sábado, 26 de diciembre de 2015

DE RUTA POR LAS MEJORES SASTRERÍAS DE ESPAÑA CAPÍTULO 1: VALLS, BENET PLUVINET SOLA

Con este artículo inauguramos un nuevo apartado en www.elaristocrata.com  donde conoceremos de primera mano las mejores sastrerías de España. Si en estos ocho años de vida de nuestro portal hemos visitado las sastrerías más representativas de Madrid, llegó la hora de salir de la capital y conocer el trabajo de otros muchos sastres que durante generaciones han dedicado su vida al ojal y a la aguja.

El habernos enfocado en Madrid ha sido debido por un lado, a la lógica comodidad que ello suponía por encontrarnos aquí y por otro, por concentrarse en la capital el mayor número de sastres de prestigio de nuestro país. Sin embargo, si habláramos con nuestros abuelos, e incluso con nuestros padres, comprobaríamos como prácticamente en todas las ciudades de España, e incluso en muchos de sus pueblos, hasta la década de los ochenta había al menos un sastre artesanal. Esta foto fue cambiando progresivamente con la llegada de la confección industrial dejando estos y sus prendas paso a la ropa fabricada con ayuda de máquinas. 
No obstante, si bien la gran mayoría de las sastrerías de todos estos pueblos y ciudades terminaron cerrando, sobre todo en las poblaciones más pequeñas, las más arraigadas consiguieron aguantar, no sin mucho esfuerzo y una gran carga de romanticismo, la llegada de los nuevos tiempos. Esas sastrerías, algunas con varias generaciones a sus espaldas, lucharon, y luchan, por mantener este bonito oficio haciéndolo alejados de las grandes urbes donde a priori se encuentran los mejores y más fieles clientes de medida.

Debido a la proliferación de establecimientos que ofrecen hoy sastrería “a medida”, establecimientos o tiendas pero no sastrerías, la elección de las sastrerías de nuestros artículos se ha hecho principalmente atendiendo a lo que yo considero un verdadero traje a medida artesanal: hechura única y personalizada, realización de la prenda en talleres propios y que dicha prenda esté cosida en su gran mayoría a mano. Y curiosamente, estas tres exigencias son a veces más fáciles de encontrar en algunas pequeñas sastrerías que en las de las grandes ciudades. Esto es así porque estas no disponen de una fábrica cercana con la que poder vender MTM por bespoke. Tampoco tienen cerca talleres externos que les puedan montar las pruebas, pantaloneras que les hagan los pantalones ni costureras que cosan les cosan los forros o los ojales. Al final en las sastrerías de las ciudades pequeñas es el sastre y su oficial quienes se tienen que organizar y bastar para entregar entre ellos solos la prenda a su cliente. Y ese es el caso de con quien esta semana inauguramos esta sección: Benet Pluvinet Sola. 
Internet, la globalización y la facilidad de desplazarse ha revolucionado muchos sectores y la sastrería no ha sido ajena a ello. Si hasta no hace tanto tiempo era muy frecuente que fuera el cliente foráneo quien se desplazara a su ciudad más próxima o, como era muy habitual, a Barcelona o Madrid, hoy cada vez ocurre más que los sastres, sobre todos los de ciudades pequeñas, se desplazan a las grandes urbes a atender a nuevos clientes. Este fenómeno siendo cada vez más frecuente en España no es comparable todavía con lo que ocurre en otros lugares como Nápoles o Florencia donde sus sastres no solo viajan por todas las ciudades italianas sino que además visitan otros países.  

El aprovechar uno de estos viajes de sastres de fuera de la capital se traduce, en la mayoría de las veces, en una prenda bastante más económica. Sin embargo, es de justicia también decirlo, igualmente se traduce en una prenda con un nivel de terminación menor. Solo de nosotros dependerá decidir hasta qué punto estamos dispuestos a sacrificar el nivel de terminación de la prenda por pagar un precio que es, en muchas ocasiones, menos de la mitad de lo que cobran los sastres más conocidos de Madrid o Barcelona. Dicho esto, para mi el gran reto está en conocer aquellos pocos sastres que aún estando lejos de las dos grandes ciudades españolas ofrecen una gran relación calidad-precio. Y con este objetivo inauguramos esta semana esta sección.
Benet, es el primer sastre que cumple con los tres requisitos anteriormente nombrados. “Yo hago el 100% de la prenda. El 100%, sin absolutamente ninguna ayuda externa. Desde el patrón, el corte, el picado, el hilvanado, los ojales, el montado de la prenda, el afino…como digo: todo absolutamente todo lo hago yo. No tengo ni un oficial, ni por supuesto pantaloneras ni nadie que me eche una mano. Abro yo la puerta, recibo las telas, recojo la publicidad, tomo medidas, coso los pantalones, hago los patrones, plancho, coso y si es necesario llevo el traje al cliente allá donde esté”. “Obviamente, esta forma tan particular de trabajar, no me deja tiempo para hacer más de tres o cuatro trajes al mes. Por eso, cuando oigo el alto número de prendas que dicen ciertas sastrerías de Madrid, y sobre todo de Italia, con esos talleres tan diminutos, que hacen yo lo tengo claro: están externalizando mucho trabajo. En esta profesión no hay secretos y es imposible que si las prendas se hacen en su totalidad en los talleres de la sastrería se puedan hacer más de veinticinco trajes al mes. ¡Es imposible!”.

