sábado, 25 de marzo de 2017

LOS CINCO SASTRES MÁS INTERNACIONALES

Los hay que prefieren la cocina vanguardista de Eneko Atxa o la más comedida de Juan Mari Arzak, pero, sin embargo, tanto unos como otros estarán de acuerdo en que ambos nombres forman parte de lo más granado de la cocina mundial. Los números clausus no suelen ser compartidos, ni tienen por qué serlo. Sin embargo, sobre lo que no hay duda es que los cinco sastres que hoy traemos a esta página representan la más alta cocina de la sastrería mundial.

- Anderson & Sheppard.
Casa inglesa fundada en 1906, ha vestido a los hombres y mujeres más elegantes del planeta. Desde a Gary Cooper, Cary Grant, Fred Astaire, Evelyn Waugh o Charlie Chaplin hasta a la propia Marlene Dietrich. Hoy es quien está detrás de los mejores trajes cruzados del Príncipe Carlos. Su estilo está a medio camino entre la rigidez del traje inglés y la informalidad del napolitano. El mítico cortador John Hitchcock fue hasta 2014 el responsable de esos hombros sin apenas hombrera, de la chaqueta con apenas entretela, con bastante pecho y del clásico corte “drape cut” que define el estilo de la casa. A partir 5.000€.

- Cifonelli.
“Podría reconocer un hombro de Cifonelli desde cien metros”. K. Lagerfeld. Mientras los sastres ingleses ponen sus esfuerzos en dar vida al traje de medidas perfectas y los italianos buscan con su trabajo conseguir un cliente más atractivo, los franceses persiguen marcar con su imponente traje la presencia de quien lo viste. Lorenzo y su primo Massimo representan la cuarta generación de la saga sartorial francesa más respetada; una saga formada en Roma, Londres y París. Su diseño reinventa constantemente los detalles más artesanales de los años 30, unas sisas muy altas, unas hombreras con un visible “chorizo”, una fuerte construcción y una hilera 6x1 son alguno de sus sellos distintivos. A partir de 6.000€.

- Augusto Caraceni (A. Caraceni).
El conocido como padre de la sastrería italiana, Domenico Caraceni abrió su primera sastrería en Roma en 1913 siguiendo los pasos de su padre Tommaso. Su hijo Augusto en 1930 se muda a Paris, por entonces la capital indiscutible de la moda mundial, para terminada la II Guerra Mundial abrir su mítica sastrería de Milán desde donde Rita Maria, cuarta generación, continua hoy la saga. Humphrey Bogart, Cary Grant, Yves Saint Laurent o Gianni Agnelli son solo alguno de los nombres que se dejaron seducir por su traje cruzado, la pieza más emblemática de la casa. Solapas anchas, hombro de caída natural sin apenas redoble y una chaqueta corta que se quiebra en la cadera son notas de la casa. A partir de 4.800€.

- Mariano Rubinacci.
Gennaro, padre de Mariano, funda en los años 30 junto a Vicenzo Attolini, la conocida “The London House”. Ambos sastres crearon el ya mítico traje napolitano, traje que se distingue fácilmente por su famoso “hombro camisa”, hombro sin redoble alguno similar a de una camisa. Un traje pensado en sus orígenes para vestirse fuera de la oficina y donde la ausencia de entretelas y una construcción mínima dan lugar a un traje totalmente desestructurado y ligero que puede ser transportado en una sencilla caja de zapatos. A partir de 5.150€ (incluida estancia de seis noches en Casa Rubinacci, tiempo necesario para poder volver a casa enfundado en tu nuevo traje).

- Antonio Liverano.
Antonio y su hermano Luigi empezaron con escasos diez años a aprender el oficio en Puglia, para en 1960 asentarse con su propia sastrería en Florencia. Su estilo sigue las líneas del estilo florentino, estilo caracterizado por un hombro natural de gran diámetro, una construcción muy ligera, unas solapas anchas, un bolsillo bajo de pecho y una chaqueta corta cuyo frontal con forma redondeada se abre de manera llamativa en su mitad inferior. Las notas que introduce Liverano al estilo florentino le sirven para justificar a sus clientes un año espera. A partir de 4.700€.

