jueves, 11 de septiembre de 2008

Carta abierta a John Elkann

Llevo tiempo intentando evitar haceros eco de la “dedicatoy lettter” con la que empieza el libro “The Suit” de Nicholas Antogiavanni. En ésta Nicholas ofrece consejos tanto a John Elkann como al resto de los empleados del Grupo Fiat para que puedan presumir de vestir elegantemente.



El hecho de que el hermano de John Elkann, el estrafalario Lapo Elkann, fuera uno de esos empleados cuando el libro fue a la imprenta (era el responsable de la promoción de la marca FIAT) y el tono cómico utilizado en la carta hacen de esta dedicatoty letter todo un alegato a favor de la verdadera elegancia.

Fuente: thesartorialist
Nicolas Antongiavanni to John Elkann:

It is customary for those who desire to acquire favour with a well-dressed man to give him things of their own that they care for most or things that they see please him most. Thus, one often see them being presented with French lisle socks, English suspenders with white gut ends, bolts of ancient tweed, antique cufflinks, and similar ornaments worthy of their smartness. Since I desire to ask a favor of you with some testimony of my homage to you, I have found nothing in my belongings that I care for so much and esteem so greatly as my knowledge of the habits of well-dressed men, learned from long experience with modern dress and a continuous study of classic style. Having thought out and examined these things with great diligence for a long time, and now reduced them to one small volume, I send it to you.

I hope that you will find it useful in instilling sartorial discipline in your workforce, from which great advantage may be gained. For in times of prosperity, customs and mores always slacken, as success makes men insolent and riches make them idle. But in times of trouble they become circumspect, fretting that their prior conduct has caused their present ruin. They begin to respect those whose habits remained firm even in the boom years. This happens no less in matters of dress, which are an outward sign of our inner spirit. “Business casual” said to the world that making money is so easy, and slob can do it. But now that it has been proved difficult, men are less willing to trust their money to those who do not dress with care and respect. Thus by attiring your company smartly, you would attract all the capital and overwhelm your competition.

You should aim for them to emulate the dandies of old, while honouring the conventions of our time. And you should not have any fear of the word. As invented by George Brummell two centuries ago, the dandy is the enemy of the splendiferous and effeminate. He instead favors simple clothes, pristine in cut, immaculate in fit, made from resilient materials by expert craftsmen, never ostentations, always manly-not the garishness of Carson Kressley but the tastefulness of Brian Williams. So far from frippery, dandyism is the mean between foppishness and slovenliness. As Tully says, “in the matter of dress, the intermediate course is best.” This little book will help you and your employees find the middle way and thrive along it. And I hope that it will not be thought presumption if a poor and obscure man dares to discuss and give rules for the art of dress. For although looking smart is so much more important for busy global executives than is for the rest of us, they have no time to study these things, whereas I have had ample occasion to investigate and record them.

Therefore, take this small gift in the spirit with which I send it. If you consider and read it diligently, you will learn from it my extreme desire that you and your employees attain the peak of elegance. And if you will at some time turn your eyes from the summit of Chairman’s suite at Fiat to these low places, you will learn how great is my desire to serve as a sartorial consultant to your company.

A pesar de que en mi opinión la forma de vestir de Lapo Elkann no puede distar más de lo que yo considero elegante, no hay que olvidar que Lapo Elkann fue elegido uno de los diez hombres mejor vestidos del mundo en el año 2007 por la revista Vanity Fair, es considerado por muchos individuos como el dandy del S. XXI y es objeto casi de culto por Scott Schuman, fundador de la archiconocida página Sartotialist.

El Aristócrata

26 comentarios:

Anónimo dijo...

muy bueno, podrias traducirla para que la gente que no fuimos a una escuela de idiomas podamos leerla literalmente, sin grandes esfuerzos?
me gusta mas los articulos que redactas , se nota mas el esfuerzo, el trabajo, que poner uan simple carta, para mi, algo peor que el resto de articulos.espero que pronto retomes la senda, con articulos sobre complementos de moda masculina, incluso los tan importantes para todos, como unos simples calzoncillos, usado a diario, y de los que existen diferentes tipos.

Hans dijo...

