POR EL BUEN CAMINO

Por el buen camino, o eso parece. Las ventas de coches en nuestro país el pasado año han crecido un 16% y rozan las 950.000 unidades.[...]

Por el buen camino, o eso parece. Las ventas de coches en nuestro país el pasado año han crecido un 16% y rozan las 950.000 unidades. Cifra positiva que aún deja un sabor amargo por no alcanzar la barrera psicológica del millón. Por lo que respecta a las marcas de lujo siguen igual que siempre, unas suben, otras bajan, y entre todas apenas venden poco más de 200 coches. No lo olviden, estamos en España.

Por Javier Arias

Mi deformación profesional me lleva a seguir analizando las ventas de coches en España, aunque mi vida actual ya nada tenga que ver con ese negocio, ¡pero han sido muchos años! y si durante ese tiempo lo hacía casi a diario, ahora me basta con el resumen del año.  Os dejo por aquí mis reflexiones y abrimos el debate, me encantará leer sus comentarios.

Por lo que respecta a la cifra de ventas, conviene recordar que en 2007 tuvimos un récord absoluto con 1.6 millones de unidades matriculadas. Se vendían más de 200 Bentley al año y una docena de RR, uno al mes. Llegó 2008, la gran crisis y en tres años apenas se vendían 700.000 unidades. Las marcas de lujo casi desaparecieron. Poco a poco fuimos recuperando ritmo y en 2019 pasamos del 1.2 millones de coches matriculados en España. Todos éramos conscientes de que sería difícil llegar a las cifras del 2007 pero el crecimiento era correcto. Y llegó el COVID, después la crisis de los microchips y los pobres vendedores de automóviles volvieron a sufrir. Los que más, el eslabón más débil de la cadena, los concesionarios, un negocio en vías de casi extinción con los nuevos modelos comerciales y de consumo del producto.

NUEVO MODELO DE NEGOCIO

No es sencillo dar una única explicación porque hay muchos factores en juego, pero desde mi punto de vista hay tres puntos fundamentales para entender las cifras de ventas.

El primero es económico. Los coches han subido mucho los precios y, a su vez, los prestamos también se han encarecido. Por lo que para los ciudadanos de a pie es cada día más difícil acceder a la compra de un vehículo y financiarlo.

El segundo es la confusión que Gobiernos y fabricantes mantienen sobre las diferentes alternativas de propulsión. Cuando escucho a algún político, y aún peor, a algún directivo de marca defendiendo que el futuro será 100 x 100 eléctrico, alucino. Ni hay recursos, ni infraestructuras, ni necesidad real para que así sea. El futuro, al menos en los próximos 25 años, será una mezcla de eléctricos, híbridos, pila de hidrógeno y, por supuesto, motores de combustión tradicionales.

Desde estas páginas ya nos hemos pronunciado muchas veces sobre los coches eléctricos, cuyo sentido no va más allá del campo de golf y los cascos históricos de algunas ciudades. Hay muchas alternativas sostenibles para no atentar contra el medio ambiente y garantizar la movilidad de los ciudadanos.

Las emisiones, hoy en día, de un pequeño motor de gasolina son mínimas y plenamente aceptables. Y no digamos la proliferación de sistemas híbridos, con mayor menor carga eléctrica, que aseguran la autonomía necesaria para abordar largos recorridos y moverse en los entornos urbanos sin emitir gases contaminantes.

Y el tercer punto que afecta a las ventas de coches es el cierto cambio de modelo de consumo del producto. Las nuevas generaciones no ven el automóvil como lo vimos en la mía, puro sinónimo de libertad. Ahora es una maquina diabólica que te puede matar, gracias a las fabulosas campañas de la DGT y que destruye el planeta por su elevada contaminación, también gracias a otras campañas. Vamos, que por un lado y por otro, los de verde se empeñan en fastidiarnos.

Reconozco que tienen sentido las propuestas de pago por uso, acordes a una realidad que afecta a otros muchos productos o servicios. Los modelos actuales de alquiler son interesantes, y son muchas las marcas que ofertan programas de propiedad que, aunque más caros, garantizan renovación cada tres o cuatro años, y tranquilad para el usuario al tener todo incluido, desde el mantenimiento hasta el seguro.

Por último, y esto sólo afecta a los coches de lujo, en España está mal visto ser rico. Da igual que lo hayas ganado honradamente y seas un empresario modelo, la sombra de la envidia es alargada y en vez de ser admirado como un merecido triunfador, la gente creerá que eres un corrupto y que lo has robado. Una pena. Hay muchas personas que podrían comprar coches de primera categoría y no lo hacen por el qué dirán. Y tuve muchos clientes que después de comprar el coche lo escondían al fondo del garaje y lo usaban en contadas ocasiones, conduciendo a diario una sencilla berlina o un pequeño utilitario.

