sábado, 21 de noviembre de 2015

ORIGENES Y ACTUALIDAD DE LAS PRENDAS DE ETIQUETA

Después de contemplar atónitos cómo hoy se visten sin pudor alguno chaqués en color azul marino o incluso en estampados Príncipes de Gales haciéndose acompañar además de sombreros de copa ladeados, como si se tratase de un sombrero cordobés, me gustaría recordar el origen de las prendas de etiqueta y las normas básicas que aplican a cualquier acto formal.

Al igual que al mundo ecuestre se le responsabiliza del diseño que hoy tienen las prendas de etiqueta, a los británicos se les atribuye el acuñar las normas que aplican a su vestimenta. De hecho, los términos “formal” e “informal” proceden de las expresiones inglesas “formal dress” e “informal dress”.
No obstante, el significado inglés de estos términos difiere en gran medida de la interpretación que en España se ha hecho de ellos. Para los ingleses vestir de manera formal significa hacerlo de frac o de chaqué e informal de corbata o pajarita; de ahí que el traje de chaqueta y el esmoquin fueran considerados en sus inicios como prendas puramente informales. Solo el conocido como stroller formaba parte del código “semi-formal” de la vestimenta.

Si la longitud de la chaqueta es la responsable de englobar cada conjunto en una u otra categoría, la luz solar es la encargada de establecer cuándo se debe vestir uno u otro conjunto. Cuando un evento formal se celebre antes de que caiga el sol o antes de las seis de la tarde - en caso de conflicto se prestará atención a lo que primero ocurra – se deberá vestir de chaqué y de ser posterior se vestirá de frac. Esta distinción entre día y noche proviene de la época preindustrial donde el uso del caballo como medio de transporte era lo más habitual, algo que obligaba al llegar a casa a asearse y cambiar la ropa del día por las “evening clothes” cuyo protagonista indiscutible era el frac.
Si bien durante la época Victoriana y Eduardina, cuando había una señora presente los señores ingleses podían solo vestir de chaqué o frac – únicamente en su ausencia y por la noche vestían sus esmóquines –, después de la I Guerra Mundial el código de vestimenta se empieza a relajar siendo ya muy frecuente terminada la II Guerra Mundial que con el término “formal” se hiciera referencia a un sencillo traje de chaqueta. Con la irrupción en los años sesenta de la Peacock Revolution, se experimenta una gran revolución en la manera de vestir y la separación entre los atuendos formales, media-etiqueta e informales se vuelve muy difusa.

El actual diseño del frac proviene del abrigo largo que se vestía a caballo en el S. XVIII. Debido a que si bien su largo faldón podía echarse sobre la grupa del caballo - su abertura trasera servía precisamente para hacer que cada parte cayera para un lado -, el largo delantero resultaba francamente incómodo. Para hacer más placenteros estos desplazamientos, se le despojó al abrigo de su parte delantera. Pocos años después, George Brummel y su amor por la sobriedad hizo de esta levita y de los pantalones negros su atuendo por excelencia y, por ende, el de toda la élite londinense.
Aunque la corbata de lazo blanca de seda es su complemento más característico, de tener la suerte de poder vestir un frac asegurémonos de que el chaleco – siempre blanco - no sobresalga por la parte baja del frontal de la levita. También comprobemos que las solapas terminen en punta, que la camisa sea blanca, de piqué, puño francés y de cuello diplomático.

Los pantalones, al igual que la levita, serán negros, no llevarán vuelta, tendrán dos costuras laterales de seda y contarán con una doble pinza. El uso de tirantes será obligatorio y la portañuela no llevará cremallera sino unos estéticos botones. Los calcetines serán negros y de seda y los zapatos unos opera pumps o unos oxford lisos en terminación charol. Independientemente de lo que marque la invitación, debemos tener presente que el frac está reservado para acontecimientos de gran formalidad como actos académicos, diplomáticos o ceremonias presididas por el Rey.
El chaqué si bien se creó hace casi doscientos años para vestirse en los actos formales de día, hoy su vestimenta, exceptuando algunas recepciones oficiales, diplomáticas o comidas de Estado, se reduce casi en exclusiva a la celebración de bodas. Si en el frac el negro y el blanco son los colores protagonistas, en el chaqué lo son  el negro y el gris. Si se optara por un chaqué de color gris, tanto la levita como el pantalón deberán ser del mismo tono de gris y habrá que tener en cuenta que esta etiqueta sólo puede ser vestida en celebraciones de mañana y a ser posible en las más soleadas.

