martes, 21 de abril de 2015

BESPOKE XXXIII: NORMAN VILALTA BESPOKE SHOES

Camino a casa desde Londres me informa Norman que mis zapatos también están viajando hacia ella y que seguramente nos encontremos a nuestra llegada. No obstante, ya tengo disponibles las fotos del zapato final que quiero compartir con vosotros para que enjuicies si me excedí al referirme a Norman como todo un “genio” y un increíble “artista”.

En un artículo pasado alguien apuntaba que nosotros los periodistas – ¡ojo, yo no soy periodista! - teníamos atenciones especiales respecto a los plazos de entrega de sastres y zapateros. Pues esto en el caso de mis zapatos al parecer no ha sido así. Según me comenta Norman, mi pedido ha sido el único que ha excedido los plazos de entrega precisamente por la confianza que tenía conmigo. De hecho, según me apunta todos los pedidos, tanto bespoke como RTW y MTO, se han entregado a todos los clientes en plazo e incluso muchos de ellos antes de las fechas acordadas. Dicho esto, también me indica que el plazo de entrega de tres meses en sus zapatos RTW y MTO y cercano a un año en los bespoke es un plazo bastante competitivo - más si lo comparamos con el que da su competencia - si tenemos en cuenta el trabajo que ambos productos exigen.
Respecto a la equivocación sobre la talla del zapato, algo que como ya apunté es un fallo humano sin mayor importancia al ser un RTW, se trata de una variación de tallas entre los diferentes fabricantes. Desgraciadamente por tiempo no tuve oportunidad de probarme los zapatos de prueba que Norman utiliza para saber exactamente la talla de tu pie antes de hacer el pedido. Sólo me pude limitar a decirle el modelo que quería y que mi talla en RTW era un 41,5 y él me mandó su 41,5. Pero desgraciadamente el 41,5 de Norman difería del resto de mis otros 7,5. Comentado con Norman hace ya días acordamos mandárselos para que me los cambiara por una talla mayor sin problema alguno.

Poco puedo añadir a las fotos que acompañan a este artículo al ser mis zapatos y haberlos elegido yo personalmente y diseñado junto a Norman. Los zapatos como la gran mayoría de las cosas depende del gusto personal de cada uno, por lo que su belleza o fealdad es algo totalmente subjetivo y no pretendo que os guste. Obviamente a mi me encantan y creo que reflejan muy bien tanto mi personalidad como el encabezado de esta página “Style in a classic way”. Pero es precisamente por la subjetividad que supone el concepto de estilo y belleza por lo que prefiero que sea Norman quien os hable de ellos y os cuente un poco más sobre el trabajo realizado en ellos desde el cosido, la suela y el montaje.
“Me pidió José María que le relatara los trabajos que he realizado, desde la ultima entrega del proceso de su zapatos.

Los trabajos y las técnicas de terminación son todas esenciales y siguen la tradición. También son una lista larga de procesos, que nunca sigo al pie de letra y a veces altero los ordenes. Esto que, a priori podría parecer un problema, en cambio me ha dado muchas respuestas. La técnica, esta muy bien, como el desorden creativo.

Una vez cocida la suela y realizado el primer alisado y lujado de la suela, se construyen los tacones. Básicamente es ir superponiendo capas de cuero, normalmente del cuello, en mi caso utilizo estratos de crupon de 3,5/4. Lo fundamental es remojarlos la noche previa y martillarlos para que se comprima la fibra del cuero. Luego al caminar soportará mucho mejor el peso y constante golpe con el suelo.
Los estratos del tacón van clavados unos a otros con clavos de madera. Los clavos de madera tienen, entre otras,  la virtud que se fortalecen con el paso del tiempo y la humedad que se filtra por la parte inferior del tacón. Son ligeros y no se arruinan como los de metal, por el contrario, si se mojan funcionan mejor.

En este punto ya tenemos el zapato conformado, lo que sigue es darle la forma definitiva a la suela y el tacón, cerrar los poros de la piel con las herramientas y luego lustrar.

