El Aristocrata

DAVIDOFF, EL APELLIDO QUE CAMBIÓ EL TABACO PARA SIEMPRE

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Si usted está aquí leyendo este artículo, y yo escribiéndolo, es gracias a Zino Davidoff, el personaje más importante que ha dado el tabaco y quién cambió para siempre su mundo[...]
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Si usted está aquí leyendo este artículo, y yo escribiéndolo, es gracias a Zino Davidoff, el personaje más importante que ha dado el tabaco y quién cambió para siempre su mundo y cómo lo disfrutamos hoy.

Parodiando en cierta manera, y sin faltar al respeto, a Sir Winston Churchill (que, por cierto, tiene mucho que ver con la marca Davidoff), a Zino podríamos aplicarle la célebre frase de ‘Never (in the field of human conflict)  was son much owed by so many to so few’ / ‘Nunca (en el campo de los conflictos humanos,) tantos le debieron tanto a tan pocos’, pero en este caso le debemos tanto o más a uno sólo, Zino Davidoff.

Nació en Novogrado Serenski en 1906 en el seno de una familia judía con tradición tabaquera (su padre era mezclador de tabaco para pipa y cigarrillo), con tan sólo 5 años se ve obligado junto a su familia a abandonar su casa, con dirección Suiza, huyendo de las primeras persecuciones a judíos que se producen en su Ucrania natal (en aquel momento parte del Imperio Ruso). Allí, su padre Henri abre el estanco ‘Davidoff og Geneva’.

Criado entre tabaco y ayudando en la tienda familiar, Zino decide conocer el mundo del tabaco en su origen y cruzar el charco, viajando por América Central, América del Sur y el Caribe.

Tras años de viajes y, por qué no decirlo, buena vida (pensemos que se trataba de un joven de poco más de 20 años conociendo mundo), regresa a casa en, quizá, no el mejor momento. Europa se prepara para la guerra. En su vuelta Zino crea la primera cava del mundo, no sin antes discutir y luchar contra el inmovilismo de su padre; forra las paredes de madera de cedro de la planta baja en búsqueda de replicar las condiciones en que viven y se producen los tabacos, el clima tropical: 20-25 ºC y una humedad relativa del 67-72%.

La guerra avanza (con Suiza como nación neutral) y se presenta una oportunidad de oro. Francia, ante el miedo a que todas sus reservas de tabaco acaben en manos de los nazis, acuden a ‘Davidoff of Genova’ en busca de ayuda; Zino les compra todas sus existencias de puros habanos, preservándolos para que los europeos los disfruten más adelante, en tiempos de paz.

¿Y qué ocurre tras terminar la II Guerra Mundial? Que la tienda de Zino se convierte en punto de encuentro y peregrinaje de todo amante del tabaco, lugar donde olvidar las penas y compartir la gloria. El rey Faruq de Egipto, el barón Rothschild, el escritor Orson Welles, la actriz Gina Lollobrigida… entran habitualmente por la puerta.

Tras inventar la cava y ante la alta demanda de tabacos y el continuo devenir de clientes por su tienda, Zino inventa una cava en miniatura, inventa el humidor. 

Pero Zino no para ahí, recibe un encargo de Cuba en búsqueda de revitalizar los cigarros puros, de darle aún mayor valor. Y así inventa la gama Château, replicando el mundo de los grandes caldos franceses, tras ver la carta de vinos en un restaurante de lujo; los tabacos deben ser igual, contar con su propia carta y estar presente en los mejores locales del mundo.

Ya llevamos tres cambios vitales en el mundo del tabaco, la cava, el humidor y la gama Château. Pero lo caso no queda aquí, en 1968 tras la Revolución Cubana y los años duros que le siguieron, Zino recibe una invitación impensable para un extranjero, la de crear un puro que lleve su nombre para mayor gloria internacional. Así nace la marca ‘Davidoff’ tras aceptar el gobierno cubano las tres condiciones impuestas por Zino: quiere definir sus ligas (mezclas de tabacos), reservar las mejores tierras para sus puros y crear su propio embalaje. En 1970 su amigo, el Dr. Ernst Schneider se une al negocio, desarrollando juntos todo lo que hoy es Davidoff, una forma de vivir y no sólo un cigarro.

Años 70, plena Guerra Fría, mala época para tener negocios en una Cuba comunista a la que separa de Estados Unidos poco más de 120 kilómetros. Los embargos a la isla, unidos a que tanto Zino como el Dr Schneider no estaban del todo contentos con determinados puntos del proceso de producción, deciden abrir horizontes y buscar nuevas oportunidades en América. Así es como Davidoff acaba trasladando su producción a República Dominicana, donde consiguen el perfil de sabor que buscan y la más absoluta calidad de fabricación.

Zino Davidoff muere el 14 de enero de 1994, pero su legado sigue hoy más vivo que nunca. Hoy, Davidoff es la marca de tabacos más conocida y global del mundo, con un vitolario que cubre cualquier perfil de fumador. Desde sus tabacos Essential, la anilla blanca, formada por las líneas Signature, Grand Cru, Anivesario y Millennium, hasta las nuevas líneas Discovery, con las líneas Nicaragua, Escurio y Yamasá. Hoy Davidoff cuenta con tabacos de República Dominicana, Nicaragua, Honduras, Brasil, Ecuador, Perú… entre sus distintas ligas.

Zino Davidoff, si el tabaco tuviese dioses, claramente sería su Zeus.

«Si a tu mujer no le gusta el aroma de tus cigarros, cambia de mujer»

-Zino Davidoff-

VIDEO DE LA SEMANA: Zino Davidoff – YouTube

David A. Blasco

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SUSCRÍBETE

Regístrate en la newsletter de El Aristócrata y recibe en tu correo lo último en Ropa, Relojería, Vehículos y Estilo de Vida

COMENTARIOS

5 comentarios

    1. Davidoff cubanos, exactamente. Ya eran difíciles de conseguir en ese momento, imaginad ahora.

      Yo he tenido la oportunidad de fumar un Davidoff Chateau Margaux de finales de los 70, un presente del excepcional Salvatore Parisi, un caballero napolitano como pocos y el que llegó a ser el mayor ‘coleccionista’ (aunque él siempre se ha considerado acumulador, porque no busca lo expecional sino que no le falte jamás aquello que le gusta) de tabacos del mundo.

      Que Salvatore te premie con una caja de 5 de estos tabacos y su amistad, no tiene precio. Y esto es lo más maravilloso que tiene el tabaco, su gente.

      0
      1
  1. ¡Qué artículo tan interesante! De esos que te enganchan de principio a final. Seas fumador o no. Me encanta su firma David. Un placer siempre leerle. Enhorabuena por su artículo, conciso pero muy formativo.

    2
    0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Foto del día

Chica de la semana

Vanidades Culinarias

Vídeo de LA SEMANA

La enciclopedia del buen vestir

es Spanish

BIENVENIDO

Para acceder a nuestro sitio web tienes que ser mayor de 18 años.

La legislación española no permite la venta de bebidas alcohólicas ni productos del tabaco a menores de edad.

El Aristócrata recomienda un consumo moderado y responsable.