sábado, 20 de enero de 2018

BESPOKE LXXII: TOMA DE MEDIDAS EN UN ZAPATO MTM

Por fin llegó el día. Definido el diseño del zapato llegó el momento de probar la horma que mejor se ajusta al pie, decidir el tipo piel y suela y empezar con el montado.

Hace aproximadamente un año, quedé con Antonio García Enrile  a almorzar en la que fue su casa muchos años, el Real Club Pineda de Sevilla. Después de hablar durante casi todo el tiempo de una de nuestras pasiones, el PRE, finalmente también lo hicimos de un zapato que llevaba tiempo rondándome por la cabeza. 
Aunque en un principio manejé la idea de montarlos sobre las hormas de los zapatos que me hizo Norman, la verdad que como me explicó Antonio no tenía mucho sentido pues entonces el zapato final no iba a ser ni de uno ni de otro.  Como sabéis a mi me gusta que el artesano me realice su “pieza” y no la que a mi a priori pudiera gustarme tener. Siempre he preferido tener un traje de, por ejemplo, Agustín a que Agustín me haga mi traje o un vaquero de Fernando a que siga a pies puntillas mis deseos. Ni que decir tiene que esto es solo una opción personal y me parece más que lógico que la mayoría de la gente que acude al servicio a medida sea para conseguir su traje o su vaquero y no lo que quiera el sastre. 
Por esto mismo, fue por lo que le dije a Antonio que pensara en algo interesante y diferente y que fuera su zapato y no el mío. Si bien al principio reconoce que se quedé algo bloqueado pues tenía total libertad para hacer un modelo vestido, su verdadero sería hacer algo muy especial y nunca hecho antes por él. Si bien la técnica de cortado de piles y montado del zapato sería similar al de sus zapatos MTM estrella, en este zapato había que probar ciertas cosas como el ajuste de botones; detalle que nunca se había hecho antes.
A pesar de que los zapatos de Antonio se producen exclusivamente por encargo sobre diseños estándar pudiendo hacer alguna pequeña modificación, Antonio tuvo el detalle de hacerme un modelo totalmente nuevo pues el reto le parecía interesante. Decidido más o menos el tipo de zapato y tras varios meses de espera volví a encontrarme con él en su taller de Monte Carmelo para retomar el proceso. 
Al haberme hecho ya zapatos Antonio, conoce mis pies pero no obstante decidió repasar las medidas sobre la horma que mejor va mis medidas y así conseguir el mejor y más cómodo ajuste. Posteriormente hizo unos preciosos zapatos de cordovan de la casa Horween para exponer en la tienda con mi horma corregida y fueron precisamente estos sobre los que comprobó el calce de ambos pies. A pesar de tener pies bastante estándar siempre hay alguna característica que no coincide exactamente con la horma estándar, en mi caso, por suerte, solo la altura del empeine.  
Definidas las medidas, dibujó en un folio la idea que tenía del zapato y me la explicó. Aunque la belleza de un Oxford plain o semi-brogue es difícil de batir, cuando se tienen varios de estos modelos, o como en el caso de Antonio se hacen continuamente, apetece probar cosas nuevas y hasta muy diferentes. Por ello, Antonio decidió también arriesgar y diseñó un Oxford con puntera semi brogue y con un falso cierre de botones. También el color se buscaba que fuera diferente al clásico negro o al extendido marrón, de ahí que la parte inferior del corte la vaya a realizar en una piel box-calf azul marino de tenería Dupuy. Por su parte, la superior se hará en un ante fino de cabra, y todo ello de una sola pieza.  La utilización de dos cueros con tan diferente cuerpo, constituye otro reto más, pues para conseguir un bonito corte hay que dotar al ante de la misma consistencia que el boxcalf.
Para el ajuste del zapato se utilizará una botonadura antigua de botas, con cordón elástico, Esto hará que no haya que atar ni desatar ningún tipo de cordón para ponerse o quitarse el zapato. Esto conseguirá un calce rápido pero tendrá el inconveniente, de no haberse conseguido una buena hechura, de que el pie baile dentro del zapato sin haber remedio para evitarlo. 
Al ser el azul un color todavía poco frecuente, se utilizará un hilo azulón, además de una costura “picado sastre” en el mismo color de hilo. Para la planta de montado, así como el cerco y la suela se utilizarán cueros de la curtidora alemana  Joh Rendenbach. Una de las partes más interesante de esta suela es que tendrá una cintura de violín en la zona del enfranque consiguiendo un efecto estético muy bonito. En la costura del cerco se usará la técnica consistente en levantar un hendido donde esconder la costura, costura que quedará oculta una vez cerrado el hendido. De esta forma no se verá costura ni en el cerco ni en la suela. A posteriori se le pasará la ruleta y de esta forma el filo quedará marcado aunque limpio de costura.
Antonio odia hablar de fechas de entrega pero al oír mientras tomábamos café que “ya huele a Feria” nos emplazamos a la Feria de Abril para tener listos los zapatos. De lo que sí no hablamos fue del precio pues al preguntarle cuánto costarían me dijo que no me preocupara: “no te preocupes por lo que te vayan a costar, sólo pagarás por ellos lo que valen”. 

El Aristócrata

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Nunca entenderé que hace uno de los mejores zapateros de España en la ciudad donde peores zapatos se visten.
Albert

Anónimo dijo...

Deseando ver con qué nos sorprende el gra Antonio

Barcelonas blog dijo...

Buenas tardes a todos, en especial a quien escribió elcomentario de la peor ciudad donde se visten zapatos.A qué ciudad se refiere?

saludos a todos

Anónimo dijo...

Antonio es de Sevilla, así que se referirá a Sevilla, donde peores zapatos y donde peor se viste.

Anónimo dijo...

Me imagino que se refiere a la ciudad de Sevilla y eso no es cierto .
Todo dependera de por que zona de la ciudad te muevas y con quien.
Por desgracia hoy es dificil ver a persona con buenos zapatos en el dia a
dia pero en todas las ciudades y poblaciones.
Por cierto los zapatos no se visten se calzan.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por la respuesta.Vivo en Barcelona,ciudad q tiene muchas virtudes pero en lo concerniente al vestir deja bastante q desear

Unknown dijo...

Así quiere la cultura dominante que sea.
Si vas bien vestido y calzado ofendes a los guardianes de lo políticamente correcto y todo te será más difícil

Anónimo dijo...

En Sevilla y Lérida es donde hay una mayor densidad de chancla por metro cuadrado.

Anónimo dijo...

Un estudio reciente demostró que la ciudad española que mejor calzado adquiría es Burgos, la "cabeza de Castilla".

Antonio garcía Enrile dijo...

Buenos días,

Para que el estudio aporte algo, habría que definir que es lo que considera "mejor calzado" .
Sobre los comentarios de Sevilla, pues decir que hay de todo como en todas partes, si bien hay que admitir que no hay una gran cultura en el tema de zapatos en general.
Nací en Sevilla y sin duda es una ciudad que me tiene conquistado, hoy día no es imprescindible estar en otra ciudad para vender al mundo.
Un saludo
Enrile

Anónimo dijo...

El estudio se enfocó en desde el punto de vista artesano en su fabricación y calidad en los cueros seleccionados.

Cierto es que Burgos es una ciudad de clima frío y precisa no escatimar en calzados de calidad pero también de forma implícita en el estudio se tiene en cuenta la cultura y el nivel de renta de los burgaleses.