sábado, 4 de julio de 2020

IDEAS PARA VESTIR ESTE VERANO

El verano llama a la puerta. Y con él las altas temperaturas que ya no darán tregua. Termómetros cercanos a 40 grados convierten en no fácil tarea vestir con un mínimo de pudor.

No obstante, no queda más remedio y vestirse cada mañana para ir al trabajo sigue siendo una obligación para muchos de nosotros. Seguro que la noche concede muchas licencias, prescindir de la chaqueta puede ser una de ellas, aunque esto no significa que se debería vestir como si estuviéramos en casa lejos de miradas ajenas. No son pocos los que por los motivos más diversos deciden disfrutar de su gran ciudad aprovechando el escaso tráfico de estas fechas, la gran oferta de terrazas y restaurantes y la tranquilidad de sus calles.

Cierto que este calor que padecemos en gran parte de la península anima a escoger del armario la misma ropa que vestiríamos de estar en una remota playa. Sin embargo, conservar algo de decoro se antoja obligatorio para vivir en sociedad. De no tener que asistir a una reunión donde una corbata pudiera ser bienvenida, ella, y consecuentemente el traje que la debe acompañar, puede descansar en el armario hasta la llegada del otoño. 

Aunque prescindir de la corbata fuera considerado años atrás como un gesto poco respetuoso, hoy está admitido en verano en casi todos los entornos. Eso sí: si se prescinde de la corbata hágase lo propio con el traje. Pocos conjuntos hay menos estéticos que el de un traje sin corbata. 
Pero vayamos por parte, ¿qué podemos ponernos para ir a trabajar con cierta dignidad sin tener que sudar la gota gorda? La respuesta la encontramos tanto observando lo que se estila en nuestro lugar de trabajo como atendiendo a nuestros gustos y personalidad. 

Cinco recomendaciones pueden ayudar:

1- ¿Es el entorno laboral formal o casual? Parece lógico pensar que no se debería vestir igual se esté frente a clientes en una gran firma de abogados que en una redacción de un periódico online. Si en el primer caso una chaqueta de lino desestructurada azul, verde o cereza con un pantalón de fina lana beis o gris representa una apuesta segura, en el segundo unos chinos o, incluso, unos modernos vaqueros cubrirán con creces su misión de mantenernos tapados. 
2- ¿Qué tipo de zapato escoger? Los entornos más serios siguen agradeciendo, aun cuando no sean particularmente frescos, los zapatos de cordones. Dicho esto, tanto por la informalidad de los conjuntos de dos piezas como por su, normalmente, más cómodo calce, los mocasines resultan una opción más interesante. Por su lado, en los lugares de trabajo más relajados se verán desde náuticos hasta zapatillas. No obstante, el calzado es conveniente siempre cuidarlo y si se busca frescura y comodidad los gomminos o los mocasines de piel flexible consiguen dicho propósito y, además, con elegancia. 

3 - ¿Puedo prescindir de los engorrosos calcetines? En nuestro despacho de abogados mejor escoger un calcetín de algodón y, si así se desea, con algún dibujo o color veraniego, pero no se prescinda de él. En la redacción del periódico los pinkies pueden ser el sustituto del calcetín largo anterior. Solo de escoger un zapato concebido únicamente para vestirse sin calcetines se debería prescindir de él. 
4- ¿Camisa, polo o camiseta? La camisa sigue siendo la prenda estrella de cualquier lugar de trabajo, aunque su tejido cambie en esta temporada. El lino, o de no entender sus arrugas el popelín, es un tejido de gran frescura y que transmite cierto aire relajado. En los ambientes más desinhibidos, quizás de vez en cuando un polo o una camisa sin cuello pudiera funcionar. Para las camisetas mejor a la conclusión del horario laboral. 

5- ¿Alguna prenda prohibida? Sí. ¡Las bermudas!

Con la satisfacción de haber dado lo mejor en nuestro lugar de trabajo, llegó el momento de disfrutar del tiempo libre y de las innumerables distracciones que brindan las largas noches de verano. Sin olvidar que allá donde vayamos compartiremos espacio con más personas toca elegir prendas cómodas que dejen saborear la ansiada llegada del frescor y la conversación con amigos o compañeros. 
Nada mejor recién salido de la ducha que elevar el ánimo con el olor de un perfume fresco. Aunque en nuestro país no haya gran cultura de perfumes cada estación agradece una intensidad y profundidad aromática. Y el frescor es el del verano. 

