BESPOKE C: MADE TO MEASURE BY CARMINA SHOEMAKER

BESPOKE C: MADE TO MEASURE BY CARMINA SHOEMAKER

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Hace tiempo que no dedicábamos un artículo a nuestro complemento preferido. Y no por falta de ganas.[...]
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Hace tiempo que no dedicábamos un artículo a nuestro complemento preferido. Y no por falta de ganas. Por ello, esta semana nos colamos en el taller de una de nuestras marcas más internacionales para contaros el proceso de confección de sus zapatos. Y para hacerlo, si cabe, más interesante lo haremos utilizando como es costumbre un caso real.

El pasado marzo coincidía en la tienda de Claudio Coello con Carmina Albaladejo a quien ya tenía la suerte de conocer. Habíamos coincidido anteriormente y de ella son los zapatos que ilustran muchas fotos de mi libro “La Enciclopedia del Buen Vestir”. Mientras charlábamos y veía en la tienda sus zapatos ocurrió que el modelo que iba buscando ya no se fabricaba, se había descatalogado. Fue entonces cuando la propia Carmina me ofreció recuperar el modelo y fabricarlos nuevamente. Decisión acertada pues al hacerse desde cero tenía la posibilidad de escoger desde la piel, la suela y hasta la horma, es decir, un zapato MTM.

BESPOKE C: MADE TO MEASURE BY CARMINA SHOEMAKER

En el MTM dar con la horma correcta es fundamental pues, al contrario que en el bespoke, no se te hace una según las medidas de tus pies tocando escoger entre hormas estándares. Visitar la tienda es recomendable pues puedes probarte diferentes anchos y largos hasta dar con la horma que más se adapta a tu pie. Y será sobre esta sobre la que se monte el zapato elegido. Os dejo aquí un link de unos MTM de enorme calidad y muchas horas de auténtica artesanía que me hizo Antonio García Enrile y donde se puede estudiar y apreciar el proceso de elaboración de unos auténticos zapatos MTM.

En el MTM, a diferencia del bespoke, se suele escoger un modelo ya existente; no se te hace un zapato de un diseño único. Con este y la horma decidida, es el momento de disfrutar de las diferentes pieles, sus diferentes texturas y colores. Tocarlas resulta fundamental pues las hay más gruesas, más finas, lisas, rugosas… un sinfín de terminaciones. Cuanto más fina sea, a priori, más blando será el zapato y viceversa. A priori porque el tipo de suela también tendrá mucho que decir en cuanto a la dureza o flexibilidad del zapato.

BESPOKE C: MADE TO MEASURE BY CARMINA SHOEMAKER

Igualmente, no por ser más duro o blando el zapato final será mejor. Dependerá de las preferencias y del uso que se le vaya a dar. Un zapato de campo, más armado, es normal que sea más duro, mientras un mocasín de verano parece lógico que sea más blando. Por norma general, el cosido Blake resultará más cómodo que el Goodyear, pero este último dará al zapato una vida más larga. En definitiva, muchas cuestiones que deberíamos preguntar mientras configuramos nuestro zapato y, de no ser duchos en la materia, mejor dejar en mano de profesionales.

Aprovechando que estábamos metidos en materia y nos costaba decidirnos por un modelo, escogimos dos. Sin embargo, si bien uno de cordones parecía recomendable, cada día más, y así será me temo en los años venideros, los dos piezas empiezan a compartir espacio con los trajes completos. Quizás esta fuera la excusa que buscábamos para que ambos modelos terminaran siendo mocasines.

Zapatos de cuero hechos a medida

Dicho esto, ninguno de ellos queríamos que fuera el típico castellano español de horma ancha y terminación algo tosca. El primer modelo lo escogimos en color azul, color, siempre y cuando sea de tono oscuro, del que soy muy fan. No sé si se puede apreciar bien en las fotos, pero el color de la piel no es homogéneo, de hecho, hace una especie de manchas de agua que confiere al zapato un aspecto final muy especial. Si bien esto es apreciable en la muestra de piel, ya sobre el zapato la piel da la sensación de ser bastante uniforme y habrá que fijarse para descubrir los cambios de tonalidad.