Para darle forma al tacón, primero con el martillo se comprime el lateral del tacón, luego con la cuchilla, la lima y vidrio, se deja el tacón uniforme. Luego, en mi caso hago varias pasadas con papel del lijar usando alternativamente agua y jabón para impermeabilizar y “peinar” la fibra del cuero que quedará así cerrada a los elementos.
Luego tiño los cantos con tinta penetrante y tinta a la cera para darle color y una mayor resistencia a la humedad. Al pasar las herramientas en caliente y con cera lo que se logra es darle consistencia y dureza a ciertas partes del zapato, además de darles un acabado bonito.

Lo cierto es que en la terminación artesanal no es solo cosmética, es decir no logra solo un acabado bonito, como la hecha de manera industrial, sino que a esto le suma darle fortaleza y detalles, como proteger los hendidos para que no se abran, dureza a los cantos, liso a la suela para evitar un prematuro desgaste. Por ello en mi linea RTW hago la terminación de los zapatos a mano de la manera tradicional.
Solo queda el pulido de la suela y lustrado de la piel.

El lijado lo hago quitando la capa superior de la suela con un cristal y con papel de lijar de distintos granos (250/400/600) alternativamente en seco y con agua. Esto le confiere una dureza a la superficie sin que pierdan flexibilidad.

La suela lleva los cuños de todos los artesanos que trabajamos en el zapato, como las iniciales de los clientes.

El lustre de los zapatos es fundamental al inicio y durante la vida del zapato. La piel no esta viva, pero para conservarla es esencial nutrirla. Esto nos asegurará que el zapato dure y la piel se mantenga flexible. Además que es muy placentero ir dándole personalidad a nuestros zapatos con el lustre, durante los años me he encontrado con clientes que son verdaderos amantes del lustre.
A este zapato además de una interesante combinación de pieles le he hecho una pátina con aguas para darle una estética más informal.

Como lustre hemos elegido una glaseatura que además de nutrir protege la piel. Glasear es una técnica interesante, que tal vez sería útil hacer un artículo sobre distintas formas de hacerlo, para que los lectores pueden aprender y experimentar en sus zapatos.

Mientras estaba terminando el zapato me rondaba la siguiente pregunta ¿por qué un zapato bespoke?, si,  ¿porque hacerse un zapato a medida? O mejor, ¿por qué hacer unos zapatos a José María (AKA “El Aristócrata”)?
Lo cierto que hay zapatos de altísima calidad que no son hechos a medida. En mi caso me he dedicado dos años a trasladar lo aprendido en mi bespoke a mi RTW. Por lo tanto la calidad no es por si solo un terminante para responder esa pregunta.

Tampoco en diseño, pues he llevado mis líneas de suelas y diseños asimétricos de mi bespoke a mi RTW.

Respecto del confort, es cierto que, en muchos casos con pies particulares es difícil calzarlos a todos, pero en la mayoría de mis clientes las inquietudes no eran esas. Por otro lado he logrado casi el mismo efecto de un zapato a medida con mis hormas de RTW.
Creo que la respuesta, tiene que ver con la creación de una pieza única, en la que el artesano trabaja junto con el cliente en búsqueda de un fin. En mi caso es captar la personalidad del cliente y poder expresarla en una pieza que lo represente.

Por eso es un placer hacerle los zapatos a JM., además de fácil porque hemos diseñado un par que tiene que ver con su formalidad a la hora de vestir, pero tiene un espíritu rebelde que le ayudará a que “lo de arriba gane, con lo de abajo”. Solo queda verlos puestos y apretando el pedal de la “Harley Davidson”.
Se que las respuestas pueden ser muchas, seguramente tantas como zapateros y clientes. Interesante, por lo menos para mi, para seguir aprendiendo de cada una de las respuestas, de cada uno de los trabajos. Para mi es un gran orgullo pertenecer a la tradición española de zapatería, que es de las más antiguas del mundo, sino la que más. Y tener, junto a personas como JM la oportunidad de agregar a lo que hemos recibido”. Norman Vilalta

El Aristócrata

36 comentarios:

Anónimo dijo...

Un verdadero lujo de zapatos. Menudo despertar!
Aunq me tardara 1 año pediría vivir solo una vida más para poderlos disfrutar.
Enhorabuena Norman!!!!

Anónimo dijo...

