sábado, 28 de noviembre de 2015

BESPOKE XLI: OTOÑO, TIEMPO DE ENCARGOS Y PRUEBAS

El domingo 22 nos dejaba uno de los más reputados sastres que ha dado este país, el Sr. D. Jaime Gallo. En su sastrería se ha vestido durante años lo más granado del panorama económico y cultural del país. En el año 2010 tuvimos la oportunidad de conocerle un poco más en la que fue la primera entrevista que concedía en toda su vida. Aquella entrevista con D. Jaime Gallo servía también para dar alas a nuestro amor por las prendas hechas a medida y a mano.

Desde aquel entrañable encuentro han pasado ya más de cinco años y si bien nuestro concepto de sastrería artesanal ha podido algo evolucionar, sobre todo en lo que a estilo se refiere, los principios básicos siguen totalmente inalterados. Y fieles a esos principios todos los septiembres dedicamos un tiempo a pensar en aquellas prendas que pudieran “faltar” en nuestro armario para en octubre acudir a la sastrería a hacer los encargos del año con la esperanza de poderlos empezar a disfrutar a finales de diciembre.
Con el tiempo aquellos que visten de sastre terminan conociendo no solo muy bien a su sastre sino también aquellas prendas que mejor hace, o mejor dicho, que a él mejor le quedan. Si bien es cierto que un buen sastre se puede adaptar con cierta facilidad al estilo de cada cliente, hacerlo a la personalidad, y consecuentemente a lo más profundo de su ser, no es tan sencillo. De ahí que ya no sea tan infrecuente que aquellas personas que visten casi exclusivamente a medida vayan cambiando de sastre según la prenda a hacerse o según el estilo que le quieran imprimir a su nuevo conjunto. Hay sastres que si bien están capacitados para hacerte fácilmente una actual chaqueta napolitana seguramente de tener que coser un macfarlán o un frac tendrían ciertos problemas. Igualmente, realizar una chaqueta sin hombreras, entretelas, forros y de hechura actual, y que además tenga sentimiento, tampoco resultará tarea sencilla a los sastres más clásicos.

Siempre he defendido que es mejor hacerse solo dos trajes artesanales al año, uno de invierno y otro de verano/entretiempo, que comprarse varios RTW. Si desde que comenzáramos la vida profesional siguiéramos este consejo con treinta y cinco años tendríamos un armario de lo más completo y variado. Sin embargo, aquellos que compran sus trajes según los van necesitando, tienen que comprar trajes hasta prácticamente el día de su jubilación. Si además nos podemos permitir algún año incorporar a los dos trajes anuales alguna otra prenda, una chaqueta, un pantalón o un abrigo, podremos disfrutar de la elegancia de vestir a medida no solo durante la jornada laboral sino también durante el tiempo libre.

Si en los primeros años escoger solo dos prendas se convierte en tarea nada fácil al tener una larga lista de deseos, con el paso de los años esas dos prendas son meramente caprichos al tener ya un armario bastante completo. Encontrándome en este segundo escenario, escogimos para este invierno una chaqueta de sport para los cada día más frecuentes casual fridays y un traje de cuadro ventana para aquellos días en los que nos gusta vestir de traje en un ambiente informal.

Para la chaqueta de sport acudimos una vez más a D. José María Reillo. Después de muchos años teniéndole como sastre de cabecera creo poder afirmar que su sastrería tiene seguramente la mejor relación calidad-precio-estilo de España. Entrañable en el trato, verdadero amante de la profesión, y gran defensor, no solo de su trabajo, sino del de todos sus compañeros, D. José María es de esos pocos sastres que disfrutan de su profesión incluso en su tiempo libre (basta ver la segunda sastrería que tiene montada en su chalet de Torrelodones).
Igualmente, a pesar de que pudiéramos englobarlo dentro de los sastres de la vieja escuela, nunca ha dejado de seguir las tendencias. Es por ejemplo habitual en el Pitti Uomo y consecuentemente nada de lo que pidas le sonará ni a nuevo ni a extraño. Además el conocernos ya tantos años consigue que en escasos diez-quince minutos hayamos definido la nueva prenda y el resto de la larga charla hablar sobre cualquier otro tema. Él ya se encargará de todos los detalles que rematarán la prenda sin necesidad de tenerlo con consultármelo. Y después de muchas prendas puedo decir que siempre termina acertando. 

