GUÍA BÁSICA PARA ESCOGER TUS COMPLEMENTOS, PARTE 1

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
En un momento donde la ropa, al menos la de hombre, cobra cada vez menos importancia y donde se viste muy similar siendo protagonista el aburrimiento, los complementos desempeñan un papel[...]
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

En un momento donde la ropa, al menos la de hombre, cobra cada vez menos importancia y donde se viste muy similar siendo protagonista el aburrimiento, los complementos desempeñan un papel protagonista.

Los gemelos

Como ya sabemos, el protocolo inglés más purista solo admitía como complementos en el hombre el sello, la alianza de bodas, el reloj y el pasador de corbata. A pesar de que los gemelos no se encuentran en la escueta lista inicial no cabe duda que desde finales del S. XIX se han ganado un puesto privilegiado en dicha lista. Si bien los gemelos aparecen en el S. XVII, los hombres de la época no hacían uso de ellos al preferir cerrar los puños de su camisa con lazos de seda. No fue hasta el S. XIX cuando los gemelos empiezan a popularizarse y convertirse en el lugar perfecto donde mostrar el hombre sus piezas preciosas de topacio, turquesa o zafiro.

Fue Inglaterra y la anglomanía reinante en los años treinta las grandes “culpables” de que el uso de gemelos se empezara a extender tanto dentro como fuera de sus fronteras. Aquella anglomanía que recorre el mundo hace que todos quieran seguir la nueva tendencia y abotonar los puños de sus camisas con gemelos. Esa popularidad despierta el interés de las casas de joyería quienes rápidamente amplían la oferta dirigida a los hombres con gemelos realmente bellos. De hecho, fue el cuidado trabajo de artesanos de joyerías tan míticas como Van Cleef, Cartier o Tiffany el responsable de la creación de las piezas más bonitas y exclusivas que han llegado hasta nuestros días.

A partir de entonces, los gemelos siguieron evolucionando en el tiempo dando lugar a formas y materiales muy diferentes a las conocidas hasta la fecha. A partir de los años setenta los gemelos ya van dejando paso a los “funcionales” botones y las camisas industriales salen de los talleres con puño sencillo. Hoy se pueden encontrar una enorme variedad de gemelos y muchos de ellos de diseños muy interesantes. Sin embargo, si bien los gemelos de gama media han mejorado mucho en diseño, los gemelos joya al ser menos demandados no lo han hecho a la misma velocidad y los modelos que hoy se encuentran en las joyerías de las principales ciudades del mundo no gozan del atractivo de antaño.

La elección del tipo de puño de la camisa es algo personal y aunque hay opiniones muy autorizadas que mantienen que el puño sencillo es el más elegante, el puño doble aporta una distinción a la camisa superior a la del puño sencillo. Además, el puño doble permite introducir un toque de color y una mayor variedad al conjunto final. Al igual que con el reloj, la elección del gemelo debe guardar una correcta relación con el tipo de conjunto que se vista. Parece lógico que no sea igual el gemelo que se escoja cuando se vista un esmoquin que cuando se opte por una americana y unos pantalones de sport. Los gemelos son seguramente, junto al reloj, el único complemento que de cuidarse adecuadamente puede durar muchos años y con un poco de suerte ser disfrutado por una siguiente generación.

El sello

Aunque su uso hoy es puramente testimonial todavía quedan señores, principalmente en el Reino Unido, que ven en el sello un buen aliado para llevar el escudo de familia. Quienes opten por este detalle deberán evitar que sea demasiado ostentoso e, igualmente, deberán evitar grabar las iniciales en el sello ya que esto es algo que carece de todo sentido. Tampoco aquellos sellos con una piedra preciosa resultan, para nada, un complemento indispensable.

La elegancia es siempre sinónimo de sencillez y los anillos deberían estar reservados a las mujeres. Un anillo en un hombre es una pieza demasiado presuntuosa, cuando no ordinario, como para ser considerada como elegante. Hoy sólo en círculos muy concretos en el Reino Unido se puede seguir observando su uso. Si este no es nuestro entorno, con total seguridad el sello producirá rechazo y no menos incomprensión.

