¿De dónde viene el « cocktail »?

¿De dónde viene el «cocktail»?

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Es una buena pregunta que me plantean bastante a menudo… La respuesta no es obvia pero vamos a aclarar algunos conceptos: Sobre el: ¿qué es un cocktail?[...]
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Es una buena pregunta que me plantean bastante a menudo… La respuesta no es obvia pero vamos a aclarar algunos conceptos:

Sobre el: ¿qué es un cocktail? no tenemos muchas dudas… El cocktail puede ser la expresión de la gastronomía líquida y la mejor (o casi!) forma de poner en escena nuestros destilados favoritos. Requiere algunas herramientas, buenos ingredientes, destreza y mucho estilo.

¿De dónde viene la famosa palabra “cóctel”?

Estimado lector, seguramente la respuesta te decepcionará, pero en realidad nadie puede saber con certeza de dónde viene la famosa palabra “cóctel”. Se remonta a una época demasiado lejana para estar seguros, aunque se barajan varias teorías, alguna muy jugosa. Resulta obvio que la palabra cocktail se descompone en inglés «cock» y «tail», «gallo» y «cola». Bien… pero ¿cuál podría ser la conexión?

¿De dónde viene el « cocktail »?

Teoría 1 y 2: El cóctel desplumado

Dicen que la hija del dueño de un restaurante americano tenía un gallo de hermoso plumaje que era su gran orgullo hasta que desapareció un buen día. Se entristeció tanto que su padre decidió organizar una gran cacería para encontrarlo. Todos los hombres del pueblo fueron llamados a ayudar. Llegaron a él antes que los zorros. Para agradecer al hombre que le devolvió el gallo, la muchacha preparó una deliciosa bebida, cuya receta desgraciadamente no sobrevivió. Llamó a esta bebida “cola de gallo”. La historia no dice si ella fue tan agradecida como para casarse con el devoto aldeano.

Hay quien dice que tradicionalmente se colocaba una pluma -a menudo de gallo- en las bebidas alcohólicas para advertir de la presencia de etanol. Por sinécdoque, la bebida pronto se llamó sólo por su signo distintivo, la cola de gallo. Además, gracias a esta técnica, era fácil estimar el nivel de consumoo de un pueblo: cuanto más fino era el plumaje del gallo del inquilino, mayor era la tendencia a beber del vecindario.

Teoría 3: El cóctel de relinchos

Otros sostienen que el origen de la palabra cóctel deriva de una técnica popular utilizada en las caballerizas. Los caballos se llamaban “cocktailed-horses” cuando se les cortaba un músculo de la cola para que se mantuviera erguida (la palabra inglesa: to cock). Este método distinguía a los mestizos de los purasangres, y la palabra cóctel pronto se convirtió en un insulto para referirse a los mestizos, a los hijos naturales o, en general, a todo lo que no era puro. Así, las mezclas formadas por varios alcoholes tomaron el nombre de cócteles y transformaron este insulto en un estandarte del sabor, la creación y el arte de mezclar.

Teoría 4: Cuestión de Coquetel

La última teoría es quizás la más probable; la palabra cóctel podría venir de la palabra « coquetel» en francés. Era una bebida específica que se servía hace varios siglos en un « coquetier », es decir huevera: coquetel. Sólo es una teoría más… ¿Quién da más?

El cóctel desde sus inicios

Aunque el origen de la palabra cóctel en sí sigue siendo misteriosa, sí sabemos dónde apareció por primera vez.

Concretamente el 3 de mayo de 1806, en el periódico neoyorquino “The Balance, and Columbian Repositor. Se puede leer que “el cóctel es una bebida estimulante compuesta por licores de origen indiferente, azúcar, agua y amargos”.

La palabra designa pues una mezcla precisa, con ingredientes muy específicos. A finales del siglo XIX, ya se utilizaba la palabra para describir cualquier mezcla hecha con una coctelera o vaso mezclador y servida sin hielo. Hacia 1920, el cóctel se convirtió en el término que conocemos hoy, es decir, una mezcla de al menos dos bebidas. Podemos decir también que la decoración, el que llaman en inglés « garnish » es el tercer elemento.

 Así que sí, ¡la cerveza con limón y la sangría también son cócteles! Es más, este último pertenece a la categoría «ponche». Originalmente, esta bebida no contenía fruta sino que se conformaba de cinco ingredientes: ron, especias, jugo de limón, azúcar y agua. El nombre viene del hindi pãč (pronunciado panch), que significa «cinco». Los marineros británicos de la India lo llevaron a Inglaterra y desde ahí ganó popularidad también en la Europa Continental, especialmente en Alemania con jugos de fruta, vino o licores y especias. En tierras germánicas se le llamó Punsch. Más adelante, son los migrantes alemanes que lo llevaron a Estados Unidos, donde se le conoce como punch, un nombre que no tiene nada que ver con la eficacia de un puñetazo!! a pesar de sonar igual..