Aunque pudiera entender que se optara por una piel más estándar, quien acude al servicio MTM suele tener varios zapatos en su armario y precisamente por las opciones que brinda dicho servicio prefiera hacerse con un zapato algo diferente. Y esa diferencia viene marcada, además de por el tipo de horma, también por el de piel y de su color.

Zapato de cuero hechos a medida

El modelo escogido tiene una horma bastante estilizada, pero estilizada hasta el punto de que la comodidad no se ve comprometida. De nada vale comprar un zapato tan bello como imposible de vestir. Muchos de los zapatos que hoy vemos en redes resultan preciosos, pero a la mayoría de los pies adultos les resultaría muy difícil de hacer kilómetros con ellos. Una de las cosas que más me gustan de los zapatos de Carmina es el cosido. Al contrario que otros zapatos MTM de similar, o incluso mayor precio, el cosido es muy fino y la terminación del zapato es muy elegante, nada tosco. Hay grandes artesanos zapateros, pero algunos de ellos cosen de tal forma el zapato que estos traen a la vida zapatos bastos y rústicos. En cambio, ambos mocasines de Carmina tienen un aspecto fino; y esto se debe, entre otras cosas, al cuidado y delicado cosido.  

La suela es JR, algo con cierto valor simbólico pues como sabéis la casa de Rendenbach cerró sus puertas recientemente. Esta es la misma suela que utilizan la mayoría de las casas zapateras de renombre, o al menos las que utilizan en sus modelos de gama más alta. Por ejemplo, László Vass la ha utilizado siempre incluso en la gama RTW – no entendí por qué en el segundo par de zapatos no se utilizó otra suela JR – La costura no se ve en la suela al quedar oculta, algo que aporta mucha limpieza de líneas y que es hoy un detalle de alta artesanía.

BESPOKE C: MADE TO MEASURE BY CARMINA SHOEMAKER

El interior del zapato no tiene mayor particularidad. Todo igual al zapato de la línea RTW de Carmina Shoemaker. Seguro que de haber podido optar por diferentes interiores o plantillas se hubiera conseguido un zapato con un toque extra de exclusividad.

Sobre gustos los colores. Por ello, tanto este zapato como el siguiente mocasín de hebilla no buscan gustar a todos. Por el contrario, preferiría que dejáramos el gusto personal de cada apartado y nos centráramos en los detalles de su fabricación. Tan defendible es el argumento de que una hebilla recarga sin necesidad la línea del mocasín como la opinión de que añade un toque diferente y acertado.

BESPOKE C: MADE TO MEASURE BY CARMINA SHOEMAKER

La horma de este segundo modelo es exactamente la misma que la del primero. Como comentábamos se trata de buscar una horma estilizada, pero ante todo cómoda y con margen de ir haciéndola a nuestro pie. Podría parecer por el antifaz del zapato una horma diferente, pero es la misma. La terminación rugosa de la piel en mi opinión es perfecta para un zapato pensado claramente para un uso sport.

Esta misma terminación o de un grano incluso más rugoso o marcado es la que encontramos acompañando a los zapatos de campo. Si bien estos últimos suelen descansar sobre una suela de goma, yo sigo pensando que las suelas de goma debiesen reservarse precisamente a los zapatos que se vistan fuera de ciudad. No obstante, cierto es también que hoy encontramos suelas de goma tan finas o más como las normales de piel y que a no ser que se diera la vuelta al zapato no sería fácil adivinar el tipo de suela del zapato.

BESPOKE C: MADE TO MEASURE BY CARMINA SHOEMAKER

Como indicábamos al comienzo del artículo, este modelo estuvo entre la oferta de Carmina Shoemaker, pero fue ya retirado. Nuevamente, para gustos los colores. Sin embargo, a mí me gustaba y no quería quedarme sin él. Escogida la horma y el color de la piel elegimos la terminación de esta. El cosido, también Goodyear, queda oculto igualmente en la suela y la hebilla solo tiene un propósito estético. El antifaz que termina en dicha hebilla confiere al zapato su personalidad, así como el doble cosido de la parte superior del zapato. Además, el que ya no esté disponible lo hace si cabe más interesante.