PD Para los "quisquillosos": en ningún momento digo que estos cinco sastres sean los mejores. Me limito a apuntar que desde mi punto de vista son los más conocidos a nivel mundial. Os recomiendo ver el vídeo de la semana donde se explica la diferencia entre un traje de 500$ y uno de 5.000$.

El Aristócrata

28 comentarios:

Gerard Taboada dijo...

Apreciado Aristócrata,

No considera usted que quizás Huntsman o Gieves and Hawkes son más célebres que Liverano o la propia Cifonelli?

Saludos cordiales,

Anónimo dijo...

...Me gustaría saber en su opinión en que se asemejan los sastres españoles a los citados en este post. Gracias

Anónimo dijo...

Los españoles son más austeros y clásicos

Anónimo dijo...

Seamos serios. A los españoles fuera de aquí no los conoce ni Dios. Para empezar, cuántos sastres españoles hablan inglés? Si no saben ni inglés, a qué clientes internacionales van a atender?

Néstor Valiño Puigcerver dijo...

La mayoría de sastres italianos no habla inglés y muchos tienen más clientes extranjeros que italianos. No me parece que ese sea el obstáculo a su proyección internacional.

Es una mera cuestión de saber venderse. Italia ha sido desde la posguerra (de la II Guerra Mundial), e incluso antes, piénsese en el Grand Tour, un destino turístico de gente acaudalada. Madrid ha tenido sus visitantes ilustres sí, pero ni punto de comparación. El Escorial vs Capri.

Aprovechando sus vacaciones en Italia, los ricos norteamericanos, ingleses, franceses...se hacían ropa a medida acorde a las temperaturas del lugar. De ahí que la ropa hecha por los italianos tenga siempre connotaciones de ocio y tiempo libre.



Anónimo dijo...

Al anónimo anterior se le ha pegado el recurso que utilizaron los escritores del 98: todo les parecía mal y nos metieron en angustias vitales, y nos siguen metiendo. Nunca nos dijeron ni nos dicen qué hay que hacer: ¿aprender inglés?
Dejemos ya este recurso por manido, no solo es hablar inglés.
Los pocos sastres que han quedado lo hacen igual o mejor que italianos, ingleses y otros

Contacto dijo...

Que duda cabe que en cuanto al concepto de marca país en el tema de diseño en general los italianos están mejor posicionados y es el resultado de la estrategia gubernamental de décadas pasadas, quizás tendríamos algo que aprender en ese aspecto y no ser tan cortoplacistas ...

Anónimo dijo...

Por calidad precio los mejores sastres españoles no tienen nada que envidiar a estos del articulo.

El Aristócrata dijo...

Para mi la gran diferencia es que los sastres que aquí aparecen han visto su negocio como una empresa y han utilizado herramientas propias de esta (marketing, búsqueda proactiva de su cliente, posicionamiento de marca, comunicación etc.). Sin embargo, la mayoría de nuestros sastres no lo han visto así y consecuentemente no han llevado su producto fuera de nuestras fronteras.

Puedo estar de acuerdo que en algunos casos nuestros sastres son igual de buenos que los que hoy aquí aparecen pero el problema es que si no se les conoce difícil es que vengan clientes de fuera a comprarles sus sus trajes y abrigos.

Básicamente son concepciones diferentes del oficio.

EA

Antonio garcía Enrile dijo...



Buenos días,
Evidentemente se hace patente el dicho de "la hija del Cesar....."
Pero influyen otras cuestiones culturales muy arraigadas en los oficios, entre otras el miedo a enseñar.
Entre otras cosas, capacitar a una persona tiene un coste de tiempo y materiales muy alto, que muchos no pueden permitirse. Antiguamente existía en España la figura del aprendiz, que venía a cubrir precisamente a dar continuidad.
En Inglaterra existen becas concedidas por la casa real, para continuar los oficios. Al igual que ocurre en las empresas privadas, deben determinarse bien los cargos de un taller, y el tiempo requerido de formación para poder llegar a ocupar esos cargos , esto ayudaría muchísimo a la formación y continuidad del oficio.
A partir de esto, como apunta JM, comenzar a ser empresarios, ser capaces de derivar la gestión del marketing y por supuesto darle el valor que tiene.
Sin duda los italianos no son mejores con la aguja, pero si con la imagen.

