sábado, 7 de mayo de 2016

BESPOKE XLVII: EL TRAJE DE PRIMAVERA, SASTRERÍA LANGA

La primavera nos brinda un abanico de colores y estampados difícil de vestir en invierno. Es la época, al menos para mi, más alegre de todo el año. Los días se alargan y el tiempo que pasas fuera de casa es cada vez mayor. 

La primavera nos recuerda que llegó el momento de cambiar nuestras abrigadas prendas de invierno por otras más frescas y alegres. Es precisamente la alegría de esta estación la que debe animarnos a dejar progresivamente de lado los tonos más oscuros y dar entrada a otros más vivos. El colorido de la primavera unido a las agradables temperaturas y a las muchas horas de luz de las que ya disfrutamos debería animarnos a guardar nuestros trajes de invierno y abrir las puertas de nuestro armario a la nueva temporada. Para ello nada mejor que apostar por trajes de tejidos frescos donde aparezca la lana mezclada con vicuña, lino, alpaca o seda. Las conocidas como lanas frías además de caracterizarse por su gran traspiración permiten jugar con estructuras menos armadas donde se prescinde de voluminosas hombreras, entretelas y forros. Estos trajes desestructurados dan como resultado una prenda menos pesada, más desenfada y sobre todo mucho más fresca y estilosa. 
Transmitir a la ropa las particularidades de cada estación resulta fundamental para vestir de manera elegante todo el año. Para ello disfrutemos del colorido y alegría de la primavera y demos una oportunidad a tonos alejados de los clásicos azul marino y gris marengo. Apostemos por los colores beis o azul claro sin olvidar que también los tonos pastel son una más que interesante opción a considerar. El relajamiento que se da en estos meses recibe de buen agrado la gran diversidad existente de tejidos de sport de entretiempo. 

Es el momento de combinar chaquetas de estilosos estampados, como los cuadro ventana, con pantalones lisos. Las chaquetas de sport color lila, verde, azul o, por ejemplo, rojo mate son perfectas para disfrutar con estilo de la luz de esta estación. Es precisamente el relajamiento de esta época la que hace que los trajes conocidos como dos piezas – un pantalón y una chaqueta de diferente color - vayan ganando espacio al clásico traje de chaqueta. 
Estos conjuntos permiten además dar entrada a estampados y colores difíciles de imaginar en un traje de chaqueta. En la ropa de sport los jerséis de lana oscuros dejan paso a los de punto de tonos vivos y los pantalones de colores próximos al calabaza o azul claro y de fino algodón toman el lugar que en invierno ocupaban los más abrigados y oscuros. Los colores de las camisas se harán ahora más vivos, sus diseños más atrevidos y poco a poco el lino empezará hacer su aparición. 

Pero antes de entregarnos al maravilloso tacto del lino todavía tenemos alguna semana por delante para disfrutar de algún tejido más pesado. Aunque ya llevo disfrutando de este traje un par de meses no había encontrado el momento de poneros fotos de él terminado y de todos sus detalles. Tanto de su tela de Holland & Sherry como de su diseño ya hablamos en un anterior capítulo. Ahora queda hacerlo de sus líneas, sus detalles y su proceso de confección. Lo primero que debemos nombrar es que desde mi último traje con Joaquín mi peso había disminuido más que considerablemente y parecía mejor idea hacer un nuevo patrón que hacer muchos cambios en el ya existente. Y esto al final es como hacer un primer traje a un nuevo cliente; por norma general es el que peor queda de todos. 
Aunque al final un traje es un traje, todos ellos pueden ser tan diferentes como queramos. Y este quisimos que fuera también algo diferente al resto. Su chaqueta de hilera cruzada es algo más corta que chaquetas anteriores. No debemos olvidar que como comentamos durante la primera prueba, este traje está pensado para vestirse en momentos desenfadados y lejos de la formalidad de cualquier oficina o acto meramente formal. Los botones son de corozo y tiene medio forro. Al ser los bolsillos tipo parche podíamos haber optado por dejarla enteramente sin forrar que su belleza interior no se hubiera visto afectada. No obstante, a ser un traje pensado para vestirse en marzo y abril, ese medio forro cobra bastante sentido. Los vivos son de seda y obviamente están cosidos  a mano. Los bolsillos interiores, también rematados a mano, están forrados con tela de la camisa en colores que contrastan bastante bien con el color rojo del forro interior. 