Es importante apuntar que tanto este como el anterior zapato agradecen una boca de pantalón algo estrecha y un largo contenido. De preferir una boca ancha y que el pantalón descanse sobre el zapato holgadamente mejor siempre un zapato de cordones y de horma ancha. En cambio, los mocasines más estilizados agradecen conjuntos de dos piezas con pantalón con dobladillo y un calcetín diferente al clásico negro.

BESPOKE C: MADE TO MEASURE BY CARMINA SHOEMAKER

Los que gustan de vestir zapatos sin calcetín, o al menos con pinkis, encontraran también en los mocasines sus mejores aliados. Difícil imaginarse mejor compañero para un pantalón de algodón y un pie casi desnudo que a un mocasín. Dicho esto, y aún reconociendo el acertado efecto estético, los zapatos cerrados de piel mejor con calcetín; aunque solo sea por una cuestión higiénica.

Como siempre, queda esperar a ver cómo envejecen ambos modelos para poder emitir un juicio final con cierta autoridad. Dicho lo cual, es de esperar una evolución similar a los modelos RTW de la casa mallorquina, por lo que de ser así creo poder afirmar que en España somos muy afortunados de poder contar con zapatos de la calidad, y el precio, de Carmina Shoemaker. Descontando esta gran relación calidad-precio, la posibilidad que ofrecen de resolado, sus tiendas físicas donde probarte y poder asesorarte hacen de Carmina una marca a tener siempre en cuenta.

BESPOKE C: MADE TO MEASURE BY CARMINA SHOEMAKER

Cierto que la terminación en la línea RTW de Lobb de Hermes es increíble, los diseños de Corthay únicos y la calidad de Edward Green insuperable. Por ellos sí entendería pagar más del doble que lo que cuestan unos Carmina Shoemaker. Pero al margen de unas cuantas marcas, bastante pocas por cierto, son muchas, también conocidas y extranjeras, las que aun siendo más caras no ofrecen una calidad superior a la española o, al menos, no tan superior como sí lo es su precio. Además, la oferta de modelos de Carmina es amplísima y tanto gustos clásicos como modernos encontrarán zapatos con los que hacer combinar sus pantalones preferidos.

Como colofón, comentaros que en los meses que tardó el proceso de fabricación de estos zapatos en Carmina se comprometieron con nuestra página a realizar un video explicando todo el proceso de fabricación. En él todo aquel que quiera saber más sobre dicho proceso encontrará explicadas las diferentes fases de manera bastante sencilla.

Espero que los amantes de los zapatos que tanto nos pedís nuevos artículos sobre ellos hayáis disfrutado de esta última entrega.

P.D. Por cierto, con este artículo son ya 100 los dedicados a nuestra serie “Bespoke”.

El Aristócrata

ARTÍCULOS RELACIONADOS

SUSCRÍBETE

Regístrate en la newsletter de El Aristócrata y recibe en tu correo lo último en Ropa, Relojería, Vehículos y Estilo de Vida

COMENTARIOS

8 comentarios

  1. Buenas tardes,

    desde luego la puntera de la 5 foto, el mocasín de hebilla, es espectacular, una maravilla. Yo soy muy de C&J. Pero Carmina me encanta. Lástima que el acceso a Madrid sea tan complicado.

    PD: Sinceramente no me veo en SS o en Zarautz en pleno invierno con suela de cuero. Te abres la cabeza sin duda.

    Feliz verano a todos.

    0
    0
  2. Estoy con Eneko. Grandes zapatos los Carmina. Yo iría un paso más y me atrevería a afirmar que es la mejor marca española. Ni Magnanni ni ningún otro. Me recuerdan un poco a los Yanko de entonces. Gran calidad a precio imbatible, aunque fuera de España son bastante más caros. En la misma gama en calidad que los C&J.