Convendremos, querido anfitrión, en que si sensacional es el contenido del escrito, la forma de éste y aún el inglés empleado son gloriosos :-D.

Anónimo dijo...

Vanity Fair también ha elegido como a una de las mujeres más elegantes del mundo a Letizia Ortiz; este hecho, unido a otras cuantas elecciones me hacen dudar del criterio de selección que utiliza últimamente la revista.

Anónimo dijo...

, algo flojo, donde esta vespita, nacho g.s., t....los mas forofos, para dar su opinion, estoy impaciente.

yo estoy de acuerdo con el primer comentario, la verdad siempre leo los articulos semanales, y esto, lo veo diferente, con menos categoria, es simplemente copiar y pegar una carta, nuestro querido aristocrata, pego un frenazo, creo hablar por todos, cuando pienso ojala vuelva por sus comienzos, aquellos grandes articulos, bien redactados, completos analisis, etc...pero se lo perdonaremos, estaremos a la espera del siguiente

nacho dijo...

También a veces hay que ser original. Y aunque en este caso la originalidad sea copiar una carta,bienvenido.Claro que todos preferimos las opiniones de nuestro anfitrión,pero entre col y col...no viene mal una lechuga(Y perdoón por la comparación con las hortalizas). Mi inglés nuca fue excelente,y hace mucho,mucho que no lo practico,pero la carta en sí, como dice hans, no deja a duda en cuanto a la elegancia del lenguaje utilizado.
Un saludo.

Phil dijo...

La intención del aristócrata creo que no sólo es la de difundir ciertos conocimientos acerca de la elegacia y el "saber estar" sino la de generar opinión y debate entre los foreros, por lo que me apunto a opinar sobre el asunto de hoy.
Al hilo de lo afirmado en un comentario anterior, en mi opinión las listas que se publican anualmente en diferentes publicaciones sobre los hombres/mujeres con elegancia obedecen más a intereses económicos y de marketing que a verdaderos criterios de elegancia por lo que no suelo tener excesivo interes en las mismas.
Lo que si es cierto es que en la mayoría de las empresas ha desaparecido el buen gusto a la hora de vestir y poco a poco la vestimenta informal nos invade; esta situación es más relevante sobre todo si nos atenemos a lo que hoy en día se entiende como estilo "casual" (que se aleja a los parámetros que comentamos en este blog).

T dijo...

Supongo que Vanity Fair, con lo de Letizia, quería quedar bien de cara al lanzamiento de la edición española porque si no, no me lo explico. Dorothy Parker nunca hubiese permitido tal desatino.

En cuanto a la carta, es genial.

Anónimo dijo...

No se si el hecho de publicar en inglés la carta,tiene el propósito de dar un aire cool o más chic al artículo.De no ser asi,me alegraría que fuese traducida.Si éste es el caso,creo que el efecto que se consigue es el contrario.No puede darse por obvio que cualquier lector manejará casi nativamnte la lectura en inglés,que en caso de no poder hacerlo,no se es menos elegante.Como ejemplo esa famosa anécdota de la conferencia de aquél intelectual español,que al ser recriminado por un periodísta por su pronunciación castellanizada del apellido Shakespeare,dió el resto de la misma en inglés.
Por otra parte,cierto es que la eleancia de Lapo Elkann es discutible,pero lo que es innegable es que tiene estilo y personalidad.
Enhorabuena por el blog,un saludo.

El Aristócrata dijo...

Hola a todos,

Antes de nada decir que siento que esta carta no haya tenido la aceptación que yo esperaba. No se trata de un simple corta-pega. Nada más lejos de mi intención!!!

Lo que yo buscaba con ella era haceros partícipes de los pareceres de uno de los gurus de la elegancia clásica masculina. Si se lee detenidamente hay muchas cosas de las que se puede opinar y en última instancia hasta aprender. Soy de la opinión de que este artículo es un buen complemento a los escritos hasta la fecha; como también lo fue “La elegancia masculina clásica; la única moda permanente” aunque en ninguno de los dos hablase de ninguna prenda en concreto.

Esta carta es una auténtica sátira (composición poética u otro escrito cuyo objeto es censurar acremente o poner en ridículo a alguien o algo) contra los nuevos dandis y los nuevos hábitos la hora de vestir. Y es por ello por lo que considero que, teniendo en cuenta la persona y el entorno al que va dirigida como los tiempos que corren, esta carta nos puede ayudar a volver a la senda que nunca se debió abandonar.

