jueves, 17 de julio de 2008

El Sombrero

Si complementos como el pocket square, los calcetines etc. hablan del estilo de su portador, el sombrero lo hace de su elegancia.



Atendiendo a los tiempos que corren para la moda masculina clásica, no nos debe extrañar que el uso del sombrero sea poco menos que testimonial. Si en los años 30 y 40, independientemente de la clase social a la que se perteneciese, ningún caballero abandonaba la puerta de su casa sin su querido compañero, hoy éste sólo se ve en personas de una determinada edad o en caballeros que no prestando atención a las modas del momento conocen de las múltiples virtudes de éste genial y sobre todo práctico complemento.
El pequeño Edward (más tarde Duque de Windsor) ya apuntaba maneras en 1912

El sombreo cumple tres funciones: una de abrigo, una de complemento decorativo en el vestir y una social.

El sombrero es junto a las gafas de sol, el complemento que mayor finalidad práctica tiene. Es por ello por lo que su uso está más que justificado y no nos debería dar vergüenza alguna vestirlo.

La cabeza es seguramente la parte del cuerpo por la que más calor se desprende y el sombrero ayuda a que esa pérdida sea menor. Nos protege tanto del frío como de la exposición directa al sol. El ala del sombrero proporciona a la parte superior de la cabeza la sombra que no nos ofrece ni siquiera unas gafas de sol. En temporadas de lluvias es muy práctico al permitirnos olvidar el engorroso paraguas y evitar mojarnos tanto la cabeza como parte del torso.

Sir Anthony Eden con su sombrero Homburg
Sus detractores encuentran razones de no mucho peso para huir de él. Éstas son principalmente las que sitúan al sombrero como algo que forma parte ya del pasado o que hace que nuestro look parezca uniformado. Muchos de estos en cambio se aventuran a llevar (que no a vestir) sombreros en lugares no apropiados y siguiendo en sus formas los dictados absurdos de la moda del momento.

Si el sombrero ha acompañado al caballero más de 900 años y le ha ayudado a protegerse del clima en El Aristócrata no entendemos cómo ahora simplemente se reniega de él.

Un icono del estilo: Fred Astaire
Es cierto que los tiempos van cambiando y que ahora el clima es más benigno y muchos caballeros no quieren que su cuidado peinado se vea arruinado por el uso del sombrero. También es cierto que al ser una prenda en extinción su uso requiere de un caballero con gran seguridad en si mismo y confianza. No obstante, las marcas más tradicionales de sombreros han sabido adaptar éstos a los nuevos tiempos sin perder su figura clásica (los sombreros de los años 30 tenían una copa ¾” más alta de los de hoy en día) y vuelven a poner a nuestra disposición un abanico muy amplio donde escoger.

No es necesario esperar a que se nos caiga el pelo o a superar los cincuenta años para demostrar nuestra elegancia y buen gusto. Seguramente un clásico sombrero Fedora siempre añadirá un plus a nuestro conjunto final, ya sea éste formal o casual.


Los Príncipes William y Henry con sombreros bowler
El sombrero también desempeña una función social. Como escribe Giuliano Folledore en su libro “El sombrero de Hombre”: “el sombrero tiene la misión de señalar un rango, enfatizar autoridad, identificar a líderes, unir a miembros de una comunidad, distinguir clases sociales y nacionalidades.......”

Dependiendo del tipo de sombrero que usemos, éste puede hablar de nuestro estatus social como pocas prendas lo pueden hacer.

Winston Churchill ya desde joven hacía alarde de la elegancia que le acompañaría durante toda su vida

Existen muchos tipos de sombreros, aunque mis preferidos siguen siendo los Fedora y los Trilby (de ala algo más estrecha que los anteriores). Para las ocasiones más formales, si no nos atrevemos con los Top Hat, los Homburgs son siempre una apuesta segura. Para las épocas de calor nada como los sombreros Ecuatorianos.

El sombrero históricamente también ha tenido la finalidad de ser utilizado para demostrar respeto y admiración hacia las señoras. No hace tantos años era todavía frecuente el gesto de llevarse la mano al sombrero como muestra de cortesía y respeto al saludar a una dama. Diferentes fuentes demuestran que ya en el año 1100 los caballeros de Milán se descubrían al empezar una conversación.

Hay unas normas básicas que debemos observar los caballeros que nos decantemos por el uso del sombrero.

Cuando estemos sentados en sitios no abiertos siempre debemos estar descubiertos y si no hay ropero específico para él se debe mantener sobre las rodillas.