ESOS PORCENTAJES

Cuando se analizan las ventas hay que mirar los números con detalle. Hablar de porcentajes en las marcas de lujo no tiene ningún sentido. Estoy harto de leer en algunos medios que las ventas de según que marca han crecido un 100 por 100. Claro, el año pasado vendió uno y este año dos. Pero el mensaje está claro, los ricos cada vez más ricos. Este año el récord es para Lotus que ha crecido un 366%, impresionante. Por cierto, el total ha sido de 14 coches.

Si consideramos coches de lujo aquellos que superan la barrera de los 200.000 euros, el año pasado se registraron 237 unidades, siendo la marca Ferrari con 74 unidades la que lideró el ranking, pese a caer sus ventas un 6%, por delante de Bentley con 69 y Lamborghini con 46. RR creció un 50%, pasando de dos a tres coches matriculados. Ni con el nuevo SUV atraen clientes locales, el espíritu del éxtasis ha volado a otras latitudes más cálidas.

Lo de Lamborghini, en cambio, ha sido una locura con el nuevo Urus. En apenas cuatro años han multiplicado sus ventas por 10, en gran medida por el espectacular SUV y por modelos como el Aventador que también ha conquistado el corazón de los más deportistas.

Caen Aston y McLaren. Es una pena que la primera siga sin explotar, porque el producto es estupendo y lo tiene todo, diseño, prestaciones e historia. Y qué decir de la segunda, una auténtica delicia pero que adolece de poco producto, muy elitista y escasa distribución en España.

Bentley permanece estable. Sin novedades de producto reseñables, más allá de alguna serie especial, la marca inglesa propiedad de VW tiene un cliente fiel que busca distinción, prestaciones y confort. Pasado el fenómeno del Bentayga, el Continental GT vuelve a ser su modelo estrella. Un cochazo en mayúsculas. Ojalá este año lleguemos al millón de coches, que las cifras son sicológicas y hay que motivar al personal.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SUSCRÍBETE

Regístrate en la newsletter de El Aristócrata y recibe en tu correo lo último en Ropa, Relojería, Vehículos y Estilo de Vida

COMENTARIOS

10 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo en su análisis sobre un futuro con múltiples sistemas de motorización dependiendo del uso y del contexto. El automóvil eléctrico no resuelve la mayoría de casuísticas.

    ¡¡Un saludo y enhorabuena por su blog!!

    3
    0
  2. Buenos tardes Javier,

    Estupendo artículo y lo suscribo al 100%. Desde las bobadas de los % de crecimiento, hasta nuestra amada DGT.

    Sería interesante saber cuántos de los Ferraris son de futbolistas y deportistas de elite, porque esos si puede obstentar, la sociedad lo ve muy normal, pero un empresario se compra uno y es un explotador.

    Lo del fondo del garaje ni tan mal, hay algunos super deportivos complicados de conducir a diario, pero lo que sí es grave que muchos los tienen que sus casas de verano y no los pueden usar donde todo el año.

    Me han encantado las fotos.

    Muchísimas gracias y feliz semana a todo.

    Eneko.

    1
    0
  3. Tratan el coche electrico como si el maximo potencial se haya alcanzado ya. Cuando solo es una tecnologia que acaba solo de empezar. Como si la autonomía lograda ahora no fuera a sobrepasarse incluso multiplicar por 10 cosa impensable, como si la infraestructura no va a aumentar, como si los materiales contaminantes no seran intercambiados por otro de mejores prestaciones y menos contaminantes. Que poco creen en la inventiva humana.

    Mirad la evolución del coche de combustion, de los moviles y de tantas otras cosas. Como y en que poco tiempo se mejoran.

    0
    1
    1. Muchas gracias por su comentario. Admiramos a los ingenieros y su capacidad de desarrollar los productos. La mente humana no conoces límites.
      El coche eléctrico nació hace más de 100 años y no ha sido hasta hace poco mas de 10, cuando hemos visto modelos capaces de atender las necesidades reales de los conductores.
      Nuestras dudas se centran más en las reservas de los materiales necesarios para fabricar las baterías, el reciclaje de las mismas y el origen de la electricidad con la que cargamos los coches, porque si nos es verde, tampoco ganamos nada.
      Y sobre todo, que nada es blanco o negro, que perfectamente y en función de las necesidades de los mercados y de sus conductores, se pueden usar diferentes alternativas de propulsion.

      4
      0
    2. El problema son los plazos que nos están imponiendo, que son imposibles y menos sin energía nuclear, que por cierto está declarada verde. Un despropósito todo, pero arruinando a Europa y matando la industria líder en España.

      0
      0
  4. Gran artículo Javier. Le echábamos de menos.

    Lo del eléctrico creo que está claro. Ayer leía que Volvo tb dejaba de apostar por esta motorización. Aunque tarde y habiendo hecho mucho daño, también al planeta, lo del coche eléctrico va perdiendo fuerza.

