sábado, 4 de agosto de 2018

LOUIS VUITTON O HERMÉS, ¿CUÁL ES LA MARCA DE LUJO MÁS AUTÉNTICA?

En el tintero mi reciente viaje a Italia a conocer un taller de sombreros, un zapatero artesano y las fábricas de Tods y Prada además de una ruta gastronómica por Atrio, David García, Can Roca y Santceloni. Ambos artículos verán la luz antes de volver de vacaciones pero con motivo del reciente y muy interesante artículo de Pamela Danziger en Forbes: “Louis Vuitton Or Hermès: Which Is The More Authentic Luxury Brand?” quería ahora que tenemos algo más de tiempo conocer vuestra opinión.

Today we live in an age of authenticity. Authentic brands, authentic communications and authentic relationships with consumers is demanded. An overwhelming 86% of consumers say brand authenticity is important when deciding which brands to support, according to a study conducted by Stackla.

These findings were validated by another global study by Cohn & Wolfe. In that survey of 15,000 respondents, 91% of global consumers said they would reward a brand for its authenticity via “purchase, investment, endorsement or similar action.” Of this 91%, over 60% will either “purchase or express increased purchase interest” in a brand they perceive to be authentic.

Nowhere in business are the authenticity stakes higher than in the luxury market, where consumers’ trust in heritage, craftsmanship and quality is rewarded by their willingness to pay a premium for the privilege of ownership.

In the current economy, where huge multinational conglomerates like LVMH with a fixation on the bottom line and quarterly growth and profits dominates, luxury brands are threatened by being too omni-present and ubiquitous.

When a luxury brand is seen and available everywhere, its luxury value – its authenticity as true luxury – becomes diluted. Fellow Forbes.com contributor Walter Loeb presents an excellent overview of the delicate balance LVMH faces maintaining exclusivity and increasing accessibility.

Authenticity is the ultimate challenge for luxury brands

“Authenticity is considered the challenge for the luxury segment of our time,” write Patricia Anna Hitzler and Günter Müller-Stewens of the University of St. Gallen, Switzerland, in a study entitled “The Strategic Role of Authenticity in the Luxury Business.” In this study, the authors define the primary drivers of luxury brand authenticity to be craftsmanship, scarcity of supply, unique aesthetics and link to origin.

Further, Hitlzer and Müller-Stewens advise that profits must take a back seat to more lasting values and ideals for a truly authentic luxury brand status to be earned: “Meaningfulness and long-term orientation are guiding principles, which an organization that wishes to be perceived as authentic should pay special attention to. This may include motives, such as preserving jobs or fostering historical and cultural heritage. Striving for profit, the experts underscore, is, of course, vital for the survival of an organization. Nevertheless, the targeted realization of profits is not solely decisive for fulfilled and lasting satisfaction. One expert signalize: ‘There must be something else apart from the world of figures.’ This ‘something else’ is the higher aim, a mission that should be part of the identity of a luxury organization, which, along with its values, gives the enterprise a framework in which it should operate”.

With this perspective in mind, I studied two of the world’s most highly-regarded luxury brands, Louis Vuitton and Hermès, to see how they stacked up in authenticity. At first blush Louis Vuitton ranks high on the Cohn & Wolfe Global Authentic Brand 100 list, rated No. 65. Hermès, by contrast, is a no show on that list.

But appearances can be deceiving, as in my view Hermès stands head and shoulders above Louis Vuitton in authentic luxury. Here’s why:

Authentic luxury whispers, it doesn’t shout

Overall, LVMH is far more heavily invested in marketing and selling expenses than Hermès. In 2017, 38.4% of the corporation's overall revenue of €42.6 billion was allocated to marketing and selling expenses. By comparison, Hermès devoted 29.8% of its €5.5 billion revenues to selling, marketing and administrative expenses.

However, these figures are not a strictly apples-to-apples comparison as LVMH includes 70 individual brands versus Hermès' one.

Forbes' list of the world’s most valuable brands drills down to specifics. Louis Vuitton (the brand), ranked No. 15 overall and valued at $33.6 billion, is reported to generate $12.9 billion in sales and invests $5.4 billion – 42.9% of sales – on company advertising. If that isn’t shouting, I don’t know what is. (Note: LVMH doesn’t report revenues of its individual brands.)

By contrast Hermès spends a reported 5% of sales ($298 million of $6 billion in revenues) on advertising. Subtly and quiet elegance is Hermès’ approach to advertising, not wide exposure like Louis Vuitton.