    Y por supuesto muchas gracias por el artículo. Un lujo haberlo podido leer. Me gustan ambos aunque me quedaría el azul. Dicho lo cual, enhorabuena por ambos.

    Albert

    1
    0
  3. Como bien dice Eneko, las punteras de Carmina son increíbles. Para mi es la marca que mejor aúna clasicismo con una línea afinada. A mí no me gusta Lazlo Vass precisamente por lo contrario: sus hormas son demasiado clásicas y sus zapatos muy toscos. Serán muy buenos pero no son, al menos sus modelos más emblemáticos, bonitos.

    Por cierto, no sabía que Carmina tenía servicio de recrafting. Gracias por la información.

    1
    0
    1. Pedro, perdone pero no le entiendo. ¿De qué refrito habla usted? ¿Puede decirme algún otro artículo donde haya algo de lo aquí escrito? No tengo inconveniente en que se critique todo lo que quieran esta página pero una cosa es criticar y otra, bastante fea por cierto, es mentir.

      Y podría ser publicidad pero resulta que he pagado los zapatos por exactamente el mismo precio que los hubiera pagado usted. Y para poder hablar de publicidad debería tener un interés (quizás económico) en que usted o los demás lectores compraran dichos zapatos. Y me temo que mi interés es nulo. Aunque no lo entienda, me limito a hablar de forma abierta, y nada encubierta, de algo que tanto a mi como a otros lectores nos gusta, sin mayor afán que disfrutar de una de nuestras pasiones.

      EA

      8
      0
  4. En el artículo hay varias imprecisiones “de bulto” que hacen que el artículo no esté al nivel de artículos donde se tratan otros temas.

    1 – El proceso no se llama MTM, ya que no se tocan las medidas estandar. Se llama MTO. Dicho esto, en Carmina también pueden tocar determinadas medidas fuero de sus estándares, como por ejemplo la altura del empeine (en ese caso, sí se podría llamar MTM…pero eso no será ni el 1% de los casos)

    2 – Un zapato de construcción Blake no es “siempre” más cómodo que uno de construcción Goodyear. Es más bien al revés; la capa de corcho existente en un Goodyear aporta un nivel extra de equilibrado de la pisada que en un Blake es imposible. Cualquiera puede comprobar como se fatigan los pies con un Blake de suela de goma tras varias horas de caminata. Eso con un Goodyear no pasa.

    3 – Que la piel sea un poco más gruesa o un poco más fina es absolutamente irrelevante para la comodidad del zapato; hablando siempre del mismo tipo de piel. Sólo afecta a la frescura del zapato, pero para eso da mejor resultado no poner forro al zapato que escoger una piel fina. Incluso un ante gordito es más fresco que un boxcalf fino. Si no hablamos de frescura, la fuerza que el pie ejerce sobre la piel del zapato en la flexión de la pisada es tan fuerte que la resistencia de la piel no se nota. Mucho menos aún una vez “roto” el zapato. Más que el grosor de piel, lo que hace “duro” el zapato es la cantidad de pegamento que se utiliza para fijar el forro interior. Aquí sí hay diferencia entre Carmina (forro muy pegado) y C&J (forro suelto). Pero esto sólo lo hace más cómodo de “romper”, una vez “roto” ambos son igual de cómodos.

    Saludos

    1
    1
  5. ¿No es incorrecto llamarlo MTM? tengo bastantes zapatos por encargo de carmina y sé que pueden modificar ligeramente la horma pero en este caso es simplemente un MTO ¿no?

    0
    0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

foto del verano

Chica del verano

Vanidades Culinarias

Vídeo del verano

La enciclopedia del buen vestir

es Spanish

BIENVENIDO

Para acceder a nuestro sitio web tienes que ser mayor de 18 años.

La legislación española no permite la venta de bebidas alcohólicas ni productos del tabaco a menores de edad.

El Aristócrata recomienda un consumo moderado y responsable.