sábado, 19 de noviembre de 2016

CINCO PAISES, CINCO ESTILOS

La globalización ha traído consigo que cada vez sea más difícil diferenciar la forma de vestir del hombre, independientemente de su país de procedencia. Si hasta no hace tanto tiempo poco tenía en común la manera de vestir de un alemán y un español o de un norteamericano y un italiano, hoy de pasear por las calles de las principales capitales de medio mundo apreciaremos cada vez menos diferencias.

- Estilo inglés. 
El Reino Unido, y más concretamente Inglaterra, ha marcado el devenir de la vestimenta del hombre desde el S. XVIII. Todavía hoy la forma de vestir del hombre contemporáneo conserva cortes, prendas, protocolo de conjuntos y uso de colores definidos en este país siglos atrás. Su sastrería, camisería y zapatería artesanal, no tanto así sus diseñadores, han sido, y de alguna manera siguen siendo, veneradas e imitadas en los cinco continentes. 
El traje inglés, al menos hasta recientemente, se ha caracterizado por sus chaquetas armadas, unas marcadas hombreras y telas pesadas y gruesas para resistir el frío y la humedad. Sus conjuntos desprenden un aire muy elegante, aire que premia la limpieza de líneas y el corte más purista frente a los trajes menos armados y desestructurados. Se apuesta por colores oscuros, hechuras amplias y atemporales y zapatos negros de cordones. Los abrigos largos cruzados acompañan con frecuencia a los sombreros de fedora en los meses de invierno. Aunque su calle no lo termine de reflejar, en Inglaterra se encuentran las casas zapateras más reputadas del mundo.

- Estilo norteamericano. 
Aún siendo difícil establecer en un país con tantos y diferentes Estados un estilo predominante, el hombre de negocios estadounidense prefiere la comodidad frente al formalismo. El auge de las .com ha terminado calando profundamente en el mundo de los negocios siendo muy habitual mantener reuniones al más alto nivel sin presencia de la corbata. 
Su sastrería y camisería local, con pocas excepciones dignas de nombrar, está en manos de sastres y camiseros ingleses e italianos. Sin embargo, es en la ropa casual  donde sus marcas se han ganado el respeto mundial. La ausencia de códigos en la vestimenta, convierte a Estados Unidos en una enorme pasarela donde conviven todo tipo de estilos y conjuntos y donde el traje de chaqueta está cada día más en desuso. 

- Estilo italiano. 
Hoy es el gran dominador mundial tanto de la ropa de sport como de la formal. El conocimiento que se tiene en medio mundo de sus marcas más icónicas, unido a un gran trabajo de marketing, ha conseguido desbancar al Reino Unido como juez del vestir del hombre. Su sastrería, sastrería que bebe del estilo inglés, ha relajado las líneas serias y armadas británicas otorgando a sus trajes un aspecto relajado e informal. La calidad de la mano de obra y el gran estilo innato de sus sastres ha terminado de convertir las calles de Nápoles en el nuevo Savile Row. 
Preocupados por su aspecto, el hombre italiano apuesta por el uso de marcados estampados, colores alegres y hechuras algo atrevidas. Los trajes cruzados y entallados, las perneras estrechas y los pañuelos de bolsillo visibles son notas que definen un estilo desenfado pero donde nada se deja a la improvisación. Amante de los zapatos de color marrón, disfruta combinando sus mejores trajes de sastre con modelos de doble hebilla y hasta con mocasines. 