Authentic luxury isn’t for everyone, but for that special someone

Yes, Louis Vuitton’s logo monogram canvas has a heritage that spans more than a century, being first introduced in 1896. But today, despite the high price commanded for its canvas totes, Louis Vuitton and those LV bags may be the world’s biggest perpetrator of logo pollution.

Everywhere you go, an LV bag is lurking. Ubiquity stands in complete opposition to the code of conduct of an authentic luxury brand.

Hermès' does the opposite of Louis Vuitton’s in-your-face branding. Its style is distinctive and immediately recognizable to the cognoscenti, though in our celebrity-obsessed culture the Hermès brand has become more widely recognized.

And while celebrities may proudly wear Hermès – who else can really afford it? – they own the brand, but are not owned by the brand. Victoria Beckham is said to have an Hermès handbag collection worth over $2 million. 

While Hermès rejects celebrity endorsements as a marketing strategy, Louis Vuitton fully embraces it. For example, Angelina Jolie was paid some $8.5 million to represent the brand in a single ad campaign in 2011. This reputedly was one of the highest endorsement deals ever for one advertising campaign.

In this Louis Vuitton breaks another cardinal rule of luxury brand marketing described by Vincent Bastien and Jean-Noël Kapferer in a chapter in 2013’s Luxury Marketing: A Challenge for Theory and Practice:

“Celebrities are to be used with caution in the luxury strategy, if the brand wants to build its pricing power, distinction, style and sustained appeal. They are not used as selling agents, for new customers to buy the product through an imitation model,” they advise.

Hermès does it right, using true brand purchasers to give authentic testimony of the brand’s extraordinary value.

Authentic luxury is elusive, not readily accessible

Exclusivity through carefully controlled distribution of a luxury brand collection is another hallmark of authentic luxury. Just like an authentic luxury brand can’t be heavily promoted or designed to appeal to everybody, part of the mystery and magic of a luxury brand is being elusive, rare and hard to get.

Louis Vuitton operates some 460 branded boutiques. Hermès is not far behind with just over 300 boutiques worldwide, but that is where the similarities end. Louis Vuitton is also widely distributed across the globe in numerous luxury department stores, like Neiman Marcus, Saks, Bloomingdales, Nordstrom and Barneys, while only a limited range of Hermès’ perfume, tableware and gifts are present in the same locations.

Louis Vuitton is not what anyone would call inaccessible, quite the contrary. Las Vegas, for example, has nine locations where Louis Vuitton products can be bought. By contrast, Hermès strictly limits production and places to purchase its core product ranges. Plus, Hermès maintains a waiting list for people who want to purchase a Birkin, one of its classic bags that often requires a wait of two or more years.

Hermès strictly limits production and distribution of its products with the explicit intention not to meet consumer demand, but to enhance it. Louis Vuitton, on the other hand, responds to the pressures of its stockholders to drive growth. That requires more products distributed in more places.

For authentic luxury the deeper you dig, the more authentic it becomes

Authentic luxury is at the core of the Hermès brand and what it stands for. Louis Vuitton, while it keeps up appearances, doesn’t measure up.

For example, the Business of Korea reported this year that Louis Vuitton shoes are produced in a factory in Romania then shipped to Italy where the soles are attached. That is so it can affix a “Made in Italy” tag on each one. This is strictly legal, though not authentically kosher, because the European Union rules specify that the country of origin can be claimed where final production is carried out, not where the majority of the product is actually made.

The title of an authentic luxury brand must be earned, not self-proclaimed

To be an authentic luxury brand, the designation must be earned (Hermès) not just a title claimed (Louis Vuitton). In the final analysis, Louis Vuitton is heavy on marketing, but light on authenticity. Hermès is the opposite.

The fact that Louis Vuitton can continue to drive sales and growth as it has is all to its credit, with its most recent 1H2018 results boasting 25% revenue growth in the its fashion and leather goods categories where Louis Vuitton is classified.

But as Abraham Lincoln said, “You can fool some of the people all of the time, and all of the people some of the time, but you can not fool all of the people all of the time.”

To date, Louis Vuitton has done a great job of maintaining aggressive growth through expert marketing and management, but it is playing fast and loose with its authenticity. This may be the Achilles heel of the brand that will trip it up eventually. The truly wealthy customers want the real deal – authentic luxury brands – not poseurs or pretenders.