Después de tan impactante introducción, Benet, 44 años, nos hace partícipes de una filosofía de vida muy lejana a la mercantilista que prolifera hoy en nuestra sociedad “Obviamente, te podrás imaginar que haciendo solo cuatro trajes al mes y cobrando 1.300€ por traje no nado precisamente en la abundancia económica. Pero en cambio, sí nado en la riqueza que supone cobrar con honradez y ser dueño uno mismo de su tiempo. Y esta riqueza no la puede dar el cortar muchos más trajes”. “Empiezo a trabajar a las seis de la mañana en mi taller de la masía donde vivo en la Serra de Prades y a las ocho me voy al taller de Valls. Cuando cierro mi sastrería a las dos de la tarde me pregunto: mar o montaña y dependiendo de lo que me apetezca ese día me voy a caminar por la montaña o a leer a la playa. Ambos sitios no distan de aquí más de veinte minutos en coche”. “Recuerdo en una entrevista que le hicieron a Flavio Briatore donde le preguntaron qué era para él lo más especial de ser millonario. Flavio contestó que para él lo mejor de ser millonario era que podía ser dueño de su tiempo. Pues yo también soy dueño del mío y créeme que soy lo más alejado a un millonario”. 
Pero Benet no es uno de esos románticos que decidió de un día a otro ganarse la vida como sastre sino que por el contrario lo ha mamado desde bien pequeño al pertenecer a la tercera generación de sastres de la familia Pluvinet, apellido que mantiene vivo el oficio en la provincia de Tarragona desde comienzos de 1939. Su abuelo, que comparte nombre con Benet, perteneciente a una familia de siete hermanos, a muy temprana edad tuvo que escoger entre ser músico o sastre algo que terminó definiendo el futuro del apellido Pluvinet para siempre. Aprendió el oficio de dos sastres de la zona, concretamente de Viliella de Cerdanya en Lleida. Uno de ellos, el Sr. Armengol y más tarde en Mataró el Sr. Serra. Ya con bastante experiencia tiene que exiliarse durante la Guerra Civil a Ceret, un pueblo francés cercano a la frontera, desde donde siguió ejerciendo como sastre. A su regreso, tras la jubilación del sastre vallense Garriga se hace cargo de su sastrería ejerciendo como sastre hasta el día de su muerte a los 76 años.

“Mi padre, también Benet de nombre, y un tío mío siguen luego los pasos de mi abuelo especializándose ambos en la sastrería artesanal”. “Mi padre empieza a trabajar con mi abuelo a los catorce años y ejerció la profesión hasta hace solo unos años”. “En el taller de mi padre había un espacio reservado a la ropa de confección, espacio que hoy se mantiene y que lleva mi hermana Neus”. Benet, siempre tuvo claro que su fututo no pasaba por estudiar una carrera y desde los nueve años acompañaba a su padre por las tardes en la sastrería picando solapas. A los diecinueve años, terminada la educación secundaria, decide dedicarse a tiempo completo a la profesión de sastre. Ya en el año 2000 resuelve establecerse por libre y olvidarse, entre otras cosas, de la ropa industrial y de sus clientes abriendo la sastrería donde hoy se encuentra. Solo un paréntesis, del año 2010 a 2012, transcurrido en la sastrería del Corte Inglés de Tarragona le aleja de su propia sastrería. 
La sastrería Benet Pluvinet no guarda mucha similitud con las que hemos traído a estas páginas. No hay lujo alguno a la vista, ni fotos de clientes conocidos, su pintura bien agradecería un buen repaso y el probador unos espejos nuevos. Sin embargo, es la extensión perfecta de la personalidad de Benet. En vez de muebles de nogal donde exponer las telas, su lujo radica en un cenador trasero donde un patio de limoneros es el responsable de que toda la estancia se llene del olor de sus limones y del sonido del cantar de los pájaros. Un sótano al que se accede por una escalera empinada guarda piezas de madera artesanales que fabrica en sus ratos muertos.

“El oficio de sastre lo aprendí de mi padre aunque con el tiempo he cambiado ciertas cosas para que estuvieran más acorde con mi filosofía de sastrería. Comparto con él el hacer siempre patrón para la chaqueta y cortar el pantalón directamente sobre la tela. “Pantalones a medida hice muchísimos trabajando con mi padre y no necesito de patrón alguno para que al cliente le guste y esté cómodo con él”. Nos comenta que una diferencia importante con la manera de trabajar de su padre es que este con los años llegó a tener un número importante de patrones y que los que ajustaba a cada nuevo cliente. “Yo en cambio hago un patrón único por cliente y prenda”. 
Aunque a la hora de hacer la prenda los principios son muy parecidos en todas las sastrerías, como hemos visto en esta página cada maestrillo tiene su librillo. Por ejemplo, Benet confecciona el traje de igual manera que se hacen las camisas en muchas camiserías de Jermyn Street. Independientemente de la tela que haya escogido el cliente, Benet le prueba el traje con una tela de prueba mucho más barata, y las correcciones hechas en esta tela las pasa al patrón. Solo entonces elabora la prueba con la tela escogida. “Obviamente, con este sistema sería imposible hacer muchos trajes al mes ya que esto ralentiza mucho todo el proceso. Sin embargo, merece, y mucho, la pena.” Esto trae consigo que cuando el cliente acude a la prueba del hilvanado, la chaqueta ya esté muy ajustada a las medidas finales. No obstante, todavía tendrá que acudir otras dos veces más hasta que se le entregue el traje. “A los clientes de la casa si no han modificado el peso con una prueba puedes ser suficiente”.

