sábado, 7 de enero de 2017

¿QUÉ ES ELEGANCIA?

A pesar de las múltiples veces que me puedan llegar a preguntar por: “¿qué es para ti la elegancia?”, encontrar una respuesta rápida no es fácil. Definir un concepto tan subjetivo como este no resulta sencillo, más si cabe cuando nos adentramos en las arenas movedizas de la elegancia interior. Aunque hoy lo vamos a intentar hacer.

Esta semana a través de cinco grandes citas, intentaré dar respuesta, siempre mi respuesta y siempre discutible, a lo que para mí significa ser elegante. Para ello, me fijaré en algunas de las características inherentes a la elegancia exterior que, al contrario de lo que ocurre con las responsables de definir la elegancia interior, difícilmente pueden ser discutibles. 
1. "Si la gente se gira para mirarte por la calle, es que no vas bien vestido" - Beau Brummel. Salir a la calle con un conjunto demasiado llamativo, por ejemplo combinando prendas pensadas para usos diferentes (sirva como muestra un traje con zapatillas deportivas), lo único que consigue es que la gente te mire y no precisamente por tu estilo innato. Muy al contrario, aquellos conjuntos que podrían pasar desapercibidos pero que no dejan a nadie indiferente, consiguen que tu recuerdo perdure en la retina de quienes se cruzaron en forma de sonrisa. Como diría Giorgio Armani, “la elegancia no consiste en ser notado sino en ser recordado”.
2. “Nada tan peligroso como ser demasiado moderno. Corre uno el riesgo de quedarse súbitamente anticuado” - Oscar Wilde. Elegancia y moda rara vez van de la mano, basta observar las pasarelas de moda de medio mundo para afirmar sin miedo a equivocarnos que ambos conceptos están cada vez más enfrentados. La elegancia apuesta por la intemporalidad, mientras que la moda prefiere siempre lo pasajero del momento. 
3. “No es fácil hacer que algo parezca simple. La sencillez es mucho más difícil que la complejidad” - Carolina Herrera. Sobrecargar los conjuntos de colores, estampados o complementos puede tener un efecto negativo sobre el resultado final. Un sencillo traje cruzado artesanal azul marino acompañado de unos oxfords negros, una camisa y una corbata de diferentes tonos de azul es una opción que por su sencillez, aquí elegancia, difícilmente puede ser mejorable.
4. “No es la apariencia, es la esencia. No es el dinero, es la educación. No es la ropa, es la clase” - Coco Chanel. A pesar de lo que pueda pensarse, vestir bien tiene mucho más que ver con el gusto que con el dinero. Como la misma señora Coco diría, el lujo no depende de la riqueza, sino de la ausencia de vulgaridad. Mucho más importante que el dinero es la cuna y la clase innata, o aprendida, de cada uno de nosotros. Vestir de una manera u otra dependiendo del momento y el lugar es además una forma muy sutil de mostrar nuestra educación.
5. “El hombre debería parecer que ha comprado su ropa con inteligencia, se la ha puesto con cuidado y se ha olvidado totalmente de ella”- Hardy Amies. Comprar la ropa con inteligencia significa hacerse con aquellas prendas, cortes y colores que más nos favorecen. Si ponérsela con cuidado es importante, todavía lo es más caminar y moverse con ella con tal naturalidad que te llegue a costar recordar qué llevas puesto en cada momento. Siempre mejor que disfrazarse resulta vestirse conforme a tu personalidad, y dejar que la ropa hable de ti. Los conjuntos que transmiten rigidez evidencian que quien los viste no está todo lo cómodo que quisiera. 

El Aristócrata

8 comentarios:

JORGE MARTÍN dijo...

Muy bueno. Para aprender de memoria. Un abrazo.

JORGE MARTÍN dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

La definición de elegancia que más me gusta es lo de "ausencia de vulgaridad". Y qué difícil es observar a alguien que en su imagen externa lo demuestre, y ni qué decir tiene la ausencia de vulgaridad en la forma de ser de alguien. ¡No conozco a nadie!.

Le felicito por el artículo.

Un saludo

Vicente dijo...

Amigos de EA:

Aunque soy consciente de que es muy difícil decir cosas nuevas sobre la elegancia en el vestir, esta bien el articulo. Reconozco que aunque la vestimenta y el atuendo son básicas para ser elegantes, la elegancia es algo mas. A mi me pierden esas personas que sabemos importantes y se comportan con una amabilidad, una educación, un señorío que realmente te desarma. Que difícil es eso, o que fácil dependiendo de tu carácter, educación recibida...En ciertos colegios ingleses se enseña una máxima sobre que es ser elegante, que para mi da en el clavo: " ser exigente con uno mismo y tolerante con los demás ", quizás muy clasista, pero ahí es nada.

Por otra parte, algo que se considera de poca elegancia es el llevar cosas nuevas, evidentemente toda nuestra ropa en algún momento es nueva. Por ello a parte de adquirir siempre cosas de primera calidad para que duren, lo importante es el conservarlas y mantenerlas adecuadamente.

Para ello es básico, buen orden, buenos armarios,... para que al envejecer no pierda su calidad. Por ello propuse un articulo sobre ello, que no ha considerado ser merecedor de respuesta. Hay que difícil es..... Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

Estoy bastante de acuerdo con el comentario de Vicente.

Vicente, no desespere. Seguro que nuestro querido EA ha tenido en cuenta el artículo que usted solicita y del que seguro nos beneficiaremos muchos, pero es posible que no haya tenido tiempo para afrontarlo, dar forma, contenidos y encontrar un hueco para publicarlo.

Como ha de suponer cada prenda o complemento ha de ser tratado de manera individual, que por cierto, en su libro "Manual del perfecto caballero" puede encontrar artículos que desea.

Un cordial saludo. M.J.

Acerico dijo...

Elegancia es el cóctel en el que se mezclan con maestría la inteligencia, el saber estar, la bonhomía, la discreción, el buen gusto y el buen humor.

Saludos!

Anónimo dijo...

¡Qué espectáculo la chica del viernes! Guauuuu
Enrik

Anónimo dijo...

Todas las fotos que ilustran el artículo son de gente de avanzada edad. Motivo a reflexionar....