Si nos cruzamos por la calle con un conocido nos debemos descubrir un poco antes de estar a su altura y no nos debemos cubrirnos de nuevo hasta habernos alejado un poco.
Si se saluda a alguien al abordarle, hay que quitarse el sombrero cinco o seis pasos antes de llegar a él.

Cuando vistiendo sombrero nos dispongamos a saludar a otro caballero o a una dama hay que tomar el sombrero con la mano derecha, desprenderlo enteramente de la cabeza y, estirar el brazo hasta abajo, agarrando el sombrero por el borde.

El Príncipe Carlos y la desparecida Diana de Gales
A la hora de acceder a un lugar donde tengamos conocimiento de antemano que se encuentra un personaje relevante hay que quitarse siempre el sombrero antes de entrar en dicho sitio. Una vez dentro debemos prestar atención a la postura de los demás caballeros. Si éstos están de pie y descubiertos, estamos obligados a mantener la misma postura y poner éste debajo del brazo izquierdo o delante de sí, sobre el estómago.

Clark Gable descubriéndose al bajar del tren vistiendo otra prenda muy querida en El Aristócrata pero desgraciadamente también ya olvidada: el overcoat
Como norma general nos debemos descubrir cuando saludemos a un conocido, especialmente cuando éste sea una dama, al entrar en un lugar donde hay personas relevantes, al dar o recibir una cosa, cuando nos dirijamos a personas de un estatus superior etc. Respecto a estas últimas personas, se debe siempre descubrirse, pero no es necesario mantenerse descubierto, a menos que se les sea muy inferior. Sin embargo nos mantendremos descubiertos en el caso de que entablemos conversación con una persona de “rango” superior y no nos debemos cubrir hasta que dicha persona nos lo proponga.
La comitiva que recibe al Príncipe de Gales se cubre tras saludar a éste
Si bien debemos animar a cubrirse a aquellos que se han descubierto por considerarnos de posición superior, nunca deberemos optar por esta opción cuando nos encontremos frente a un superior.

Encontrarnos en situaciones como las anteriormente descritas no es frecuente en nuestros días aunque llegado el caso debemos conocer las normas a observar. Lo que si es frecuente es cruzarnos con una señorita ante la que nos debemos descubrir como norma de caballerosidad. Descubrirse ante una dama es una muestra de cortesía que todo caballero debería atender y toda dama aceptar. Esta muestra de etiqueta se ha observado durante cientos de años y no deberíamos abandonarla ahora.

A pesar de que como establecíamos al principio del artículo el uso del sombrero está desapareciendo de nuestro país, hay otros como en Italia donde su uso está más extendido. En otros como Estados Unidos el sombrero está resurgiendo en estos últimos años y hay casas de gran prestigio especializadas en su confección a medida.

Desde El Aristócrata os animamos a todos a dejar atrás las malas modas de tiempos pasados pero a no abandonar las buenas. En la moda masculina clásica no todo tiempo pasado fue peor.

El Aristócrata

40 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante su exposición sobre el sombrero. Personalmente no me atreveré con él, pero sería interesante empezar a verlo por nuestras calles.
Enhorabuena por sus artículos. Recién descubiertos no he podido parar de leerlos todos de un tirón.

Anónimo dijo...

Me encanta, como ya dije en otro comentario, el uso del sombrero, y por lo tanto este artículo me ha parecido genial. Coincido en que lo principal para es saber utilizarlo, me da muy mala impresión cuando se comete alguna falta de cortesía en personas que no se destocan en determinadas situaciones. Para terminar os dejo una copla por soleá, que aunque no acertada del todo, si refleja el buen uso que se hacía antes y que deberíamos recuperar.
Pasa el rey con su corona
y no me quito yo el sombrero
y pasa una mujer bonita
y lo tiro por el suelo.

Un saludo.
NACHO

Pakithor dijo...

Personalmente sólo me atrevo con los sombreros de Panamá. Claro que viviendo en el trópico es poco adecuado usar sombrero de fieltro.

Saludos.

Anónimo dijo...

Igualmente,solo en verano y de Panamá,esos sombreros de Ecuador que sinceramente me encantan.
Otra buena buena exposición de nuestro amigo aristócrata

Un saludo

Andres II dijo...