El cinturón

Como se ha apuntado muchas veces, resulta más elegante y conveniente el uso de tirantes o pletinas que de cinturón. El cinturón sólo consigue dividir el cuerpo en dos partes diferenciadas, lo que acorta la figura. Si a pesar de su esteticidad y de las enormes ventajas que los tirantes proporcionan se prefiere el cinturón se deberá elegir aquel que pase desapercibido y cuyo color no llame excesivamente la atención. Siempre resulta más seguro escoger con traje un cinturón de color negro que correr el riesgo de intentar combinarlo con cualquier otra prenda.

Si bien todavía hoy muchos hombres son de la opinión de que el cinturón debe ser del mismo color que los zapatos esto no es del todo correcto. Podría entenderse que se decantaran por un cinturón marrón oscuro de vestir zapatos del mismo color y tonalidad. Sin embargo, aquellos que vistiendo un traje azul marino opten por zapatos marrones claros deberían prescindir del cinturón y de vestirlo siempre sería más conveniente un cinturón negro. Los cinturones de colores claros en un fondo oscuro resultan demasiado llamativos y focalizan en ellos gran parte de la atención visual.

En un traje gris claro, tipo Príncipe de Gales, si se visten zapatos negros el cinturón también debería ser negro. Sin embargo, si se visten zapatos color vino o marrón oscuro, opciones más interesantes, el cinturón debería ser de ese color ya que de escoger un cinturón negro éste resaltaría bastante sobre el fondo claro del traje. Además del color, es importante cuidar el tamaño de la hebilla. Si ya de por sí el cinturón resulta un complemento no muy estético para vestir con traje, de acompañarlo con una hebilla de gran tamaño o de terminación poco estética su efecto negativo aumentará.

Por ello, los cinturones con hebillas de las iniciales de ciertas marcas, por caros y populares que sean, no son la mejor opción en una vestimenta formal.

La pashmina

Hoy se denomina de forma genérica pashmina a una especie de bufanda algo más larga de lo corriente y de materiales más ligeros. Sin embargo, esto tampoco resulta del todo correcto. La pashmina es una lana procedente de las cabras de pashmina que habitan en la región de Ladakh de Cachemira en la India. En la región de Cachemira se produce la conocida como lana de pashmina. La lana de pashmina junto con la de antílope tibetano del Himalaya y a la vicuña peruana sigue representando la máxima exclusividad en lana.

Como se está poniendo de manifiesto en estos últimos años – y este desgraciadamente no está siendo una excepción -, las épocas de frio cada vez son más cortas y benignas. Es por ello por lo que el uso de la bufanda tradicional de lana tiene cada vez menos sentido y la funcionalidad de la pashmina está más acorde a los tiempos que, en términos climatológicos, corren. La lana de pashmina se distingue por ser más ligera que la lana tradicional y se caracteriza por su gran suavidad y protección frente el frio. Encontrar una pashmina 100% de lana de pashmina es francamente difícil y casi siempre aparece mezclada con otros tejidos como la seda. También la mezcla de seda y cachemira es bastante frecuente. No obstante, las fabricadas en pura pashmina siguen siendo las más exclusivas por la dificultad en encontrarlas… y por su elevado precio.

Existen varios tamaños de pashminas aunque aquellas tipo chal de un tamaño de 36´´x 80´´ siempre pueden dar más juego que las estándar de 15´´x 60´´. Además de su funcionalidad, la pashmina aporta un toque de elegancia y estilo difícilmente alcanzable por la tradicional bufanda. Igualmente, las posibilidades que ésta brinda a la hora de anudarla al cuello y su larga caída dan un juego extra a cualquier conjunto.

Próximo capítulo: las gafas, la estilográfica, paraguas y porta documentos.