Impresionantes. Qué originales y qué especiales.
Como dice el compañero a mi no me importaría esperar toda un vida para disfrutar de semejante maravilla.
Por cierto, no te hacía EA tan atrevido!!
EVC

Anónimo dijo...

Demasiado atrevidos para mi pero tengo q reconocer que la línea y la terminación es increíble.
Albert

Anónimo dijo...

lamento los desaires pero si producen articulos como este los doy por buenos.
enhorabuena a ambos por saber estar y por el resultado un zapato que sera de seguro muy reblogueado.

Anónimo dijo...

Como dice Albert, muy atrevidos! Pero preciosos!

Anónimo dijo...

Es cierto q son atrevidos pero tb es un modelo bastante clásico para lo q nos tiene acostumbrados Norman. Creo q es una mezcla de clasicismo (es un Oxford), estilo y colores bastante acertada.
Felipe

Anónimo dijo...

Aristócrata, no dejes de traértelos mañana a la Bentley. Los quiero ver!
PM

Anónimo dijo...

¿El brogueado de ambas punteras por qué es diferente? No es un error?. Perdonar mi ignorancia

Anónimo dijo...

No es un error. De hecho, si lee los artículos previos, verá que EA lo menciona. A mí me gusta. Lo hace diferente.

Anónimo dijo...

Una cosa es elegancia y otra ser estrafalario... ¿soy al único al que le parecen horribles horribles horribles?

Anónimo dijo...

Pues perdonar la expresión pero a mi me parecen acojonantes, todo un orgasmo para la vista
Jose

Anónimo dijo...

El color y el ante -o parecido- no me acaban de convencer, pero el diseño lo encuentro extraordinario -y muchos adjetivos mas- lo que me planteo es si vale la pena pasar por el via crucis descrito en el articulo anterior para obtener unos zapatos... Es cuestión de cada uno.
Un abrazo y sigamos disfrutando de la ropa y otras fruslerías -que de eso se trata-
Rijs.

Anónimo dijo...

Estimado amigo Rijs,
Esto es como todo en la vida. Si algo quieres de verdad esperaras el tiempo q haga falta. Permíteme ponerte un símil. Yo por una mujer de un sábado a la noche esperaría como mucho otro sábado, pero por la mujer de mi vida el tiempo q ella me pidiera :)

Anónimo dijo...

Por qué no has subido fotos de la suela?. Para mi es lo mejor de Norman

Anónimo dijo...

No compare a las mujeres de los sábados con Norman.

Anónimo dijo...

Todo lo contrario. Para mi Norman es la mujer de mi vida y por esos zapatos esperaría todo el tiempo del mundo.

Anónimo dijo...

Aristócrata, Norman presenta un modelo casi igual en color marrón para su colección RED, ? COMO ES POSIBLE QUE SALIERA ANTES QUE EL TUYO.?

Carlos Lopez

Anónimo dijo...

El del EA es bespoke. No tiene nada q ver.

Anónimo dijo...

Es increible que sólo medien 3 días entre un artículo y otro.
EA, cuando le vean entrar en un establecimiento, sus propietarios van a echar a temblar...
Jajaja. Es el problema de los genios.
Saludos.

Lenin Leonardo Macana Guerrero dijo...

Como dije en mi anterior comentario de hace poco "EL problema de los genios...", realmente son una obra maestra y eso debe, creo yo, dejar a un lado el asunto del retraso. Norman tiene una pasión y D. José María una exquisitez que acá se pueden ver. Siento alegría ajena, ahora hay que ver con que traje los va a combinar nuestro aristócrata, un trabajo muy artesanal, muy creativo, atrevido pero con mucho gusto. Felicitaciones al artesano y al cliente.

Anónimo dijo...

http://www.normanvilalta.com/ colección nº5... primera fila zapato del medio

No me digan que salvando el broge y el color no es el mismo zapato... Parece como si el Sr. Vilalta lo hubiera utilizado para inspirarse y lo ha sacado antes que el de EA.

Ojo que yo no hago juicios de valor, simplemente constato.

Carlos Lopez

El Aristócrata dijo...