UNa vez más gracias.
Yo en cambio si uso mis queridos Borsalinos q compré en un viaje a Europa. Aquí en BA el tiempo me permite usarlos sin complejo alguno (y solo tengo 31 años). Pienso q es un complemento súper práctico y sobre todo muy elegante. Cuando alguien me mira con cara de extrañado, me limito a ver su atuendo y a sonreir para mi interior.
Efectivamente en Italia se ven bastante.
Los Panamá me gustan mucho pero me gusta más el look inglés q proporcionan los Borsalinos de fedora.

T dijo...

El sombrero que luce Sir Anthony Eden en la fotografía que usted ha puesto, es de Lock & Co Hatters, en St. James St de Londres y en la casa, el tejido utilizado para confeccionarlo se llama Traditional ‘Anthony Eden’ felt.

El Aristócrata dijo...

A mi los sombreros me parecen algo muy elegante y, como dice Andres, muy prácticos.
Yo también tengo dos Borsalinostipo Trilby q me compré en la boutique de Venecia.
El q ya no se vean no significa que no se deban vestir. Si hicieramos caso a lo q vemos en la calle y tuvieramos q vestir en consonancia creo q el concepto "elegancia" desapareceria de nuestras calles.
También tengo un Panamá q me compré en un viaje a Ecuador y que es súper cómodo y fresco. Y auq con finalidad bien distinta tb tengo gran cariño a mi sombrero Andaluz.
Gracias T por ese dato

Anónimo dijo...

Aristocrata,si me permites te hago una corrección,con todo el cariño y el respeto del mundo.No es sombrero andaluz,su denominación correcta es sombrero cordobés o de ala ancha (y por cierto,hay diferentes tipos,según el ancho del ala y la altura de la copa). Yo tengo además de varios sombreros de ala ancha, un sombrero Panamá, para el verano. En invierno suelo utilizar gorra, pero cada día me animo más por comprarme un sombrero.Otra puntualización localista,por aquí por el sur los "fedora" suelen llamarse mascotas.
Un saludo de nuevo.
NACHO

El Aristócrata dijo...

Hola Nacho,
No creo q ni Don Alvaro ni el gran Gonzalez de Jerez (la sastreria de sombreros Andaluces más famosa de España) estén de acuerdo en denominar cordobés al sombrero q tenemos en mente. La denominación "cordobés" es la denominación general más utilizada pero no por ello la más correcta. Yo pensaba igual que tu hasta q me fui alli a hacerme mi sombrero.
Algo similar ocurre con los Panamá.
Fedora es un término inglés más preciso que el de "fieltro" italiano o español ya q no sólo hace referencia a un material sino q tb se refiere a denominacion general de un tipo de sombrero.

"The fedora is a soft felt hat that is creased lengthwise down the crown and pinched in the front on both sides. Similar hats with a C-crown (with an indentation for the head in the top of the crown) are occasionally called fedoras. The term fedora was in use as early as 1891."

Por cierto tu copla es muy explicativa y muy acertada.

Anónimo dijo...

Gracias por tu comentario,y si todavía no me habías "ganado" como lector,que no creo, mencionando a Don Álvaro ( hay que ponerse de pie para decir ese nombre) lo has hecho para siempre.
Un saludo.
NACHO

Anónimo dijo...

Espléndido.Nada más que decirles.

Un saludo

FF dijo...

Una pregunta para nuestro amigo aristócrata,es una duda que me envuelve.
En la foto que se encuentra debajo de la de Fred Astaire,¿Es correcto como lleva colgadas las gafas(de vista) el señor en el bolsillo izquierdo?
Perdón por mi ignorancia pero soy joven y nunca lo había observado.

Un saludo

El Aristócrata dijo...

A mi no me parece mal llevar las gafas en el bolsillo de la chaqueta; para eso están los bolsillos. En cambio no veo sentido el llevarlas por fuera. Cada día se ve más esta opción, sobre todo las de sol.

objetodedeseo dijo...

Me parecería perfecto que se volviera a poner de moda el uso del sombrero masculino, pero me parece casi imposible. Yo suelo veranear en las Baleares y allí utilizo mucho las pamelas y sombreros veraniegos sin ser constantemente observada; sin embargo, en una ocasión me lo puse donde vivo para ir a la playa y la gente no paraba de mirar. Creo que en el caso de un hombre hubiera sido aún más exagerado. La gente está muy encasillada.

G.S. dijo...

Que bueno que bueno que bueno....Me parece de los accesorios que más interesante y atractivo puede hacer a un hombre.