El Aristócrata

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SUSCRÍBETE

Regístrate en la newsletter de El Aristócrata y recibe en tu correo lo último en Ropa, Relojería, Vehículos y Estilo de Vida

COMENTARIOS

18 respuestas

  1. Para mí los gemelos son el accesorio de vestir más elegante, los utilizo de oro, diamantes y zafiros de Cartier y Patek Philippe.
    Los sellos y pulseras no me agradan, no utilizo. Otros accesorios que siempre utilizo con los trajes son los broches joya, agujas de corbata, tirantes y sombreros fedora. Cuando utilizo cinturones en vez de tirantes suelen ser Cartier con la hebilla de oro.

    3
    14
  2. Deseando leer sobre porta documentos. De los de esta semana, igual que Jorge, me quedo con los gemelos. Los de la foto de Cartier de la pantera son de morir, preciosos!

    Gracias por esta página tan especial. No me pierdo ningún artículo

    1
    0
  3. Estimado Jorge,

    Lamento informarle que su estimada hebilla Cartier no es de oro, con suerte es de Zamak y llevan un baño, que raramente superan las 8 micras en oro, que seguramente será de 18 K. Se denomina baño electrolítico. Ya en un nivel superior está el chaponado, con mayor deposición y esta es exponencial, esto significa que una vez depositada la primera capa, no supera los 40 sg, los siguienetes la deposición es muchísimo más rápida, pero nada incluido la grifería de los jeques es de oro, son de zamak, bronce, aluminio bañados.

    Y he de decir que en España hay grandes empresas de baños.

    Por otro lado, no consigo ver lo zapato negro con cinturón marrón. Agradecería alguna imagen significativa. Tengo claro que no puedes llevar el cinturón “clavado” al zapato, al igual que la corbata y el pañuelo, pero esa combinación, no se la he visto a nadie.

    Buena semana a todos.

    6
    0
    1. Hola Eneko: lo que quería decir con lo del cinturón es que si los zapatos son marrón claro de optar también por un cinturón marrón claro habrá muchos “cortes” en la figura. Por ello, mejor un cinturón más próximo al color del traje.
      Gracias por comentar

      0
      0
  4. Así es Manuel, los gemelos Cartier de la pantera son sublimes al igual que sus gafas de sol de pantera y todos sus productos. Todos los productos Cartier son de calidad suprema. Estimado Eneko pero mis gemelos, relojes y gafas de sol Cartier si son de oro blanco, oro amarillo y oro rosa. Todos mis cinturones son de piel de cocodrilo.

    Poseo varios trajes hechos a medida con las telas de hilo de oro, son los trajes más elegantes. Visto con suma elegancia y decoro y con frecuencia me suelen felicitar por mi excelso modo de vestir y me dicen que es algo totalmente inusual.

    Un cordial saludo.

    2
    22
  5. Estimado Eneko,

    Es cierto que no es de oro pero tendrían que serlo pues Cartier es la cúspide. Poseo multitud de trajes hechos a medida con telas Delfino, Dormeuil y Loro Piana, algunos de ellos hechos con las telas de hilo de oro. Me temo que usted no utiliza nada tan sumamente exclusivo como lo hago yo. Me encuentro en mi apogeo, en la cúspide absoluta.

    Un cordial saludo.

    3
    32
  6. De mi parte me declaro fanático de los gemelos, actualmente tengo pocos pero espero tener aún suficientes años sobre este mundo para conformar una bella colección y sobre todo para poder lucirlos

    2
    0
  7. Al igual que Eneko, los zapatos marrón claro con cinturón negro no me gustan. Y en el caso concreto sería peor el remedio que la enfermedad. Ahora bien, imaginemos que este verano adquirimos unos driver´s en ante, color pistacho o azul cobalto. Es muy probable que no encontremos un cinturón idéntico o muy parecido…qué cinturón, a vuestro juicio, le iría mejor?

    Por cierto, que no se alimente al troll, que crece….

    Saludos !!

    2
    2
    1. Buenas tardes Javier,

      Yo usaría uno trenzado de cuero marrón o de un color parecido a los zapatos, por otro lado si es de ante, escogería uno de ante y al ser verano en tono más claro.

      Feliz semana.

