sábado, 23 de mayo de 2015

BESPOKE XXXV: FORWARD FITTING by GONZALO LARRAINZAR

A las puertas del verano nos volvemos a encontrar con Gonzalo para realizar la primera prueba de nuestro dos piezas. Esta primera prueba como hemos dicho en anteriores ocasiones es básicamente para el sastre pero es de todo punto fundamental acertar con la terminación de cara al resultado final.

Esto es si cabe más importante si tenemos en cuenta que Gonzalo no hace una prueba intermedia y después de la segunda entrega ya el traje terminado. De ahí que de no afinar las medidas y la forma del traje en esta primera prueba puede no haber ya otro momento para rectificar posibles fallos. Aunque Gonzalo se siente seguro probando solo dos veces, de tener que hacer alguna modificación no le importa probar una tercera vez. “Cuando el traje de verdad se ajusta al cliente es cuando este lo ha usado ya en varias ocasiones. Por eso prefiero optar por un proceso de solo dos pruebas y si el cliente tras usarlo ve alguna cosa que no le gusta, hacerle después los ajustes pertinentes”.
Como se puede apreciar a primera vista, la chaqueta en esta prueba se prueba totalmente hilvanada y con todas sus partes montadas – hay otros sastres que prefieren una prueba intermedia y probar primero en sarga. Gonzalo también es de los que piensan que en esta prueba se debe probar tanto la chaqueta como el pantalón. No obstante, a diferencia de algún compañero él prefiere entregar los pantalones totalmente terminados – botones y forros incluidos - y no hilvanados. Gonzalo siempre elabora un patrón por cliente. De hecho cuando cambió de localización su sastrería se encontró con que tenía que mover más de ocho mil patrones y solo pudo llevarse tres mil. Este patrón lo retoca con las medidas definitivas del primer traje aunque prefiere darlo por bueno solo después de realizar un segundo traje. “Ocurre que un nuevo cliente puede tardar un tiempo en encargar un segundo traje por lo que prefiero cuando vuelva volverle a medir y comprobar que sigue con el mismo cuerpo que cuando le hice el primer traje. Bien siga con el mismo o bien haya cambiado es ahora – en el segundo traje – cuando le elaboro el patrón definitivo”.

Una vez cortado el traje, Gonzalo  la chaqueta pasa al taller con el que se coordina perfectamente para conseguir la calidad y diseño que demanda para sus prendas. En el taller Gonzalo tiene establecido qué parte de cada prenda hace cada oficial con el que hace el seguimiento. “Yo creo que la sastrería pasa por la especialidad. Es importante saber hacerlo todo pero lo mejor es especializarse en lo que mejor se sabe hacer. Por ejemplo, para mi trabaja una persona que solo trabaja en los pantalones”.
Nos probamos el pantalón con la muy grata sorpresa de tener una caja alta francamente cómoda. El hecho de contar con una especie de fajín aumenta considerablemente la comodidad. Para quienes monten a caballo decirles que la sensación es muy similar a la de los pantalones de corto. Si bien la cintura del pantalón es seguramente la más cómoda que he tenido, este presentaba algunos fallos bastante visibles que necesitaban de ser rectificados. Un largo muy escaso, unos bolsillos que se abrían y unas arrugas bastante visibles tanto en el trasero como a lo largo de las piernas, necesitaban ser corregidos de cara a la siguiente prueba. Para mi tranquilidad Gonzalo me comentó que lo fundamental es conseguir una caja cómoda y que me gustara. “El resto es fácilmente modificable y para eso precisamente estamos teniendo esta prueba”.

El diseño de los pantalones si bien en cuanto medidas es obviamente similar al resto de los que tengo, sus detalles son bastante diferentes y especiales. La portañuela cuenta con los para mi obligatorios botones  y se ha apostado por un cierre con doble ojal que se alarga hasta el comienzo de la imaginaria pinza. Y digo imaginaria ya que este pantalón por recomendación de Gonzalo no cuenta con pinzas. “En conjuntos informales como este – y más si se es muy delgado - yo suelo recomendar prescindir de la pinza ya que de esta manera se consigue un pantalón más recto y más pegado a las piernas”.
Las frecuentes pletinas laterales han sido sustituidas por una única central y se ha prescindido de cualquier tipo de bolsillo en el trasero. “Si no te quitas nunca la chaqueta y además tampoco nunca metes cosas en los bolsillos traseros del pantalón carece de sentido coser bolsillos traseros”. “De esta manera conseguimos unas líneas más limpias en el trasero y además la chaqueta – más esta de que tiene una tela tan fina  – cae mejor y de manera más limpia”. El cierre del pantalón lo situamos en el lateral; concretamente a la altura de donde empezaría la pinza y nos decantamos por un dobladillo de solo cuatro centímetros que, desde mi punto de vista, puede quedar bastante armonioso con la caída de este pantalón.