La chaqueta que escogimos fue de Drapers (VBC) de peso 380 gramos con un cuadro marcado verde pensada para combinarse con unos jeans de color claro y zapatos de piel vuelta. Llegado el momento y pensando más en esos días relajados en la oficina seguro que encontraremos otros pantalones con los que vestirla aumentando su grado de formalidad. La construcción de esta chaqueta será la que más últimamente me ha hecho D. José María en las chaquetas de sport: costuras cargadas, algo más corta de faldones, relajada de hombros, tres para dos botones y doble abertura trasera. El interior, como de costumbre, será su particular sorpresa. 
El otro capricho sartorial de este invierno ha sido un traje cuadro ventana rojo y azul de Holland & Sherry de 340 gramos pensado para vestirse en el tiempo libre. El hecho de pensar en él para el tiempo de asueto no radica en su estampado sino en el tipo de corte que le imprimiremos. Cuando se tienen bastantes trajes de corte clásico y disfrutas vistiendo, antes o temprano terminas probando atrevidos estampados y, sobre todo, diferentes tipos de cortes y hechuras. Aunque en nuestro país es poco frecuente salir con traje por la noche, esto no debería ser así y este tipo de estampado y corte debería animarnos a cambiar de opinión y empezar a vestir el traje también lejos de los ambientes formales. 

Para traer a la vida este concepto atrevido de traje Joaquín Fernández es seguramente la opción más acertada y segura. Aunque Joaquín puede hacer trajes tan clásicos como los que le hace a D. Florentino Pérez o a D. Arturo Fernández, desde mi punto de vista son sus chaquetas y trajes de corte atrevido los que verdaderamente definen su estilo. Basta ver como él mismo viste para sentirte cómodo pidiéndole todo tipo de “atentados” contra la idea aburrida que España tiene hoy del traje. Su trabajo le ha costado, nadie le ha regalado nada, y hoy Joaquín tiene no ya solo el mejor futuro de cuantos sastres están hoy en ejercicio, sino un presente que puede rivalizar en número de encargos con tijeras mucho más consagradas que la suya. Su idea de sastrería, la importancia que le da al marketing y su obsesión por dar a conocer su trabajo dentro y fuera de nuestras fronteras le ha devuelto, y con creces, toda la inversión realizada durante todos estos años. 
Reillo y Joaquín, presente y futuro de lo mejor de nuestra sastrería.

Estos han sido dos de mis caprichos este invierno. ¿Cuáles han sido los tuyos?

El Aristócrata

28 comentarios:

José Luis dijo...

Estimado EA,

Este año por fin he podido cumplir mi anhelado deseo de tener mi primer traje cruzado para lo que acudí a su amigo Daniel de la Sastrería Sánchez-Caro. Junto a su "maestro", han creado para mí una obra de arte en forma de traje cruzado gris claro de lana de 320 gr. (creo recordar) con la chaqueta tipo Kent (se abrocha un sólo botón) pero con las solapas grandes que se llevan ahora y el cruce bajo para que se aprecie bien la corbata. Era el primer traje de este tipo que hacía Dani (me permito llamarle así ya que hemos conectado muy bien) y todas nuestras expectativas se han visto más que superadas.

Permítame una pregunta: tenía entendido que Reillo se había retirado y ya no ejercía, ¿es posible contratar sus servicios aún? si es así, ¿cómo puedo hacerlo o contactar con él? ¿la tienda en Chamberí que aparece en internet la lleva él?

Su fiel seguidor,
José Luis

El Aristócrata dijo...

Hola Jose Luis,

La sastrería Reillo nunca ha cerrado. Solo cambió su sede de la calle Orense a la Calle Monte Esquinza 14.

Daniel y José son dos grandísimos sastres y francamente muy cercanos. Enhorabuena por su elección. ¡No se arrepentirá!.

Un abrazo.
EA

Anónimo dijo...

