sábado, 17 de septiembre de 2016

LA EVOLUCIÓN DEL VESTIR A TRAVÉS DE LOS CINCO HOMBRES MÁS ELEGANTES DEL S. XIX, XX Y XXI

Si bien la humanidad se ha valido siempre para taparse y protegerse del frío de la ropa, fue a partir del S. XIX cuando su concepto adquiere una dimensión estética explorándose una faceta que va más allá del motivo originario para la que fue creada.

El primer y gran responsable de que el hombre deje de considerar la ropa como un mero objeto con el que abrigarse y la vea como algo decorativo y con la que sentirse atractivo, fue Beau Brummell. Este amigo y asesor de Jorge IV, consiguió romper con la rigidez de la vestimenta de su época y desplazar igualmente los otrora pomposos y recargados atuendos. Apostó por los colores blanco y negro, rebajando el formalismo imperante en su sociedad y haciendo del frac la prenda estrella de su tiempo. Desterró ya para siempre las joyas de la vestimenta masculina y apostó por la sobriedad de los conjuntos. 
Defensor de su máxima en el vestir de la notoriedad de la sobriedad, llegó a afirmar que “si la gente se gira para mirarte por la calle, es porque no vas bien vestido". George Brummell fue el primer gran dandi y seguramente el que más influencia tuvo en una sociedad y en una época. No solo ejerció de árbitro de la elegancia masculina sino que además dictó sentencia sobre la forma de vestir de ellas siendo amado y temido por las damas de la alta sociedad británica del S. XIX. 

Ser elegante es fácil si se es observador y se presta atención a unas pautas básicas. Sin embargo, el estilo no es tan sencillo de alcanzar y, por norma general, es algo que está dentro de cada uno de nosotros. Eduardo VIII fue quien más dominó este difícil arte siendo imitados sus arriesgados conjuntos en los cinco continentes. Las innovaciones del rey del estilo del S.XX han sido las responsables de muchas de las prácticas que hoy inconscientemente llevamos a cabo. A él se le atribuyen las primeras solapas redondeadas que vio un esmoquin, la raya en el pantalón, la combinación de diferentes estampados o la vuelta en el bajo del pantalón. 
Se atrevió a vestir zapatos marrones de ante con traje en una sociedad que todavía no estaba preparada para tal excentricidad y presenció como le expulsaban del Royal Enclousure de Ascot por presentarse con un chaqué de color gris, algo totalmente inaceptable por la ciudadanía inglesa de primera mitad del S.XX. La forma de vestir del Duque de Windsor rompió con muchos tabús de su tiempo como demostró cuando decidió ceder el Trono a su hermano Alberto para poderse casar con la dos veces divorciada Wallis Simpson.

Si Beau Brummell y el Duque de Windsor destacaron por una habilidad innata a la hora de acuñar sus propias reglas de vestimenta, Cary Grant lo hizo por crear un personaje lejos de excentricidades pero rebosante de elegancia intemporal. Cary Grant seguramente haya sido la persona conocida más elegante de cuantas han existido. Su virtud era la discreción y la sencillez, sin descuidar ningún detalle ni dejar nada a la improvisación. A pesar de alcanzar su máximo apogeo a mitad del S. XX, sus trajes cruzados, de tres piezas, tanto oscuros como claros, de sport y formales todavía son recordados por combinarse de manera magistral con abrigos, pañuelos de bolsillo, corbatas, camisas, zapatos y un sinfín de sombreros. 
Cary Grant representa el galán frente al dandi, la pulcritud de líneas frente a lo excéntrico y la atemporalidad de los trajes de sastre frente a lo perecedero. Lejos de dejarse tentar por la ropa industrial prefirió siempre mostrar sus propios trajes y él era el último responsable de escoger el conjunto de su armario que vestir en cada película. Con seguridad aquel anónimo que definió la elegancia como “la virtud de pasar desapercibido sin dejar a nadie indiferente” lo hizo mientras disfrutaba de una de sus películas. 