Al contrario de la mayoría de mis trajes de verano a este decidí ponerle algo de hombreras. Escogimos la más fina que tiene Joaquín y la rebajamos su volumen. Buscábamos conseguir un hombro que saliera de forma visible pero sin ser exagerado. Este tipo de hombro da un aspecto más serio al traje que de no contar con hombrera alguna. Por primera vez con Joaquín, decidimos hacer un doble picado a toda la chaqueta, algo que si bien tiene como objetivo dar una resistencia extra a la chaqueta, su verdadera finalidad es estética. Este doble picado, muchas veces realizado a máquina, incluso en las más reputadas sastrerías napolitanas (basta echar un vistazo al libro “Rubinacci and the story of napolitan tailoring”), hay que realizarlo de tal forma que se insinúe pero sin quedar demasiado marcado. Este picado se puede observar a lo largo de la toda la chaqueta: hombro, solapas, bolsillos etc. 
Los ojales, sobre todo los de las chaquetas cruzadas me gustan que sean visiblemente más largos que lo que es normal y también me gustan que den la vuelta sin que se aprecie cuello alguno. Esto no es lo más purista pero es algo que me gusta como queda; y eso que nuestros sastres son únicos ejecutando un ojal que atienda a las medidas y líneas más perfectas.

Si la chaqueta tiene gran cantidad de detalles de lo más originales, en este conjunto el pantalón ha sido el gran protagonista. Con un patrón totalmente nuevo y unas medidas y líneas que poco tenían que ver con la de pantalones pasados, diseñamos este nuevo pantalón. La caja sigue siendo la clásica mía de “V” invertida pero con un vértice mucho más suavizado que anteriores. Además, si bien sigue más cerca de la cintura que de la cadera, sí está algo más baja que otros. Sin embargo, sigue esta caja sigue, como todas las anteriores, estando pensada para vestirse únicamente con tirantes. 
La cintura, como se aprecia en las fotos, es bastante ancha. La elección de esta anchura de la cintura no obedece a un tema estético ya que nunca quedará expuesta al exterior al quedar oculta tras la chaqueta. Sin embargo, sí es una cuestión de comodidad. Las cinturas estrechas al sentarse o de no tener un estomago plano, con el paso de las horas pueden terminar doblándose. Por su lado, las cinturas anchas te abrigan más y, por lo menos para mi, resultan más cómodas. Por la parte trasera del pantalón se aprecia una única pletina. Al contrario que veces anteriores donde optábamos por dos pletinas laterales, esta vez optamos por una única trasera. Al ser un pantalón para tirantes estas pletinas sirven para ajustar levemente el pantalón de engordar o adelgazar un par de kilos. De ser mayor la diferencia, la verdad es que la validez de las pletinas, sobre todo de la trasera, es muy limitada. 

Una de las ventajas de Joaquín Fernández es su pasión en letras mayúsculas por su oficio. Esto unido a su humildad y a sus ganas de superarse cada día hace que esté informándose todo el día sobre lo que sus compañeros extranjeros están haciendo. Y estos bolsillos traseros es un buen ejemplo de ello. Cuando definiendo el traje llegamos a los bolsillos, me dijo que me iba a hacer unos que nunca antes había hecho pero que estaba convencido de que me gustarían. Y no se equivocaba. Me gustaron y mucho. Y además, desde mi punto de vista, combinan muy bien con el aire sport de este traje. El interior de la cintura en vez de dejarlo desnudo decidió poner la misma tela de camisa que habíamos puesto a los bolsillos. El diámetro de la boca del pantalón fue de diecinueve centímetros y toda la pernera es, sin quedar estrecha, más ajustada que la de los pantalones más clásicos. 
Le pedí a Joaquín que nos contara algo más de este traje y de su experiencia personal trayéndolo a la vida. Y esto fue lo que nos dijo:

“Este traje ha sido, como todos los trajes de José María, todo un reto. En primer lugar por esa elevada exigencia que no te pasa una y en segundo por el cambio de diseño en el corte del traje y por la perdida de peso que había experimentado. Sobre el tejido de Holland Sherry decir que trabajándolo se percibe un tejido con nervio y lo único a tener muy en cuenta son los cuadros que te obligan a esmerarte para hacerlos casar. 
Después de varios trajes hechos con el mismo patrón ahora a mi “querido” EA le da por cambiarlo todo y nos toca empezar prácticamente de cero. Hacemos una caja baja con pretina ancha y corrida de 13 cm con un pasador donde hay que dar bien con la altura de la caja para que quede bien a la cintura y nos de una estética perfecta. Le hago dos bolsillos con cartera y botón, donde destaca una gran trabilla para además de ajustar la cintura darle un aire muy especial. Al contrario de lo que todavía se estila en la sastrería española, para mi el interior, aún cuando no se vea, es muy importante y por eso le forré la cintura añadiendo mas personalidad si cabe a su pantalón.