El chaleco debe ser negro si está presente el Papa o cualquier clase de político, aunque lo hubiera sido en el pasado o pudiera serlo en el futuro. Además del Papa, entiendo que debería hacerse extensivo al líder de cualquier religión o secta religiosa, con el fin de no incurrir en distinciones. También, aunque por alguna extraña razón no haya sido nombrado por Javier Martínez, en presencia de líderes o presidentes de cualquier asociación.
En respuesta a Feruzzo, decir que el respeto y la educación no es una suerte, sino algo a lo que todo ser humano español tiene derecho. ¡¡¡No confundamos al personal con términos como la intuición o la exigencia, por Dios!!!
Saludos,
Germán Sotillos.

Sin Abrochar dijo...

Me ha encantado el artículo Jose María.

Yo todavía considero que estoy en la primera fase de configuración de armario y estilo, pero cada vez me siento más en esa otra segunda fase.

Muy interesantes esos encargos, y no puedo estar más que de acuerdo con lo primero que has comentado sobre la asistencia de uno u otro sastre en función de sus especialidades. Esto es algo que o bien te das cuenta o te puedes pasar media vida frustrado con cada encargo.

Cada vez tiene menos sentido ser fiel a un sastre, sobre todo si disfrutamos de verdad creando nuevas prendas.

También estoy muy de acuerdo en la elección de ambas sastrerías. A Jose María Reillo no tengo el gusto de conocerlo profesionalmente -personalmente hemos coincidido un par de veces-, pero a Joaquín si que le conozco bien en lo personal y lo profesional y es sin duda, como dices, uno de los claros exponentes del futuro de la sastrería en España, junto a Agustín García (Sastrería Serna) o Daniel Schleissner (Sánchez Caro). Tres claros ejemplos de que la sastrería en España se está actualizando y poniendo las pilas a marchas forzadas. ¡Y ya era hora!

Deseando ver la evolución de esos encargos.

Un abrazo.
Salvador Godoy.

Anónimo dijo...

¿En presencia de cualquiera que pudiera ser político en el futuro? Eso es todo el mundo ¿no?

Anónimo dijo...

Buenas tardes:
Atizado por la crisis, pero con algún duro en el bolsillo, he decidido un año sabático de ausencia de compras. He analizado los motores del acto de adquirir: necesidad, placer y ansiedad; no recuerdo cuando tuve necesidad de adquirir un artículo. El placer-solapadamente- ha estado unido a la ansiedad-he disfrutado comprando una camisa de la q ya tenía dos ejemplares prácticamente iguales, etc. En este recogimiento, q no castigo, pues sigo la moda, blogs y visitó tiendas, aprovecho para sacar pártido a mi vestuário y encontrar nuevas, fantásticas e ignoradas combinaciones de corbatas, camisas, trajes y chaquetas. Las cosas se observan desde otro ángulo y todo se vuelve más rico y relajado. Ya veremos si el año próximo se levanta la veda de las compras, de momento no hace falta, y disfruto con lo que tengo y sus matices; es una forma -no frívola- de conocimiento y contención.
Por cierto, hace unas semanas quedó pendiente un tema que nos interesaba a varios: cómo se plancha correctamente un cuello para q las puntas no se tuerzan para su interior. El maestro Ea nos dará algún amable consejo?
Un abrazo
Rijs

El Aristócrata dijo...

Francamente interesante su reflexión y recuerde q el Sol tarde o temprano termina siempre saliendo.

Respecto a cómo planchar el cuello me encantaría ayudarle pero no puedo ya q no me plancho las camisas. A ver si alguien nos puede contestar ya a los dos.

Un saludo
EA

Anónimo dijo...

Anónimo Rijs, magnífica reflexión, acosado por la crisis y con dos trabajos me enfrento a la guillotina después de 15 años de trabajo en el mismo lugar a una finalización de contrato... y a su posible no renovación. Los nervios ansiedad y sentimiento de culpa me atenazan y su reflexión me ayuda... gracias.

Anónimo dijo...

Muy bien dicho. Ya vale de tanto consumismo. A ver si vamos a tener que estar todo el día comprando ropa. Dejémonos de aristocracias y volvamos al lugar de donde nunca debimos salir.

Anónimo dijo...

No hablamos de consumir, sino de valorar la mano de obra artesanal, imbécil.

Anónimo dijo...

No ha dicho eso precísamente anónimo anterior.. C. López.