“A pesar de lo que haya aprendido en estos veinticinco años de profesión, los libros siguen siendo una fuente constante de consulta en mi trabajo”. En estos años, Benet ha elaborado su propio libro de consulta que a pesar de que como él mismo dice “se sabe de memoria”, siempre lo tiene abierto por la página de la prenda que esté cosiendo en ese momento. 
Transcurre el encuentro en un ambiente de lo más relajado y solo interrumpido por la entrada de los vecinos de la zona que llaman a la puerta únicamente para dar los buenos días u ofrecer café. Tras saludar a uno de ellos llega el momento en el que nos cuenta cuál es su estilo y concepto de sastrería. “Para mi un traje observado de fuera debe parecer ajustado pero el cliente debe estar cómodo con él. Me gusta no armar mucho la prenda pero sí reforzar el pecho y de alguna manera me siento más cercano a la sastrería inglesa pues los trajes parecen trajes y no una prenda de sport”.

Cuando le preguntamos si es de hombros naturales o si es más de nuestro popularmente conocido como “chorizo”, él nos contesta que en Valls de chorizo nada y que él es más de “butifarra”. Curiosamente este término es el que utilizan los sastres de la zona para referirse a nuestro chorizo. “Sí, a mi me gustan las chaquetas con butifarra porque si no los trajes me da la sensación de que son de confección”. “Tampoco me gustan los hombros con costuras abiertas y con muchas hombreras. Aunque tampoco soy de la moda de quitar toda la hombrera a las chaquetas”. “Primero porque me gusta y segundo porque esta zona es fría, yo forro en invierno toda la chaqueta. En verano hago medio forros. Sea invierno o verano lo que tengo claro es que la chaqueta debe tener forro”. 
Al contrario de lo que se estila en este sector, Benet nos dice convencido de que él todavía tiene mucho que aprender y que disfruta haciéndolo. “Durante unos días estuve en el taller de Jaime Gallo y no solo aprendí mucho de él sino de muchos de los oficiales y costureras que estaban allí. La calidad de la mano de obra era excepcional”. “A mi todo me cuesta mucho más ya que a las sastrerías grandes ya que yo no tengo a nadie que me ayude ni que haga aquello que más me pueda costar. Yo solo me tengo que picar las solapas, también y aunque los cuellos vengan ya picados yo prefiero picarlos por mi mismo también a mano, hago el patrón, corto la prenda, la monto, la pruebo, la afino etc. y hacer todo esto sin taller alguno y sin gente especializada en cada etapa no es fácil”. “Mi gran reto es conseguir hacer esos ojales tan perfectos que hacen mis compañeros de Madrid”. Nos muestra un gran trozo de tela con muchos ojales cosidos, algunos mejor terminados que otros, pero efectivamente todavía el mejor alejado de lo que aquí estamos acostumbrados a ver. “Echo horas con mi madre y espero en no mucho tiempo coserlos mucho mejor”.

Una curiosidad de su sastrería es que solo trabaja con telas de Holland & Sherry. “Holland & Sherry tiene telas de todo tipo y sus diseños y pesos son los que más van con la filosofía de mi sastrería. Además, sus representantes en España son unos encantos y unos increíbles profesionales. Raro es el pedido que no recibo antes de las cuarenta y ocho de haberlo hecho”.
Y como no hay mejor forma de ver todo esto que en un traje, nos ponemos mano a ello y buscamos una tela con el que hacerlo. La tela y el estampado los escoge el propio Benet. “Aunque pueda ser algo más complicado, a mi me encantan los cuadros. Casar los cuadros es siempre un reto. Y más lo es casar la propia tapeta que aunque sé que dicen por ahí que si casa es solo por casualidad, esto no es así. Las líneas o los cuadros de la tapeta pueden, y deben, casar aunque obviamente la complicación es mucho más alta que de no preocuparse por que casen”.

Definimos la forma de la chaqueta y hace un pequeño boceto. Al final seguimos su recomendación y escogemos un dos piezas de Holland & Sherry: una chaqueta cuadro Harris y un pantalón de estambre de los que os contaremos mucho más en un futuro capítulo. Os animo igualmente a que habléis con vuestros familiares de más edad y compartías con nosotros el nombre y las ciudades donde todavía es posible encontrar una sastrería como las que nos gustan a muchos, sastrerías a la vieja usanza con un toque classic with a twist.


El Aristócrata

51 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesantísimo artículo! Ojalá muchos más tuviéramos una filosofía menos unida a la obsesión occidental de poseer por poseer u nos pareciéramos más a este curioso sastre. Además, creo q es el primer sastre que conozco q hace enteramente él solo toda la prenda. Y qué decir del precio. Toda una ganga!. Lástima q haya q recorrerse media España hasta llegar a Valls.

Aristocrata, un magnífico artículo y muchas gracias por esta nueva serie de artículos q me imagino te llevarán mucho más tiempo y no siempre te será fácil poder hacerlos.

Un lujo de lectura.
Andrés

Eneko dijo...

Buenas noches,

Qué alegría de artículo y yo pensado que hasta 2016 no ibamos a tener nuevo.

No me puedo creer, que no tenga a nadie formándose junto a él, que pena de conocimiento que se va a evaporar.

Un abrazo y felices fiestas.

PD: Veo que el 2016 va a ser más interesante que el 2015.

Jandilla dijo...

Enhorabuena EA. Interesantísimo. Este si es el camino para seguir siendo el blog de referencia, y no los publirreportajes de marcas comerciales. Qué gran 2016 nos espera. Gracias!

Anónimo dijo...

El blog va mejorando, no hay duda. Se ven menos publi-reportajes. También observo que ha descendido el número de mujeres desnudas. Se ve que entre todos hemos conseguido que EA entre en razón...
Saludos,
Julián C.

Anónimo dijo...