- Estilo francés. 
El look francés o más concretamente el parisino se diferencia por un aspecto a priori desarreglado pero donde todo termina fluyendo con cierta naturalidad. Fieles de los tonos oscuros, entre los que predominan los negros y azules oscuros, raro será verles con tonalidades alegres. La bufanda es su complemento fetiche vistiéndola tanto con topa informal como con traje. Este último y sobre todo las blazers se combinan con prendas de sport como polos o camisetas de pico. 
Si el aspecto despreocupado se aprecia en la popularidad de la camisa vaquera, el aspecto relajado-chic lo vemos en los zapatos, pieza clave en todos sus conjuntos. A diferencia de lo que ocurre en otros países, el zapato de cordones es el principal protagonista, independientemente del ambiente, y acompaña orgulloso incluso a sus conocidos pantalones pitillo. La aparente simplicidad también se aprecia en la ropa formal, conjuntos donde las marcas francesas más reputadas ganan la partida en popularidad a las tijeras más avanzadas. 

- Estilo español. 
Difícil resulta hablar de un estilo patrio. A excepción de prendas como la Teba o la capa española, pocas aportaciones reseñables hemos realizado a la vestimenta del hombre internacional. De gran sobriedad donde lo importante es pasar desapercibido y no destacar sobre el resto, el hombre español es tímido resultando extraño verle vistiendo trajes cruzados o de colores alejados de los populares azul marino o gris oscuro. 

Con los zapatos como principal asignatura pendiente, la comodidad prima en sus elecciones, tanto en los conjuntos informales como en los de corbata. Con una gran sastrería todavía por descubrir, el traje de chaqueta sigue viéndose más como una obligación laboral que como una prenda con la que disfrutar. A la hora de vestir de sport y a pesar de contar con marcas nacionales, prefiere otorgar su confianza a las marcas italianas y americanas más conocidas. 
Un estilo que merecería un estudio detenido es el estilo japonés. Muy preocupado por su aspecto estético, el japonés es un sibarita a la hora de escoger su ropa. Su predilección por lo hecho a medida y los zapatos artesanales le convierten en el nuevo referente internacional. 

El Aristócrata

18 comentarios:

Javier Martinez dijo...

La foto de de "estilo español" no puede ser más acertada.
Saludos

Anónimo dijo...

Detesto profundamente la horrible moda de llevar traje sin corbata. No así, cuando se viste una americana sport que puede ser a elección y no necesariamente puede estar mejor su presencia o ausencia.

Carlos López dijo...

Javier Martinez, totalmente de acuerdo, cruel y acertada.

JDA dijo...

Interesante artículo. El leve esbozo sobre el estilo japonés estaría bien que se desarrollara más profundamente en otra entrada. Asimismo, considero que sería muy interesante que dedicara también un artículo a los "Congo Dandies", personajes que marcan un estilo muy peculiar y muy poco conocidos en España.
Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Cuando he visto la foto de los españoles la verdad q al principio me ha dado pena y hasta un poco de vergüenza ajena. Luego he recapacitado y he tenido q admitir q efectivamente la mayoría de la gente de negocios viste muy parecido a como lo hacen en la foto Sánchez y Rajoy. Triste realidad y además me temo q esto no va a ir a mejor. ¡Con lo fácil que es escoger un traje de tu talla!
Guille

Anónimo dijo...

Poner a Alessandro Sartori como muestra del estilo francés no deja de tener gracia....


F.

El Aristócrata dijo...

Las personas que aparecen en las fotos no son referentes del estilo de ningún país sino que visten de manera parecida a como hacen muchos de los ciudadanos de su país.
Un saludo
EA

Anónimo dijo...

Pues en el caso de los españoles, lo has clavado!!

Anónimo dijo...

¿Siempre menospreciamos todo lo español? Es evidente que si tomamos como referencia a los cuatro caballeros españoles que aparecen en la foto, la conclusión a la que llegaremos no puede ser mas negativa. Ahora bien, si ellos son el ejemplo del modo de vestir de los españoles ¿Por que utilizan al señor Firth para ejemplo de caballero britanico? Miremos a los señores Cameron, Hollande, Renzi; representantes cada uno de los estilos mencionados en el articulo. Seamos serios, en cada país encontraremos caballeros, que como el autor de esta web, cuidaran su imagen, su forma de vestir y su comportamiento, pero el común denominador será el que muestran los caballeros de la foto.