Si Beau Brummell, Eduardo VIII y Cary Grant dominaron la escena de la elegancia y el estilo del S. XIX y XX, dos británicos, el Príncipe Carlos y David Gandy, lo hacen en el comienzo del S. XXI. El Príncipe Carlos tuvo en su padre el espejo donde mirarse para hacer de la elegancia más británica su tarjeta de visita. Ayudado de dos de las mejores tijeras del mundo, Anderson and Sheppard en los trajes y Turnbull & Asser en las camisas, ha paseado la elegancia más británica por cuantos países ha visitado. Famoso por sus impolutos trajes cruzados y su don especial para combinar estampados y complementos, ha hecho oídos sordos al aburrido vestir del resto de representantes de estado y ha defendido con su ropa la alegría de vestir. 
Por su lado, David Gandy es de los pocos modelos que son elegantes dentro y fuera de las pasarelas. Cliente de la mejor ropa a medida, viste en su tiempo libre sus propios trajes y abrigos de Henry Poole & Co. Amante de los trajes cruzados, los tres piezas y complementos tan intemporales como los sombreros de fieltro, es hoy la gran arma de la que dispone el S. XXI para enfrentarse con garantías de éxito al laissez-aller que impera ya en este nuevo Siglo.

El Aristócrata

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Me he llevado una gran sorpresa al leer que considera a David Gandy como uno de los hombres más elegantes de la actualidad. Considero, sin duda alguna, que se trata de uno de los más atractivos, con una percha verdaderamente impresionante, pero no creo que pase más allá. Por las fotos que de él se pueden ver en la red, evidentemente cualquier atuendo le queda genial, pero muchos de ellos obedecen simplemente a trabajos realizados, sin que se trasluzca una elegancia o estilo personal que pueda equipararle con otros personajes mencionados en su artículo.
Puestos a designar a alguien actual, entiendo que hubiese sido más justo mencionar a otro modelo de profesión como es Johannes Huebl, pareja de Olivia Palermo, de cuyas apariciones y fotografías existentes en la red puede inferirse una elegancia moderna pero atemporal, y además en todos los ámbitos de la vida, tanto de traje como de sport, o incluso en bermudas...

Vive le Roi dijo...

Si Johannes Huebl y Olivia Palermo son elegantes,yo soy el rey de Inglaterra.

Fulco dijo...

Amigos de EA:

Ya se que los que hacemos comentarios no laudatorios a los escritos de EA somos unos envidiosos. Y que cuesta mucho escribir como no sea de vivencias particulares ya que de temas generales hay mucho escrito. Pero me llama mucho la atención la pobreza de los últimos artículos. A estas alturas seguimos con el Pp. Carlos y Gary Grant. Nuestro EA parece que viaja, se relaciona ???? y seguimos así ? David Niven, para mi ni color con GG, Agnelli,... y patrios como Marichalar, Jesús Alvarez, y otros muchos.

Por otra parte hay una gran confusión, eso veo, entre los Pps. de Gales. Esas innovaciones como la raya del pantalón y el dobladillo no se deben a Eduardo VIII,Duque de Windsor, sino a Eduardo VII, hijo de la reina Victoria y muchos años Pp. de Gales.

El Aristócrata dijo...

Estimado Fulco,

He tratado de seleccionar a 5 personas de cada época (así creo q queda claro en el título del artículo). Teniendo en cuenta q Niven y Grant son de la misma época he escogido a Grant pues sinceramente pienso q en su conjunto era más elegante. Tb consideró más elegante al Príncipe Carlos q a Agnelli; quizás este último fuera más estiloso pero no más elegante. Y aunq personalmente me guste como viste J de Marichalar tb pienso q Gandy está en otro nivel, y no sólo por su físico sino por el gusto q tiene al escoger su propia ropa fuera de las pasarelas.

Ni q decir tiene q cuestiones como elegancia o estilo siempre serán subjetivas y estos nombres son solo mis nombres; nombres q no tienen porque compartirse. Precisamente se trata de quien quiera diga los nombres de aquellos q para el/ella son los más representativos de esos periodos.

PD Por cierto, se equivoca sobre Eduardo VII. Me temo q es Eduardo VIII.
EA

Anónimo dijo...