Anónimo dijo...

ya es difícil circular por las calles de la ciudad, gente agresiva que se piensa que es especial y que merece pleitesia, No había censura para eliminar a los tontos de este blog? ; como se ha podido colar este imbecil que tanto valora la mano de obra artesanal?. Ea, como permites que los tontos y maleducados puedan pensár en ganar la partida? Censurarlos de un golpe: ofenden la inteligencia. Corta el cuello. No están equivocados: son borricos y nunca aprenderán. No hay que perder tiempo enseñando. El insulto es su argumento y su ideología. Su fin, la soberbia, que es su exterminio, pero adelantémos su final, porque son aburridos, zafios y solo piensan en ellos, aunque sean feos como demonios.
Rijs

El Aristócrata dijo...

Por favor,
Relajémonos el tono q bastante tensión y mal humor hay ya en este mundo. Al final solo estamos hablando de ropa!
EA

Anónimo dijo...

Tienes razón amigo mío, disculpa el tono; me retiro a los cuarteles de invierno😀No volverá a pasar.
Rijs

Dagliesh dijo...

los cuellos se deben planchar del revés, y así los picos quedaran rectos, aunque nos es tanto una cuestión de plancha lo de los picos, como de la calidad de las entretelas, y de que las ballenas estén bien puestas.

Eneko dijo...

No les has puesto la chica del viernes y se alteran. ,-).

Anónimo dijo...

Eneko,jeje, tienes toda la razón, la culpa es de Ea q no nos pone a la Srta del viernes :y se lía parda 😀
Dagliesh: gracias, probaremos.
A disfrutar del finde
Rijs

Antonio dijo...

En relación a los cuellos, yo lo que hago es plancharlo por ambas caras. Para empezar extiendo el cuello. Primero plancho el interior, luego el exterior y, finalmente, doblo el cuello y vuelvo a planchar. En principio, no tienen porqué doblarse los picos. Por supuesto, las ballenas son imprescindibles.

Anónimo dijo...

Es una verdadera lástima que este blog se haya transforma en una revista de modas, donde Aristócrata posa de modelo para los lectores.

Los invito a leer otros espacios similares, donde se cultiva la elegancia como un valor.

Saludos,

Anónimo dijo...

Para el último anónimo: la elegancia es un valor que se demuestra de muchas formas, no sólo en el vestir. Por ejemplo, si a Ud. no le gusta un blog, lo elegante es, a mi parecer, dejar de leerlo, quizá hacer una crítica constructiva, pero no desde luego propinar una coz tan mordaz y malintencionada como su comentario.

Dicho lo cual, no parece que EA haga ahora algo muy distinto que al principio, y desde luego nada diferente a lo que hacen gente como Simon Crompton (Permanent Style) o Fabio Attanasio (The Bespoke Dudes), por poner un par de ejemplos. Ya nos contará Ud. cuáles son esos espacios tan elegantes que Ud. lee.

EA, noto que en su blog abundan últimamente los trolls con ganas de provocar. Ladran, luego Ud. cabalga. Le pido disculpas por haber entrado al trapo en esta ocasión.

Saludos,
S.

Anónimo dijo...

Poco hay en mi comentario de troll. Por el contrario, si se leen ambos, veo más de aquello en el suyo que en el mío. Desde ya pido las disculpas si ha parecido mal intencionado, pues no ha sido la intención.

También pido excusas por no haberme identificado, pues creo que las opiniones anónimas carecen de valor. Patricio Riquelme.

No cabe duda de que todos podemos leer o dejar de leer los distintos espacios que nos parezcan interesantes. Por cierto, creo que todos disfrutaremos de una prenda artesanal y bien hecha, justamente porque, me parece, valoramos lo que cuesta más allá de lo que vale.

No creo que sea necesario subir fotos posando mientras nos hacen la prenda. Es como dejar el botón de la chaqueta desabrochado para que los demás noten que se trata de un artículo bespoke. Me parece que ambos conceptos se oponen.

No me parece que ladre y después cabalgue. Hago la invitación, en tiempos de crisis, a rescatar la elegancia como un valor, así como nuestra propia identidad.

Os dejo un fragmento de un artículo publicado en un blog simula, por David García: http://vestirseporlospies.es/la-elegancia-es-un-valor-interior/

"No somos más elegantes por vestir un traje bespoke que un digno ready to wear, ni unos zapatos a la medida que unos de talla estándar. Sino en lo que hacemos con ellos puestos."