Cuando la vestimenta del chaqué estaba extendida, el optar por un chaqué gris se consideraba algo demasiado informal siendo solo apto para acudir a las carreras de caballos. Como anécdota recordar que concretamente en la celebración de las carreras de Ascot, el Duque de Windsor, por aquel entonces Príncipe de Gales, en su constante afán de innovar, sorprendió a los invitados del exclusivo Royal Enclousure vistiendo un chaqué gris. Ante tal “ofensa” su padre le prohibió la entrada hasta que volviese a vestir el clásico chaqué de levita negra; algo que hizo el mismo día siguiente.
El chaqué está compuesto por una levita negra, un chaleco sencillo o cruzado, un pantalón a rayas grises y negras, una camisa lisa o a rayas, una corbata, unos tirantes y, en defecto de unas botas balmoral, unos zapatos oxford lisos negros. Ni los tonos azules, ni los estampados diplomáticos, ni por supuesto los POW, deberían ser admitidos por el buen gusto.

El desaparecido Stroller, muy frecuente en los años treinta, representaba un punto intermedio entre el formal chaqué y el “informal” traje de chaqueta y por ello precisamente cogía algo de ambos conjuntos, la chaqueta del traje y los pantalones del chaqué.
En la parte más baja de la pirámide de la formalidad encontramos, por un lado, el esmoquin – atuendo puramente lúdico y de uso nocturno y al que ya dedicamos un extenso artículo – y, por otro lado,  el hoy extendido traje de chaqueta.

El Aristócrata

17 comentarios:

Leo dijo...

Buenos días:
Estupendo e instructivo artículo. Quiero preguntarle por una duda surgida hace unas semanas.
Recientemente se inició el año judicial, con los consecuentes discursos de S.M. el Rey, del Presidente del Tribunal Supremo, etc. Me fijé (lo pudimos ver todos en la televisión) en que todos los asistentes llevaban frac y corbata de lazo negra, cosa que me extrañó porque yo creía que la corbata de lazo cuando se lleva frac, tenía que ser blanca. Así que... ¿el color de la corbata de lazo debería ser blanco o negro? ¿Da igual? ¿Depende de la hora del día? ¿Si es al aire libre o en un sitio cerrado?
Un cordial saludo y muchas gracias.

Javier Martinez dijo...

Espero que este art. lo lean todos los invitados (salvo un par de ecepciones) a la boda reciente del hermano de un torero con el apellido más taurino de España.Saludos y gracias

Conde Sant Llorens del Munt dijo...

Desde mi punto de vista la pajarita y el chaleco deben ser de color blanco y de pique, la única excepción que conozco son los miembros de la Real academia de la Lengua , pues como la sustitución de los miembros es por fallecimiento del anterior titular , llevan el chaleco y pajarita negra en señal de luto.

Anónimo dijo...

Es curioso, no hace mucho tiempo los toreros se diferenciaban de los futbolistas, entre otras muchas cosas, en su gusto por vestir. Desgraciadamente cada día son tb más horteras, Manzanares a la cabeza. Al final terminarán hasta con viseras de Gucci. Tiempo al tiempo.
Albert

jandilla dijo...

Ha fallecido D Jaime Gallo y nadie comenta nada. Descanse en paz un maestro sastre.

Vicente dijo...

Amigos de EA:

Hace unos días murió Jaime Gallo. Ni una linea en un blog de "elegantes ", lamentable. Gran sastre y mejor persona. Sin comentarios. Un abrazo.

