miércoles, 4 de mayo de 2016

DANIEL CREMIEUX, DE NUEVA YORK A SAINT TROPEZ

Encontrar marcas de hombre RTW de calidad no resulta en España tarea sencilla. Recuerdo cuando interrumpió con gran fuerza Hackett en nuestro mercado y dio un soplo de aire fresco al aburrido panorama de la ropa de confección de hombre de entonces. Se trataba de un momento donde la oferta era francamente escasa y eso unido a unos acertados diseños de inspiración británica, consiguieron una legión de seguidores haciendo esta marca si cabe más popular aquí que en el propio Reino Unido. 

En los años 90 muchos escogíamos sus polos y sus camisas para momentos “importantes” y comprar uno de sus abrigos tipo covert o uno de sus tres piezas de Tweed era más un sueño que una posibilidad real. Como todo lo que se termina masificando termina también de resultar atractivo. Ejemplos sobran, como veremos en un futuro artículo; incluso en el mundo más exclusivo del lujo. Pasear por ciertas zonas de Madrid o veranear en ciertos lugares de nuestra costa significaba cruzarte con tu misma camisa o con tu mismo polo no una vez sino varias. Esto unido a la perdida de calidad de sus tejidos y de la propia confección hizo que aquellos que recibimos de gran agrado la llegada del mito británico termináramos mirándolo solo de reojo. Las Rozas Village se presentaba inevitablemente como su siguiente parada.
Algo similar le ocurrió a una generación más joven con la marca Scalpers. El mismo aire fresco que para nosotros representó Hackett, para ellos lo hizo Scalpers. Muchos de nuestros hermanos pequeños se sintieron enormemente atraídos por su look desenfadado, estiloso, rebelde, alejado de las formas rígidas de su competencia y con un colorido y diseño difícil de encontrar en una marca de confección. Sin embargo, la calidad nunca estuvo a la altura del diseño y las Rozas Village esperaba ya impaciente su llegada. (Algún día hablaremos del fenómeno de estas grandes superficies y de cómo afectan a la reputación de las marcas que allí venden los restos de temporadas pasadas).

Cremieux ni ha irrumpido en el mercado español con la fuerza que lo hizo Hackett ni ha extendido su nombre con la rapidez que lo hizo Scalpers. Esto ha sido debido a varios factores. Entre ellos se encuentran la ausencia de publicidad y el convencimiento de sus dueños de que es el producto y no quien lo viste o quien está detrás de él su gran valedor. Y para ellos producto es diseño y calidad. 
El diseño de Cremieux es muy característico siendo la única firma francesa de moda casual premium presente en el mercado español. Su aspecto afrancesado con notas de estilo americano lo hacen fácilmente reconocible. De hecho su inspiración tiene reminiscencias a la Costa Azul y al mundo preppy de la Costa Este norteamericana. Es un look que nos recuerda mucho a los veranos de Saint Tropez. Precisamente por ello sea durante la primavera y el verano cuando más se puede disfrutar de la ropa de la casa francesa. Sus alegres estampados así como sus vivos colores no dejan duda alguna de la estación en la que nos encontramos. Además, su ropa da la sensación de que quien la viste está feliz, relajado y disfruta tranquilamente de la vida y el tiempo libre. 

Defender el estilo de una casa u otra es arriesgado por ser el gusto algo siempre personal y consecuentemente subjetivo. Sin embargo, la calidad es algo objetivo y sobre lo que es difícil entablar discusión. Por ello os animo a los que no conocéis la marca a que lo hagáis y toquéis, por ejemplo, sus americanas y sus jerséis. Obviamente unas y otros tienen precios superiores a los de las otras marcas aquí nombradas; algo que por otro lado es totalmente justo y normal al estar hablando de calidades muy diferentes. 
Basta pasar en invierno la mano por uno de sus jerseys de cuello vuelto de cachemira o maltratar una de sus americanas o de sus abrigos varias temporadas para entender la filosofía que se encuentra detrás de esta marca. Ahora en verano de hacernos con una de sus camisas de lino o con una de sus chaquetas de seda estaremos adquiriendo una prenda confeccionada con tejidos de primerísima calidad. La confección de la ropa Cremieux es industrial y no quieren engañar a nadie con lo contrario. Por ello no dejan, por ejemplo, ojales abiertos; algo hoy en día demasiado frecuente. Las prendas estrellas de la casa están mejor terminadas que la mayoría de prendas RTW más conocidas. Los forros de las chaquetas así como el cosido de los vivos muestran un esmero carente en las casas de confección más populares. Las telas escogidas no son propiedad de Cremieux y no ocultan en sus etiquetas los telares que se encuentran detrás de ellas, telares por todos conocidos. 

