sábado, 25 de junio de 2016

10 ERRORES A EVITAR SI VESTIMOS DE TRAJE

Una de las cosas más interesantes de esta página es recibir de vosotros fotos preguntando mi parecer sobre vuestro último traje.  A pesar de su frecuencia, y que con el tiempo nos hayamos acostumbrado a ellos, hay errores que se deberían evitar y que siguen apareciendo en muchas de esas fotos:

1- Un cuello desbocado. El cuello de la chaqueta debería estar en contacto permanente con la camisa. Ha de ser así tanto cuando estemos de pie, caminando o sentados. Para conseguirlo, una sisa alta se antoja obligatoria. 

2- Una arruga en el frontal de la chaqueta. Si al abotonarnos la chaqueta aparece en su frontal una especie de “X”, esta queda estrecha y deberemos pedir otra talla o, como pudiera ser recomendable, otro modelo de chaqueta de corte diferente. No olvidemos que una cosa es que la chaqueta quede entallada y otra muy diferente que nos esté estrecha.
3- Un largo de faldón incorrecto. Como norma general, la longitud de la chaqueta debería dividir el cuerpo en dos partes iguales. Otra forma de comprobar su largo correcto es dejar caer los brazos y comprobar que la chaqueta termina a la altura de los nudillos. Si preferimos una chaqueta algo más corta, asegurémonos al menos que oculta el trasero.

4- Unas mangas largas. Ni cortas ni largas. Las mangas del traje deberían dejar asomar ligeramente los puños de la camisa. Comprobemos que no se vean los gemelos y habremos acertado.

5- Un pantalón demasiado largo. El pantalón debe tocar levemente el frontal del zapato pero nunca descansar holgadamente sobre él. Cuando se marque el largo del pantalón es aconsejable que nos  dé la impresión de que queda ligeramente corto ya que el pantalón a lo largo del día siempre termina cayéndose  ligeramente. Optemos por tirantes y olvidémonos de este punto.

6- Unos bolsillos del pantalón que se abren. Las modas han acercado, a mi parecer demasiado, el corte del pantalón de sport y el de traje. Consecuentemente, ahora se estila un pantalón de traje bastante ceñido de caja, algo que hace que muchas veces los bolsillos terminen abriéndose.

7- Unas solapas que no cubren los extremos del cuello de la camisa. No escojamos para nuestra camisa el cuello que más nos guste, sino el que más favorezca a las medidas de nuestro rostro. Decidido esto, asegurémonos de que las solapas de la chaqueta cubren sus extremos sutilmente. 

8- Un trozo de camisa que asoma entre la chaqueta y el pantalón. Inténtese evitar que, una vez abotonada la chaqueta, se vea  un trozo de camisa entre esta y la cintura del pantalón. Vístase el pantalón en la cintura y no en la cadera, y habremos dado con la solución. 
9- Una camisa demasiado ancha. Tan feo queda una camisa de traje muy ceñida al cuerpo como una camisa en la que se forman bolsas. Evítese igualmente que la costura del hombro quede más allá de la terminación natural de nuestro hombro. 

10- Hombreras con demasiado volumen. Estéticamente resulta favorecedor unos hombros naturales donde la manga de la chaqueta comience a descender justo al final de nuestro hombro. De extenderse más allá, se producirá un hoyo entre la hombrera y el hombro que afeará el resultado final.

El Aristócrata

10 comentarios:

Ramón dijo...

Gracias por estos consejos. La verdad es que echábamos de menos este tipo de posts. Y son de los que más nos hacen disfrutar. Gracias por su trabajo.

francisco jose escalante naranjo dijo...

Hola, las chaquetas desabrochadas no me parece bien. Creo que es como un uniforme y no debe desabrocharse, sol al sentarse y no siempre. Gracias.

Anónimo dijo...

En el ABC de hoy,aparece el Principe Carlos llevando a una novia al altar, con el chaque desabrochado.
¿Es correcto llevarlo asi?

Anónimo dijo...

Las hombreras: cuestión de moda.

Si bien es cierto que, normalmente, 'in media virtutis' y que hoy en día se llevan cortes más o menos naturales, dígame usted que, pongamos, a Victor Mature le quedaba mal alguno de sus trajes de los años 50, bien cargados de hombrera, y eso que bien poco las necesitaba.

El Aristócrata dijo...

Sí es correcto pues en los tres piezas esto está permitido. El motivo es que el chaleco evita quedarse "en mangas de camisa" al desabotonarte la chaqueta. El chaleco impide que se vea la camisa (camisa considerada durante muchos años como prenda de ropa interior).

Saludos
EA

Leo dijo...

Buenos días:
Gracias por la información sobre el chaqué. Me casé el verano del año pasado y llevé prácticamente en todo momento la levita del chaqué desabrochada. No lo hice conscientemente (como comprenderán, estás a mil cosas a la vez y no caes en ello) pero salgo en todas las fotos así.
Parecerá una tontería, pero casi me genera un trauma. Je, je!
Ya me quedo más tranquilo.
Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

Menuda delantera tiene la Chica del Viernes.

FERRUZZO dijo...

QUE POTENCIA ¡¡¡¡¡

Rago dijo...

La levita del chaqué es infinitamente más elegante desabotonada,abierta...que cerrada. Es más,en este último caso resulta a veces carente de estilo y personalidad.

Anónimo dijo...

Este blog es genial.... y el regalito del viernes es encantador y un afectuoso detalle a los seguidores por parte de José María.
Es fantástico mirar un buen menú, aunque sepas que no te lo vas a comer..... pero nos causa una babosa sonrisa :)