Espero que a David no le moleste el haber usado sus lineas para cubrir las falencias de mi comentario.

Me vuelvo a disculpar, si cabe, pues me parecen que el concepto dice más con como vivimos y nos comportamos, más que como vestimos.

Saludos,

El Aristócrata dijo...

Estimado Patricio,

Créame q no poso. Solamente me limito a mostrar las etapas de la confección de un traje a medida. En este campo, como en muchos otros, vale más una imagen q cíen palabras.

EA

Anónimo dijo...

Estimado EA,

Podemos convenir en que la palabra "posar" tiene un sesgo negativo que no quiero imprimir a mi comentario.

Falta decir que una imagen vale más que mil palabras. No obstante, me parece que estamos en un espacio literario donde los conceptos de elegancia pueden transmitirse también con nuestros comentarios.

Siempre me ha parecido que Uds. los españoles tienen un manejo del idioma bastante elegante. Como no.

Que no se pierda.

Saludos.

Anónimo dijo...

Estimado Patricio:

Le honran sus disculpas. Quizá no entendí bien su comentario; si es así, me disculpo yo también, que nunca está de más.

No quiero prolongar esta polémica más allá de lo necesario. Eso sí, quiero puntualizar algo: en Vestirse por los pies, buen blog por cierto, también "posan": http://vestirseporlospies.es/el-traje-principe-de-gales-de-la-sastreria-serna-un-ano-despues/

Coincido, por lo demás, en sus apreciaciones sobre la elegancia. Sin embargo, no creo que EA lo sea más o menos por publicar fotos suyas enseñándonos las prendas que se encarga.

Un saludo,
S.

Anónimo dijo...

No entro mucho por aquí, más que nada porque acostumbro a vestir ropa " ready to wear" si me permiten el anglicismo habitual, y no valoro demasiado, e igual no puedo permitírmelo, el vestir ropa hecha a medida. Dicho ésto, sí que me gusta las maneras elegantes en las que ustedes, lectores habituales suelen "comportarse" en sus diálogos, poco frecuente en la mayoría de los blogs que se encuentran por ahí. Aunque no sea más que por eso, merece la pena la visita, y espero sigan manteniendo éste nivel, bastante infrecuente como les digo.

Un saludo.

TK dijo...

Las fotos están geniales. A mi personalmente, me parece mucho más interesante el contenido si tiene un buen apoyo visual. Principalmente, porque el tema es de lo más visual. Y desde luego prefiero de modelo al autor de EA, a cualquier otro maniquí. Le da un toque de lo más personal.
Comparto el comentario del último anónimo

TK dijo...

Quisiera aprovechar también por daros mi más sincera enhorabuena por el blog.
Desde hace unos meses atrás, por los azares del destino, acabé metido en el mundo de la moda. Y sinceramente, yo no sabía ni que era un patrón... Y después de mucho leer online en inglés blogs o artículos que me sugerían (profesionales del sector), encontré esta joya en español.

Anónimo dijo...

En respuesta a comentarios anteriores quería aportar mi granito de arena sobre el planchado, que aunque muchos puedan recurrir a tintorerias en algunas ocasiones una camisa "planchada" al sacarla del armario antes del evento tiene arrugas y solo queda la opcion autodidacta.
De erasmus descubrí en youtube a un sastre sevillano que daba tutoriales, algunos sobre como planchar correctamente una camisa, creo recordar que se llamaba "Bere Casillas" (lo entrecomillo porque hace ya 5años y me puede fallar la memoria)
Tras mi experiencia no estoy 100% de acuerdo con el, pero si es muy util para empezar.
La camisa tiene 3 fases cuando se plancha: primero el pecho y la espalda, segundo hombros y mangas y por ultimo el cuello, que solo se plancha por la parte exterior brevemente (para que no coja agua y pierda la forma), haciendo presion, con mucho vapor y sin ballenas para que no se marque el contorno de estas, de modo que al girarlo el propio cuello se pegará a la camisa(si no funciona y usa ballenas de plástico, deformelas a conveniencia). Si la camisa es de seda, lo mismo pero protejanla con un trapo o una sudadera de deporte(resulta dificil conseguir un trapo en Holanda a las 22h)
Ahora ya no tienen excusa para no ir como un pincel a los bailes de invierno que se acercan, espero les sea util.
Un saludo
Francisco