El hecho de no traducirla al español es simplemente porque el tono cómico de la carta seguramente no sería el mismo una vez traducida a nuestro idioma

Muchas gracias

initials CG dijo...

Tengo miedo que la moda mascile en el trabajo (el Silicon Valley y el mundo dellas grandes impresas)de los estados unidos esta influenciando desmasiado el mudo del trabajo in Europa. Dicen, "... si usted si veste bien quiere dicir que estas perdiendo tiempo y denaro mio!" o todavia "quanto me costo ese traje tuyo?"

Yo espero que esta mentalita de nosotros americanos no llega a distrugir el gusto que todiva vive in Europa. Gracias, CG

Andres II dijo...

Buenísima la carta. Yo tb pienso q es un buen complemento a los demás artículos. Aqui se habla de moda clásica y esta carta efectivamente es todo un alegato a favor de ella. El tono en el q está escrita es delicioso.
Gracias por compartirla

Salitre dijo...

Muy buena la carta, todo mesura y sentido común.
La foto de Lapo no es la mejor que tiene desde luego.
En cuanto a la Princesa Letizia, probablemente yo depilado y con faldas sea más elegante

Anónimo dijo...

Nicolas Antongiavanni es el pseudónimo de Michael Anton, un hombre que pertenece a la elite de los expertos del clásico estilo masculino. Esta carta es un ejemplo perfecto para iniciar a los lectores del blog en este autor y en los debates sobre la elegancia y el estilo. Entiendo que siendo un blog español haya lectores que no puedan leerlo, pero traducirlo seria como ver a Woody Allen soltar sus ironías y absurdezes en español, y, aunque eso es lo que hacemos en España (destrozar las películas extranjeras con doblajes, por muy buenos que sean), no es correcto hacerlo con esto también.

El tema encaja a la perfección con la línea del blog, lo único es que al ser la primera entrada de este tipo a hecho que sea no muy bien recibido, sin embargo confió que nos acostumbremos y que de vez en cuando puedan haber entradas con citas de libros de estos expertos en la vestimenta clásica, como en el blog A Suitable Wardrobe, del que en parte este es descendiente.

Sigue así, Aristócrata… Me gustaría ver pronto un articulo en la saga de iconos de la elegancia o del estilo, que tratase sobre Fred Astaire… Es difícil de categorizar, elegancia o estilo?

Guille

Anónimo dijo...

Por cierto, he reflexionado sobre este tema, el de la elegancia y el estilo. En el londonlounge ya tratamos el tema anteriormente y he pensado que la diferencia entre estos términos a menudo usados como sinónimos se expresa mejor con dos expresiones francesas (parece apropiado que los franceses, siendo tan importantes en el tema, tengan la mejor exposición del tema--aunque estén por detrás de los ingleses en materias masculinas--): le bon ton y le dernier cri. Le bon ton (literalmente, “el buen tono”) se utiliza para referirse a aquel que viste con gusto, apropiadamente, acorde con las reglas, ordenadamente, que se funde perfectamente con su atuendo, tanto estático como en movimiento, en resumen, el que es favorecido por su vestir (se acerca a la expresión “de buen vestir”). Le dernier cri (literalmente, “el ultimo grito”), por otra parte, se refiere a aquel que viste según SU gusto, el que innova, se arriesga, viste para expresarse, en resumen, el que favorece a lo que lleva puesto (lo que seria un “fashion maker”). Es decir, elegante es aquel al que le queda bien lo que lleva, mientras el estiloso es aquel que hace que lo que lleva quede bien.

No son cualidades excluyentes ni mucho menos, y el ideal de todo hombre que quiera vestir clásico es dominar los dos atributos y ser capaz de unirlos. Ahí en parte viene mi problema con definir a Astaire, por que si bien era un hombre elegante ante todo, al que ir de white tie le favorecia tanto como llevar unos slacks, un odd jacket y unos spectator shoes, y que se movía perfectamente en el escenario independientemente de lo que llevase puesto (recomiendo ver el video de “puttin on the ritz” en youtube, aunque sea solo para preguntarse como un hombre puede estar tan relajado y moverse tan bien con un morning coat y sombrero de copa), también aporto mucho al desarrollo de la vestimenta masculina en su época y expresaba su ser en sus combinaciones de colores y los detalles de sus atuendos.

