sábado, 9 de abril de 2016

LA BLAZER

Si hay una prenda versátil que permita desde vestir a unos vaqueros hasta restar formalidad a un conjunto de corbata esa es la chaqueta conocida como blazer. 

Aunque con esta denominación hoy nos referimos a una chaqueta, normalmente azul marino, de hilera sencilla y algunas veces con botones dorados o plateados, esto no obedece a sus orígenes. Como en su día escribíamos, la primera blazer debe su nombre al capitán de la fragata británica H.M.S. Blazer quien en 1837 tras saber de la visita de la Reina Victoria vistió a sus marineros con una chaqueta azul marino cruzada con botones dorados. La Reina quedó tan gratamente sorprendida con aquella chaqueta que a partir de entonces todos los marineros la escogieron como parte de su uniforme. Aquella blazer se caracterizaba por tener ocho botones dorados - hoy se puede ver con seis e incluso con cuatro - por ser de hilera cruzada, por terminar sus solapas en pico, ser de color azul oscuro y por contar con dos aberturas traseras.
Por su lado, la blazer de hilera sencilla debe su origen a las chaquetas que vestían los clubs británicos de remo en las regatas del S. XIX. Para diferenciarse, cada club escogía diferentes colores para las franjas de su chaqueta. Esta blazer de hilera sencilla contaba con una o dos aberturas laterales, dos o tres botones centrales y sus solapas terminaban en forma redondeada. 

Hoy, el laissez-aller imperante en nuestra sociedad ha traído consigo que sobretodo este último tipo de blazer, también conocida popularmente como americana, haya ganado cada vez más terreno al clásico traje de chaqueta. Si la blazer de franela, cachemira o de pura lana virgen resulta muy adecuada en las estaciones más frías, la de lino es muy agradecida en las más calurosas. Aunque esta “americana” fue concebida para un uso puramente casual, de querer vestirla en un ambiente algo más formal, o incluso acompañando a una corbata, resulta fundamental acertar con las prendas que la acompañen. 

Así, por ejemplo, en invierno se deberían escoger pantalones de franela o de tela cruzada cavarly. En verano, los pantalones de lana tropical o de tejidos de gabardina resultan muy elegantes, además de frescos. Los pantalones en tono gris oscuro en invierno y algo más claro en verano hacen un bonito contraste con el azul marino de la chaqueta de invierno y con el azul algo más claro de la de verano. Si lo que buscamos es vestir nuestra blazer de manera informal escojamos pantalones de moleskin o de pana en invierno y decantémonos por la lana virgen o el algodón seersucker en verano.

A la hora de acompañarla de corbata, las camisas azul cielo o a rayas finas son las opciones que mayor juego dan. De querer disfrutar de su aire informal nada como hacerlo sin corbata y con una camisa sin gemelos y con botones en el cuello. Los más dandis seguro que apostarán por la auténtica blazer combinada con pantalones blancos como ya hacía la alta sociedad de los años 30 en Palm Beach. Por su parte, los amantes de la vestimenta más británica se atreverán con pantalones de tela cruzada cavalry marrón oscuro y los más rompedores seguro que no dudarán en escoger con ella un atrevido pañuelo de bolsillo y vestirla con sus vaqueros más alternativos.
A la hora de escoger los zapatos es importante que estos guarden una cierta coherencia con la informalidad de esta prenda. Así pues, unas botas Chelsea marrón, un doble hebilla tono coñac, unos blucher color vino o unos tassel de ante son opciones todas ellas acertadas. 

Para los más sibaritas: Siempre a medida, cruzada, confeccionada con sarga de hilo de estambre de no mas de 340 gramos de peso y con ocho botones. Los botones deberán ser en invierno de oro, no chapados, y de plata en verano. Nada más exquisito que los botones antiguos y originarios de las reservas del ejército británico o, en su defecto, botones tallados con el escudo de familia.

El Aristócrata

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente post. Una pregunta en relación al botón inferior. He observado en distintas fotografías que algunos caballeros lo llevan abrochado y otros no. Le agradecería su postura al respecto.

Anónimo dijo...

Dónde se puede encontrar sarga de hilo de estambre? Y los botones de la Navy? Gracias

El Aristócrata dijo...

A mí me gusta dejarlo sin abotonar pero efectivamente otros prefieren abotonarlo, entre ellos el Príncipe Carlos.
Los botones en anticuarios (mire tb en internet pues hay cosas muy interesantes). Los tejidos en España en sastrerías o en Londres en tiendas exclusivas de tejidos (ya se nombró aquí alguna)

Muchas gracias
EA

Florin dijo...

¿Tiene algún artículo sobre cómo vestir en una boda, como invitado?

Anónimo dijo...

Buenas tardes: Tras meses sin leer su blog -me acabo de pegar un atracón- he llegado casualmente buscando alguna foto de blazers. Le cuento mi problema, a ver si me puede echar una mano en plan consultorio.
Me han invitado a una boda en una isla mediterránea a principios del mes junio. Hasta ahí todo perfecto. Problema: de mediodía y sin corbata.
Ello nos lleva a la cuestión ¿qué vestir en una boda en la que te imponen no llevar corbata? Pensaba en una blazer ligera azul marino, quizá con camisa Oxford (¿de botones?) y pantalón gris. Ello simplifica los zapatos.
Otra posibilidad, pantalón claro, camisa blanca y chaqueta azul. No obstante, no tengo claro qué zapatos llevar (¡que llevaría un sombrero Panamá no blanco del todo sí lo tengo claro!). Quizá unos Tod's marrón claro sin calcetín, pero se me hace muy raro ir así a una boda.
¿Alguna sugerencia?
Gracias!

