JAMES BOND HA MUERTO

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Y no solo en la película muere James Bond, también lo hace 007 o, al menos, todo aquello que siempre representó.  La última película de[...]
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Y no solo en la película muere James Bond, también lo hace 007 o, al menos, todo aquello que siempre representó. 

La última película de James Bond es la película de todo lo políticamente correcto. De hecho, es tan correcta que llega a ser predecible y enormemente aburrida. Ahora ya no solo hay un 007, hay dos. Y como no podía ser de otra forma el nuevo agente 007 es una mujer, negra y nada atractiva. No vamos a decir que nadie tiene nada en contra ni de las mujeres, ni de las que son negras ni, por supuesto, de las que no son atractivas. Pero es que 007 no va de eso. 007 va de un agente hombre, atractivo, descarado, con sentido del humor, sin sentimientos, amante de los coches, bien vestido, jugador y mujeriego por definición. Si lo que estáis buscando es esto mejor ahorrarse el precio de la entrada y disfrutar de las palomitas en casa con cualquier película buena de acción. Por su puesto, la nueva Moneypenny también es ahora negra, aunque me pregunto yo por qué si el nuevo 007 es ahora mujer la nueva Moneypenny no debería ser hombre. Caprichos de la nueva paridad. 

Quién sabe si el hecho de ser el último Bond el más blando de todos los 007 hiciese que firmara su sentencia de muerte por amor. Porque por amor es por lo que Daniel Craig llega casi hasta llorar – ¿alguien puede imaginarse a George Lazenby o a Timothy Dalton en semejante actitud de debilidad por una mujer? -. Bond fue sexy, hoy es cursi. 

En lo referente a ropa, la muerte de James Bond es igual de merecida. Resumen del vestuario: un forzudo granjero al que en un momento dado le hacen ponerse un esmoquin. El resto, más propio del programa inglés “Salvage Hunters”. ¿Qué ha pasado con el agente secreto mejor vestido del cine? A excepción de este esmoquin no hay absolutamente nada, ni trajes, chaquetas, zapatos etc. que merezca la más mínima mención. Incluso en el esmoquin la corbata de lazo es preanudada y la botonadura de la camisa de botones de nácar estándar. El resto de la ropa es tan políticamente correcta como el personaje, ropa toda casual y sin gracia alguna que se limita a cubrir al personaje, pero nunca vestirlo. Peajes de los nuevos tiempos. 

De las chicas Bond qué decir. Más de lo mismo. Todo conforme a la censura imperante. Pocas, no especialmente atractivas y, por supuesto, ninguna de ellas ya se acuesta con Bond. Atrás quedaron las películas donde Bond era un símbolo sexual y sobre el que caían rendidas las mujeres más guapas del planeta. Y entre ellas y su misión de salvar el mundo dividía la testosterona Bond. Se terminó el sexo desenfrenado. O, mejor dicho, se sustituyó por amor verdadero – Bond es ahora un padre responsable – y relaciones estables de pareja. La nueva chica Bond, Ana De Armas, todo lo que regala es un vestido con escote en V y una abertura en el muslo que en un momento estelar deja ver un liguero. Y eso es todo señores. La primera chica Bond de la historia que no se acuesta con Bond o, incluso, la primera chica Bond a la que 007 ni intenta seducir y la primera también que ni le insinúa que lo haga. 

Quizás, solo los cuatro Aston Martins que aparecen en “Sin tiempo para morir” justifiquen el precio de la entrada. Cuatro auténticas preciosidades, desde el más mítico de la saga, el Aston Martin DB5 hasta el súper deportivo Aston Martin Valhalla, pasando por el Aston Martin V8 Vantage y el Aston Martin DBS Superleggera. El resto de vehículos que aparecen en la película son el Land Rover Defender, el Range Rover Sport SVR, un Maserati Quattroporte, un Toyota Land Cruiser y un Jaguar XF. Como no podía ser de otra manera el volante lo intercambia con su compañera de reparto, compañera que incluso lo lleva de paquete en una motocicleta. 

