jueves, 16 de octubre de 2008

La preparación de la mesa

Una vez más Barbara Cabrera nos da una pequeña clase de protocolo a la que todo caballero debería asistir:
Quería esta vez escribir un artículo más útil que la vestimenta en las bodas, porque creo que todos muchas veces a la hora de servir una mesa tenemos nuestras dudas y muchas veces es difícil consultar estos temas.



Me he basado en un manual de la Cátedra Europea de Protocolo y Comunicación para escribir mi artículo, que espero que os guste y os pueda resolver alguna duda que os pueda surgir en último momento. Recordad una cosa y es que también para servir una mesa hay que usar el buen gusto, la sencillez, una decoración muy elegante y discreta, es un poco parecido como con la vestimenta.



No podemos olvidarnos a la hora de servir una mesa en los detalles fundamentales que son básicos en cualquier mesa como es la colocación de mantelería, cubiertos, vajilla y cristalería, velas, flores, etc.

La decoración es el complemento indispensable para poder rematar una puesta de mesa elegante. Pero la mesa nunca puede estar muy recargada, la sencillez siempre es elegancia. Los adornos en la mesa tales como flores, velas nunca pueden ser un estorbo a la hora de comer.

Es necesario evitar arrinconar y aislar a los invitados con elementos decorativos muy voluminosos y que eviten la visibilidad de los comensales, tales como, centros de flores demasiado altos.

Normalmente los candelabros de plata y los centros de mesa son los elementos que más se utilizan para decorar una mesa. Las velas de los candelabros tendrán que ser o bien blancas o de color marfil y además inodoras para no alterar el gusto de la comida. En ciertas ocasiones, como por ejemplo en navidad, se permiten velas de color rojo, dorado, plateadas, etc. Las velas se deben encender cuando los invitados estén sentados en la mesa.
Si decidimos utilizar centros de flores para la mesa ya sean naturales o bien secas, lo importante es que sean flores sin perfume, ya que sino podrá interferir fácilmente con el aroma de la comida y el sabor del vino. Los centros de flores jamás pueden quitar visibilidad, ni ser demasiado altos, con el fin de que los invitados pueden verse a los ojos sin ningún problema y además es importante evitar los centros demasiado coloridos. A mi me gusta la combinación de amarillo, verde y blanco en las flores. Además las mesas rectangulares dan más juego a la hora de decorarlas con un centro de flores, porque se pueden colocar varios, mientras que en el caso de las mesas redondas, sólo se puede colocar un solo centro.
El mantel lo recomendable es que se blanco o de color marfil y muy bien planchado. En navidades se puede recurrir a manteles con decoraciones navideñas.

La vajilla debe ser clásica en el caso de ser una cena formal y en caso de ser una cena más informal se puede recurrir a una vajilla más moderna. No se deben en ningún caso ni es recomendable combinar diferentes clases de vajilla. Hay que colocar normalmente un plato llano y un plato hondo, jamás se colocará un plato hondo sólo en la mesa. Los bajo-platos a mi parecer le dan un toque más elegante a la mesa y hoy en día se pueden encontrar de diferentes materiales desde plata a bajo-platos de maderas. Los más elegantes a mi parecer son los de plata o alpaca y su función principal es no dejar desprovista la mesa cada vez que se efectúe la operación de cambio de plato. La vajilla (blanca con los bordes en azul y dorado) que se usa en la mesa presidencial es histórica del Patrimonio Nacional.

La cristalería es fundamental que sea toda del mismo modelo. Se colocan tantos vasos como bebidas se vayan a servir. Según la costumbre española de izquierda a derecha se coloca primero la copa de agua después la de vino tinto después la de vino blanco.

La cristalería completa se compone de copas de agua, de vino tinto, de vino blanco de oporto, de cava o champagne, jerez, martín, coñac y licor. En los vasos se sirve el agua, whisky, las bebidas gaseosas y zumos.

La cubertería con historia es una combinación de las de Alfonso XII y Alfonso XIII. A mi parecer la cubertería más elegante es la de plata grabada con iniciales, también es bonita la de Alpaca para cenas más informales.