El Aristócrata dijo...

Amigo,
Lea el blog todos los días antes de hacer este tipo de comentarios. El lunes la página estuvo de luto y así se hizo saber en la foto del día.
Pero en fin...
EA

FERRUZZO dijo...

Buenas noches;

En esta pagina me entere del fallecimiento de Don Jaime Gallo y pude avisar a unos cuantos amigos comunes.

Gracias Aristocrata.


Un saludo,


FERRUZZO.

dani dijo...

Hola,

Siempre parece mejor criticar sin saber que informarse. Yo no me enteré, pero no voy por ello tildando de "lamentables" a los demás.

Me interesa, más que eso, la pregunta del primer comentario, la del compañero Leo. Si pudiera alguien contestarla, le estaría agradecido. Parece que la respuesta del Conde es una buena pista.

Gracias. Un Saludo

Javier Martinez dijo...

Yo,tambien me enteré por éste blog
Saludos

Anónimo dijo...

Estimados Pandilla y Vicente,
Qué cara más dura tienen Vds. O bien debería decir Vd. porque seguro que son la misma persona que intenta destrozar en buen blog. Eso si que es lamentable.
Saludos,
Dennis Copland.

Vicente dijo...

Amigos de EA:


Aunque no he visto la pagina en la que EA anuncia y recuerda al fallecido Jaime Gallo, creo lo que el dice y pido que acepte mis disculpas. No se como fue ese recuerdo pero intuyo que merecía algo mas. Fue un gran sastre durante muchos años y pienso que debería ser un ejemplo de saber hacer y señorío.

Por lo demás yo no soy jandilla y pediría a esos palmeros y monaguillos de nuestro EA que el sabrá lo que tiene que decir y no hace falta paletos que le defiendan. Yo no quiero destrozar ningún blog y pienso que jandilla tampoco. Vale ? Así que dejen de decir sandeces. un cordial saludo.

FERRUZZO dijo...

Buenas tardes;

Que afortunados somos con su intuición y con su exigencia en este blog, pero sobre todo en lo que tenemos mas suerte es de su respeto y educación: vale ?

FERRUZZO.

Javier Martinez dijo...

Entiendo que es la respuesta correcta en cuanto al color de la pajarita.Por ptra parte he leido que el chaleco debe ser de color negro cuando se visita al Papa o alguna personalidad política.

Saludos


Anónimo dijo...

El chaleco debe ser negro si está presente el Papa o cualquier clase de político, aunque lo hubiera sido en el pasado o pudiera serlo en el futuro. Además del Papa, entiendo que debería hacerse extensivo al líder de cualquier religión o secta religiosa, con el fin de no incurrir en distinciones. También, aunque por alguna extraña razón no haya sido nombrado por Javier Martínez, en presencia de líderes o presidentes de cualquier asociación.
En respuesta a Feruzzo, decir que el respeto y la educación no es una suerte, sino algo a lo que todo ser humano español tiene derecho. ¡¡¡No confundamos al personal con términos como la intuición o la exigencia, por Dios!!!
Saludos,
Germán Sotillos.

Anónimo dijo...

Buenos días:
Como siempre, artículo muy instructivo. Me gustaría realizarle una consulta acerca de los chaqués.
Si bien queda muy claro que el chaqué debería conformarse con pantalón de rayas negras y grises (además de todo lo indicado en este y otros posts sobre la levita, el chaleco, los zapatos, la camisa, etc.), ¿no hay precedentes sobre algún chaqué con pantalón negro, del mismo color que la levita?
Un saludo y muchas gracias,
Jose

Álvaro Viguera Ester dijo...

Buenas tardes, me voy a casar el 20 de Febrero a las 13:00 y ya he elegido el chaqué de color gris marengo (con chaleco a juego) llevando camisa blanca. Tengo duda sobre cuál es el color adecuado de la corbata. Cuál me recomendáis?
Muchas gracias y un saludo,
Álvaro