sábado, 7 de abril de 2018

BESPOKE LXXIV: CORTE Y MONTADO DE UN ZAPATO MTM

Esta semana volvemos sobre los zapatos MTM en los que está trabajando Antonio Enrile. Como recordareis a principios de año Antonio me tomaba medidas y diseñábamos el zapato que debería ver la luz al menos seis meses después. Con el diseños claro, los colores y pieles decididos tocaba empezar por el corte de pieles.

El proceso de cortado empieza cortando la pala y la puntera de box-calf, elegida en azul marino. La piel es de conocida Tenería DuPui de la que Antonio compró una partida de 600 pies hace un par de años y es la última que le quedaba. 
Se escoge un ante fino de cabra para la parte superior. Esta piel es muy elegante pero presenta el problema técnico de que además de ser su textura diferente al box-calf, la consistencia es completamente distinta. Para darle la misma consistencia, Antonio empasta en la parte interior un cuero vacuno de curtición vegetal de 0.8 micras que previamente se mojó y estirado para darle cuerpo necesario. Una vez seco y en plano se unieron con almidón y se dejaron reposar las piezas bajo peso. Habrá que esperar dos días para que la piel está lista para cortarse.
Esta parte del zapato se compone normalmente de dos piezas independientes denominadas “cañetas” pero para hacerlo un zapato más especial preferimos que no llevara ningún corte trasero y por tanto saldría de una única pieza. El siguiente paso era reforzar la zona de los cordones por el interior y coser todo el vivo perimetral de las cañetas. “En este caso hemos decidido hacer un vivo “cosido y vuelto” que forma lo que los ingleses llaman una tubería”. La piel empleada para este proceso se tienen que relajar lo suficiente para que pliegue bien y dé como resultado un vivo fino. Aunque no se aprecia este tipo de vivo contiene dos costuras, una vista y otra oculta.
Se vuelve a trabajar sobre la pala, se rebajan las zonas que han de pegarse a “filete”, es decir, sobre sí mismas, para que el canto de la piel no quede al corte sino que se vea también piel. Posteriormente se realiza el calado de las piezas (brogueado), utilizando un calado tradicional en la unión de puntera y pala. Antes de hacer el del contorno, Antonio me envía otra propuesta de cambio, pues cree que este nuevo calado puede aportar cierta originalidad al zapato.
Este nuevo calado es algo complicado pues se decide que lo que debía verse a través del calado no debía ser la piel del resto del zapato sino un nuevo color que decidimos añadir para que haga contraste. Para ello, Antonio bajo las calas pega un vivo de un boxcalf crush para el que realiza una pátina por inmersión en tono azul cobalto.
El pespunte de costura se decide también hacer en un tono azul cobalto para crear contraste y se comienzan a unir las piezas mediante estas costuras. Este zapato cuenta además con una costura de adorno realizada a mano que Enrile denomina “picado de sastre”. Esta costura puede ser muy laboriosa pero también es muy discreta y sobre todo muy diferente.
En la piel, al contrario de lo que ocurre en las telas donde la aguja va abriendo el agujero al mismo tiempo que se cose, se deben abrir los agujeros previamente con una lezna o mecánicamente y la aguja solo sirve de guía para pasar el hilo. Como sí se aprecia en las fotos el zapato se ha construido en dos piezas completamente independientes, una inferior y una superior. 
Realizado esto, llega el momento de ensamblarlas y comprobar si el patronaje es perfecto, pues la parte superior debe encajar perfectamente en el hueco de la inferior. Las piezas deben pegarse con sumo cuidado para coserse sin tener necesidad de rehacer el trabajo realizado. 
Pasado este punto se apara el forro y se monta, cosiendo de nuevo el perímetro y recortando el sobrante. Abrir los agujeros para los cordones y montar las lengüetas a las que se habrá dado forma sobre la horma para que no quede la menor arruga.
La lengüeta se cose al forro de forma interna y posteriormente se asegura a ambos lados de las cañetas con una presilla vista de tres pasadas, aunque existe una máquina para hacerlo , en el caso que nos ocupa carece de sentido, pues es una labor rápida incluso haciéndola a mano.
Continuará…

Aprovecho para agradecer la gran acogida que tuvo la fiesta décimo aniversario del blog. Superó con creces toda expectativa. También pido disculpas a aquellos que acudieron al Casino de Madrid en vez de al Casino Gran Vía que era donde especificaba la invitación sería el lugar. Pero, es cierto que es entendible que al hablar del Casino de Gran Vía hubiera gente que su subconsciente situara el acto en el Casino de Madrid. Sé que hubo mucha gente a la que no se le permitió el acceso al edificio y lo siento enormemente. No obstante, en el comunicado del evento dije claramente que solo había 100 invitaciones. A los primeros 100 que confirmaron se les comunicó que serían bienvenidos. Sin embargo, mucha más gente se presentó en el Casino y se dio acceso hasta a 213 personas pero por motivos de seguridad y aforo era sencillamente imposible permitir la entrada de todas las personas que en la puerta se encontraban. La próximas semana espero poder escribir una pequeña reseña del acto y compartir algunas fotos. 

El Aristócrata

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Precioso el zapato. La verdad que el tener algo único y con tanta personalidad debe dar mucha confianza. Pero también pienso que hay que tener muchossss zapatos para encargarse uno en este color y con este dibujo. Aunque me imagino que este será su caso por lo que chapó con el modelo escogido.

Ya nos contará sus impresiones una vez calzado. Porque, ¿se nota tanto la diferencia de calce entre un MTM y uno RTW?.

Bueno, no me lio más. Enhorabuena y nuevamente envidia sana!!

Antonio garcía Enrile dijo...



Buenas tardes,

Aprovecho este espacio que me consta que tiene multitud de lectores para agradecerle a JM. la publicación de este artículo.