¿Aplican los mismos códigos de vestimenta que en el trabajo?: 

1- Empieza por la camisa y luego define el resto del conjunto. Una camisa remangada, ya no lisa ni de rayas sino con algún motivo más desenfadado tipo amebas, es un buen comienzo. Por fuera o por dentro del pantalón, según se busque una imagen más seria o desenfada, con cuello italiano o Mano, o de botonadura completa o media… todo ello es admisible. 
2- ¿Algún pantalón mejor que otro? Mejor si es fresco para evitar que el calor termine pegándolo a nuestra piel. Los chinos entallados e informales combinan con las camisas más desordenadas. Ni colores chillones ni negros de invierno. De boca estrecha, remangados o ligeramente cortos. 

3- Adiós al Oxford. Ahora sí que toca sacar a pasear las alpargatas más sencillas o, si se prefiere, las realizadas para alguna marca premium. Es el momento de relajarse por lo que tanto con estas como con los mocasines más suaves y con suela de goma mejor prescindir de calcetines. 
4- ¿Y qué hay de los complementos? Sin abusar de ellas, una pulsera trenzada de piel o una sencilla de tela puede resultar divertido. Un liviano reloj con diseño alegre y brazalete de caucho de color complementará acertadamente el look de las divertidas noches de verano. 

5 - ¿Algo a evitar? Ni camisas de manga corta ni zapatos náuticos en ciudad. 

El Aristócrata

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Puede resultar poco estético, pero el traje sin corbata ha venido para quedarse. Dentro de unos años será totalmente aceptado.

Anónimo dijo...

El traje sin corbata no me gusta, como regla general. Pero ocurre que no todos los trajes son iguales y en verano, un traje de algodón, chaqueta desestructurada con bolsillos de plastrón, informal, puede tener un pase sin corbata, incluso sin calcetines con unos driver's...se debe tener cuidado con la elección de la camisa, un cuello cut away algo agresivo es la mejor opción. En lino es también interesante...Pero como digo, para el resto del año, no me gusta; si el momento requiere traje, mejor con corbata; si no lo requiere, conjunto de dos piezas.

Saludos desde Oviedo.

Javier.

Anónimo dijo...

Cierto que el traje sin corbata ha venido para quedarse. Otra cosa es que sea correcto o sea más bello que sin ella.

Lo mejor para la elegancia es que pase el verano lo más rápido posible.

Albert

Anónimo dijo...

Buenas tardes;

Una vez más, magnífico articulo y muy buenas fotos para ilustrarlo.

Coincido plenamente con el planteamiento de incluso en verano y con temperaturas tórridas se puede, si se quiere, ir bien vestido o por lo menos dentro de unos límites estéticos aceptables.

Lo del traje sin corbata... bueno, supongo que "ca' uno es ca' uno... y tiene sus caunadas", pero sinceramente no lo entiendo. Perfecto que en verano, o en invierno, se quiera prescindir de la corbata. En unos casos será por comodidad, en otros por querer rebajar la formalidad, en otros por que así lo exija el código de vestimenta de la organización, lo que sea. Pero en cualquiera de esos casos creo que es más cómodo, más estético, más práctico y más todo llevar una combinación de dos piezas con una camisa con botones en el cuello, un polo, o incluso, ya muy, muy en verano, una camiseta. Si se quiere ir aún más cómodo o más informal, para eso están los chinos o los vaqueros, que con una chaqueta pueden quedar muy bien. Si no se quiere llevar corbata ¿qué razón puede haber para ponerse un traje?

Siempre que veo a alguien trajeado pero descorbatado tengo la impresión de que es uno de esos políticos de cierta edad a los que alguien ha dicho en el último momento: "pero hombre, quítate la corbata, que tienes que dar una imagen juvenil y moderna" y el pobre se la quita, va hecho un desastre, va incómodo y va diciendo a gritos que eso no es lo suyo.

Nada más por mi parte, un saludo a todos desde Madrid y buen verano.

Carlos M.V.

Javier dijo...

Lo del traje sin corbata parece la culminación con borrachera de algunos invitados a una boda.

Antonio dijo...

"Pocos conjuntos hay menos estéticos que el de un traje sin corbata". No puedo estar más de acuerdo. Dejando de lado que me parece increible que haya quién prefiera prescindir de la corbata llevando una americana, al menos que se haga apropiadamente con un dos piezas. El traje sin corbata da aspecto de presidiario fugado.

Javitus Pater dijo...

Buenos días, hecho de menos en este articulo la Cubana o guayabera. Es una prenda elegante, cómoda, y perfecta para el verano. En su ultima visita a Sevilla S.M. el Rey, la portó con distinción, es la prenda de media etiqueta que mejor se adapta a nuestro clima. En ciudades como Sevilla, Jerez y Málaga son imprescindibles.
Si nuestro anfitrión tuviera bien, podría dedicar un articulo a esta prenda.