Espero que este comentario casi de carácter académico no haya aburrido y confundido al personal, y que ayude a tener una idea mejor de los términos en cuestión e incite al debate.

Guillermo

RetroVintageModStyle dijo...

Creo que Lapo Elkann es sin duda alguna uno de los iconos de la moda masculina contemporaneos, sin embargo por el solo hecho de ser un icóno no le atribuye elegancia, la cual a veces si tiene y otras no. Es alguien que da la impresión de vivir la moda como le plazca y de usar y mezclar lo que quiere, rompiendo las reglas. Es extravagante sí, aunque en esa extravagancia reside su diferenciación del resto, porque para ser extravagante también hay que tener buen gusto y estética, no sólo ponerse una mezcolancia encima de cosas que no combinan o son agradables a la vista. Sinceramente Lapo es alguien cuyo estilo personal me gusta. Para elegancia clásica masculina solo hay 4 personajes contemporaneos en mi opinión: los Hermanos Rivera Ordoñez y los Hermanos Medina Abascal. Todos los demás pueden ser "stylish" pero cada uno con un estilo particular alejado de los parametros que puedan ser considerados clasicos al 100%.

Andres II dijo...

Hola Guillermo, efectivamente esta carta habla sobre todo de elegancia y a mi tb. me ha gustado mucho. Para mi Astaire es más icono del estilo q de la elegancia (utilizando los términos de nuestro amigo El Aristócrata).

Creo q el tema de los hombre elegantes españoles ya se ha comentado alguna vez. Para mi de los Riveras me gusta Fran. De los Medina creo q sólo se puede nombrar a Rafa. El hermano pequeño es a la eegancia lo q el aceite al agua. Y si alguien no está conforme con esto q eche un vistazo rápido a ese traje blanco con zapatos de ante y sin calcetines q vistió en la última boda sonada q tuvo lugar en Ibiza (y eso q el novio iba con morning coat). Puedo, con cirtas reservas, admitir a Rafa como elegante pero lo de q el hermano sea un guapo oficial me saca de mis casillas. Será muy fashion pero de eegante nada de nada. Es como un Lapo pero a lo pobre. Y de Lapo q decir.... q si tb. éste es elegante entonces alguien me tiene q explicar el significado de esa palabra. Elegante era Cary Grant pero Lapo? Seamos serios señores....

El Aristócrata dijo...

Bienvenido Guille. Interesante reflexión. Creo q hoy es más difícil q nunca establecer lo q es elegante vistiendo y lo q no. Un ejemplo: si preguntáramos hace 60 años lo q era elegante la mayoría coincidiría en definirla. En cambio hoy no nos pondríamos de acuerdo nunca .Por ejemplo no coincidiríamos en establecer si Lapo E. efectivamente es elegante o no. Seguramente una mayoría diría q si y, sin decir q no lleven razón, yo mantendría hasta el final q si Lapo es elegante yo o conozco el significado de esa palabra.

Bienvenido tb Andres_II y decirte q con algo de moderación y replanteamiento estoy conforme con tus apreciaciones

Hans dijo...

Cuánto lamento que la blogosfera se haya tragado un comentario que colgué (rectius, traté de colgar)el otro día en cuanto al asunto de la elegancia -a mis ojos inexistente de plano, advierto- del tal Lapo.
O no, tal vez no lo lamente: es bien sabido que nuestro Anfitrión -con delicadeza y cuidado digno de encomio- prefiere no manchar las paredes de este blog con restos de venablos y discusiones agresivas como escupitajos.

El Aristócrata dijo...

Hans, sólo he borrado dos mensajes desde q creé el blog y fue porque faltaban al respeto. Por supuesto q ninguno era tuyo. Te rogaría que por favor lo vuelvas a publicar. Seguramente más de uno compartiremos tu parecer.

Hans dijo...