La cintura por su parte trasera está abierta en forma de V para al lazar los tirantes conseguir que el tiro se reparta lo más homogéneamente posible a lo largo de toda la cintura. Sin embargo, al contrario que en otros pantalones, su línea es recta y no sube en manera ascendente como sí lo hace el corte más clásico inglés. Aunque el interior de las prendas normalmente solo lo ve quien las viste seguro que muchos estaremos de acuerdo en que aunque este no se vea nos resulta casi igual de importante que las partes más visibles. 
Carmen Olave, propietaria de la camisería Burgos, nos eligió la tela con la que forrar el pantalón y con la que hacer los detalles de la chaqueta. Su ayuda nos resultó fundamental ya que si me hubiera tocado a mi decidir sobre las cientos de telas de camisa que aparecían en los muestrarios que trajo de su camisería como mínimo me hubiera llevado días. Sin embargo, Carmen, mientras estábamos en el probador durante la toma de medidas, rápidamente escogió una tela de la casa italiana Canclini que nos recuerda al característico estampado de la casa inglesa Liberty. El contraste de este estampado tanto con el azul de la chaqueta como con el gris del pantalón era bastante acertado por lo que decidimos forrar toda la cintura interior y los bolsillos del pantalón con esta tela.

Tras marcar los ajustes que necesitaba el pantalón pasamos a probarnos la chaqueta. Empezando a analizar la chaqueta observamos que sus solapas han sido picadas a mano. Sin embargo, al contrario de otros ejemplos que hemos traído a esta página el picado es bastante más generoso lo que suele traducirse en unas solapas más compactas y menos flexibles. Aunque para confirmar esta apreciación o desmentirla deberemos esperar a la siguiente prueba ya con la chaqueta terminada. Hilvanada la prenda también apreciamos el praston cosido a mano y una entretela de Elpon. Una muy fina guatina aparece también con el objetivo de dar un poco de forma al pecho. “Esta tela de la chaqueta es muy delgada y arma muy poco por lo que resulta conveniente utilizar una fina guatina para armar el pecho y darle un poco de forma evitando así que se hunda”. “Esto poco o nada tiene que ver con los armados trajes que se hacían antes y que parecían auténticas armaduras. Al final la flexibilidad es fundamental”. La entretela también se pica a mano y lo que es francamente curioso también el cuello se pica a mano – algo que para mi es toda una novedad. “Es cierto que hoy los cuellos vienen ya muy bien picados y carece de sentido hacerlo a mano. No obstante, si defendemos la artesanía estos deberían picarse también a mano”.
“Como ya te comenté, yo cada vez apuesto más por telas de 280gr. Estas se pueden vestir diez meses al año, algo que debería animar a los más jóvenes a apostar por la sastrería a medida ya que si bien el traje les puede resultar de entrada algo caro ahora estos trajes los pueden utilizar prácticamente todo el año”. Una de las ventajas de tratar con un sastre joven – cincuenta años para lo que se estila en la sastrería en España son muy pocos años – es la facilidad para interactuar con él. Gonzalo te escucha no por compromiso sino por verdadero interés en conocer lo que quieres y ver cómo lo puede hacer realidad. No entra en el probador con ideas preconcebidas y por raro que pueda parecer lo que le vas a pedir él escucha y hace por imaginárselo en tu traje. Si bien él te recomendará qué tipo de corte puede beneficiarte más no tiene inconveniente alguno en hacerte el traje que le hayas mostrado en una fotografía o que por el motivo que sea te gusta más.

Siguiendo con el análisis de nuestra chaqueta, destaca un interior ya muy avanzado donde se aprecian los vivos rematados a mano y con la misma tela Canclini que aparece en el interior del pantalón. Esta tela es también la que ha utilizado Gonzalo en los interiores de los bolsillos. El confeccionar las chaquetas de manera muy desestructurada trae consigo el que el interior de los bolsillos quede visible. Esto normalmente se soluciona optando por un medio forro que oculta dichos bolsillos. Sin embargo, nosotros preferimos prescindir de él y para evitar que los bolsillos queden muy antiestéticos forrarlos con esta tela aflorada tan característica. Además, desde nuestro punto de vista el contraste del blanco con el azul de la chaqueta, es muy bonito. Aunque se haya prescindido de forro, siempre es conveniente dejar un trozo de seda en la espalada en su parte superior para que pueda ponerse cómodamente y no se atranque en la espalda.
De vuelta al probador y con ella puesta sentimos que tiene bastante aplomo en el cuello. Igualmente, tenemos la sensación de que su hechura da la sensación de ser en algo más ancha que la de otras chaquetas. La libertad de movimientos es muy buena y por fuera da la sensación de quedar suficientemente ceñida. Gonzalo, prefiere probar y marcar ambos lados de la chaqueta para esquivar cualquier posible fallo. Aunque en la prueba del hilvanado resulta difícil hacerse una idea del resultado final del traje, de haber pasado por esta prueba en otras ocasiones nos podemos hacer una idea más o menos aproximada del resultado. Personalmente me gustan las sisas bastante altas y esta sin ser excesivamente alta sí la llegas a sentir. “La sisa sí o sí tiene que estar alta ya que si no al sentarnos el cuello termina desbocándose”. El cuello de la chaqueta asienta muy bien sobre el mío aunque hay que bajarlo para poder enseñar algo más el cuello de la camisa.