La realización de una americana cruzada presenta siempre más dificultad que la de hilera sencilla pues requiere precisar bien la altura del botón, algo esencial para dar armonía y estilo al conjunto. Le recomiendo que escoja bolsillos tipo parche pues creo que van mejor con el aire de este traje. Y sorprendentemente me hace caso. El bolsillo del pecho también tiene forma de y está rematado en forma de barcheta. Las solapas son seguramente el lugar de la chaqueta que más personalidad puede introducir al traje. Para las de este traje optamos por unas anchas de 10 cm, acompañados por unos ojales largos de 4 cm hechos con una seda natural traída de Alemania.
Todo esto va acompañado con un picado doble que en muy pocos casos se ve uno al filo y el otro a un centímetro. Este está cosido con la misma seda que la de los ojales y realizado en bolsillos, cantos, tapa y en delantero desde la manga hasta el hombro. Coser las mangas no siempre es fácil pues hay que poner mucha atención para que los cuadros casen. En este caso en concreto la dificultad recaía en un hombro izquierdo más caído. Esto te obliga a cortar las mangas por separado para conseguir que efectivamente casen los cuadros. 

La hombrera es también algo diferente a lo que acostumbro a hacer en los trajes de José María. Al ser unas mangas estrechas y con muy poca hombrera y chorizo puedes hacer un poco de reborde consiguiendo un resultado visual que a los dos nos gustó mucho. Igual que en el pantalón, no esmeramos en el interior de la chaqueta y cosimos hasta un gran bordado con una seda gorda que consiguió el relieve que quería el cliente. Hacer este bordado a mano no es sencillo y se necesitó una hora y media para bordarlo. 
Para los vivos de los interiores escogimos otro tejido con un dibujo que conseguía un contraste fantástico. Una espalda medio forrada toda ella viveada completamente a mano completaba el gran trabajo de precisión que requería la prenda y exigía el cliente. De hecho, después de echar cuentas, calculo que este traje me llevó 10 horas más de trabajo que cualquier otro de mis trajes. No obstante, la pasión, el conocimiento y el aprecio que tengo hacia José María bien lo justificaba”.

El Aristócrata

37 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin duda una vez más nos deja sin palabras genial artículo y desde que nos deleita con el trabajo de Joaquín a día de hoy se puede decir que es uno de los referentes en nuestra sastreria española. Espero poder seguir disfrutando de la unión que tienen entre los dos.

Un saludo Juan.

Nacho dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Buenos días.
El tejido me encanta.
Sin embargo, para mi gusto la cinturilla del pantalón es algo exagerada y el largo de la chaqueta y del pantalón algo cortitos.
Por cierto, hace falta un fotógrafo y una cámara que estén a la altura del blog.
Saludos cordiales.
N.B.

Eneko dijo...

Buenas tardes,

me ha parecido una preciosidad de traje y la verdad que se ve unos acabados de lujo, yo tambien estoy de acuerdo con el anterior comentario, me da la sensación que tanto el pantalón como la manga están cortos, pero ya tengo claro que es un tema de gusto de EA, crisis de los 50? ;-). De verdad que es una autentica preciosidad. Enhorabuena al autor y al cliente.

Buena semana a todos.

Eneko

Anónimo dijo...

Precioso traje!
la chaqueta la encuentro difícilmente mejorable.
El pantalón tal vez algo corto y estrecho abajo, pero es una cuestión de gustos.
enhorabuena

Anónimo dijo...

Muy bonito, si señor.
Carlos López.

Anónimo dijo...

Fantástico traje, que luego digan que los sastres están anticuados.

Alberto.

El Aristócrata dijo...

Lo he borrado a petición de quién lo realizó.
EA

Nacho dijo...

Gracias por eliminarlo.

Gran trabajo en cada artículo de EA, que consigue acercarnos la sastrería a los nuevos en este mundo.

Saludos

Anónimo dijo...

Un traje muy diferentes E.A.

Luis.