Anónimo dijo...

Lo mejor que puede hacer es no ir a esa boda, se ahorrará un buen dinero y se evitará el bochorno de tener que ver a invitados en sandalias.

Anónimo dijo...

Como residente en una isla mediterránea le recomendaría que, más que el color, tenga en cuenta escoger el tejido más ligero posible. He asistido a bodas al mediodía en traje de lino y casi muero de calor. Tenga en cuenta además que las costumbres en estas islas son mucho más relajadas, de ahí la prohibición de la corbata (aún así no se llega al punto de ir con sandalias a una boda, como apunta el listo del comentario anterior). Un afectuoso saludo.

Anónimo dijo...

Veo que hay gente que desgraciadamente no sabe aceptar un comentario humorístico.

Anónimo dijo...

A mí la chaqueta blazer dejó de gustarme hace tiempo. Ciertamente tengo chaquetas azul marino, de lana y algodón simples y de cruzar pero no son blazer, entendiendo como tal la de estambre con botones dorados. Es una prenda clásica y me parece muy bien para señores de cierta edad, pero no para mí y no soy ningún quinceañero.

Saludos.

Héctor.

Eneko dijo...

Yo estoy con Hector, los botones dorados no lo veo y estimado EA, no se engañe, botones de oro, contadísimos y de más de un siglo, que de baños galvánicos conozco un poco y claro que llevan oro, pero unas 8 micras y eso los buenos.
Respecto al comentario de las chanclas, yo me reí bastante. Y no creo que ofendió a nadie.

Buenas noches y buen fin de semana a todos.

Eneko

Anónimo dijo...

Ea no lleva blazer cruzado. Los botones antiguos son una entelequia. Hay que tocar la tierra de vez en cuando.

Anónimo dijo...

Vaya nivel. Como ir vestido a una boda de invitado.

Anónimo dijo...

Parece que el príncipe de Gales sea conocido de Ea. En fin....

Anónimo dijo...

¿Pero esto qué es? Basta de criticar a EA. ¿Cuándo ha presumido de ser conocido del Prince of Wales?
Por Dios, qué ganas de sacar las cosas de quicio.

Anónimo dijo...

Entre el maestro del sarcasmo y el troll de cada entrada esto empieza a parecer un zoológico. Limitémonos a comentar los temas propuestos por EA y a tener conversaciones constructivas que nos aporten algo.

Jose Maria Aguado dijo...

En contestación al señor que tiene la boda en una isla mediterránea me permito la licencia de aconsejarle que vista como crea más oportuno. El hecho de que prohiban, o no aconsejen, asistir al evento con corbata no significa que aprobemos esa imposición. Al igual que algunas personas se presentan, sin corbata, a algún acto que sí la requiere se puede asistir a una boda con ella o si me apura, con pajarita, eso sí, tendiendo a lo informal. Digo esto porque un hijo mio se casó en junio del pasado año en Menorca y, aunque la mayoría asistió con traje (yo con traje 3 piezas, aunque el chaleco distinto al traje) y corbata, hubo quien rompió esa regla y no pasó nada; eso sí, se corre el riesgo de que saltarse unas mínimas reglas en el vestir para un evento concreto sitúen a la persona al margen de la estética. De cualquier manera, quedará satisfecho si asiste a la boda a gusto consigo mismo.
Un saludo.

Víctor Naves dijo...

Pues sí, el blazer es una prenda muy tradicional, muy histórica, etc, pero, siendo yo ciudadano norteño y teniendo un magnífico blazer desde hace veinticinco años que aún conservo en perfectas condiciones, en una Semana Santa en Sevilla hace ya muchos años -por favor que nadie se ofenda, experiencia que no pienso repetir- recibí una sobredosis de lo que allí llaman "capillitas" (caballeros vestidos con blazer de botones dorados, camisa blanca, pantalón de franela gris, zapato negro y corbata granate, acompañados por señoras de luto, medio tacón y mantilla, que van de iglesia en iglesia por las mañanas visitando pasos y diciendo de forma bien audible: "¡Pero qué cosa más linda! ¡Pero qué preciosidad!") y así día tras día mientras yo observaba el fenómeno con estupor.

Así pues, de vuelta a Gijón, tomé mi blazer, quité los famosos botones dorados y los sustituí por unos bonitos botones azul oscuro y para mi gusto ha ganado mucho. Ha quedado un blazer-no blazer más discreto, muy elegante, más juvenil y menos "casposo" (con perdón).

Un no sevillano. dijo...

Señor Naves, tenga un poco de respeto por las tradiciones de otras partes de España. No se qué es lo que usted vería pero el tópico perfil que radiografía acerca del sevillano,se aleja bastante de la realidad,aunque entiendo que quizás para alguien del norte, le sea difícil tener buen paladar para la sensibilidad y exquisitez del sur. Y hace usted bien en no volver en Semana Santa,pues aquí en esas calendas lo que sobra es gente.

Un saludo.