¿Por qué una persona llama la atención vistiendo un sombrero elegante, y la gente puede mirarla como un "bicho raro" y el llevar una gorra de beisbol es algo de lo más normal?

Todo esto me hace recordar un anuncio muy reciente de Nestea que ponen ahora en la tele. Vivimos en una sociedad donde lo "raro" es lo elegante...

También entendemos que puede que todo dependa también de los lugares que uno frecuente ¿no?

Un abrazo

Anónimo dijo...

Se habla de sombrero andalúz,sombrero cordobés...La denominación correcta es el sombrero de ala ancha.No hay más.Un saludo y enhorabuena.

El Aristócrata dijo...

Efectivamente lo ordinario se empieza a considerar como normal y lo verdaderamente elegante llama hasta la atención.
Sin embargo debemos siempre revindicar la elegancia clásica. Y el sombrero es una prenda muy elegante además de práctica.

Anónimo dijo...

Buenos días,
Echo de menos artículos de moda femenina..
Gracias.
El artículo de la chaqueta tweed es excepcional!
Un saludo,
B.

Juan Ignacio dijo...

Me ha encantado el blog. Hace pocos días comenzé a usar un panamá que me regaló un tío y ha sido de gran utilidad este artículo.

Saludos,

J.I.G.C.

Anónimo dijo...

En consecuencia:
Boda de día, el novio va de chaqué o traje. Nunca de smoquin.
Boda de noche: el novio puede ir de traje, pero no de smoquin ni de frac.
Es correcto?
gracias

Francisco dijo...

Hola a todos. El problema hoy día es que vistiendo bien llamas la atención. Hace poco caminando hacia el trabajo unos mozalbetes barriobajeros me soltaron un par de bromas por mi atuendo, llevaba traje y corbata, el sombrero ecuatoriano lo había dejado en el coche, lamentándose del calor que debía estar pasando.Si hubiese llevado una camiseta interior blanca, bermudas y gorra no les hubiera llamado la atención lo más mínimo. Hace falta tener mucho autocontrol para aguantar miradas, comentarios e incluso mofas solamente por ir bien vestidos. Adónde vamos a ir a parar. (por cierto, he advertido que somos dos los usuarios registrados como Francisco). Un saludo.

CRISTIAN DUۄA$. dijo...

Excelente articulo, la verdad no hallaba la hora de poder leer este articulo dedicado al sombrero.

Algo que en verdad me llamo mucho la atencion fue la motivacion que El Aristocrata le da a los caballeros que se preocupan como yo del que diran a la hora de portar un elegante sombrero, y que de una u otra forma son rehacios a que el sombrero forme parte de su closet.

Otra cosa muy importante fue el protocolo de manejo que se debe seguir con el sombrero en un momento de determinada importancia.

En fin este articulo es de suma importancia para todo aquel que quiera ser un verdadero aristocrata.
Recuerden vivan con mucha clase y elegancia.


CRISTIAN DUۄA$.

Anónimo dijo...

Tengo sesenta años. Uso sombrero desde hace uno aproximadamente sin importarme si está o no de moda. Es algo engorroso por aquello de la cortesía, pero es cómodo sobre todo en invierno.

El Aristócrata dijo...

Desgraciadamente tanto la cortesía como la elegancia se van perdiendo en la misma proporción conforme pasa el tiempo.
Yo también uso sombrero aunq cada día es más difícil de utilizar por cuestiones climatológicas.
Un abrazo
EA

J. S. dijo...

Querido Aristocrata,

Recien acabo de descubrir tu blog y estoy encantado puesto que aunque menos contenido que otros dispones de unos analisis mucho mas profundos y mucho mejor planteados. Al igual que habran hecho muchos antes, te agradezco la estupenda labor que haces. Soy un gran fan del uso de sombrero, a pesar de mis 19 años. De momento solo poseo un Panamá y un Fedora, pero espero poder adquirir un Bowler proximamente. Desgraciadamente no recuerdo de quien era la frse que voy a citar pero me parecio una gran verdad; "Los hombres dejaron de usar sombrero cuando perdieron la cabeza".
Una ultima cosa si me permites, desde todo el respeto y con toda la buena intencion: Tu que sabes escribir tan bien no escribas "q" en vez de "que" en tus contestaciones. Creo que es un fea costumbre que se esta adquiriendo por culpa de los chats y los mensajes de texto. Obviamente no es el caso de ningun lector de este blog pero hay muchos jovenes con una educacion no tan afortunada a los cuales esas costumbres les afectan en su capacidad de escribir correctamente. Si todos hacemos ese pequeño esfuerzo por erradicarlo algo ayudaremos seguro.