“Sin tiempo para Morir” representa el comienzo de una nueva era de 007 y el final de James Bond. 

El Aristócrata

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SUSCRÍBETE

Regístrate en la newsletter de El Aristócrata y recibe en tu correo lo último en Ropa, Relojería, Vehículos y Estilo de Vida

COMENTARIOS

20 respuestas

  1. Estoy totalmente de acuerdo con lo expuesto en el artículo. No obstante, tenga en cuenta que los tiempos cambian y uno no puede, ni por romanticismo, cerrarles la puerta. Las últimas dos películas de James Bond han sido seguramente las peores de la saga pero también serán las que más taquilla recauden, por lo que al menos en términos económicos el nuevo 007 es todo un acierto

    2
    8
  2. Buenos días,

    Yo ni me he molestado en ir a verla. Admirable su crónica. Hacía mucho tiempo que no leía negro en internet y por tres veces sino recuerdo mal. Yo soy blanco y no me molesta en absoluto que me lo digan y ni soy racista ni mucho menos machista. Pero tampoco idiota. Admiro su valentía EA en estos tiempos tan políticamente correctos. Daniel es el peor 007 de la historia.

    Gracias por su blog.

    13
    0
  3. Todavia no la he visto, soy un fan de la saga 007, porque como llevo mucho tiempo diciendo a todo el que me escucha, James Bond me muestra todo lo que me apasiona, bellas mujeres, bellos coches, bellas ropas, buena vida en general. Pero las críticas que he leído y oído coinciden con elaristocrata y se me quitan las ganas de verla, la verdad.
    Soy uno de los muchos hastiados de lo políticamente correcto promovida por la mugre, yo solo vivo y dejo vivir, nada mas…. no se que haré, si la veré o no.
    En fín, además de coches y martinis mezclados no agitados (personalmente prefiero un vermouth americano) nos muestra la mala decadencia de nuestro tiempo, porque hasta para decaer se puede hacer bien o mal y lo estamos haciendo fatal.

    9
    0
  4. ¡Qué gran crítica!. Más propia de un profesional que de alguien que se limita a dar su opinión. Un placer de lectura. Artículo corto pero que enseña mucho. Enhorabuena y ojalá los críticos de cine de hoy escribieran algo tan bueno como este artículo.

    2
    0
  5. La cultura de masas, la civilización tecnocientífica, el capitalismo moralista. Ya sólo queda ser profundamente reaccionario en lo ético y estético. Parasitando el presente.
    MAO

    7
    0
  6. Se intuía desde que elegieron al actor. Cero sofisticación, cero elegancia, cero, cero y cero… En la primera escena que vi a este nuevo 007 dije no es Bond, esperaba que de un momento a otro saliera machete en boca, un despropósito. En fin es lo que toca vivir… Saludos.

    2
    0
  7. Es increíble la piel tan fina que muestra tanto el autor del artículo como la mayoría de comentarios, donde va a parar este Bond con el de Sean Connery en You Only Live Twice. Me encanta la parte en la que asesinan a su amante, a él le provoca la mayor de las indiferencias y al día siguiente le está tirando los trastos a una chica mucho más joven. Ese sí era un hombre de verdad. Qué manía tiene Hollywood con adaptarse al cambio cultural de los tiempos, dónde quedan los hombres aguerridos representantes de la masculinidad que, en nombre de todos, denuncian el progreso. Ah, el progreso, qué bueno cuando nos conviene. Mejor tecnología si, que el hombre y la mujer se repartan las tareas de casa no

    3
    10
  8. De Sir Ian Fleming.
    “James Bond: James Bond is a blunt instrument wielded by a Government Department. He is quiet, hard, ruthless, sardonic, fatalistic. In his relationships with women he shows the same qualities as he does in his job, but he has a certain gentleness with them and if they get into trouble he is sometimes prepared to sacrifice his life to rescue them. But not always, and certainly not if it interferes with his job. He likes gambling, golf, and fast motor cars.”