Excelente artículo y enhorabuena por la iniciativa.
LM

Anónimo dijo...

Mujeres desnudas? Nunca en este blog ha salido una mujer desnuda!!
Qué ganas de hacer daño injustamente.

El Aristócrata dijo...

Yo también creo que nos vamos a divertir conociendo en esta ruta que acabamos de arrancar. Solo pido un poco de paciencia pues desplazarse a lugares tan alejados de Madrid como Valls no siempre es fácil.

Respecto a los "publi-reportajes" no puedo estar de acuerdo. Me imagino que quien hace referencias a ellos se refiere a los artículos de Signes, Bentley y Montblanc. Sinceramente como lector yo hubiera disfrutado mucho pudiendo entrar por primera vez en el taller de Signes y ver cómo se fabrican artesanalmente uno de los sombreros Panamá más famosos del mundo. Que alguien ajeno al mundo del motor me contara de primera mano sus impresiones al volante de un Bentley también me hubiera encantado pues es una de las pocas marcas que se fabrican con un alto contenido artesanal. Y si bien algunos de los artículos que hace Montblanc pueden ser adquiridos por un público amplio también es la marca responsable de muchos de los modelos de plumas más famosos del mundo. Y solo espero que estos "publi-reportajes" puedan no solo mantenerse en 2016 sino aumentar en número.

Y ahora de querer hacer un comentario creo que puede aportarnos a todos más hacerlo del protagonista de nuestra semana, uno de los pocos sastres que yo conozca que hace el 100% de la prenda por él solo y sin ayuda alguna exterior. Y todo por solo 1.300€.

Dicho todo esto, creo que esta página durante sus años 8 años de vida siempre ha sido fiel a su filosofía de exclusividad y artesanía. ¡Guste a quien guste y disguste a quien disguste!. Al contrario de la mayoría de páginas similares a la nuestra, nosotros siempre hemos sido fiel a la misma filosofía. Muchas de estas hoy hablan de una marca media, al día siguiente lo hacen de una premium y a los dos días lo hacen de una muy corriente. Nosotros, para bien o para mal, siempre hemos sido fieles a una misma línea editorial; aún cuando eso nos haya podido suponer rechazar interesantísimas propuestas económicas de esponsorización. Basta fijarse en los patrocinadores que acompañan los márgenes de esta página para comprobar que esto no es solo una opinión sino un hecho contrastado, y contrastado durante años.

Muchas gracias, y una vez más Feliz Navidad!.

EA

Anónimo dijo...

Reconozco que no sabía de la existencia del Sr. Benet pero si el resultado del traje me gusta habrá ganado un cliente.
Felipe

Anónimo dijo...

En Granada hay uno cuyo padre ya lo era en la ciudad desde los años sesenta.Creo que él y su mujer sacan la sastrería adelante, aunque se ayudan de la confección industrial de trajes de fiesta.Ahí tiene uno.
Muchas gracias

Anónimo dijo...


Yo tb estoy deseando ver el resultado. Reconozco q dudó un poco de ello ya q por experiencia los mejores sastres, como los mejores en cada campo, han tenido varios maestros. Y por lo q he leído aquí Benet solo ha tenido a su padre.
Pero seamos prudentes y esperemos a ver ese dos piezas terminado.
Cesar

Anónimo dijo...

¿Y se sabe si viene alguna vez por Madrid? La verdad es que además de que me guste mucho eso de que sea él la única persona responsable del traje, el precio es mucho más económico de lo que se estila aquí en Madrid. Por 1.300€ en Madrid no tienes ni un MTM.

Saludos
Dani

Anónimo dijo...

Pienso que sastres como el Sr. Benet tienen mucho futuro no solo en España sino también en Europa. Si el estilo es acertado y la calidad de mano de obra buena tiene todo un continente al que coser trajes. No hace tanto tiempo los sastres Napolitanos vieron en Londres a su futuro mercado. Y lo vieron porque aunque en Londres haya muchos, y buenos, sastres estos cobraban 4.500€ por el traje mientras que ellos lo hacían por 2.500€.

Lo único q no me convence de él es que no tenga otras telas. Scabal o Loro Piana hacen magníficas telas. Sobre todo las de la temporada primavera-verano.

Gran artículo Aristócrata. Y si no hablamos, Feliz Año para todos.
Alfonso

Anónimo dijo...

Si, a partir de ahora, empieza a recibir muchos pedidos tendrá que contratar a alguien más. Además, con el paro que hay sería una buena opción que otras personas pudieran aprender el oficio.
El precio del traje es el equivalente, más o menos, a la nómina de un funcionario público de grupo D, dicho sea de paso las personas casi peor vestidas de la sociedad, aunque haya sus excepciones. Me he salido un poco del tema, pero bueno.
De todas formas, muy buen artículo y enhorabuena a este profesional de la sastrería con mayúsculas.

Buena entrada de año para todos.

Anónimo dijo...

Si recibe más pedidos, que les haga esperar. Que no enseñe a nadie el oficio, porque en unos años le hará la competencia y le robará los clientes. Sé de lo que hablo.

Anónimo dijo...

Con este reportaje no hace Vd. mas que daño a los sastres de Madrid y Barcelona que somos los que pagamos impuestos. Habrá que ver lo que paga de local este señor...

Vicente dijo...

Amigos de EA:

Estoy seguro que el sastre mencionado es un buen profesional porque de no ser así EA no nos lo hubiera presentado, pero hay cosas que me dejan perplejo.

No soy ningún profesional sino un cliente de sastrería a medida que ha tenido la suerte de conocer a magníficos profesionales, aunque pocos.