Estimado Carlos,

Yo tengo también el zapato que usted menciona y aunq en la foto pudiera parecer el mismo zapato difiern mucho. La horma es diferente, la punta, las palas, el diseño, el talón, la línea del empeine...
En breve subiré un artículo del zapato q usted comenta para que se pueda apreciar mejor en las fotos. Para mi este el modelo más bonito de la serie 5 y en pie queda super estiloso.

Y gracias a todos por comentar.
EA

Anónimo dijo...

De quién es la bota de la foto del día?

Anónimo dijo...

Gracias a usted por contestar a las que a veces pueden ser preguntas u opiniones "impertinentes". Es mi sino, molestar cuan "mosca cojonera". Un saludo y perdón por molestar.

PD. Admiro su trabajo.

Carlos López

Anónimo dijo...

Inspirarse? Pero hombre, no ve que el modelo que usted comenta es un Oxford Balmoral? Normal que se parezca al de EA, que también parece inspirado en ese modelo clásico. Lo que sí se ve claramente es lo que comenta EA: brogue diferente, horma diferente, punta diferente, otras líneas... Se ve bastante más personalización que en el de la página de Norman, como es lógico. Además, vea el artículo de EA sobre Norman del 2009. Ya hay fotos de zapatos bespoke inspirados en el Balmoral.

dani dijo...

A mí horribles horribles horribles no me parecen. De hecho me gustan. Pero no se me ocurre ninguna situación donde ponerme esos zapatos. Bueno, y desde luego no estoy dispuesto a pagar el dineral que cuestan (si lo tuviera), pero eso es una elección personal y como tal la respeto

Anónimo dijo...

De espectáculo!

Javier Martinez dijo...

La marca españoña "Magnanni" te los fabrica más baratos (MTO) y los tiñe a mano.Un saludo

Anónimo dijo...

Y mi Seat rojo Toledo es mas barato q el Ferrari rojo de mi vecino... por favor seamos serios...

Anónimo dijo...

Es un zapato muy bonito pero demasiado llamativo, a mi juicio; como dice algún otro comentarista, yo no sabría cómo ponérmelo. Ocurre con frecuencia: zapatos con colores flamantes, con contraste de colores y materiales, pátinas, etc., que parecen espectaculares ellos solos con sus hormas, y luego piensas: ¿y con que narices se pone uno eso?

En todo caso, no deja de llamarme la atención el tiempo que dedicamos a discutir cosas como si llama demasiado la atención dejarse abierto un ojal de la manga de la chaqueta; si nos ponemos esos zapatos, descuiden que nadie se fijará en nuestros ojales!

Anónimo dijo...

Los Magnani son grandes zapatos y además españoles. No tiremos por tierra lo español en favor de lo extranjero.
El ejemplo del Seat con el Ferrari deja claro el complejo del español con lo italiano y con todo lo extranjero.
Magnani no tiene nada que envidiar a Norman Villalta ni a nadie.
Saludos,
Julián.

Anónimo dijo...

Julián, el día q vea en esta página el proceso de confección de Magnani y se asemeje al resto de las marcas de zapatos de las q nos ha hablado EA entonces, y solo entonces, cambiaré de opinión.

Anónimo dijo...

Y los zapatos de Vilalta se hacen igualmente en España y son un producto de aquí...

dani dijo...

...Y comparar un SEAT con un Ferrari NO es tener complejo de que lo español es cutre... Eso sería si lo comparamos con un FIAT. No inventemos una discusión donde no la hay. Y disculpas por la intromisión

Anónimo dijo...

Espectacular trabajo de Norman en el trabajo de su suela/tacón máxime teniendo en cuenta que se trata de un modelo RTW (aunque desconozco el precio). Es muy interesante ver el trabajo que supone que el tacón sobresalga de la suela: la combinación ello junto al estrecho waist y la amplitud de la suela a partir del ball le otorga un refinamiento sin igual. Ruego que en este tipo de zapatos muestre en otra ocasión la suela. Obviamente no es un Balmoral. El diseño del brogueado muy atrevido, EMO. Saludos.

Anónimo dijo...

Hombre... Un Balmoral, es... Pero como todo lo que pasa por las manos de Norman parece "reinventado". Genlialidad.