    Ser rico en España, o sencillamente darte un capricho de vez en cuando, es fastidiado. Como bien dice el articulista, conducir un Ferrari, un McLaren o un Lambo te sitúa más cerca de un delincuente o un traficante que de un empresario que crea riqueza o de alguien que ha trabajado muy duro para conseguirlo.

    Claramente en estas latitudes se perdona ser pobre y se castiga ser rico, aunque ambas personas hayan tenido las mismas oportunidades.

    Un saludo y buena semana.

    11
    0
  5. Interesante el artículo. Aprovecho y pregunto a Javier:
    – ¿No crees que Ferrari ha empezado una senda peligrosa? Me explico, antes Ferrari era un coche muy deportivo pero con cierta clase. Hoy lo veo cada día más cerca a Lamborghini. Igualmente, su conductor actual, al menos el de los nuevos modelos, bastante macarra.
    – ¿Qué le está pasando a Aston Martin? Hoy apenas es residual. Veo sus modelos como más actuales o incluso más cercano a lo que fue la Ferrari unos años atrás.
    – Respecto a Bentley, ¿no piensa usted que su baja demanda es por cada día estar más cerca a los modelos de alta gama de volkswagen? Si en los detalles está la diferencia, los detalles de los Bentleys actuales son iguales a los de estos.
    Muchas gracias por su tiempo.

    3
    1
    1. Muchas gracias Albert por tus interesantes observaciones. Opino que cuando una marca de coches super deportivos tiene que hacer un SUV para sobrevivir, la mítica se ha terminado.

      Aston Martin ha pagado por una independencia que en los tiempos actuales es muy difícil de mantener. Cuando Mercedes compró un porcentaje de la marca, muchos pensamos que acabaría haciéndose con el control absoluto y no ha sido así. Son muchos socios y una dirección poco clara.

      Si BMW y VW no hubieran comprado RR y Bentley, respectivamente, estas marcas habrían desaparecido a finales del siglo pasado. ¿Hubiese sido mejor? Pues no lo sé. El hecho cierto es que ninguno de los RR o Bentley actuales valen lo que cuestan. Por eso, sus ventas se concentran en países donde se paga más por el logo que por la calidad de la prenda.

      1
      0
  6. Buenas:

    Muy buen artículo, que suscribo casi al 100% y que es bastante puntilloso con la expresiones, para no caer en errores.

    Por comentar alguna cosilla, en mi opinión, España está mal desde el año 2008 y todavía no se ha recuperado. Yo siempre digo que estamos a la cola del primer mundo y a un paso del segundo mundo. En el tema de los coches, el otro día creo que Calero decía en un vídeo que en Alemania en 2023 se vendieron como el triple de coches que en España, aunque su población ni siquiera dobla a la española, y que quintuplicaba en ventas de coches eléctricos (que son más caros). Me gustaría ver el precio medio de esos vehículos. Es decir, que aparte de venderse más vehículos, posiblemente tengan un precio medio más alto. Esto nos da una idea de la pauperizada economía española.

    Otro problema que hay es la brutal subida de precios de los últimos años que llevo siguiendo porque quería comprar un coche y he estado viendo cómo iban subiendo los precios. No sé si por la incorporación de tecnologías más caras, quizá por la hibridación, o porque ahora me da la sensación de que todas las marcas quieren venderte que son “premium”. El caso es que en 2023, según un informe de EY, han tenido un incremento de ventas y de beneficios espectacular, quizá en parte también porque se viene de años peores, pero vamos, que han subido los precios una barbaridad.

    En cuanto a los coches eléctricos, creo que pueden dar más de sí que como cochecitos de golf, pero lo que no tiene nombre es que nos los intenten meter con calzador. Pero vamos, que si os parece fantasía lo de los coches eléctricos, no os digo nada la de pasta que hay metida en el humo del trasporte aéreo eléctrico. Al final es una cuestión de densidad de energía. Si se desarrollan baterías más ligeras (y baratas y ecológicas, etc.) podrían ser una opción a futuro para todo el transporte, pero creo que todavía le queda mucho.

    Me ha alegrado mucho lo que has hablado de los porcentajes, es una cosa que tampoco puedo soportar cuando lo veo.

    Por cierto, la foto de la chica la semana, creo que es Berit Birkeland, está retocada y tiene un puro en la mano izquierda. Me ha parecido un poco raro, porque además se nota bastante que es falso.

    Un saludo.

    Óscar

    3
    0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

foto del día

Chica de la semana

Vanidades Culinarias

Vídeo de la semana

BIENVENIDO

Para acceder a nuestro sitio web tienes que ser mayor de 18 años.

La legislación española no permite la venta de bebidas alcohólicas ni productos del tabaco a menores de edad.

El Aristócrata recomienda un consumo moderado y responsable.