Yo tengo clarísima mi respuesta a la pregunta inicial pero me encantaría conocer la vuestra.

El Aristócrata

43 comentarios:

Anónimo dijo...

In my humble opinion neither of them are a 100% luxury brand because of their origins, both come from the evolution of two businesses that last century were important but not luxury by itself as such and I mean the leather goods, LV made luggage that curiously were innovated for the time to be of made of canvas and Hermes made saddles, both companies made articles of quality and exquisite finish, but we can not say that the epitome of luxury is in the leather goods. On the other hand a company arose at the same time as these two and since its origins has always been linked to luxury and I mean Cartier, that if it is a company that was born, stood out and continues to mark luxury standards from the beginning: In jewellery and watchmaking, it is there that luxury is defined by itself, not by its utilitarian fact, but by the desire to splurge and stand out beyond the occasional practicality. The jewels and not the leather is where the real luxury has always been, that is why there are no leather crowns, or at least not worthy of admiration.

Anónimo dijo...

Se ruega traducción del artículo. Los españoles parecemos idiotas, permitimos que en portales hispanos se nos cuele artículos en inglés. A ver cuándo nos damos cuenta que somos la segunda lengua más importante del mundo después del chino y, empezamos a tener actitudes que sean en fomento de nuestra CULTURA. Está muy bien alabar a los artesanos españoles, es CULTURA pero, me parece de primero de CULTURA proteger y fomentar nuestra lengua. Somos unos incoherentes, gastamos ingentes fondos públicos en Institutos Cervantes por el mundo y luego nos colamos goles a puerta.

Recapacitemos y pensemos, ¿un británico o francés publicará en castellano sin traducción en portales propios? Seguro que no.

Empecemos a cuidar nuestra lengua y luego ya hablaremos si la vicuña es más suave que la alpaca.

El Aristócrata dijo...

Estimado amigo,

Cito textualmente el texto, texto originariamente escrito en Inglés. Pero si lo quiere leer en español es tan sencillo como tocar a la bandera española que aparece en la esquina superior izquierda.
Saludos
EA

Anónimo dijo...

Claramente Hermes. Es como comparar un BMW con un Rolls o un Rolex con un Patek. Hermes por goleada

Anónimo dijo...

Hermes

Anónimo dijo...

Qué lujo puede haber en una marca tan masificada como LV?
Andrés

Anónimo dijo...

No había leído este artículo. Gracias por compartirlo. Francamente interesantes las reflexiones que se hace la articulista.

RMP dijo...

Muchas gracias por compartir el artículo.

Como la mayoría de las respuestas, percivo a Hermes como la marca más auténtica.

Éste caso recuerda al de Burberry hace unos años. La percepción de la marca se deterioró radicalmente debido a su difución de forma masiva. Por suerte pudieron recuperarse (en parte).

https://www.theglobeandmail.com/report-on-business/how-burberry-mended-its-checkered-reputation/article26558669/

Anónimo dijo...

Me quito el sombrero ante el comentario del anónimo que defiende que en portales hispanos se escriba en castellano. No entro al fondo del artículo, voy a la forma. La forma está tan viciada que invalida el contenido. Agradezco al señor López-Galiacho que comparta su saber pero yo también le rogaría que en portales españoles no se escriba en inglés.

Anónimo dijo...

Desde México agradecer al autor de este blog por sus excelentes contenidos y humildemente manifiesto mi deseo de proteger y fomentar nuestra cultura más valiosa, nuestra lengua. Se puede pulsar al traductor pero ese gesto en un blog hispano es a todas luces anormal.

Víctor Naves dijo...

Considerando que el grupo LVMH acaparan un porcentaje monstruoso del mercado del lujo mundial,las palabras autenticidad o exclusividad creo que les quedan lejos con independencia de sus precios.

Saludos.

Anónimo dijo...

Lo que es anormal es que entrado el S.XXI haya gente que no sepa hablar inglés. Y lo que es peor: que lo digan abiertamente y sin pudor alguno.

Pero a lo que nos atañe: Hermes sin lugar a dudas

Néstor Valiño Puigcerver dijo...

Hermès, porque potencia en mayor medida lo artesanal, aunque no deja de ser un negocio con un margen en la mayoría de sus productos insultante.

Ahora bien, la verdadera exclusividad no está en la marca, sino en el artesano. La primera puede valer millones por la opinión de la gente, que todo lo puede corromper. El trabajo artesano no puede ser corrompido, porque no depende de la opinión de la masa sin rostro ni criterio sino de lo que realmente es, y su valor puede ser irrisorio si no hay quien lo aprecie, pero no deja de ser lo que es.