Casi como único merito se aduce el que lo hace todo el. Como muchos sabéis y sobre todo lo sabe nuestro "jefe", no entiendo que sea algo positivo.Todos los grandes sastres ingleses, italianos, españoles... no lo hacen. Un buen sastre lo que debe saber hacer, y es lo mas difícil, es ser CORTADOR, en base a las medidas tomadas. Es lo mas difícil de la sastrería.

Luego un buen oficial hilvana, cose... las partes cortadas. Un sastre no hace pantalones, los hace la pantalonera, ni chalecos... entre otras cosas porque sus buenos oficiales lo harán mejor que el. En fin hace lo mas difícil, cortar, dando su estilo, probar y dirigir el proceso para que le siente como "un guante". El resto...

Eso ha sido siempre así en los grandes sastre. No ?, amigo EA. Me gustaría que nos explicaras porque ahora consideras lo contrario como una ventaja, cuando ni ha sido ni es así.

Un felicisimo año nuevo a todos y muy especialmente a nuestro anfitrión.

En cuanto al precio prefiero no hacer ningún comentario, salta a la vista, ademas soy enemigo de lo de la relación precio calidad. Me gustan las cosas buenas y si no puedo comprármelas me aguanto. Un abrazo.

El Aristócrata dijo...

Estimado Anónimo,

Yo también soy partidario de la especialización. Que cada cual se dedique a aquel proceso que mejor sepa hacer. Yo no doy más mérito a un traje por estar hecho por solo una persona que otro que está hecho por varias y queda mejor. Sin embargo, creo que yo hablo aquí de otra cosa. Si tu pantalonera hace mejor que tú los pantalones es lógico, y aconsejable, que los haga ella. Si la persona que hace los chalecos los hace mejor o más rápido que tú es lógico, y aconsejable, que los haga él. Pero yo defiendo esto siempre y cuando esa pantalonera, esa persona que te monta la prueba o esa persona que te hace los bolsillos de la solapa trabaje solo para ti y no para otras sastrerías.

Madrid no es Pekín y muchos sabemos q la pantalonera X o el de los chalecos Y o el de las pruebas Z trabajan para la sastrería A, B, C y D. ¿Qué significa esto? Que el pantalón q te hace la sastrería A es el mismo q te hace la sastrería B y en cambio el precio puede llegar a ser el doble aún tratándose de la misma persona la que lo ha hecho.

Efectivamente las sastrerías de Savile Row externalizan los pantalones y muchas mas prendas (basta darse un paseo y observar la poca cantidad de trabajo que se amontona en los talleres de las plantas bajas para ser conscientes de que el trabajo se saca de la sastrería). Pero la diferencia es que esa pantalonera que trabaja para, por ejemplo, Henry Poole lo hace desde su casa pero solo para Henry Poole. En cambio, los oficiales externos de Madrid trabajan para varias sastrerías.

Conclusión: que estás pagando por un pantalón en la sastrería A el doble que en la sastrería C y la realidad es que se trata del mismo pantalón.

Al final usted está defendiendo que es de justicia pagar el doble, o más del doble, por un corte o un estilo aún cuando la mano de obra implicada en el traje sea la misma que el del sastre de la esquina q cobra la mitad. ¿Pagaría yo el doble por ese corte o ese estilo aún cuando sé que lo han cosido y montado las misma personas que las de la sastrería que me van a cobrar 1.800€? Pues seguramente en un par de sastrerías sí, pero con seguridad no en el resto. Para mi tan importante es el estilo como la calidad de la mano de obra. Y precisamente porq el estilo para mi es el 50%, o más, de la prenda cada día entiendo más porqué la confección de calidad tiene un espacio importante reservado. Pero esto es otro tema q daría para muchas discusiones….y mañana es Nochevieja y no están los cuerpos para ello….

Por todo ello, si el Sr. Benet consigue hacer enteramente un buen traje únicamente con su sello personal, y manos, estará ofreciendo algo que hoy no es para nada fácil encontrar.

Respecto a que el cortador es la clave…. Si me lo hubiera replanteado hace 10 años sin lugar a dudas le hubiera dado la razón. No obstante, hoy creo que es más complicado encontrar un buen oficial que un buen cortador. Al final, La Confianza, todos los años licencia a varios cortadores, mejores o peores, pero cortadores. En cambio dar con un buen oficial no es tan fácil al no haber licenciatura alguna más allá de los años y años de experiencia.

¿Por qué da a entender que el Sr. Benet no paga sus impuestos?

Muchas gracias y Feliz Año para todos
EA

Anónimo dijo...

Estimado Vicente,

Si para usted ser sastre se limita a saber cortar y dirigir a los oficiales entonces está igualando a los sastres que conoció mi padre con los Lander Urquijo, los Borja de Scalpers o los Joaquines de Langa q proliferan hoy por todas las esquinas de España.

Por favor, le exijo respeto a esta profesión. Ser sastre es mucho más que eso. Y para poderse llamar sastre, le guste o no, hay que saber coser y hacer tus propios pantalones. ¡Faltaría más!

Anónimo dijo...

Observo en este blog poco respeto al que sin duda es uno de los oficios más antiguos del mundo: el de sastre. No comparemos al sastre de toda la vida con estos 'modistos'.
Feliz 2016.

Martín dijo...

Algunos comentarios son realmente ofensivos. Especial mención de éste:

"Con este reportaje no hace Vd. mas que daño a los sastres de Madrid y Barcelona que somos los que pagamos impuestos. Habrá que ver lo que paga de local este señor..."