    0
    0
  9. Me quedo con la última frase del artículo que lo resume todo: “Sin tiempo para Morir” representa el comienzo de una nueva era de 007 y el final de James Bond.

    Lo positivo de todo esto es que se abre una oportunidad para un nuevo personaje que reúna los atributos del difunto 007.

    3
    0
  10. Creo que nadie hace crítica del progreso en materia de igualdad, integración, resiliencia y leches varias, las críticas van referidas hacia la transformación de un personaje mítico en una caricatura de si mismo, es estúpido pretender negar en el cine la existencia de personajes sin corazón o machistas o misóginos.
    ¿Pretende usted que todos los personajes “buenos” sean ejemplares y los “malos” sean los que tengan todas las connotaciones negativas?. Eso, amigo mío es entrar en ese paroxismo del buenísmo que a modo de inquisición pretende erradicar los matices que hacen rico a cualquier personaje de ficción. Eso, amigo mío es la tremenda basura ideológica a la que nos enfrentamos en la actualidad, que infantiliza a la población y la hace acrítica, gris.
    La absurda creencia de que vivimos en la calle de la golosina, casa de la gominola parece sacado del estercolero ideológico del mas rancio y absurdo rincon socialdemócrata de Massachusset.
    Un saludo desde Narnia.

    Un saludo

    9
    1
  11. Muy amable por el peazo spolier. Y por si el titulo de tu articulo pudiera inducir a alguien a error pensando quizás que lo dices en sentido figurado, con el subtitulo te aseguras de rematar bien la faena. Que no quede la menor duda no sea que alguien vea la pelicula con algo de intriga. No entraré en valorar si la pelicula es aburrida o no, pero saber el final desde luego no ayuda.
    Todo para hacer la gracia “literaria”.
    Felicidades

    3
    3
  12. Refleja este artículo un cierto desdén por lo que se tiende a llamar como progreso, no obstante no utilizaré esa palabra, ya que implica un posicionamiento ideológico, el cual sobra en esta opinión. En virtud de la neutralidad prefiero emplear el término “evolución”. Como decía, este artículo desprende un desprecio, muy elegantemente escrito, eso sí, por la evolución que esta nuestra sociedad va adoptando, para algunos es evolución a mejor; para otros, a peor. Pero escribir este artículo es negar la realidad de un mundo que cambia.

    Escribo este comentario porque todos los comentarios que he leído critican la película y yo que la he disfrutado quiero defenderla y aportar un punto de vista diferente.

    Tal vez se deba a que soy joven, aún no he cumplido las 28 primaveras y aun así soy seguidor de este blog, su elegancia y los valores que promulga, así como lo soy de Bond. Podemos clamar al cielo anunciando la muerte del Bond clásico, pero la realidad es que esta evolución de Bond es un bastión de lo clásico, un embajador en este mundo que evoluciona, un agente secreto que sabe adaptarse a la situación y al momento, en definitiva, como Bond haría en cualquier misión.

    Con mis más sinceros respetos, un saludo.

    0
    2
    1. Hola A.B. la esencia del personaje es la que es, si la adaptas que te queda, un monigote. Es entendible que la película criticase el cinismo, y misoginia de Bond cambiando los cánones sociales que han imperado hasta ahora. Lo que no es entendible es que un personaje deje de serlo y se contamine únicamente porque hay que ser políticamente correcto.
      ¿Consideraría justo para el personaje, para Cervantes y para la literatura hacer un quijote homosexual y atraído por Sancho?, seguramente no, porque el personaje no es eso y sus matices cambiarían.

      2
      1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

foto del día

Chica de la semana

Vanidades Culinarias

Vídeo de la semana

La enciclopedia del buen vestir

es Spanish