D. Fulco,
¡Vaya repaso le ha dado EA! No es que Vd. sea un envidioso por no hacer comentarios laudatorios hacia nuestro anfitrión, pero leyendo los comentarios, motivos para tenerle envidia no le faltan.
Saludos,
Germain.

Vicente dijo...

Amigos de EA:

No quiero entrar en polémicas sobre quien es mas elegante y demás, influyen los gustos y basta. Aunque todos sabemos que sobre " gustos no hay nada escrito ", si de algo hay escrito es sobre eso.

Solamente me gustaría pedirle a nuestro EA una aclaración sobre Eduardo VII, Pp. de Gales hijo de la Reina Victoria y su nieto Eduardo VIII, luego Dq. de Windsor. Yo estoy convencido que en esta ocasión no tiene razón nuestro EA, lo que ocurre es que el nieto por la época y por el mismo fue mucho mas mediático y acentuó lo que su abuelo inició, un verdadero dandy, que trajo de cabeza a su madre que no le tenia ninguna estima y que le "acusaba" de la muerte, por disgustos, de su padre, su amadisimo esposo el Pp. Alberto. La prueba clarisima es que no quiso seguir con el Jorge de su padre y escogió el Eduardo de su abuelo.

Un cordial saludo a todos

Anónimo dijo...

Pues yo me temo q la razón la tiene EA. Pero quien no piense así q comparta alguna foto de Eduardo VII con esas "innovaciones" q dicen ser suyas y no de su hijo. Así zanjaríamos la polémica. Y si no hay tales fotos...
Andrés

Anónimo dijo...

Ruego que no se ataque a este gran blog ni a su creador. El que quiera crear otro espacio de opinión, que lo haga, pero que respete las opiniones sobre una forma de concebir la elegancia atemporal.
Toda mi admiración a El Aristócrata.
Regards,
Samuel R.

Anónimo dijo...

No creo q se trate aquí de establecer si el hijo o el padre era más dandi. Hecho subjetivo. Sin embargo, las innovaciones o "excentricidades" q se atribuyen al POW corresponden efectivamente a Eduardo VIII y no a Eduardo VII. Hecho objetivo.

Guille

Vicente dijo...

Amigos de EA:

Está visto que todo lo que se dice es polémico, aunque sean las cosas mas evidentes. Por mi parte punto final. Me reafirmo totalmente lo que dije. Yo le pedí una aclaración a nuestro EA, no a cuatro incultos. La cultura, el saber cosas exige un esfuerzo, leyendo, viajando, relacionándose con gente mejor que tu,.... Fue Eduardo VII, Pp. de Gales muchos años, hijo de la Reina Victoria y no su NIETO Eduardo VIII, luego Dq. de Windsor. Aunque como dije su nieto mas mediático lo acrecentó.

En tiempos de Eduardo VII no había TV ni tantas revistas... Vale ? La historia no es la opinión de un inculto, es el desarrollo de los hechos ocurridos, vale ? También se pueden ver fotos, revistas... para ver que los pantalones llevaban dobladillo y raya antes de Windsor. Y si no que se den una vuelta por Savile Row y pregunten a sus informados y cultos sastres.

Me contengo en no ser clasista y elitista, pero ya está bien. Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

Estimado Vicente,
No creo q sea para ponerse así. Lo único q ocurre es q no se puede realizar tales afirmaciones sin aportar prueba alguna.
Está bien eso de llevar la contraria por norma, algo muy de este país, pero al menos debería hacerlo con conocimiento o aportando alguna prueba. O al menos eso pienso yo. Les la historia de la camiseria de Hawes&Curtis y verá lo equivocado q está.
Guille

Anónimo dijo...

