sábado, 11 de marzo de 2017

¿CÓMO DEBE QUEDAR UN TRAJE?

Conseguir una buena hechura está al alcance solo de sastres experimentados e incluso contar con uno no garantiza siempre un resultado óptimo. Igualmente, dar con las proporciones de solapas, largo de la chaqueta, diámetro de boca de pantalón etc. adecuadas a cada cuerpo tampoco es tarea baladí. Y lograr, además, que cada una de las prendas del conjunto - traje, corbata y camisa - aparezcan como si cada una de ellas se hubiera cortado pensando en vestirse solamente con las otras dos es algo bastante difícil. Sin embargo, cuando esto ocurre toca disfrutarlo:

Tomemos como ejemplo la foto que encabeza el artículo y empecemos por la chaqueta. Todo su cuello está en contacto con el de la camisa, las mangas empiezan a caer donde terminan los hombros naturales del protagonista, y nunca más allá. Incluso con la chaqueta abotonada esta no muestra arruga alguna. Acaba justo a la altura de los nudillos y su extensión divide el cuerpo -de cuello a pies – en dos partes de igual longitud. Imposible adivinar camisa alguna entre la chaqueta y el pantalón, algo a lo que hoy poca gente presta atención. Las mangas caen sin producir arrugas, no son ni estrechas ni holgadas y su largo permite asomar el centímetro obligado de la camisa. Las solapas tienen la anchura necesaria para compensar el largo y afilado rostro del protagonista suavizándole ambas particularidades. Estas solapas tienen vuelo y no aparecen aplastadas por la siempre temible plancha. El protagonista utiliza guiños para acentuar su atura y cuerpo atlético. Además de, obviamente, escoger colores oscuros, oculta las solapas de los bolsillos del traje para conseguir esa limpieza de líneas responsable de alargar la figura. Prescinde prácticamente de las hombreras logrando unos hombros con una caída natural.

El pantalón está igual de bien terminado que la chaqueta. En un momento donde los sastres lo externalizan, terminando este siendo cosido por alguien que nunca ha visto la chaqueta, se agradecen pantalones que, como este, guardan una total armonía con el resto del conjunto. Su talle es el correcto, recordemos que el pantalón se viste en la cintura y no en la cadera. Su caída no puede ser más limpia no produciéndose ni bolsas ni arrugas a lo largo de las piernas. La raya natural del pantalón está perfectamente centrada terminando en la mitad del zapato y pasando también por justo la mitad de la rodilla. Su largo es impecable. Como hemos apuntando en alguna ocasión, el lago debe tocar ligeramente el zapato, pero nunca descansar sobre él. Además, no se visualiza arruga alguna ni siquiera en contacto con el zapato. El dobladillo, así como su anchura, aporta un toque casual a todo el conjunto que concuerda muy bien con los guiños modernos del traje. 

Lo poco que podemos ver de la camisa es suficiente para asumir que está hecha a medida. No se aprecia tampoco ninguna arruga, algo no tan fácil de conseguir de tener, como es el caso, la chaqueta cerrada y, mucho menos, de llevar tirantes. El cuello de puntas abiertas compensa la terminación afilada del rostro dando este la sensación de ser algo más ancho de lo que verdaderamente es. Los extremos del cuello quedan cubiertos ligeramente por las solapas de la chaqueta; algo esto también fundamental. 

Los complementos están perfectamente escogidos tanto en color como en tamaño. Por ejemplo, la corbata tiene una anchura contenida, que no ridícula, muy correcta para las medidas de este torso. Y si esto es importante no lo es menos el nudo de la corbata. Si su asimetría le resta formalidad, su precioso hoyuelo, el disimulado brazalete y el bonito pañuelo de bolsillo ponen el broche final a un conjunto de traje chaqueta de medidas perfectas. 

El Aristócrata

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Francamente didáctico. De esos artículos q consultar antes de comprarte un traje.
Gracias

Gerard Taboada dijo...

Corríjame si me equivoco pero el caballero de la fotografía es Andreas Weinas?

No puedo coincidir más con usted, las medidas del traje mostrado en el artículo son perfectas, tanto en la chaqueta como en el caso de los pantalones.

El Aristócrata dijo...

Correcto!

Anónimo dijo...

No puedo estar más de acuerdo: el traje le queda que ni pintado.

No creo q haya ningún español q consiga semejante perfección. Quizás solo los trajes del Principe consiguen semejante limpieza de líneas.

Gracias por compartirlo.
Gerard

Anónimo dijo...

Saben ustedes que este en concreto es un traje MTM?

Anónimo dijo...

Entiendo que se refiere al Rey

Anónimo dijo...

No se si se han dado cuenta pero hace la famosa x al abrochar y eso que se esta agarrando los filos de la chaqueta. Me parece un traje estupendo, pero perfecto no.

Marcos dijo...

Esa foto es la perfección en cuanto a cómo debe quedar un traje. Imposible sacarle defecto alguno. Simplemente perfecto.

Anónimo dijo...

¿Sastrería Langa o Serna? Alguien que haya encargado trajes a estas dos sastrerías me podría decir ¿cuál es su preferida y porqué?
Quiero encargar una chaqueta y estoy entre ambas


Gracias de antemano.


Fran

Rafa dijo...

Buenas tardes a todos
¿Alguien se ha hecho un traje con las telas de Holland & Sherry, que mezclan lana con un % de Teclana? ¿Alguna opinión?
Gracias
Rafa

Anónimo dijo...

Para mi gusto impecable...lo de la famosa "x" es como todo. Si es muy exagerada no me gusta pero que tenga un poco no me desagrada. Gracias por su blog.

Un saludo

David