¿Por qué infiere que el Sr. Benet no paga sus impuestos? ¿Acaso el tener un local en tal o cual calle hacen que el traje sea mejor?

El trabajo del Sr. Benet es admirable. Además, él mismo subraya que hace todo el trabajo dada la imposibilidad de encontrar oficiales que le monten los trajes.

De todas formas, hay que ver el resultado.

Saludos,

Vicente dijo...

Mi querido EA:

Sin ningún afán de polemizar, si quisiera hacer una pequeña puntualización. No soy Anónimo, he firmado. Intuyo al leer su respuesta, que le agradezco, que en cuanto no recibe loas a sus artículos y opiniones, no le gusta. De ahí lo de Anónimo, Ud, interpretaciones..., pero, claro, puedo estar equivocado.

Yo he conocido los grandes sastres madrileños que tenían taller propio, con oficiales..., no me refería a externizar, pero si son buenos ?, el sastre da su sello con el corte. Esto ha sido así siempre y cualquier cliente lo ha visto. La gran sastrería masculina ha sido y es así y ud. lo sabe.

Por ultimo, nunca se me ocurriría decir que el sr. Benet no paga impuestos. Me refería a que con esos gastos puede ofertar ese precio. Pero de ahí a garantía de calidad, discrepo.

Otra vez, feliz año a todos, es especial a nuestro anfitrión y que siga con ese magnifico blog. Un abrazo

Anónimo dijo...

Llamar modistos a los nuevos sastres es una ofensa enorme, solo entendible desde el odio, el rencor y la envidia.
Aunque es cierto que los sastres de Madrid y Barcelona son quienes pagan impuestos en este país, no olvidemos que los de los pueblos son estilistas, no modistos, ni por supuesto sastres con mayúsculas.
Saludos,
Onofre

Anónimo dijo...

Basta ya de insultar en el blog, especialmente a nuestro EA.
Que en 2016 la elegancia se generalice!!!

Anónimo dijo...

¡Vaya refriegas se montan últimamente en este blog!

Una precisión, sobre los sastres jóvenes: hay una cosa que se llama el Club de Sastres, donde han estado y están la mayoría de los que a Uds. les vienen a la cabeza (Calvo de Mora, Reillo, Córdova, Gallo (q.e.p.d.), Puebla, Reventún...), que no llega a veinte miembros, y del cual forman ya parte Joaquín Fernández Prats (Langa), Agustín García (Serna) y Daniel Sánchez Caro. Les copio el link más abajo.

No todos los jóvenes son "Borjas de Scalpers", citando a un anónimo anterior y sin querer ofender a nadie. Al César lo que es del César: habrá sastres y habrá modistos, como hay personas jóvenes y mayores. Pero no hace falta ser mayor para ser sastre, ni ser joven es equivalente a ser modisto. Gracias a Dios, hay relevo generacional, a pesar de los pesares. De lo contrario sería muy frustrante ser admirador de la sastrería clásica artesanal sin haber cumplido los cuarenta.

Les deseo a todos un feliz 2016, que nos traiga más paz y sosiego (aunque reconozco que, en España, las discusiones sin vehemencia son mucho más aburridas). Un abrazo,
S.

http://www.clubdesastres.com/miembros-en-activo

El Aristócrata dijo...

Perdón Vicente. Al no ver su firma pensé q se trataba de un anónimo.
Lo siento.
Un abrazo
EA

Anónimo dijo...

¿Me van a llamar sastre? No lo espero ni deseo. Más bien me llamará modisto quien pretenda insultarme, aunque mataría por ser un gran estilista. Aquí todos van por el puñetero dinero. ¿Que importa si uno paga impuestos? Vean sino a los políticos...
EA, la sastrería es un fenómeno urbano. En los pueblos no hay artistas sino artesanos. O acaso se hace Vd. los trajes en las aldeas? Venga hombre...

Jandilla dijo...

Paz y Amor queridos "aristócratas", Paz y Amor. Y Feliz 2016 en ciudades y aldeas, para sastres y modistos, y que cada uno pague sus impuestos como debe, que Hacienda somos todos 😉

Anónimo dijo...

Habrá que ver si el nivel de costura está al mismo nivel que los sastres que cobran 1.800€,
yo soy oficial y he trabajado en grandes casas indudablemente si los sastres de Madrid o Barcelona tuvieran cinco trajes al mes les aseguro que ellos también arias todo y puedo dar fe de que sastres como D. José María Reillo, Manuel Calvo , Joaquín Fernández , rebentun, Pepe Alonso saben coser perfectamente, pero indudablemente teniendo volúmenes de trabajo es imposible que lo hagan todo si no el negocio no le funcionaria y el nivel que hay de costura en estas ciudades con todos mis respetos es muy difícil que lo tengan sastres de provincias.

Un saludo.
Diego.

El Aristócrata dijo...

Hola Diego,
Estoy contigo de que el nivel de la mano de obra en Madrid es superior al de los sitios más pequeños. Al menos lo q he visto yo. Creo además q lo digo en el artículo.
Pero demos la oportunidad al Sr. Benet de mostrarnos su trabajo para poder tener todos una opinión contrastada con hechos. Y luego libremente que cada uno pueda decidir qué opción prefiere. Cuantos más sastres, y formas de trabajar, conozcamos mejor para todos :)
Un saludo y Feliz 2016 para todos
EA

antonio herrero dijo...