Un cordial saludo,
Jorge

Anónimo dijo...

Saludos y enhorabuena por el blog.

Debo decir que en las calles del norte de España, así como en Francia, es frecuente ver a los hombres más elegantes llevando la clásica boina vasca negra o azul oscuro, de bastante vuelo, combinada con el camello, la trinchera o el Loden. En el frío invierno madrileño suele verse cubriendo las cabezas de conocidos miembros de la endogamia neguritana de visita por la capital. En París la he visto combinada con todo. Hay modelos de la casa Elósegui impermeabilizados y con su badana, con el clásico escudo de Guipúzcoa (completo)grabado en su forro. También hay marcas francesas de excelente factura, y en Madrid, la firma Yustas distribuye desde uno de los pocos locales de la ciudad dedicados casi en exclusiva al mundo del sombrero.

En algun viaje que hice a Polonia y Rusia también vi a varios caballeros con gorros de piel bastante discretos, prácticos y bonitos. Y en general pienso que llevar la cabeza cubierta con algo distinto a la gorra de béisbol (deporte incomprensible incluso para los americanos), ya supone un rasgo de elegancia poco habitual en nuestros días.

Un cordial saludo,

R.V.

Javier Márquez Sánchez dijo...

Soy un hombre joven, 30 años, y soy un enamorado de esta prenda. Es una lástima que su uso te convierta en un reclamo de atención por las calles, dado que la gente te mira con extrañeza, como si llevaras los pelos de colores, más aún si no eres un anciano, en los que esto "se perdona". Esto, al menos, en Sevilla, donde vivo.

¡Reclamemos el uso del sombrero!

quimcastilla dijo...

Tengo 45 años y desde antes de los 40 uso sombrero a diario, no salgo de casa sin él.Con el tiempo he ido acumulando una buena colección de ellos, trilbys, fedoras, pork pie, panamás, australianos ... vamos, un sombrero para cada ocasión. Mi preferido, por supuesto, es un Borsalino negro de ala corta.
Vivo en un cuidad pequeña y os aseguro que nadie llevaba sombrero aquí. al principio noté que, especialmente los señores de edad madura, me miraban con curiosidad o me hacían algún comentario halagüeño del sombrero que llevaba. Creo que serví de ejemplo, ahora se ven muchos señores con sombrero en mi pueblo. Al márgen de que en otros paises de europa sea más corriente utilizarlos, tal vez estén resurgiendo de alguna manera.
En todo caso estoy de acuerdo en la practicidad del sombrero, en invierno protege del frío y en verano del sol, además de ser un bonito complemento.
Otra cosa es, a nivel práctico, la escasez, por no decir nulidad, de locales con percheros útiles: nunca sabes dónde dejar el sombrero en un restaurante.

Anónimo dijo...

Comence a usar sombrero este año, el clima ayuda por el inclemente sol... Lentamente el clima se hara mas caluroso y el sombrero se hara mas necesario... ya se observan algunos en las calles... aun es algo raro pero creo que el sombrero volvera no masivamente, pero si con mas frecuencia...

Anónimo dijo...

qué quieres decir con eso de que el "clima es aahora más benigno?" no has oído hablar del cambio climático? Más calor, menos protección de la radiación solar... todas razones para el uso del sombrero.

Uno de Sevilla dijo...

Un apunte sobre el sombrero, no es sombrero andaluz, su definicion correcta es sombrero de ala ancha, y dentro de los sombreros de ala ancha encontraremos el cordobes, con la copa conica y mas alta, el sevillano con el ala pequena y la copa mas baja y el jerezano con la copa baja y algo mas de ala. Respecto a los sombreros destacar la falta de memoria historica, antes para saber si un hombre estaba en casa se miraba si estaba el sombrero colgado en el perchero. En fin tengo un par de ellos uno de fieltro y uno de panama, echo de menos alguna mencion al canotier, un sombrero elegante y ponible. Bueno ni que decir tiene que junto con el sombrero deberian dar un manual de como y cuando llevarlo, entras en un recinto cerrado y ves cada bufon con la cabeza cubierta.
Un saludo y enhorabuena.
Uno de Sevilla

OBX dijo...

Como se debe de comprar un sombrero tipo Fedora?? Apretado o un poco flojo

H.R.H dijo...