      Eneko

      4
      2
  8. Estimado Jorge:
    Yo creo que eres un hortera. Hasta es bastante posible que todo lo que cuentas sea mentira. Una persona con clase de verdad no va presumiendo de gemelos y paños y mucho menos dándose tanto autobombo. Un caballero es discreto. La alabanza propia envilece. Resultas ridículo y no ofreces, con las tonterías que dices, una imagen elegante sino una imagen de auténtico PAYASO.
    Te encuentras, efectivamente, en la cúspide , pero de la imbecilidad.

    13
    1
  9. Estimado Raúl:
    En absoluto soy un hortera. Visto con fastuosos trajes Brioni, Brunello Cucinelli y Kiton hechos a medida con gemelos y relojes Cartier, Breguet, Patek Philippe, Vacheron Constantin, Jaeger-LeCoultre de oro y platino con grandes complicaciones. En cuando a gafas de sol me encantan las Cartier y las Maison Bonnet y Lindberg hechas a medida que sólo yo poseo con la montura de titanio, oro y cuerno de marfil. Existimos personas con clase a las que nos encanta decir todo lo que utilizamos y hay otras que no. Al igual que hay ricos de cuna a los que nos encanta alardear y otros que no, ocurre igual con los nuevos ricos. Me temo que es sumamente maleducado y eso es algo indecoroso.

    Me encuentro en la más absoluta y total cúspide, en mi apogeo, soy todo un dandi.

    3
    12
  10. “Made it, Ma! Top of the World!!” No he podido evitar acordarme de esta frase de James Cagney (Arthur “Cody” Jarrett) en la película “White Heat”, dirigida por Raoul Walsh en 1949, al leer el comentario de D. Jorge…”en la cima del mundo”,,,qué grande!

    Saludos…

    6
    1
  11. Buenas tardes,

    Personalmente huyo de la manera de vestir demasiado atildada. Gemelos, pañuelos/flores pecheros y bufandas/chales no las concibo con traje. Los gemelos sí son necesarios con smoking o frac, y podrían valer también para estos trajes bufandas blancas de seda, pero no con otros tipos de traje. Alfileres de corbata absolutamente prohibidos, asimismo pasar la pala pequeña por la trabilla de la pala grande de la corbata. ¿hay algo peor que un traje sin corbata? sí, un terno, un traje con chaleco sin corbata.

    Los gemelos, sobre todo lujosos, de piedras y metales preciosos, dan una seriedad y gravedad al conjunto, que a mí, particularme, me echa para atrás.

    Como bien dice El aristócrata, mejor los tirantes o incluso nada si el pantalón nos queda y ajusta perfecto, a un cinturón en el traje, ya que parte la figura en dos. Traje azul con zapato marrón claro y cinturón a juego con los zapatos, espanto. De sport, es mejor el cinturón del color del pantalón que de los zapatos, esto es, si nos ponemos un pantalón rojo italiano de buen corte, con camisa blanca y mocasines penny loafer azul, si queremos llevar cinturón, que siempre será mejor sin él, que sea rojo en vez de azul.

    Los calcetines, a mi juicio, salvo que de vez en cuando se sepan llevar de fantasía sin hacer el ridículo, mejor combinando con el color del pantalón que el de los zapatos.

    1
    0
  12. Me parece interesante la información sobre los cinturones, de hecho se suelen usar mal. Quería preguntarle su opinión sobre los cinturones de cocodrilo, no son algo ostentosos? supongo que para vestir formal no otro mejor que el cuero de becerro. ¿podría el cinturón de piel de cocodrilo tener cabida con ropa casual? Lo que lo veo como un artículo muy caro para llevarlo con ropa casual, quizás mejor invertit en una cartera de piel de cocodrilo. ¿Qué opina usted?. Saludos

    1
    1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

foto del día

Chica de la semana

Vanidades Culinarias

Vídeo de la semana

La enciclopedia del buen vestir

es Spanish

BIENVENIDO

Para acceder a nuestro sitio web tienes que ser mayor de 18 años.

La legislación española no permite la venta de bebidas alcohólicas ni productos del tabaco a menores de edad.

El Aristócrata recomienda un consumo moderado y responsable.