El corte de su ropa es más moderno que clásico sin llegar por ello a ser llamativo. La ropa de sport tiene un tallaje ajustado y lo mismo ocurre en la ropa más formal. En esta última se ven chaquetas de corte ceñido, de faldones contenidos y de brazos de diámetro estrecho. En los trajes se mantiene esta línea apreciándose además una chaqueta totalmente desestructurada y sin apenas hombreras y un pantalón de corte ajustado y de boca entorno a los diecinueve centímetros. No obstante, dependerá de la línea escogida, hay principalmente dos, una más moderna y otra más clásica, el hacernos con una prenda con un corte menos convencional o más tradicional. 
Sus tres líneas principales en las que se divide la apuesta Primavera-Verano 2016 son Indigo Life, Splash of Colors y París-New York-Milán. Indigo Life especializada en telas vaqueras pero en terminación cambrai, el mítico algodón blanqueado de la ciudad francesa de Cambrai. La línea Splash of Colors destaca por los colores kakis, los verde olivas militares, naranja, fucsia y azul marino. Los estampados pashley y los motivos selváticos identifican las prendas de esta línea. La la línea París-New York-Milán destaca por sus patrones modernos pero de corte más artesanal y con colores más clásicos como los azules y el gris. 

Si he traído a estas páginas a Cremieux es en primer lugar porque colaboro con ellos. Pero si Cremieux es la única marca de ropa RTW con la que he decidido colaborar hasta la fecha es sencillamente porque creo en su producto, lo he vestido desde hace años - mucho antes de que empezáramos dicha colaboración - y me permite introducir ese toque tan francés que tanto agradece el tiempo libre y mi forma de ser. 

El Aristócrata

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Maraviglioso, maraviglioso.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con lo de calidad. Es otra liga. Lástima q sea tan exclusiva.
Andrés

Anónimo dijo...

Me ha sorprendido el artículo pues mi percepción de la marca era totalmente distinta e incluso bastante negativa.
¡Habrá que entrar en la tienda a curiosear!

Dr. Johnson dijo...

Totalmente de acuerdo con los comentarios acerca de Hacketts y Scalpers.

Anónimo dijo...

Lo que hace el interés...
Siento decirle que hay marcas como Suit Supply que superan con creces el status quo de esta firma de la que habla.
Saludos

Anónimo dijo...

Suit Supply mejor calidad q Cremieux????
En fin....la ignorancia no conoce de límites....

Antonio Batllori dijo...

Las camisas de la gama silver label de Cremieux son, en mi opinión, las mejores RTW que se pueden encontrar. La gama standard, no dista mucho de la calidad de Hackett o Scalpers.... Ahora bien, una camisa Cremieux Silver Label no baja de 350€...

Alvaro dijo...

Muchas gracias. No tiene mala pinta. Probaremos!

Anónimo dijo...

Para gastarse más de 200 euros en una camisa pret à porter de Cremieux o Faççonable, mejor háganse una a medida en Burgos o similares por el mismo precio, y mejores. Para mí sólo está justificado si la camisa en cuestión es, por su diseño, muy bonita, pero gastarse 350 euros en una blanca de Cremieux es de no saber, como el que se compra un traje pret á porter en Armani, en vez de irse a un sastre. Pero oiga, a quien tiene dinero, esto le da igual.

Eneko dijo...

Buenas tardes,

No puedo estar más de acuerdo, pagar 350€ es un disparate, cuando te puedes hacer una a medida y te sobra dinero.

Saludos y buena semana.

Eneko

woodyalle dijo...

Al hilo de los comentarios surgidos respecto a Suit Supply, quisiera saber a qué calidad nos estamos refiriendo en cuanto a sus tejidos. He visitado su web y me gusta mucho su estilo. Gracias de antemano

Anónimo dijo...

Por favor hablemos con propiedad. Qué manía de opinar de lo que no se tiene ni idea:

- Por 200€ en Burgos no tienes ni para los botones
- Comparar Faconable y Cremieux es como comparar unos Lobb con unos Carmina
- Las camisas de Cremieux no cuestan 350€.

Dense cuenta que este blog lo lee mucha gente y estos comentarios solo pueden crear confusión y hacer daño.

Aristócrata, usted q sí al menos habla con conocimiento de causa empiece a censurar comentarios como los de arriba o esto va a terminar como el Carrefour.

César

Jose Luis dijo...

Cuidado, Aristócrata. Ha escrito: "Cremieux ni ha interrumpido en el mercado español". Supongo que será "irrumpido".

Eugene dijo...

Llevo años vistiendo en Cremieux. Me encantan sus colores atrevidos para los hombres y sus magníficos tejidos. Yo tengo camisas por menos de 200 € y son excelentes.
Es verdad que es algo exclusiva por sus precios, en general en chaquetas, abrigos, trajes y prendas de punto pero están perfectamente justificados por el diseño y la calidad que utiliza