Y trato de aclarar algunas dudas que muchas personas pueden tener sobre el zapato MTM o MTO.
La diferencia principal de este tipo de zapato con respecto a lo que ofrece el mercado no es precisamente que sea MTM , la diferencia principal está en los materiales y la construcción empleados. Tengamos en cuenta que se produce de la misma forma que un bespoke tradicional, el único paso que no se dá es la construcción de una horma a medida del cliente. Por tanto obtenemos un zapato de máxima calidad y manufactura.

El ajuste por tanto es similar al de un zapato RTW, aunque no se siente igual por su construcción (apoyo del arco).
En el caso de JM, como ya hemos construidos zapatos para él, hemos corregido un poco el ajuste para hacerlo todavía mejor.

Cualquier aclaración estaré encantado de constestarla.

Enrile

Anónimo dijo...

Sigo sin entender como un artesano de esta categoría no tiene un lugar en Madrid donde poder hacerse con sus zapatos. ¿Tampoco acude usted a Madrid al menos una vez la mes?

Anónimo dijo...

Atrevidos sí, pero menudo pintón. Enhorabuena Antonio
Albert

Anónimo dijo...

Antes de nada vayan por delante mis disculpas a EA quien sé que no le gusta que se pregunte públicamente por el precio de lo que aquí sale. Pero estos zapatos me han encantado y la tentación por tener una idea del precio me ha convencido a arriesgarme y escribir este con seguridad no bienvenido comentario. ¿Es cierto que el plazo de entrega es de un año?

Anónimo dijo...

Unos zapatos sublimes, sin paliativos. Rezuman refinamiento, clase y buen gusto por los cuatro costados.
Saludos,
Jesús María

Eloy Haya dijo...

En primer lugar gracias por compartir públicamente el proceso de creación de estas piezas tan exclusivas e interesantes. Me ha encantado el “picado de sastre”. Seguiré atento para ver el resultado final. Conociendo a Enrile seguro que quedarán al máximo nivel. Enhorabuena a los dos.
EH

Antonio garcía Enrile dijo...

Buenos días,
Muchas gracias a todos los que habéis comentado positivamente.

En respuesta a esa persona que pregunta por que no vendo en Madrid o si voy al menos una vez al Mes. Debo decirle que actualmente no podemos hacer más zapatos de los que hacemos, y que a pesar de ser un producto que puede parecer caro, no lo es . Es un producto muy costoso de producir, y por tanto no puede tener un precio bajo. Sin embargo los margenes no son altos y en la actualidad al menos no nos compensa plantearnos aumentar la producción.

A la persona que pregunta su precio, EA no podrá darselo, pues todavia lo desconoce. Puede ir al articulo anterior que se publicó cuando se diseñaron y en el último párrafo encontrará lo que hasta la fecha conoce EA del precio.
Una vez terminados y si desea saber el precio solo tiene que escribirnos un mail que encontrará en nuestra web.

Un saludo
Enrile

L.H.Bespoke Sastreria dijo...

Gran trabajo el de Antonio, artesanía en estado puro,los zapatos son preciosos. Otra excusa más para visitar Sevilla. Un saludo.

Nando dijo...

Enrile, ¿no se plantea usted a largo plazo adoptar soluciones tecnológicas para darle el broche final a sus zapatos y que sean un riguroso bespoke?

Me explico... Estoy seguro que con las tecnologías de impresión 3D y de escaneo virtual podría escanearse el pie de un cliente (en cuestión de pocos segundos) y obtener un modelo donde un reducido número (1) de personal técnico podrá ajustarlo en función de las preferencias del cliente para su posterior impresión.

Es sólo una sugerencia y una idea de converger magníficas labores tradicionales como la suya con las nuevas tecnologías.

Saludos.

Antonio garcía Enrile dijo...

Luis muchas gracias.

Estimado Nando gracias por la aportación, hace ya más de 8 años que estuve en Inescop (donde se había desarrollado un programa precisamente para esto) incluso conocía a un diseñador que colaboró en el proyecto como técnico y otras grandes empresas lo hicieron como patrocinadoras de la investigación.
Sin embargo en la práctica el asunto es complejo y diría que para el Bespoke no sirve, el problema es que el calce es algo totalmente subjetivo, influyen sensaciones del cliente e incluso el cambio de pieles en una misma horma o de modelo puede influir. Los parametros que el programa considera calce perfecto, lo es para algunos y no para otros.
Este programa y escáner ha quedado limitado para alguna tienda que te escanea el pie y busca en su base de datos la horma que más se asemeja, algunas personas que lo han probado no han conseguido un calce correcto(curiosamente se vende como zapato a medida).
Tras muchísimas pruebas y sobre todo tras hablar con muchos compañeros de profesión, algunos de ellos con una trayectoria intachable, llegué a la conclusión de que no quiero hacer Bespoke, prefiero MTO y en el caso de clientes que repiten afinar.
Hace unos días en el blog de claymorlist, Jesper (shoegazing.se) comentaba su experiencia en el Bespoke y decía que el maestro Japonés (creo que Fukuda) no había conseguido el calce perfecto hasta el quinto zapato.

También B.Roetzer publica en su blog este artículo hablando precisamente de lo mismo https://der-feine-herr.blog/2018/03/03/gedanken-ueber-massschuhe/ .
Para mí lo importante de estos zapatos es obtener un calce mejor que la media, (lo aportan las hormas y experiencias del zapatero) grado de personalización y sobre todo con que materiales y como está construido.

Un cordial saludo
Enrile

Jose Herrera dijo...

Enhorabuena por el aniversario del blog, que obviamente se ha convertido en un referente para muchos, entre los que me incluyo. Le honran las disculpas. Le seguiremos, al menos otros 10 años... ��