sábado, 20 de junio de 2020

DIEZ PRENDAS PARA TODA LA VIDA

Para algunos demasiado clásicas, pero si lo que queremos es tener un armario que dure años sin necesidad de cambiarse cada temporada tengamos presente que lo clásico siempre envejece mejor.

1. Una chaqueta azul marino. Mucho tienen que cambiar los tiempos para que esta prenda deje de ser una imprescindible. Si cruzada podría resultar más estilosa, es su versión de hilera sencilla la más polivalente. Decórese con botones que la diferencien del resto, de corozo, plata o con un grabado especial, y podrá vestir cualquier conjunto informal de manera rápida, elegante y sencilla. 

2. Unos oxfords negros. Tanto lisos como en su versión semi brogue no ha existido tendencia que haya acabado con ellos. Desde la aparición del traje moderno este modelo de zapato ha compartido protagonismo con la bota Balmoral. Quedando esta última reservada a actos formales o a conjuntos como el chaqué, el modelo Oxford es el protagonista atemporal del zapatero del hombre. 
3. Un abrigo cruzado. Tanto largo tipo covert como tres cuartos modelo Pea Coat, este abrigo es válido para acudir tanto al trabajo como a la ópera. Incluso, con un mínimo de estilo y de no sobrepasar la rodilla puede acompañar a conjuntos informales. En beis válido para las horas de sol, pero en azul oscuro tanto para el día como para la noche. 

4. Una camisa blanca de lino. En nuestro país las altas temperaturas están aseguradas. La camisa de lino en sus diferentes colores, pero sobre todo la blanca, con sus múltiples cuellos y botonaduras aguanta el paso del tiempo como una prenda de plena actualidad. Tanto por dentro como por fuera del pantalón, con chinos, jeans o traje de baño, su aire desenfadado acompaña con gran frescura las horas de asueto de los meses de más calor.
5. Un conjunto dos piezas de chaqueta azul y pantalón gris. Sin ser siempre correcto, se puede vestir menos en las ocasiones más formales. Con corbata o sin ella, con zapato de cordones o mocasín, sus posibilidades son muchas y dependerá de qué complementos escojamos para determinar la seriedad o informalidad del conjunto.

6. Un esmoquin. Con frac y chaqué reservados a momentos puntuales, el esmoquin es la única prenda de ceremonia que aguanta el paso de los años con buena salud. Sus líneas no han cambiado desde sus orígenes y no parece, debido a su actual gran belleza, que lo debiera hacer tampoco en el futuro. 
7. Una camisa a rayas azul para corbata. Modas y preferencias aparte, la camisa de traje se diferencia de la de sport por no contar con botones en los picos de su cuello. Una camisa sin ellos, con o sin puño doble, y a mil rayas azules es el modelo por excelencia de vestir con traje, tango gris como azul. 

8. Una corbata regimental. Solo la corbata lisa azul marino puede competir con esta en tradición e historia. Presente desde el último cuarto del S.XIX, servía para diferenciar los diferentes regimientos británicos. Con la corbata en extinción será de las pocas que aguante el paso del tiempo.

9. Unos semi-brogue marrones. Algo menos formal que el Oxford negro liso, pero iguales de clásicos y con posibilidad de vestirse tanto con traje como con conjuntos de sport. Aún siendo el modelo Oxford más polivalente, unos derby semi-brogue cordovan seguro que durarán toda la vida y cada año parecerán más especiales. 
10. Un traje gris marengo. Si bien se pudiera pensar que de solo poder escoger un traje ese debería ser el azul marino, lo cierto es que el gris oscuro es igual de clásico y sus posibilidades van mucho más allá de las del azul. 

Recordemos que, aunque estas diez prendas nunca pasarán de moda, si queremos que envejezcan bien, escojámoslas de telas y pieles que sin tener que ser las más exquisitas sí sean las más longevas.

El Aristócrata

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por el artículo.

Está claro que con lo que estamos viviendo y con lo que se nos viene encima mucha gente se replanteará qué ropa comprar. Y unas de las variables que tendrán en cuenta serán la durabilidad e intemporalidad de la misma.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo. Nada como haber pasado tres meses en casa para darnos cuenta que la mitad del armario nos sobra. ¿Os habéis fijado como desde que se ha levantado el estado de alarma hay mucha menos gente sin corbata?

Guille

Anónimo dijo...

Será que hay mucha menos gente con corbata.

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho el artículo. De solo tener un traje creo que es más polivalente uno azul marino pues no me veo yendo a un funeral con un gris marengo. Por otro lado, ¿cuál debe ser la diferencia entre la chaqueta azul y el conjunto de chaqueta azul y pantalón gris? Ya que la lista consiste de solo 10 elementos, propongo sustituir la chaqueta azul (que creo repetida) por una de Tweed.