Querido Anfitrión, bajo ningún concepto, en ningún momento se me pasó por la cabeza que hubieses borrado el comment. Comment cargado de una cierta mala leche de la que quizás debería reservar para mi blog y no verter en éste. En mis palabras acerca de tu natural corrección y preferencia por evitar las barbaridades aquí no había asomo alguno de ironía, antes bien todo lo contrario.
Por lo demás, el comment no era para tanto; decía -insisto, con cierta sorna- que la caballerosidad y uno de sus elementos constitutivos, la elegancia, se determina por una serie de cosas, que comprenden la corrección indumentaria pero también las mujeres de que uno se enamora. De ahí que Lapo...

nimenos dijo...

Aunque sólo fuera una vez me gustaría que escribieras sobre la elegancia femenina. Tu visión particular de la misma. Es curiosidad morbosa, sí.

G.S. dijo...

Bueno, no vamos a entrar a comentar el artículo, que si es un corta y pega...no tiene sentido ni lógica hacerlo, porque todos los artículos de nuestro "aristócrata" son los más trabajados que yo jamás he leido en un blog, y no creo que el hecho de publicar esta carta sea una actitud de dejadez.

Yendo al meollo del asunto, nosotros desde GS vamos a dar nuestra opinión tanto de Lapo como de John.

John nos encanta, clásico, elegante, buen chico jeje, siempre dentro de la línea "aristócrata". Ideal.

Pero Lapo...el estilo de Lapo nos gusta aún más. Aunque reconocemos que nosotros nunca nos pondríamos un gorro de lana a no ser que fuera para esquiar o ir a la montaña, sus excentricidades no atraen mucho. Son la guinda, el toque excéntrico que le hace diferenciarse. Nos explicamos:

Hace poco, nos fijamos en un detalle que nos encantó: Lapo vestía una camisa clásica con un traje azul. La camisa llevaba bordada en los puños, en tamaño muy pequeño, la bandera de Italia. Sí, no es un detalle para acudir a una reunión formal con un cliente, pero por ejemplo, es algo original para acudir a una fiesta de sport con un traje de sport y corbata.

Combina a la perfección la aristocracia de sus trajes y looks, con las excentricidad bohemia de su pelo rubio y largo, de la barba de 2 días, de las patillas con las que le hemos podido ver que casi le llegan hasta la barbilla...

Sí, la elegancia personificada, la sobriedad y el saber ser y saber estar podría ser John Elkann.

Pero la guinda al pastel, la excentricidad aristócrata, el toque bohemio sin parecer un andrajoso lo pone Lapo. Y esto nus gusta. Sinceramente, pensamos, que el hacerse un traje a medida azul marino, una camisa de cuello cutaway y puños, una corbata nudo windsor y una combinación de colores entre camisa-traje y corbata sigue unos patrones muy establecidos (A-B-C) que particularmente nos gustan muchísimo.

Pero le encontramos más mérito, más originalida, más creatividad y nos llama tal vez más la atención (aunque reconocemos que ha cosas con las que no nos atreveríamos, como el gorro de lana con traje jeje) y nos parece mucho más difícil de conseguir, el look aristócrata y elegante, con los toques y reminiscencias bohemias y "canallas" jaja

Un abrazo

G.S. dijo...

,

lector ocasional dijo...

Lo verdaderamente magnífico de esta carta es que es una paráfrasis de la dedicatoria de "El príncipe" de Maquiavelo a Lorenzo de Medici. Desde el principio hasta el final. Leedlo y veréis.

El Aristócrata dijo...

Excelente apreciación. De hecho el título completo del libro es: "The Suit: A Machiavellian Approach to Men's Style"

CRISTIAN DUۄA$. dijo...

Apreciado Aristócrata:

Definitivamente me parece muy adecuado que se publiquen criticas como la anterior y de gurus tan experimentados de la modo clásica masculina como lo es Nicholas Antongiavanni.

También comparto el que este tipo de documentos sean publicados únicamente en su idioma original ya que cuando se traduce un texto de una lengua a otra siempre hay variaciones que hacen perder la esencia natural del texto.

Me parece interesante de que este tipo de textos se pongan en debate junto a todos los demás ciber-visitantes del aristócrata.com
Recuerden vivir con clase y mucha elegancia.


CRISTIAN DUۄA$.