Buenas tardes, yo tengo el placer de tener varios trajes del Sr. Benet y les aseguro que es de un nivel excepcional, tanto el cosido, como el corte y como el trato personal y profesional.
Puedo comparar porque tengo trajes de Jaime Gallo, Santa Eulalia, McQuen (Londres) etc. Y desde que he vuelto a Barcelona en el 2012, conocí por casualidad al Sr. Benet.
Os aconsejo que vayais a su taller y disfruteis de su trabajo y su excelente resultado. Todo ello, con un precio excelente. I entendereis el porque del precio. El taller es suyo de propiedad y tiene una vida muy minimalista y sencilla.
Si un dia lo conozcais, muchas cosas que se han dicho aquí vereis si son ciertas o no. Vuestros comentarios me han animado a comentar en este blog por primera vez, ya que tengo el placer de haber disfrutado de su trabajo.
Feliz año a todos.

Antonio Herrero.

antonio herrero dijo...

Aaaaaaa vuelvo a ser Antonio, si quereis disfrutar de su trabajo. Lo podeis ver en facebook "Benet Pluvinet Sastre". Lo conocereis mejor.
A disfrutar!!!!!

charly dijo...

Eso es como decir que Roma por ser capital tiene mejor mano de obra que los provincianos de Nápoles. A veces soltáis un tufo capitalino que tira de espaldas.

Antonio garcía Enrile dijo...

Buenas noches,
Sobre este asunto me gustaria opinar. Siempre observo la tendencia a comparar, y creo que eso no lleva a ninguna parte.
Cuando alguien me pregunta si son tan buenos los zapatos de lobb, me gusta contestar que son únicos igual de unicos que los de cualquier otro zapatero.
A la pregunta ¿podrias hacerme estos Lobb, la respuesta es NO, los Lobb solo los puede hacer el, y los Enrile solo los puedo hacer yo. Pensar que este señor o muchos otros suponen una competencia grave para los grandes sastres de Madrid o Barcelona, creo que no tiene sentido, esta claro que su estructura y filosofia no lo llevan a producir cantidades. Por otra parte cada cliente buscara en su sastre/s algo mas que el precio, entendimiento, cercania, telas, capacidades, hechuras....
No creo que este Sr. sea mejor ni peor que otro sastre, cada profesional ofrece su trabajo y cada cliente valora y busca cosas distintas.

Sobre el tema de no enseñar, por que aprenderan y te quitaran la clientela, me parece un pensamiento respetable pero no lo comparto en absoluto, si observamos grandes profesionales de este y otros sectores solo han conseguido crecer formando equipos.


Feliz año a todos!!!

Enrile

Unknown dijo...

Chapó por Enrique, poco más que añadir.
Un saludo y feliz año.

Agustin Garcia

Nina Pérez dijo...

Que alegría al leer y ver el nombre de mi AMIGO Benet!! El señor Pluvinet!! Somos amigos desde hace más de 20 años y por supuesto que le he visto cortar, hilvanar, coser... Yo no soy entendida en el oficio,pero sí puedo garantizar que trabaja solo, que de principio a fin la prenda únicamente pasa por sus manos,que le gusta la perfección. ..
También comentar lo que disfruta con su oficio,lo cual transmite a sus clientes, a sus amigos.
Y como no mencionar su encantador taller,un taller acogedor, pequeñito sí, con un patio y su limonero, con el dulce cantar de los pájaros.
Claro,pensaréis que como es mi amigo...Pues sí, lo es y espero que tenga la MAYOR suerte del mundo y que su trabajo sea conocido allí donde quizás ni tan siquiera hubiese imaginado que su nombre sería mencionado,pero sobre todo que sea una persona feliz.

Nina

Anónimo dijo...

Buenas tardes,
A los que nos hemos trasladado a Madrid desde ciudades "mas provincianas" nos choca esta cultura del hidalgo de pagar muy caro algo por el mero hecho de poder pagarlo, de decir soy cliente de XXX o llevo un mercedes que me ha costado 8000€ mas que en Tudela.
Yo tengo un sastre (gracias a Dios no conocido) que me elabora trajes bespoke(de verdad con sus 2-3pruebas) por 800€ en lanas frias inglesas y los de trabajar en telas mas "bastas" por 600, se explica porque afortunadamente naci en una ciudad en la que no hay postureo y la gente no paga sobrecostes por marcas o firmas que les den estatus, del mismo modo el Sr.Benet hara un trabajo magnifico amparado por unos costes mas bajos y unos clientes menos propensos al postureo, que valga menos que un traje en madrid no quiere decir que el este equivocado, si no que a lo mejor otros estan sobrevalorados.

Un saludo a todos y feliz año

Francisco

Agustín G. Montero dijo...

Chapó por Enrique, poco más que añadir.
Un saludo y feliz año.

Agustin Garcia

Agustín G. Montero dijo...

Hola otra vez, bespoke no es porque uno diga bespoke. Simplemente por 800 euros es imposible hacer un traje bespoke, ya que la mitad de ese precio es el coste de una tela media, hay que descontar el iva de esos 800, y supongo que el sastre tendrá el mal vicio de comer.
Un saludo de nuevo

Anónimo dijo...

Señores para que comprar un Mercedes si un Renault es igual.

Diego

Antonio garcía Enrile dijo...

Don Francisco,

No tener una opinion mas contraria a la suya, y trato de razonar y exponer la mia.
Podrá producirse ese "postureo"ligado a productos donde la marca es visible (relojes, coches...) pero precisamente en un traje o unos zapatos, no es precisamente la marca lo que puede llamar la atencion, mas bien lo harán sus buenos acabados o su buen corte o incluso el estilo , el paño o la hechura.
Supongo que usted podrá dirigirse a un abogado o a otro, y seguramente tendrán tarifas diferentes para llevar identicos asuntos...supongo que acudirá al que mas confianza le transmita, y eso no quiere decir que le guste pagar mas o que el otro lo vaya ha hacer peor, mismos profesionales y mismo asunto,..diferentes precios (a nadie le gusta pagar mas por lo mismo, lo que pasa que como ya dije cada profesional es diferente, y mas en el mundo artesanal).
Por cierto el traje del Sr. Benet valdrá lo mismo en Madrid que en cualquier otro sitio.
Por cierto si está tan contento con su sastre, no de gracias a Dios por que no sea conocido y ayudelo a crecer.