Lo correcto según la tradición española es que los cubiertos se coloquen en la mesa cada vez que son necesarios, presentando inicialmente los correspondientes al primer plato, por ejemplo cuchara para la sopa. Sin embargo por razones de servicio en muchos grandes banquetes lo que se procede es a colocar todos los cubiertos y en este caso el criterio a seguir para colocarlos es por orden de consumición, es decir de afuera hacia adentro en el lado derecho se colocará la sopa, la pala del pescado y el cuchillo de la carne con el filo siempre hacia dentro. En el lado izquierdo por tanto se coloca los tenedores de pescado y los de carne que tienen como sabemos un número diferente de púas. Obviamente los tenedores se usan con la izquierda y el resto con la mano derecha (en protocolo la cuestión de los zurdos no se tiene en cuenta).

En cuanto a los platos de postre se sitúan estos tras los platos, frente al comensal, de acuerdo con la costumbre española. Se orientan en virtud de la mano que se va a utilizar, es decir la cuchara y el cuchillo mirando a la izquierda y el tenedor hacia la derecha y en el centro. Es más elegante a mi modo de ver el de ofrecer los cubiertos del postre justo antes de servirlo y una vez que se ha retirado los demás cubiertos.

El plato del pan se coloca a la izquierda y a la altura de las copas. El pan debe servirse una vez iniciado el almuerzo y nunca antes. El pan se retira además en el segundo plato, antes que se sirva el postre.

La comida se sirve siempre por la izquierda y se retira por la derecha. Si se trata de un plato que ya viene preparado se puede servir pues en ese caso excepcionalmente por la derecha. Si se celebra la cena en casa y no se cuenta con servicio será por tanto el anfitrión o la anfitriona quién servirá desde su puesto de comensal, además de pié, previa petición del plato al invitado. En este caso la fuente con la comida se quedará en el centro de la mesa a la vista de todos los invitados.
El anfitrión además es de buena educación que le pregunte al invitado acerca de la ración que desee además no es de muy buena educación insistir en ofrecer más de lo que se pide, pero tampoco es de mala educación el cortarse, aunque siempre parece de cortesía no pedir más de lo que se ofrece.

La servilleta debe presentarse doblada de forma correcta. No debe ni presentarse enriscada y mucho menos apoyada en un vaso o dentro de un vaso. Lo habitual es que se coloque sobre el plato de presentación, si bien algunos expertos en Protocolo sugieren que sea a la izquierda, otros expertos son partidarios de colocarla a la derecha. Yo soy partidaria de colocarla a la derecha. Si sobre el plato de presentación hay un plato sopero o bien un cuenco, la servilleta en este caso se tendrá que colocar a un lado.

El comensal al sentarse a la mesa lo primero que tiene que hacer es colocarse la servilleta sobre los muslos y al levantarse la dejará sobre la mesa, sin esmerarse en volver a colocarla es decir la dejará según caiga y de forma muy discreta.

Las servilletas tienen sus medidas aconsejadas que son:

Para una cena elegante: 60x60 cm.
Para la comida o cena menos formal: 45X45 cm.
Para comidas ligeras: 34x34 cm.
Para merienda: 22x22 cm.
Para aperitivo: 20x20 cm.

Para concluir mi artículo he aquí esta cita:

El maestro que intenta enseñar sin inspirar en el alumno el deseo de aprender está tratando de forjar un hierro frío.

Horace Mann (1796-1859) Educador estadounidense.

Bárbara Cabrera

12 comentarios:

nacho dijo...

Simplemente espectacular.Aunque debían de ser detalles obvios,no lo son,por tanto es bueno recordarlo.La claridad expositiva es fantástica.Otro acierto más.
Un saludo.
NACHO
P.D:acertadísima también la incorporación de Bárbara.

Anónimo dijo...

cuando vaya al burger exigire que me preparen asi mi bandeja ...

Pelayo dijo...

Estimado Aristócrata. Hace poco que he descubierto tu blog y ahora tus actualizaciones son de lectura imprescindible para mí. Sincéramente enhorabuena por los contenidos y la pasión y conocimientos puestos en esta página. Ánimo!!! yo al menos me llevaría un disgusto si dejas de actualizar.

Un cordial saludo.
http://pelayoblog.spaces.live.com/

Anónimo dijo...

Enhorabuena, me ha encantado el articulo de la preparación de la mesa, muy útil para organizar nuestras mesas.