Un saludo y gracias por el artículo,
Pedro

Anónimo dijo...

Estimado José María:
Ayer recibí su libro y no puedo estar más encantado con él. Las fotos son alucinantes, la encuadernación superior y el contenido de quitarse el sombreo.
Mi más sincera enhorabuena. Un libro para estar continuamente repasándose.
Pedro Martínez Espada

El Aristócrata dijo...

Muchas gracias Pedro por el comentario. La verdad que me llevó años terminarlo pero estoy muy contento con el resultado. Se está vendiendo muy bien.

No creo que esté repetida la chaqueta azul. Una cosa es una chaqueta azul para combinarla con jeans o cualquier otro pantalón de sport que la chaqueta azul que acompaña al pantalón gris y a la corbata. Los cortes de una y otra difieren en cuanto a líneas.

Gracias
EA

Javi García dijo...

En primer lugar mi más sincera ENHORABUENA por su aportación en general, y digo aportación por abarcarlo todo: calidad de las imagines, estructura de los artículos, conocimiento experto de la materia, etc
Aprovecho para comentarle una duda, no sin antes aportar algo a dicho artículo, y es que estoy de acuerdo con los básicos que enumera, en mi caso falta la camisa de lino (no es un tejido que acabe de encontrarle el gusto) y el chaqué (aún no he tenido la necesidad)
Soy un amante del buen vestir, me horroriza ver largos de pantalones infinitos, anchos “efecto bandera” (así lo llamo yo), zapatos sucios, y u sin fin de elementos que provocan poco menos que desprendimientos de retina. Aunque personalmente en los últimos
años parece que hemos entrado en un terreno en el “que todo vale” y para nada creo que eso sea así....voy al grano. He adquirido un principe de Gales gris y tengo duda si rematar el pantalón con dobladillo o no. Creo que acepta los dos, pero estoy en duda

Si me puedes aconsejar te lo agradezco

Y acabo con una expresión que me encanta y estoy seguro que conoces su origen:
“No brown in town”

Un abrazo y gracias

Javi García

Carlos dijo...

Hola Javier, me atrevo a contestarle yo:

En primer lugar supongo que cuando habla de "dobladillo" se refiere a vuelta en el pantalón.

Le remito a una de las publicaciones de el Aristócrata, concretamente a la de 9 de octubre de 2008 que le hace recomendaciones claras respecto a ese traje en concreto y en las que se refiere someramente a la vuelta en el pantalón.

http://www.elaristocrata.com/2008/10/el-traje-prncipe-de-gales.html

Creo recordar que la vuelta en el pantalón se ha mencionado en varias ocasiones en este blog y siempre para incrementar el caracter sport de la prenda.

Un saludo y lamento no haber sido más concreto.

Javi García dijo...

Gracias Carlos,
Precisamente mi intención con la vuelta en el pantalón es darle un toque más informal y hacerlo "mas ponible" .Ya había leído el artículo pero preferí preguntarlo no obstante
Además creo que el traje permite chaleco de diferente color, en mi caso el príncipe de gales tiene una cuadro muy fino azul que creo le permite un chaleco de ese color. Personalmente creo que no me desagradaría (aunque aún no mi el resultado final)

Gracias de nuevo

Eneko dijo...

Buenos días Javier,

Yo solucioné ese dilema, haciendome dos pantalones, uno con dobladillo y otro sin. Teniendo en cuenta que el pantalón es mucho más económico que la chaqueta y siendo lo que más se deteriora del traje, no me parece una mala solución.

Un saludo

Anónimo dijo...

Un chaleco "diferente" en un traje Príncipe de Gales, está previsto como delito de lesa humanidad por el Artículo 605 bis del Código Penal y castigado con prisión permanente revisable.

Es para pensarselo. :)

Saludos.

Javier.

Javi García dijo...

Buenos días de nuevo,
Discrepo, para muestra un botón...

https://www.xelectia.com/wp-content/uploads/2018/05/tgcgmr.jpg


Saludos

Anónimo dijo...

Yo me he hecho recientemente dos trajes y ambos son con doble vuelta en el pantalón, me agrada como queda y que la mayoría de hombres utilizan pantalones rectos y a mí me encanta llevar lo que casi nadie lleva.

Respecto al no brown in town depende del lugar, dicha norma es para los ciudadanos de Londres, el mes pasado adquirí unos zapatos Magnanni marrones picados muy elegantes.

Por supuesto sólo utilizo zapatos marrones por la mañana, por la tarde siempre oxfords negros.

Un cordial saludo.