Sin embargo, creo que todo necesita su tiempo, y que duda cabe que la nueva generación de SASTRES, está ya apuntando en este sentido.

Un saludo

Enrile

Anónimo dijo...

Me parece honrosa la postura de nuestro amigo EA limitándose a decir que "son dos concepciones del oficio diferentes". Sin embargo, la realidad es que a los sastres españoles se les pasó la oportunidad de jugar en la champion league de la sastrería mundial. No se les conoce fuera de nuestras fronteras y a tenor de la mentalidad tan antigua con la que se enfrentan a su profesión tampoco parece q se les vaya a conocer en un corto plazo. ¿Por qué cobran ellos la mitad q los q se nombra aquí? Pues sencillamente porq cuando uno busca un producto exclusivo busca tb hacerse con una historia, una marca, un estilo. Y los nuestros puede ser q lo tengan pero si nadie lo sabe...

Y creo q ya debemos dejar de decir q Italia es hoy lo q es por la ayuda gubernamental. Allí los sastres se parten los cuernos como aquí y sin ayuda pública alguna. Pero si ganan 3, 1 lo invierten en crecer y expandir su nombre. Eso no es el Gobierno. Eso es una mentalidad.

Respecto a q el Gobierno de UK paga a los aprendices esto tp es del todo cierto. Subvenciona las escuelas donde se forman pero no les pagan nomina ni nada. Dicho esto, el problema en este sentido de España es q el sastre en su más profundo interior no quiere formar a un aprendiz. Piensa q en algún momento se marchará, se montará por su cuenta y le robará clientes. Una mentalidad sin confianza en el trabajo de uno. Sin embargo, en UK se pelean por coger los mejores de sus escuelas porq cuando mejores sean esos aprendices, mejor será el trabajo final q ellos entreguen. Y no nos engañemos, al final la gente va a Rubinacci o a Hutsman independientemente de quien sean los que le harán el traje. La gente busca un nombre y eso nunca lo podrá ofrecer un sastre fuera de las siglas de estas sastrería por años q haya trabajado allí.

Disguste a quien disguste admitámoslo: la sastrería española tiene sus días contados. Y los principales culpables: ellos los sastres. Sí, esos q dicen amar tanto su profesión pero q impiden q nadie, a no ser q sean sus descendentes, aprendan el oficio. ¡Ya está bien de defender lo q no tiene defensa!
Jaime

Jose GARCIA ALVAREZ dijo...

Buenas tardes a todos,

La verdad que si pudiera, me haría un traje de cada uno de ellos. Me gusta la elección. Por cierto, la idea de Rubinacci (es el único de los mencionados de los cuales tengo un traje) de ofrecer la estancia en su hotel (es una casa encantadora), me parece una gran idea.

En lo que refiere a la sastrería patria, como ya han apuntado , es un tema de industrializar la artesanía, aunque suene incoherente. Todos los sastres internacionalizados utilizan el recurso del "Trunk show", sobre todo en USA y Asia, mercados con mucho potencial para atraer clientes del nicho al que van dirigidos. Aparte de esto, es preciso contar con prescriptores de prestigio que lleven (bien) tus creaciones. A mí me encantan los trajes de Langa, Reillo o, barriendo para casa, Plácido. Pero la proyección internacional exige toda una estrategia a largo plazo.

Un buen comienzo sería empezar a creérselo. Cosa difícil en un país tan vulgarizado en el vestir.

Por cierto, lamento que haya llegado el momento de tener que poner un "disclaimer" para quisquillosos. Otro de los motivos por los que en España no avanzamos a la velocidad de otros. Imposible plasmar tu criterio en un blog personal sin que salten a la yugular. De acuerdo o no, es el criterio del autor.

Un abrazo a todos,

El Arte No Descansa dijo...

Yo citaría al Gran Jaime Gallo,que en Paz Descanse. Donde esta el video de los precios que menciona?. No lo recuerdo. Gran Articulo. Un saludo

Anónimo dijo...

Lev

Anónimo dijo...

Llevo 40 años escuchando: " La sastreria Española tiene los días contados".
Los sastres que hay, son los justos para atender a la demanda. Si tenemos en cuenta que un traje medio cuesta unos 2500 €, entenderemos que no todos los bolsillos pueden acceder a ellos, y que hay bolsillos más pudientes que prefieren gastar su dinero en otros bienes, como; coches, casas, etc

Anónimo dijo...