Anónimo dijo...


Buenos días, solamente deseo felicitar a José María por su blog y por su aporte al buen vestir masculino. Soy ecuatoriano pero actualmente resido en Kiev (Ucrania ). Un atento saludo.

Anónimo dijo...

No importa que sea Vd. ecuatoriano, siempre y cuando cuide su vestuario y sus maneras. Vivir en Kiev le facilitará las cosas.

Anónimo dijo...

Del último comentario puede deducirse que ser ecuatoriano supone algún problema, y que éste puede arreglarse al vivir en Ucrania... Como si le digo que no importaría que fuese usted español mientras cuide su vestuario, menos mal que al vivir en mozambique le ayudará a ser menos despreciable...
Vergüenza me da encontrar comentarios tan poco viajados en páginas como esta.

Anónimo dijo...

No seamos susceptibles, el comentario es de lo más correcto. No dice que 'ser ecuatoriano supone algún problema' sino, muy al contrario, dice que 'no importa'. Es Vd. el único que descalifica utilizando términos como despreciable, vergüenza...
Y todo eso porque, según Vd, 'del comentario PUEDE DEDUCIRSE'.
No sé, un poco excesivo todo.
Volvamos a la cordura y a la moda clásica masculina.
Saludos,
Efrén M.

Leo dijo...

Yo no sabría distinguir el estilo americano, al menos en vestuario formal. Sí que es evidente su gran aportación en el estilo informal (Ivy League), pero llevar corbata con camisas oxford con botones en el cuello (suelen hacerlo mucho) me parece igual de incorrecto que vestir como lo hacen los políticos españoles.
En cuanto a los sapeur de El Congo, juraría que he visto algún artículo de ellos en este blog, pero bueno sería volver a saber de ellos.
Un saludo a todos y una cordial bienvenida a nuestro amigo de Ecuador.

Paco Ramon dijo...

Arriba España!

Anónimo dijo...

¿A qué viene eso de arriba España? No entiendo...

Martin H Orbea dijo...

Me encantaría le dedicaras un espacio al Señor de Sevilla y al Señorito de Jerez. Eso que van con la chaqueta ajustada y mangas algo mas cortas, pantalones algo corto y por supuesto el pelo larguillo y muy bien peinado. Ojo que no lo digo despectivamente, pero siempre veo que criticas la sombra manera de vestir y esto se cosen aparte.

Jose Carlos dijo...

Si bien considero muy acertada la foto de nuestros políticos como buen ejemplo de cómo visten mal los españoles cuando se empeñan, yo creo que sí existe un estilo español en el vestir. Lo veo además como una magnifica mezcla de lo mejor del estilo inglés con el italiano, pero sin caer en los defectos de ambos estilos. El estilo español mezcla la sobriedad británica con el colorido y desenfado italiano, pero sin dejarse llevar por los excesos de uno y otro. Lo veo muy identificable en San Sebastián, Madrid y Sevilla. Obviamente en todas partes hay gente bien y mal vestida, pero creo que en estas 3 ciudades se resume el concepto de elegancia en el modo de vestir español. Como ejemplos del estilo español, así a bote pronto, se me ocurren Fermín Bohórquez Domecq, Carlos Castillo, Iñáki Oyarzábal, Pablo de Hohenlohe, Luis de Medina, Rafael de Medina, Alfonso Diez, Fernando Fitz-James Stuart y Solís, Iñigo de la Serna, José Mari Manzanares, Carlos Fitz-James Stuart, Luis de Guindos, Juan Jose Padilla, Pedro de Borbón dos Sicilias, José María Lassalle, el rey emérito Juan Carlos I de Borbón (no así su hijo, que deja mucho que desear), Julian López ‘El Juli’… me dejo muchos más pero creo que estos definen lo que es el estilo español más representativo, esa manera de vestir que hace que uno diga "este tipo es español" cuando lo ve en el extranjero.