“La clave en una chaqueta está en que asiente bien el cuello y los hombros. Todo lo demás tiene fácil arreglo”. En este momento nos comenta Gonzalo que cuando sale la prenda del taller él la mide y la revisa conforme a las especificaciones que dio al taller para saber antes de probarla los fallos que puede tener. Esta revisión la vuelve hacer antes de la segunda prueba.
Alargamos un centímetro y medio sus mangas y limpiamos un poco la espalda. Con las medidas definitivas, Gonzalo define el cruce final de la chaqueta. “Si no aciertas en el cruce te puedes cargar toda la chaqueta ya que puede terminarse moviendo, abriéndose las solapas o incluso moviéndose toda ella”. Le insisto sobre la necesidad de conseguir que efectivamente la solapa izquierda – la que va por fuera – no se abra ya que es algo que me ha ocurrido en otras ocasiones. Una vez definido el cruce hacemos lo propio con el aplomo de las mangas para ver si viene delantera o trasera. Terminado esto, repasamos la profundidad de sisa y el ancho de la manga.

Siempre que nos probemos un traje debemos tener en cuenta que nunca vamos a estar tan rectos como lo estamos ahora frente del espejo. Por ello, yo siempre insisto, por raro que pueda parecer, en andar con él, agacharse, girarse, sentarse, levantarse y hacer cualquier otro gesto que sepamos haremos con él en nuestro día a día. Cuando el sastre te prueba la chaqueta normalmente tira de ella con fuerza para abajo afianzándola de manera “artificial” sobre tu cuerpo. De esta manera toda la chaqueta queda recta y sin problemas visibles o arrugas. Sin embargo, puede ser que nunca más nadie nos vaya a dar ese fuerte tirón y esos problemas que no existían en la sastrería de repente aparezcan cuando lo saquemos de la percha ya en casa. Precisamente por esto mismo es por lo que también recomiendo probarse la chaqueta con el pañuelo de bolsillo. El pañuelo de bolsillo, más si se trata de los modelos de medidas 45cm x 45cm, abre el bolsillo de pecho lo que se traduce, sobre todo en las chaquetas cruzadas, en que se termine abriendo también la solapa del traje. Y ni que decir tiene que si somos de los que guardamos la cartera en el bolsillo interior deberemos tenerla dentro de la chaqueta durante la prueba.
Por todo ello, es importante definir el tipo de bolsillo y las medidas de los interiores. Todo lo que sea forzar unos bolsillos pre-diseñados con una cartera ancha o una gruesa pitillera se puede evitar muy fácilmente acudiendo a la sastrería a medida, por lo que no deberíamos dejar de personalizar los bolsillos de acuerdo a nuestras necesidades. Yo por ejemplo, cuento con dos pequeñas cerilleras en la cintura del pantalón para guardar en uno las monedas de 1 y 2 euros y en el otro las más pequeñas – algo bastante útil de cara a los parkings y zonas de aparcamiento. Igualmente, si no vamos a llevar una estilográfica encima o no vamos a usar el bolsillo inferior carece de sentido contar con él. ¡Cuánto menos telas interiores incorporemos más limpia quedará la chaqueta! .