Siempre se tienen dudas de como poner tu mesa lo mas bonita posible, y con las fotografias y el articulo, intentaré conseguirlo

Anónimo dijo...

Dar la enhorabuena a Barbara por tan soberbio artículo.
Estos artículos paralelos a la moda masculina clásica son todo un acierto.

Víctor Zamora dijo...

Un gran artículo aunque de esto entiendo bastante más que del último que escribió, pero aun así me alegro de que escriba sobre ello. Realmente sobre este tema se podría escribir muchísimo más pero como introducción me parece adecuada. Lo único que añadir es sobre la posición de los cubiertos, para las viandas que son suficientemente blandas como para partirlas con el tenedor debe usarse únicamente este, y no un cuchillo por lo que se utilizará con la mano derecha y por lo tanto se colocará en ese lugar. Lo mismo ocurre con los cubiertos de postre, si se utiliza solamente el tenedor se colocará con los dientes hacia la izquierda, al contrario del dibujo.

Veo que van a seguir escribiendo artículos complementarios en este blog de temas más variados, lo que me parece una magnífica idea para captar un público más amplio.

De nuevo felicitarle por tan exquisito artículo.

Anónimo dijo...

Enhorabuena Bárbara, excelente exposición. Lo usaré como manual de consulta para cuando demos la siguiente cena, muchas gracias.
Te mano un beso,
Plácido, (tu ex-comp :)

El Aristócrata dijo...

Me alegro que os haya gustado. Las maneras son importantes tanto en el vestir como en muchas otras facetas de la vida. La casa es un claro ejemplo de los q en ella habitan. Es por eso por lo q dediqué un artículo "el placer de estar en casa" a cómo se debe vestir en ella. Y ahora Bárbara ha entrado en otro tema importante: la colocación de la mesa. Las fiestas y las cenas en las casas van dejando paso a los restaurantes y reservados pero el preparar todo lo q una cena lleva consigo o la organización de una fiesta es una muestra de respecto a nuestros invitados y no debemos buscar sólo la comodidad. Seguro q recordamos más facilmente las cenas a las que hemos asistido en casa de algun amigo nuestro q a las q hemos ido con ellos a un restaurante.
Muchas gracias Bárbara por este artículo y completar de forma magnifica este blog. Se el tiempo que la redacción de un artículo exige por lo q te lo agradezco doblementel, como lector y como responsable

objetodedeseo dijo...

Hola Aristócrata, acabo de enterarme de que por motivos laborales dejas de escribir el blog. La verdad es que hoy en día tener tiempo libre es un lujo muy caro.
Echaremos de menos tus consejos y lecciones magistrales como la de este post.
Enhorabuena a Bárbara y a ti. Espararemos hasta el regreso.

Besos,

Jordana.

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo en que el plato de postre se ponga servido en la mesa. Se pone al recoger el pan. La servilleta una vez terminado al almuerzo o cena se deja a la derecha.
Artículo correcto copiado sin más.

Albion dijo...

En general me parece bien este artículo difiero en algo como lo de la cristalería, la mesa tampoco debe ser una completa ostentación de todos lo que uno posee. A pesar de que luego queda aclarado al final, la primera fotografía es atroz la servilleta jamás debe ser manipulada de esa ni de ninguna manera.
Por otro lado abogo por esas mesas inglesas en las que no hay mantelería y se ve la madera de la mesa, aquí por norma general sería imposible puesto que en muy contadas ocasiones nadie sabe como comportarse en una mesa.

CRISTIAN DUۄA$. dijo...

Ya había tenido la oportunidad de leer este interesante articulo pero no había podido opinar al respecto.
El articulo es muy útil para aquella persona que este preparando una cena, y quiera quedar muy bien frente a sus invitados, tal vez el único aspecto que veo no concierne del todo al articulo es que la escritora se centra repetidamente en la tradición española, creo que no esta reflejando del todo el protocolo europeo del cual dice se ha basado para escribir el anterior articulo, pero aun así el articulo esta bien construido y lleva un hilo conductor de acuerdo a los diferentes implementos de la mesa.
Recuerden vivir con clase y elegancia, sin importar las circunstancias.

CRISTIAN DUۄA$.