En fin, es lo de siempre, valor vs precio.

El artículo dirá lo que diga, pero el 95% de la clientela de Hermès no valora el producto en sí sino la opinión que se tiene de él, aunque esta opinión esté formada por una clientela algo más exigente que la de LV, por muchos Métiers que organicen.

Dicho esto, ojalá Hermès nunca sea adquirida por Arnault.






Anónimo dijo...

Las personas que en este blog han solicitado que no se publique en inglés no han manifestado el desconocimiento de esa lengua, sencillamente sostienen una actitud de proteccionismo cultural que yo personalmente también comparto.

Sus deducciones son maliciosas y le sugiero que en lo sucesivo infiera lo mejor de las personas, lo más enaltecedor para que lo entienda. Recuerde los clásicos jurídicos "In dubio pro reo".

Este mensaje se le puedo traducir al inglés pero al ser usted políglota que no polídiota no creo que le haga falta.

Con Dios

Anónimo dijo...

Buenas noches, acabo de leer un comentario de un Tolosa Hominis (to lo sabe). Soy notario y me precio de no hablar inglés.

El Aristócrata dijo...

Por favor, podemos ceñirnos a hablar sobre nuestra percepción de ambas marcas?
Gracias a todos
EA

Anónimo dijo...

Lo que es anormal en España es que usted pase de curso sin que los cursos pasen por usted.

No anda muy bien de comprensión lectora.
Sugerencia: El que mucho abarca poco aprieta. Hay excelentes libros infantiles que le serán de gran ayuda para volver a paladear lo que significa lo que lee.

N.B.: Hablo inglés pero prefiero que se publique íntegramente en castellano en web españolas.

Anónimo dijo...

Gracias por la publicación Aristócrata. Sin duda Hermès.

Desde Argentina suscribo el comentario que en web de lengua hispana se escriba íntegramente en español.

Anónimo dijo...

Soy letrado del Consejo General del Poder Judicial y no hablo inglés. Me siento satisfecho conmigo mismo.

Anónimo dijo...

Hay que tener cuidado, hay una fina línea entre políglota y polídiota. Comparto que sólo se publique en español. Hermès frente a LV.

Anónimo dijo...

Vaya discusión absurda. Ninguna de esas dos firmas tienen nada de artesanal y mucho de producción industrial. Sólo el plantear la discusión demuestra el postureo en el que vivimos y en el que caen revistas, blogs y escritores de rancios discursos de “u and non u” para lectores acomplejados.
Posdata. Soy agricultor y si hablo inglés. Me siento satisfecho conmigo mismo.

Anónimo dijo...

Sin ser Notario, ni letrado del Consejo de Estado, ni agricultor... Siendo un sencillo médico de familia me sorprende leer estos comentarios y luego hacer lo propio con los que los lectores de Forbes han dejado al artículo original. Tan mal está España?

Anónimo dijo...

El Sr que dice que no entiende cómo hay personas que no saben inglés, le digo:
1 º) Que lea a María Elvira Roca Barea
2 º) Que se entere que su desinformación no le es achacable puesto que no conoce la Hª de España y, concretamente , de la latinidad
3 º) Somos tan ignorantes que casi todas las tiendas tienen rótulos en inglés
4 º) Creo que no tenemos que ser colonizados por alguien que nos han execrado desde el siglo XVI en adelante
5 º) El duque de Wellington, bombardeó sistemáticamente toda nuestra industria textil de la zona de Béjar tras la batalla de los Arapiles
6 º) La cantidad de tópicos que hay con España y los español es hora que nosotros nos los desmontemos etc
Por último una soft jackett es una chaqueta suave, nada máss

Vicente dijo...

Amigos de EA:

Otra vez estas polémicas que son la salsa del bolg. Que opinemos cual de las dos marcas es mas artesanal, evidentemente, o no tan evidentemente, según parece, es un sin sentido, no es opinable. Quien conozca las dos casas lo sabrá. No es una opinión es conocimiento.
En cuanto al inglés, no cabe duda que es una paletada en un blog español añadir párrafos en inglés, lo siento, pero es así.
Tanto EA, como muchos otros, sabemos que nunca un blog anglosajón insertará párrafos en otros idiomas. Quizás salvo el francés. Pero es que el francés es el francés.
EA, me parece que tienes un blog magnifico, y que me gusta mas ultimamente, mas lo que fue al principio, sin populismos baratos. Mi modestísimo consejo, no te metas en berenjenales absurdos.
Finalmente, que digas que tu jefe es de los cinco hombres mas elegantes de España, hombre... Le conozco, por supuesto, y es un señor, con mayusculas, pero....
Que difícil, parece ser, ser elegante. Un cordial salido a todos y feliz verano

El Aristócrata dijo...