Es en la prueba del hilvanado cuando el cliente más debe hablar con el sastre y especificarle claramente las medidas y forma que le gustarían para su traje. Nosotros, por ejemplo, probamos diferentes grosores de hombreras y Gonzalo además también fue desarmando por capas las que tenía hasta dar con las medidas exactas que nos gustaban en esta chaqueta. De la misma forma, probamos cómo quedarían las solapas de ser más anchas o delgadas. Finalmente nos decidimos por unas de 9,5cm. “Si me permites recomendarte, por lo delgado que eres yo no las haría de más de 9,5cm”. También probamos con la altura de las mismas y las situamos a 8cm de la costura del hombro; medidas bastante tradicionales para lo que se estila hoy en día. “A mi no me gustan que estén nunca a menos de 5cm ya que si no la punta puede quedar despegada del cuerpo y quedar fea”. Alargamos medio centímetro el largo de la chaqueta ya que desde nuestra opinión y aunque hoy las modas y ciertos “marcadores de tendencias” se empeñen en que las llevemos excesivamente cortas, el faldón de la chaqueta siempre debería ocultar el trasero. Los hombros los dejamos en 13,5cm.
Entramos también en detalles como la costura de la hombrera y de las del resto del traje, Gonzalo nos recomienda darle una oportunidad a las costuras cargadas en toda la chaqueta pero apostando por una costura estándar en los hombros. Desechado el hombro-camisa estudiamos bastante tiempo la caída y largo del hombro así como la hombrera para evitar que sobresaliera por la costura lateral y callera de la manera más limpia posible. Dicho esto, quedamos en evitar lo más posible el redoble – chorizo que por cierto, curiosidades de la moda, parece que empieza a volver. 

“Es importante que conozcamos nuestra fisionomía ya que a alguien con mucho hombro hay que darle más espacio en la hombrera y por lo tanto no puede caer la manga de manera recta. Si lo hiciera se le marcaría la manga como si se tratase de una manga de una camiseta pegada y no quedaría bien”. Le seguimos contando los detalles que nos gustarían en la chaqueta y le pedimos que los cuatro ojales de las mangas sean practicables – a pesar de que muy rara vez los vaya a utilizar. Gonzalo nos comenta que normalmente él prefiere dejar solo dos ya que “si dejas más y luego se queda corta la chaqueta tiene difícil solución. El no dejar cerrado el ojal de más arriba trae como problema que si luego hay que acortar la manga y no se puede por tener el ojal practicable tocaría subir la manga lo que representar todo un problema si el estampado fuera a cuadros ya que estos ya no casarían”.
Durante la toma de medidas le comenté a Gonzalo que a pesar de que los ojales se cosan en forma de lágrima yo los prefiero bastante más largos de lo normal y sin dicha lágrima. Para no equivocarse, y ya que esto es muy personal, Gonzalo mandó coser diferentes ojales para elegir entre ellos. Si bien en los trajes de hilera sencilla prefiero tres ojales en las mangas, en las cruzadas me gustan con cuatro. Y algo parecido ocurre con el bajo. Aunque con los de hilera sencilla uso tanto pantalones con vuelta como sin vuelta, en los cruzados siempre prefiero con vuelta.

Terminada la prueba y ya con el traje en la percha definimos el interior de la chaqueta. Concretamente especificamos el número de bolsillos interiores y su localización así como las costuras a ocultar con el vivo. Estrechamos recortando el medio forro lateral para que se vea parte de los bolsillos forrados y elegimos el color de la parte superior trasera de la chaqueta que nos ayudará como acabamos de explicar a que no se enganche al ponérnosla.
Tras una larga hora de prueba – este es el tiempo que Gonzalo agenda por cliente -  nos despedimos de él y nos citamos para dentro de tres semanas para la última prueba y posiblemente para la entrega del traje.


El Aristócrata

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Tiene una pinta estupenda. Menudo trabajado parece llevar esa chaqueta.

Estoy deseando ver el resultado final. Bonitos colores y los forros interiores escogidos con muy buen gusto.

Enhorabuena.
Albert

Anónimo dijo...

Una pregunta, EA. ¿Con qué pantalón combinaría la foto del día?
Saludos,
Julián R.

El Aristócrata dijo...

Con uno azul oscuro seguro q no falla.
EA

Ijana de Aras dijo...

Este otoño me hago un traje con las características de esta chaqueta, salvando las distancias... cambiaré los ojales a la derrecha!

Anónimo dijo...

Muy bonito el contraste de colores. Esta es una de las grandes ventajas de la sastrería a medida. Puedes escoger prácticamente cualquier tonalidad de color existente y no ir uniformado como al final acabas haciendo de acudir a las prendas RTW

Anónimo dijo...

Tiene un aspecto magnífico. Seguro q el resultado estará a la altura de tan importante apellido sartorial.
Enhorabuena Gonzalo
AG

Anónimo dijo...

Estimado EA,
No se de dónde saca las fotos del día, pero son realmente magníficas. Si le interesa, podría enviarle algunas realizadas por mi para que les de el uso que Vd. considere oportuno.
Saludos,
Jesús-María S.

Pablo dijo...

Qué lujo poder observar cómo trabaja un artesano.

La tela elegida para el forro de los pantalones me parece maravillosa. Comenta también que es la elegida para los detalles de la chaqueta, ¿dónde la utilizará concretamente?

Enhorabuena por su nueva adquisición... ¡y por el disfrute que le reportará el camino!

Saludos,