Anónimo dijo...

Este conjunto de EA encaja mucho con el dandismo actual. Se podría poner el conjunto para ir a Pitti Uomo, y estaría muy acertado. En mi opinión, salvando el aceptable pero muy poco clásico corte, es muy bonito. Pero para no pasar la línea divisoria entre lo orginal y la extravagancia, aconsejaría discreción en los demás elementos. Creo que esa camisa rosa, ese pañuelo y esos calcetines lo recargan demasiado, opte por camisa y pañuelo, o sin pañuelo, que no pasa nada, blancos, y calcetines marrones.
Pese a todo, muy bonito.

Anónimo dijo...

Una pregunta EA:
¿A qué ocasiones, más o menos frecuentes,se presta este traje?
En mi opinión, para cualquier ambiente de trabajo, me parece demasiado informal, y como hoy, desgraciadamente, el traje sólo es protocolo o imposición laboral, pues me cuesta imaginarlo en otras situaciones más informales. Supungo que Vd. lo hará, pero traje y corbata casi nunca se utiliza fuera del tajo. Americana, sí; corbata, quizás,pero, traje y corbata, no. Es una pena, porque a este paso en cincuenta años ya es una execentricidad llevarlo por gusto y una rareza por obligación.

Anónimo dijo...

Buenas noches.

El traje es una preciosidad, lo que me gustaría saber es como de cómodo es. A primera vista con la cinturilla tan alta y por lo que se aprecia en la primera foto el tiro parece un poco corto, me pregunto si cuando se sienta no queda todo demasiado apretado y acaba resultando incómodo.

Saludos

Anónimo dijo...

Para mí es el traje más bonito q he visto nunca, y sigo todo lo q sale en las redes.

En movimiento, q no sobre un maniquí, es sencillamente espectacular.

Enhorabuena a los dos.
Guille

Anónimo dijo...

Me extraña que nadie haya comentado nada sobre el detalle del anagrama en el forro con las iniciales del propietario. Es muy curioso, y no sé si es algo que pone en todos sus trajes o lo va a hacer a partir de ahora, porque la verdad nunca me había fijado.
JDA.

Anónimo dijo...

Por partes, como Jack...La cintura del pantalón no me gusta aunque seguro que resulta eficaz si lo que se pretende es disimular algún "michelín". Las solapas son demasiado anchas, al menos demasiado anchas para EA., en relación a sus hombros y al ancho de la corbata. Por lo demás el windowpane me parece elegantísimo, así como el resto de la hechura del traje. De cualquier manera, no sé si a alguien más le pasa, pero a mí me encantan los trajes de cuadros para verlos en los demás o en la percha, no me gusta cómo me quedan.

Saludos.

Héctor.

Anónimo dijo...

Grande la unión E.A & Joaquin, sigan así son los mejores.

Joan.

Anónimo dijo...

No soy un gran fan de los trajes y las chaquetas cruzadas (cuestión de gustos), pero dicho esto, la foto en la que EA pasea con el traje puesto es espectacular. El traje queda como un guante a medida (no como un guante normal). El bajo del pantalón me gusta; lo feo es ver a la gente que arrastra varios centímetros de pantalón arrugado en los tobillos sobre los zapatos (que suelen ser Sebagos o algo similar).

Felicitaciones al poseedor y por supuesto al artífice del traje.

V.

Anónimo dijo...

¡Si me dicen que esto lo ha hecho un sastre español no me lo creo!

Sencillamente espectácular. De lo mejorcito que he visto en muchísimo tiempo. Radia estilo por todos los lados. Y lo q es más dificil: lo radia en movimiento.

Gran trabajo del sastre, sin duda. Pero más mérito de quien lo lleva que con seguridad es quien ha escogido la tela, ha definido ese corte tan especial y es quien le imprime un estilazo impresionante. Esto es a lo que yo llamaría un traje con duende.

Mis más sinceras felicidades a modelo y diseñador.
Dani

Anónimo dijo...

Un trabajo excelente y un sastre de los grandes.

Diego.

Anónimo dijo...

Le sigo desde sus inicios querido E.A y la evolución que este joven sastre ha realizado a mi humilde opinión y vistiéndome a medida es increíble sin duda está entre los grandes.
Gracias E.A por mostramos su trabajo.

Guille.

Anónimo dijo...

