Antonio dijo...

Aunque es cierto que el producto es de primera, y que la tienda es preciosa, creo que lo mejor de Santa Eulalia es
el servicio : atento e impecable.

Iñaki dijo...

La joyería Asprey en Bond Street (Londres) es una tienda que siempre me ha gustado