Si metiéramos a un español en el listado ¿Langa o Serna?
¿Qué les parece?

Anónimo dijo...

¡AYUDA!

Hola,
Espero me puden ayudar, el día de mañana iré a un evento "black tie optional" y mis únicas opciones son, un traje negro "pin stripe" de dos piezas y un traje a tres piezas de sastre, de color azul marino de lana súper 120, birds eye view. Quiero saber cuál de las dos son mejor opción y qué estilo de corbata es la más adecuada. Muchas gracias! Saludos desde Mx.

Anónimo dijo...

El trabajo de nuestros sastres no tiene nada que envidiar a estos 5 sastres, es mas le diria que estan por encima, nuestros sastres son muy muy pocos pero muy muy buenos de verdad. Un saludo.

Anónimo dijo...

Estimado amigo,
No se engañe. Nuestros sastres podrán ser muy buenos pero si no lo sabe más q usted...

Anónimo dijo...

Los que dan nombre a la sastreria son los clientes, y aqui como siempre, y no solo en la sastreria, sino en muchas cosas y productos tenemos un complejo historico. Por ejemplo, hablar de estos sastres ya les esta haciendo publicidad. Hay que luchar por lo nuestro y depositar nuestra confianza en los nuestros. Un cordial saludo

Anónimo dijo...

¿Langa o Serna? En esta lista? De verdad cree usted, que "representan la más alta cocina de la sastrería mundial " ? Vaya tela

Anónimo dijo...

En este articulo no se habla de los mejores sino de los más conocidos. Y sin lugar a dudas Langa y, últimamente, tb Serna son a los q más conocen fuera de España.

Raúl

Anónimo dijo...

Pues habrá que ponerlos en la lista y quitar a dos

Anónimo dijo...

Yo lo flipo!
En el artículo pone Internacionales, no nacionales.

Raúl

Anónimo dijo...

Buenos dias

Tres comentarios sin animo de polemizar.

1 Según cuenta el sastre Luis Cortes de la sastrería Cortes de San Sebastian( fundada en 1890) muchos de sus clientes son y han sido parisinos. El afirma que ante los elevados precios de los sastres locales sus clientes vienen a su sastrería hacerse la ropa que luego lucirán en Paris.
2 Puebla habla en los mismos términos pero citando a clientes ingleses de la City que vuelan a Valencia a hacerse los trajes en vez de hacérselos en( mi modesta opinion ) la sobrevalorada Savile Row.
3 Leyendo la entretenida biografía de Adolphe Menjou, uno de los menos vestidos y mas clásicos galanes de Hollywood encontré que entre otros muchos había usado los servicios de un sastre español. Ese sastre es Caraterro en Madrid. Cita su nombre al lado de casas como A & S y Caraceni (mencionados en este articulo) a la vez que otras conocidas sastrerias internacionales.
Por lo tanto no seamos tan pesimistas sobre nuestras sastrerías. Que hay trabajo por hacer, indudablemente. Pero tanto en el pasado como en la actualidad nuestros sastres han tenido y tienen clientes allende nuestras fronteras.
Si alguien desea lee la entretenida biografía de Adolphe Menjou puede encontrarla en este enlace gratuito: https://archive.org/details/ittookninetailor00adol
Por ultimo. Hasta que lei ese libro nunca había oído hablar de la sastrería Caraterro de Madrid. Sabría alguien dar alguna referencia histórica.?

Anónimo dijo...

Caballeros hay que criticar menos a la sastreria española y hacerse mas trajes a medida en nuestros sastres y asi se podra comparar y tambien mejorar. Un saludo.

Anónimo dijo...

Agustin de Sastreria Serna y Joaquin de Sastreria Langa podrian estar en esa lista sin problemas,los sastre se hacen internacionales si los caballeros nacionales empienzan a confiar en ellos y lucen con orgullo sus creaciones. Un saludo.

Vic dijo...

Tal cual.
Nuestras sastrerías patrias son muy buenas, muchas innovan, pero desde luego, les falta más marketing y gestión profesional.

Enhorabuena por el Blog, EA