Un saludo

Enrile
Por cierto Agustin soy Enrile no Enrique.

Anónimo dijo...

Estimado Enrile.
Permítame no estar de acuerdo dentro de las mismas profesiones hay diferentes niveles y a lo mejor el Sr.Benet con todos mis respetos aunque cobre 2.000€ por un traje en Madrid seguro que no tiene el mismo corte y los mismo acabados que los sastres que hablamos o me va a decir que sus zapatos tienen los mismos acabados que los de Vidal Fernández que me quiere decir que uno por que sea sastre, Zapatero, Camisero ect... No va a ver diferentes niveles de que hablamos, lo mismo es entonces la camiseria Burgos que la fábrica de las camisas o es lo mismo Santa Eulalia que Tomas Zapatero por favor vamos a ser coherentes que en la mayoría de los casos si algo vale un 30% más será por algo.

Diego.

Agustín G. Montero dijo...

Perdona Enrile es el traductor, disculpa. Un saludo

Antonio garcía Enrile dijo...

Estimado Diego,

He debido explicarme francamente mal. Claro que hay niveles y que los precios no se ponen a boleo.
Pero insisto, cada artesano aporta algo diferente a otro, y cada cliente busca cosas diferentes, incluso un mismo cliente busca cosas diferentes para cada ocasión.
El mercado y los clientes son reguladores del mercado, nadie cobra más de lo que el mercado acepta.
Supongo que aunque la camiseria tal o los zapatos cual no aportan el maximo de calidad, si aportan otras cosas (precios) y quizas para muchas personas esto es màs importante que pagar un suplemento por cosas que ni siquiera aprecian.

Un saludo

Enrile

Antonio garcía Enrile dijo...

El nivel es diferente incluso en un mismo artesano. Mis productos tienen hoy poco que ver con los que hacía hace años, la experiencia y el conocimiento aumenta. Esto no sólo ocurre con los años, también depende de la inquietud del artesano por experimentar y buscar materiales.Mi producto no es el mismo con el que comencé y mis precios tampoco.

Hay personas que me dicen "ya no quedan zapateros" yo contesto que en los pueblos andaluces siguen quedando, y algunos buenos....pero carecen de la inquietud de buscar nuevos materiales (entre otras cosas por que tienen trabajo de sobra haciendo botos camperos, o por que no pueden creer que nadie les va a pagar más por mejorar o aportar nuevas pieles).

Esa inquietud tiene un coste muy alto, pues hay que viajar para conocer nuevos proveedores, comprar esos materiales y probarlos, no siempre con un resultado satisfactorio.

Tienen el ejemplo de la chaqueta Vaquera que hizo Joaquín FP para EA, realmente es fácil darse cuenta que esos proyectos solo son rentables a nivel de crecimiento profesional.
Un saludo
Enrile

Anónimo dijo...

¿Alguien me puede dar su opinión del sastre de la tienda Púgil de Madrid?


F.

Anónimo dijo...

En mi opinión, el sastre de la tienda Púgil de Madrid es un sastre normal.
Saludos,
Onofre

Anónimo dijo...

Estimado Onofre,
Espero de verdad q conozca usted el trabajo del sastre de Pujil porque afirmaciones de este tipo en una página con la repercusión de el aristócrata pueden hacer mucho daño.
Charles

vicente dijo...

Amigos de EA.

Quiero pensar que quien ha dado la opinión sobre el sastre Pugil tiene sobrados motivos para hacerlo, los trajes que le habrá hecho serán a su parecer, normales, sin mas. Ahora como no sea así, y no tenga un conocimiento de su trabajo estoy con Charles y merecen mi total repulsa.

Veo mucha mala baba en algunos comentarios así como mucho monaguillo defensor de EA. Como no vayamos entendiendo que se puede discrepar educadamente y de que quien publica un blog tiene que admitir opiniones discrepantes, estamos perdidos. Un cordial saludo

Unknown dijo...

Buenas tardes:
Quiero dar las gracias a los lectores de EA y especialmente a los comentaristas , por explicar su punto de vista sobre este articulo.
Y aprovecho la ocasión para también darle las gracias a EA, por darme la oportunidad de formar parte de este fantántico BLOG de moda masculina.

Un abrazo,

Benet Pluvinet
SASTRE
c/. forn nou, 8
43800 Valls (Tarragona)
690.318.753
sastrebenet@gmail.com
facebook

Anónimo dijo...

Estimado Onofre tiene mi total apoyo, las opiniones como tal son subjetivas y decir que alguien es normal no es para nada denigrante ni ofensivo y si este blog funciona de manera tan activa es gracias a su pluralidad, no deje de hacer "comentarios normales" :)
Un saludo

Francisco

Anónimo dijo...

Insisto, en mi opinión, el sastre de la tienda Púgil de Madrid es un sastre normal.
Saludos,
Onofre

PD. Soy un hombre normal, encantado de serlo y pretendo vivir con normalidad. No creo que reconocerlo me suponga un 'daño irreparable' y no acusaré de 'mala baba' ni 'merecerá mi total repulsa' quien me defina como hombre normal.