Jerry Thomas, el padre de la mixología.

Sería imposible contar la historia del cóctel sin hablar de Jerry Thomas, a quien desgraciadamente muchos cocteleros ni siquiera conocen cuando Jerry Thomas es al cóctel lo que Elvis Presley es al Rock&Roll…

Jerry Thomas (1830-1885) está considerado como el padre del cóctel. No su inventor pero sí el que lo introdujo en el mundo y lo dio a conocer.

Fue él quien inventó el Tom & Jerry, una mezcla de huevo (batido y endulzado), brandy, ron y agua caliente y sobre todo el espectacular Blue Blazer, una bebida para cuya elaboración se vertía una jarra de whisky en llamas sobre otra de agua hirviendo, y viceversa, repetidas veces hasta que aparecía una cascada de fuego líquido ante los ojos de los clientes… Introdujo la teatralización, el espectáculo, la magia en la Barra.

El “profesor” Thomas escribió el primer libro de recetas de cócteles de la historia: “The Bon Vivant’s Companion or How to mix drinks”. Este libro, publicado en Nueva York en 1862, incluía 236 recetas y clasificaba los cócteles en familias. Dicha clasificación sigue vigente hoy en día y se enseña en las escuelas de formación de bares: Cobbler, Egg nog, Julep, Flip y Sour. Existen dos publicaciones más escritas por Jerry Thomas: una, “The Bartenders Guide” de 1876, contenía 50 recetas más que la primera publicación. La tercera publicación tuvo lugar en 1887.

Con 55 años, murió de una apoplejía en la ciudad que más le vio triunfar, Nueva York. Tal fue su influencia que cuando murió en la ciudad que le vió triunfar, el New York Times, le dedicó un obituario:

«Despídanse del más popular de su clase y el más conocido hombre de club de todos los tiempos. Por su pasión, su mayor legado».

Muchas técnicas fundamentales en el desarrollo de la coctelería se deben a las publicaciones de Thomas. Son la base de la profesión del bartender y podríamos decir que podemos hablar de los “vestidos de cóctel” , con los grandes nombres de la costura como Coco Chanel o Dior gracias a él… La coctelería sin duda forma parte de los grandes movimientos culturales de los últimos siglos… ¡Levanto mi copa en su honor!

En la foto, Jerry Thomas elaborando su famoso Blue Blazer.

Banda sonora:

Cocktail Hour Makzo, Leavv, Seb Zillner

Cocktails for Two Duke Ellington

Tutti Frutti Little Richard

Hippy Hippy Shake The Georgia Satellites

Cherry Cocktails Tonino Rocco

Emmanuel Dupont-Machet

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SUSCRÍBETE

Regístrate en la newsletter de El Aristócrata y recibe en tu correo lo último en Ropa, Relojería, Vehículos y Estilo de Vida

COMENTARIOS

2 respuestas

    1. Mil gracias por tu comentario David! Pues justo en este momento de final de la tarde de domingo, al lado de la estufa de la terraza estoy disfrutando del que es, para mi, EL trago para whisky o ron premium cubano (mi debilidad): un old fashioned!
      Inicialmente pensado para bourbon, funciona muy bien con un scotch. El cóctel Old Fashioned se prepara directamente en el vaso.
      Se coloca el terrón azúcar en el fondo del vaso Old Fashioned (el “on the rocks” de toda la vida) y se ponen 3 gotas de angostura.
      Luego se vierte lentamente algo de agua con gas y a continuación se machaca el terrón con un mortero hasta que se derrita por completo removiendo con la cuchara removedora. Se añaden 2 cubitos de hielo y el whisky o ron a gusto (2,5cl aprox) y remover con paciencia. Luego se añaden unos 2-3 cubitos de hielo y el resto del destilado y se remueve de nuevo durante 15 a 20 segundos. Todo eso sin prisas y culminando con un twist de naranja (con pelatomates!). Soberbio trago.

      Y si no, en vez de infusión, uno se puede tomar un trago largo con ginger beer y su destilado favorito. Con un twist de naranja. Vitamina C y W y R!!! Un abrazo amigo! Ya me dirás qué te parece la sugerencia aunque sospecho que ya sabes muy bien esmerarte en cuidar tus tragos!!!

      0
      0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

chica del viernes

Chica de la semana

Vanidades Culinarias

Vídeo de la semana

La enciclopedia del buen vestir

es Spanish