Por favor insisto: si no es para opinar del contenido del artículo mejor no escribir nada.

Este artículo no busca crear polémica por mucho queue pese a algunos. ¿Ni en vacaciones os relajáis un poco? Y por favor, no pongais en boca de otras personas cosas que no han dicho ni escrito.

A disfrutar del verano con buenas vibraciones y mejores pensamientos. No se vive así más años pero al menos se vive más feliz :)

EA

Anónimo dijo...

Una de las características para que algún objeto, producto o bien sea considerado como un lujo es la escasez.En éste caso ambas marcas carecen de ésta característica.

Que el precio de sus artículos sea alto, no implica que sea lujoso. En el caso de LV algunos incluso son horteras y vulgares.

Para mí una botella de un óptimo vino sí es un lujo

Anónimo dijo...

Por favor, seamos lógicos y hagamos patria con la segunda lengua más importante del mundo. No caigamos en paletadas y publiquemos todo en castellano en un blog español.

Publicar en la lengua de los caballos no nos hace más elegantes y dejemos que el traductor lo pulsen sujetos que desconozcan el castellano.

Anónimo dijo...

La pregunta que nos plantea El Aristócrata, después de darnos a conocer sus recientes viajes y su más que pesada ruta gastronómica es-el adjetivo va por la aparente concatenación de los lugares de relumbrón- ¿cuál de las dos marcas representa mejor el lujo?. Desde luego tengo una opinión, pero ¿porqué en un blog como este en el que el objetivo principal es compartir la idea que su autor tiene sobre la elegancia masculina se nos plantea en plena ola de calor esta pregunta?.

Nos dice José María en el segundo párrafo del "Quiénes somos" del blog:
En el año 2008 empecé a escribir este blog con el solo objetivo de compartir con quien me quisiera leer mi concepto de elegancia masculina; concepto que se aleja de las modas pasajeras y de lo que los grandes grupos de la moda mundial quieren imponernos.

En el resto de la sección que cito no aparece la palabra lujo por parte alguna. Entendería que la encuesta fuese encaminada a conocer la opinión de los lectores sobre qué marca nos parece que representa mejor la elegancia. La pregunta sería tan banal como la que nos ha hecho querido José María, pero al menos estaríamos hablando de elegancia, no de lujos ni horteradas similares.

No se aleje señor López-Galiacho de sus buenos propósitos iniciales.

Uno que le lee, a pesar de que no siempre coincidimos y que le agradece su esfuerzo y su buen propósito. Y porqué no decirlo, incluso admiro lo que hace.
A

Anónimo dijo...

Me avergüenza que en este blog de referencia en castellano se publique en inglés con independencia que los lectores lo hablen o no.

Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

Soy de Burgos, entiendo el inglés pero me repudre el intrusismo de esa lengua. Cuando alguien me pregunta en inglés ni le respondo, que aprenda castellano, aunque le entienda perfectamente.

A la pregunta del autor: Hermès.

Anónimo dijo...

Comparto tu criterio.

Aristocrata publique sólo en español.

Anónimo dijo...

A mí el inglés me resulta muy útil para comprar heno para mis caballos. Están acostumbrados a ese forraje.

El Aristócrata dijo...

Sintiéndolo mucho y para evitar que esto llegue a descontrolarte del todo no se publicará ningún otro comentario ajeno a la temática del artículo.
Muchas gracias
EA

Anónimo dijo...