El corte y entallado perfecto, pantalon un pelin corto y personalmente los cuadros no me suelen gustar para traje, pero el acabado bastante top

Una cuestion: dices que has perdido peso...entiendo que habrás tenido que meterle mano a varios trajes y adaptarlos, supongo que con el sastre que te los hizo. En el caso de arreglar trajes MTM o antiguos de familiares, algun sitio recomendable y que se atrevan a desmontar un traje (y que quede bien y no una ñapa?)

Gracias!

Luis dijo...

Buenos días. Este traje me ha recordado al estilo de un personaje de una serie televisiva, Hannibal, donde el protagonista (Hannibal Lecter) viste con un estilo sobrado, elegante y a la vez algo recargado y fastuoso, estilo que, dicho sea de paso, a mí me encanta (soy muy alto y delgado, y los cuadros y colores en trajes y americanas son mi pasión). No es fácil vestir así sin poseer el espectacular físico de Mads Mikkelsen, pero en este caso creo que usted lo ha conseguido. Por otro lado, siendo escritor como soy, creo que tanto la redacción del blog como (en este post) la de su amigo el sastre, son amenas, divertidas en el sentido de hacerlo pasar bien, sin que ello supongo una merma de la detallada y deseada información. En conjunto, mi sensación al leerlo y ver las fotos ha sido de bienestar mezclado con una cierta dosis de envidia (insana, como todas :)) Gracias por ello.

Anónimo dijo...

Joaquín es para mí ya el sastre no sé si con la mejor mano de obra pero seguro con más estilo.
Espero q Joaquin sea consciente de todo lo q debe a nuestro anfitrión. Basta solo ver los primeros trajes q hacia a José María y los q le hace ahora. Es más, ha cambiado hasta el propio estilo de Joaquin, y mucho, para bien. Antes parecía Joaquin un "paleto" de pueblo venido a más y ahora da gusto verle.

Un ejemplo a seguir para todos los sastres, jóvenes y no tan jóvenes. Chapó! Ojalá José María hubiera asesorado y apollado a otros tanto como ha hecho con Reillo, Calvo y el propio Joaquin.

Fermín

Anónimo dijo...

Fermín, EA ha apoyado muchísimo a Reillo.
Joaquin, un crack!

Saludos.

Anónimo dijo...

Estimado Fermín,
Yo era consciente de que José María había apoyado a Reillo, Calvo y al propio Joaquín.
Lo que no sabía, aunque veía amistad y complicidad, es que también les hubiera 'apollado'.
Quede claro que yo respeto todo, apollaturas incluidas, mientras haya amor...
Saludos,
Alonso.

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Querido EA, sin duda un artículo y traje fantástico,hace tiempo que le sigo en el blog y a Joaquín, donde en breve iré a su casa a darme un merecido capricho lo cual estoy deseándolo,
veo que tienen un filin muy especial, esperemos que sigan haciendo cosas y seguir sorprendiéndonos en un futuro sin pender esa lealtad que se procesan.
Me gustaría que en alguna ocasión Joaquín se pronunciará en este blog para darnos su opinión del mundo sartorial que seguro que levantara ampollas.

Un abrazo Rubén.

Lorenzo Sanchez dijo...

Me flipa el traje. El pantalón es un canteo, yo lo llevaría en ocasiones solo con camisa y tirantes (con un oxford chachipe) para lucir esa cintura alta q es tremenda.
A ver si ahorro q quiero saber lo q es tener un traje bespoke!!.
Enhorabuena por el blog y al sastre q es de arte.

Un saludo.

charly dijo...

Me encanta la chaqueta, el corte y detalle del pantalón es igual que uno expuesto hace ya tiempo por Fabio Attanasio y que también resultó de inspiración para mí.

Anónimo dijo...

Un traje espectacular quien lo ha diseñado?

Alberto.

Anónimo dijo...

Me parece fantástico su blog, el traje una pasada, el sastre uno de los mejores de España y con la edad que tiene menudo futuro.

Enhorabuena Francisco.

Anónimo dijo...

E.A una delicia el traje y su blog.

Ricardo

Anónimo dijo...

Bonito vídeo el del Land Rover. Marca mítica dónde las haya.

Anónimo dijo...

No tiene más que leer el artículo: lo ha diseñado Giorgio Armani ;-)

Anónimo dijo...

Que estilo menudo traje atrevido para un diario,
pero auténtico.

E.C

EL CABALLERO HOY dijo...

Me quede impactado con el diseño de ese traje. De lo mejor que he visto en mi vida!