Hola a todos,
quizá la foto cuyo enlace pongo debajo arroje alguna luz sobre el asunto de los Eduardos y los pantalones. De derecha a izquierda, Eduardo VII; su director de carreras, Lord Marcus Beresford; su entrenador, Richard Marsh; Minoru, que ganó el Derby para el monarca en 1909, y el jockey, Herbert Jones. Eduardo VII es el único rey de Inglaterra que ha ganado el Derby estando en el trono, aunque siendo Príncipe de Gales ya lo había ganado dos veces.
Saludos,

https://www.the-saleroom.com/en-gb/auction-catalogues/graham-budd-auctions-ltd/catalogue-id-srgrah10000/lot-955a812c-0733-40fa-9fb5-a3f7005ebe11

Anónimo dijo...

Haya paz, señores….
No creo que tenga mucha trascendencia a día de hoy discernir si fue uno u otro miembro de la familia real británica de quien estamos hablando.
Lo relevante y práctico es determinar qué personaje actual (aparte del príncipe Carlos), puede considerarse un hombre elegante y convertirse en norte y guía de muchos de los lectores de este blog.
Es de sobra conocido que una imagen vale más que mil palabras, y hoy en día gracias a la red podemos disfrutar no de una, sino de muchas...

Federico dijo...

Estoy algo cansado de que, en la mayoría de los casos, sea árbitro de la elegancia un inglés, cuando tenemos aquí, en España, modelos a seguir con más estilo y más gracia y alguno, además internacionalmente conocido. En las páginas del aristócrata ha sido siempre muy olvidado, como en nuestro país, una figura que no siendo precisamente actor fue reclamado por grandes directores de cine de otros países por su elegancia, su donaire y su clase. Estoy hablando de d. José Luis de Vilallonga. Estuvo bajo las órdenes de los grandes como Louis Malle o el mismo Fellini porque pesar de no ser un gran actor, en nadie podían pensar mejor para moverse delante de sus cámaras con ese aire de inconfundible aristocracia y Bon Ton como este Grande de España. En cuanto a figuras actuales que destaquen por elegantes sigo quedándome con un compatriota antes que con, como siempre, la anglosajona elección del aristócrata: Rafael Medina.
Comprendo que es cuestión, como todo, de opiniones, pero ya va siendo hora de que miremos alrededor nuestro y con admiración. Elegancia no es sólo tener educación y estilo a la hora de vestir, también es saber andar, moverse... y, en mi opinión, el príncipe de Gales le faltaba soltura en esto último . Precisamente, recuerdo que le hicieron una entrevista al señor Vilallonga en la que le preguntaban a quienes cnsideraba más elegantes. Sin dudarlo, contestó que ,en general,los italianos, no sólo por la ropa, sino también porque decía que nadie se movía como ellos. En esto , como en otras cosas, los ingleses por detrás.

Anónimo dijo...

Pues a mí me gusta infinitamente más Jeremy Irons que David Niven. Me quedo con ese aire de sprezzatura del primero frente al atildamiento del segundo. Alguien que es capaz de interpretar a uno de los villanos más elegantes de la historia del cine, Claus von Bülow, debe estar entre los elegidos...
Saludos.

Héctor Javier.

Jose GARCIA ALVAREZ dijo...

Buenas tardes a todos.

A los mencionados por Federico en una de las entradas anteriores, yo añadiría a otro español internacional y elegante, además de creador de elegancia. Siempre que he visto imágenes de Balenciaga me ha parecido un hombre increiblemente elegante. En cuanto a que normalmente sean los ingleses los que copan las listas, es un hecho indiscutible. Pocos ingleses han hecho muchísimo por la elegancia (yo voy a Londres todos los meses por trabajo y no veo que la elegancia sea algo global en la ciudad; siendo yo un seguidor de la tradicional elegancia defendida por EA). Pero esos pocos ingleses de la milla de Savile Row han creado un código de elegancia innegable. En cuanto a Agnelli, al cual admiro muchísimo por su estilo, no entraría dentro del código. Agnelli era un hombre que entendía perfectamente las reglas, por eso se permitía romperlas. Su posición hacía el resto.
Saludos cordiales,
Chema

Fulco dijo...

Amigos:

Estoy de acuerdo con los últimos comentarios y que ya expuse en el mio, a estas alturas seguimos con los mismos personajes. Cualquiera que se mueva en ambientes de cierto nivel los ve y los conoce, aunque es muy complicado en un país como el nuestro el dar nombres, me refiero a personas que realmente merecen la pena.