Buenas noches. Me encanta y valoro lo artesanal, el trabajo bien hecho, el pundonor del artesano y los buenos materiales. Me gusta lo atemporal, la elegancia clásica, pero no me gusta el lujo, no va conmigo, no va con mi esencia ni con mi raíz. Me gusta tener los pies en el suelo, prefiero no normal a lo excesivo. Valoro la sabiduría y desprecio la exhibición de conocimiento. Aprecio la templanza y espero no caer en la ostentación.
Mantengo contacto con artesanos de la piel en la zona del Pirineo vasco-francés. Llevo muchos años disfrutando al encargar fundas y objetos deliciosos en piel de cocodrilo, forradas en pecarí o en cashmere en colores increíbles que no podría encontrarlos en las mejores tiendas del mundo aun estando dispuesto a pagar cien veces más... todo con diseños acordes a la más puras vanguardias clásicas.
Esos productos son exclusivos. Paseo con mi portátil con una funda maravillosa (no espectacular) diseñada por mi. Mi agenda lleva una funda a medida a juego. Las fundas para bolígrafos, para mis gafas, monedas...
Y no es caro... es exclusivo, sólo eso.

Anónimo dijo...

Buenas tardes a todos.

Simplemente decir que después de este último comentario no hay mas que añadir. Lo ha expresado perfectamente.

Un saludo

A.G.

Anónimo dijo...

Yo no me hubiese expresado mejor nunca.
Sobre todo me ha gustado lo de valoro la sabiduria y desprecio la exibicion de conocimiento.

Anónimo dijo...

Como ya se ha dicho, el comentarista que encarga sus artículos de piel en el País Vasco francés, ha expresado lo que es el lujo, que no es precio sino exclusividad. Más caro es un traje de Dolce & Gabbana que uno de Anderson & Sheppard, pero estamos de acuerdo en que no es lo mismo.

Un inciso, si me permite el editor del blog. Si no, por favor borre estas últimas líneas: Sólo faltaba que EA tuviera que dedicarse, además de investigar para escribir sus artículos, escribirlos, corregirlos, fotografiar.. a la labor de traducción de un artículo de la longitud del que estamos comentando. No tendría sentido porque no es un artículo suyo, sino de Forbes, y por lo tanto un corta&pega es perfectamente admisible. He dicho.

VG

Anónimo dijo...

El solo comparar ambas marcas es un insulto para Hermes. Excepto mi vecina del tercero que es manca todo el mundo en mi edificio lleva un Louis Vuitton. Las tiendas de Louis Vuitton son como un gran supermercado.

Anónimo dijo...

Sin ser tan extremista como el comentario anterior creo que efectivamente LV se ha terminado convirtiendo en una marca sin valor añadido alguno y totalmente masificada.
LV

Anónimo dijo...

Si no es inconveniente para usted comparta con nosotros los artesanos al igual que el Sr. Lopez-Galiacho nos hace partícipes de la labor de otros.

Unknown dijo...

Me ha gustado el articulo; muy bueno.
Que triste que la gente siga sin saber idiomas... que hay de malo en publicar algo en ingles? No es normal no hablar otros idiomas en 2018, por favor, deben progresar.
Muchos de los que leemos este fantastico blog tenemos una mentalidad abierta, e igual que en Alemania, la gente publica indistintamente en Aleman o en ingles, pienso que aqui debemos hacer los mismo.

Anónimo dijo...

Curiosamente, una vez más, constatamos como fijamos nuestra atención y todo nuestra fuerza interior en lo que menos importa olvidando el fondo del artículo. Para integrarnos en este mundo tan global, hay que ser más generoso de mente y de pensamiento.
Una vez más, enhorabuena Sr. López, la polémica también es una actividad muy veraniega.
Respondiendo a su pregunta, personalmente no me inclino por ninguna de estas dos grandes marcas, lo siento. Estoy más con los que se inclinan por la exclusividad y el lujo de lo artesanal frente a la comercialización en masa, por muy caro que sea el producto.
Buen Verano!!

Anónimo dijo...

Desgraciadamente seguimos buscando el lujo detrás de una marca sin determinar qué es y en qué consiste el lujo. Las dos marcas tiene productos de calidad y si asociamos el lujo a la exclusividad sin duda el excesivo precio ( no neceseriamente valor) las hace exclusivas en la mayoría de sus productos. Me temo que nuestros conocimientos sobre la calidad y la artesanía son cada día menores, nos engañan como a ignorantes que somos y nos jactamos de ser. Hace un rato he leído una frase que me gustaría compartir. “ las cosas con precio se comprar , las cosas con valor se conquistan” . Dejemos que nuestra lengua conquiste el Mundo. Estimado EA, soy seguidor suyo desde hace muchos años, ni me acuerdo cuando comenzó , pero si he notado un cierto desvío de sus inicios, olvidemos las marcas , los anuncios entre líneas y volvamos a la esencias de blog. Aprender las esencias y fuentes de la elegancia.