Para sombrerería recomiendo encarecidamente una de las pocas (creo que sólo quedan 3) sombrereías en Galicia, la Sombrerería Iglesias; aún se percibe esa magia de la madera antigua y siempre que voy a por uno a sumar en mi colección puedo apreciar aquellos botes de los años 30 y, 40 y 50 que aún conservan el "Made in London, England", el placer aparte del magnífico sombrero es esa magia que cada día en estos tiempos tan ridículos (qaue no modernos) se van perdiendo...

Anónimo dijo...

acabo de llegar a este blog por casualidad, pero al leer las normas de uso del sombrero instantaneamente me ha venido a la cabeza mi abuelo, que siempre se descubria cuando ibamos por la calle al cruzarse con una señora, o inclinaba la cabeza al cruzarse con un varon, llevó sombrero siempre en invierno y en verano, recuerdo todavia quejarse de que los autenticos hippies panameños eran muy dificiles de encontrar en mi ciudad,y que habia cerrado la sombrereria que le arreglaba su chistera...en fin que ha sido muy emotivo! gracias!

Anónimo dijo...

Antetodo un saludo a todas las damas y caballeros que participan en este blog interesante como necesario.

Me gustaría formular una pregunta y sirva también de reflote de este tema tan apasionante como el del vestir sombrero que no colocarse, y su uso correcto.
Mi pregunta es la siguiente: como invitado a una boda, en la que no se ha especificado vestir de manera "formal dress" sino de traje, ¿sería correcto vestir sombrero? En caso afirmativo, cuál sería el adecuado.

Agradeciendo la respuesta de antemano, un saludo de un seguidor y lector de este gran blog.

Atentamente, Manuel.

El Aristócrata dijo...

Sí es correcto. El Homburg sería el más indicado.
Un saludo
EA

Sofia dijo...

Que interesante articulo.
Mi padre jamas sale sin su sombrero, en invierno usa una gorra de tweed....en verano un sombrero Panamá. No es un caballero presumido ni presta demasiada atencion al vestir. Es simplemente un señor de Sevilla.
El sombreo de ala ancha se utiliza en Sevilla solo en la Feria y solo para montar a caballo, para lo que es imprescindible, y en ese caso tambien lo utilizamos las señoras.

felipe BV dijo...

mis gracias totales a los creadores de esta página, qué clase!!!!, soy estudiante de arquitectura y tengo 20 años, junto con el arte/arquitectura y en igual cantidad mi pasión siempre ha sido el buen gusto, el buen vivir!.. y no precisamente ese que se muestra hoy en día, todo lo contrario ese gusto intemporal ese que se ha hecho a lo largo de los años y en esta pagina encontré esa información que satisface mi curiosidad por aprender más y más de ese estilo de esa forma de vida de tanta exquisitez hace un año que estoy cambiando mi armario a mis gustos fundamentados en todo ese trascendental vestir de los caballeros y si de algo me arrepiento es de no haber empezado con ello desde que nací... de nuevo reitero mi agradecimiento y que este mensaje sirva como una pequeña muestra de su trabajo tan bien logrado.

RUNNERROAD dijo...

Estimados amigos y usuarios de sombreros,todos,
No solo comparto vuestro uso y opniòn sobre el sombrero,si no que anìmo a ponèrlo en su sitio,sitios..
en la cabeza y calle ..
Aùn asì 'el pobre' en mil lugàres o entornos,perdonàd os advierta '¡ es crudo¡',y explico ù opìno;antes han
comentado muy acertadamente (lo traduzco a mi entendèr) su ùso como casi 'acto de valòr'..y sì..asì lo veo
yo; vivir en tàl ò cual ciudad o pueblo..estàr sometido a contìnuas miradas como si estuvièras pasando por
el scaner del supermercado,debe estàr acompañado de 'arròjo' ò màs bièn de un '¡pàso de tò¡'..
Y sì,yo pertenezco al grèmio de los 'cobardicas' ..hace un año comprè un sombrero ¡que dormìta en el fon-
do de mi armario¡ ¡maldito 'què diràn¡..y por ùltimo,èllos no son los culpables .soy yò , el timorato.
¡pena de sombrero¡.. le mando recuerdos,cariñosos.. ¡tàn solo y abandonadoy tàn fiel...¡

Anónimo dijo...

Pues yo desde este ao uso sombrero a diario y con cualquier tipos de atuendo, aunque tirando mas a informal que formal. O mas casual debería decir y si alguien me miro raro, pues ni cuenta me di. No me ando fijando en las reacciones de la gente.