En cuanto a los nombres dados, pues.... Estamos en que una cosa es que un señor vista bien y otra que sea elegante. Vilallonga un señor con un porte excepcional, su comportamiento como persona dejó mucho que desear, es muy difícil ir de elegante-gran señor y no tener un duro. Como él.

De Medina, que decir, invitar a tu boda a gente que no conoces, porque te lo exige para cobrar de la revista.... hombre, muy elegante no es.

Por eso comenté que una persona como el autor de este blog tendría que abrir el panorama de elegantes. Pero no critiquemos a nadie y sigamos la norma de los verdaderamente elegantes: ser exigente con uno mismo y tolerante con los demás.

Por cierto para algunos, un poco de historia, aunque sea inglesa no les vendría mal, Jorge V, Eduardo VII, Jorge VI, Eduardo VIII.... En fin, un saludo.

Federico dijo...

Ciertamente es de todos conocido que Vilallonga no fue precisamente un santo, especialmente en su juventud en la que llevó una vida disoluta y libertina, hasta confesó que a su primera boda, con una inglesa muy fea, acudió borracho como una cuba (pero eso sí, mantuvo la compostura hasta la noche). Pero, en mi opinión, una cosa es el saber estar, las buenas maneras, el savoir faire, el tener mundo y saber vestir y otro la moralidad que uno tenga. Estoy seguro de que muchos modelos de elegancia aquí citados no se caracterizaron por su irreprochable modo de vida,especialmente si nos fijamos en la conducta de algunos de los antiguos personajes de la monarquía británica mencionados. Saludos a todos

Anónimo dijo...

EA,

Cambiando el tema de conversación, sería interesante que nos diese su opinión de cual es la forma correcta de llevar trajes cruzados o el chaleco cruzado en un morning suit. Me llama la atención que en España, la gran mayoría de los invitados que acuden con chaqué a una boda y llevan un chaleco cruzado, dejan el último botón desabrochado, mientras que en el RU, se suelen abrochar todos los botones (miren fotos en google de Prince, Charles, Henry o William en morning suit). Lo mismo ocurre con los trajes cruzados, existe una tendencia entre los españoles de dejar desabrochado el último botón, ocurriendo lo contrario en RU.

Nos podría decir en su opinión, cuál sería la forma más correcta de llevar estas prendas tan maravillosas?

Un saludo y muchas gracias

Anónimo dijo...

Buenos días, EA

En primer lugar darle la enhorabuena por su página. Todas sus entradas son estupendas y es una delicia leerle y ver las fotografías que acompañan a cada una de ellas.
Aunque le sigo habitualmente, es la primera vez que escribo un comentario. Llevaba tiempo queriendo hacer una consulta y ver la imagen de Carlos de Inglaterra con un impecable traje cruzado de raya diplomática, me ha animado a hacerlo.
Según se puede leer en muchos foros y en otras páginas, este traje queda reservado para los negocios, no siendo apto para eventos como una ceremonia religiosa (boda, por ejemplo).
Esto para muchos es una norma que hay que seguir a rajatabla. El mismo Rey Felipe suele vestir raya diplomática de hilera sencilla habitualmente para muchos de sus actos.
En Londres he podido ver como este traje de raya diplomática es habitual en hombres de negocios.
Pero ya se sabe que en España, como usted bien dice, salir del traje azul marino o gris, es complicado. Y ya ni hablar de trajes cruzados. Y eso es en las grandes capitales, si le digo lo que se ve en ciudades que tradicionalmente han sido referentes del vestir de caballeros, es para llorar.
Por esto que le comento quería preguntarle, ante este "entorno" actual donde es difícil ver a hombres elegantes en bodas o eventos que requieren cierta formalidad, si usted vería muy desacertado elegir para una boda religiosa un traje de raya diplomática cruzado, azul marino de solapa ancha y de pico. A mi me resulta elegantísimo y creo que también hay que ser atrevido, tal y como está el patio, pero quería saber su opinión sobre mi elección.

Muchas gracias de antemano y un cordial saludo