sábado, 9 de enero de 2016

¿QUÉ FUE DE JAMES BOND?

Hace dos meses se estrenaba la vigesimoquinta película del famoso agente secreto 007. Desde aquel primer filme para la televisión, Casino Royale (1954), al recientemente estrenado Spectre, la saga ha visto pasar ocho agentes, una larga lista de chicas Bond, un nutrido número de enemigos y los más espectaculares deportivos. Igualmente, el estilo de 007 ha ido variando a lo largo de los años teniendo este hoy poco que ver con el del primero, y seguramente más exquisito de todos los Bond, Sean Connery. 

La evolución de la personalidad de James Bond también ha cambiado mucho, a lo largo de los años; siendo particularmente llamativa la transformación sufrida por Daniel Craig. Con su designación se dijo adiós al sentido de humor pícaro, irónico y sofisticado del que venía haciendo gala James Bond. Daniel Craig olvida toda esta huella, prefiriendo mostrarse como un nuevo agente carente de sentido del humor, de aspecto duro, bruto e incluso permanentemente enfadado. Nuevos tiempos que obligan también a cambiar a la irrepetible Ursula Andress o a la voluptuosa Halley Berry por rostros más angelicales, como el de Madeleine Swann.
Mención aparte merece el vestuario de James Bond. Este ha pasado de ser alabado y puesto como ejemplo de la elegancia más atemporal británica a obedecer a las modas pasajeras del momento y a cuestiones puramente comerciales. Todavía hoy en 2015, los trajes que vistió Sean Connery en Dr. No (1962) podrían vestirse sin llamar mucho la atención, algo que se antoja difícil que pueda ocurrir dentro de otros cincuenta años con los trajes de Daniel Craig. 

Hasta la llegada del musculoso actor, la elegancia más británica ha acompañado a nuestro agente en todas sus aventuras. De esto tuvo mucho la culpa el que 007 dejara sus famosos esmóquines y trajes en manos solo de reputados sastres. Sin embargo, la popularidad que con el tiempo fueron adquiriendo las películas del más conocido agente secreto llamó la atención de los grandes grupos de moda, también de los financieros de Eon Productions, y aquellas laureadas tijeras fueron sustituidas por marcas generalistas. 
Aunque Timothy Dalton vistió de Stefano Ricci y Pierce Brosman de Brioni, fue con la llegada de Tom Ford cuando se cierra un ciclo marcado por increíbles trajes a medida y una insuperable variedad de camisas y zapatos. Si bien la gran fuerza de Brioni en la década de los noventa ya permitió a la casa italiana vestir hasta en cinco ocasiones a 007, el hecho de que se ganara su reputación como una de las mejores sastrerías del mundo consiguió que disfrutáramos también de un elegante Pierce Brosnan. 

Por el contrario, con el estreno de Quantum of Solace (2008), el diseñador americano Tom Ford da un giro radical a los conjuntos de 007 desmarcándole de manera muy llamativa de quienes le precedieron. Empieza un camino que deja los conjuntos del sastre Anthony Sinclair en un lejano pero, a tenor de lo visto, cada vez más agradable recuerdo. 
Conjuntos muy entallados que dejan entrever la gran musculatura de Daniel Craig pero no transmiten la elegancia ni la limpieza de líneas que caracterizaba a los anteriores 007. Solapas demasiado estrechas, que en pocos años quedarán totalmente desfasadas, mangas estrechas y chaquetas algo cortas son las nuevas señas de identidad de James Bond. 

En definitiva un nuevo look que busca un aspecto más moderno, pero que a muchos nos hubiera gustado que mantuviera su esencia quedando por encima de las modas del momento. Turnbull & Asser y Frank Foster dejan de firmar sus camisas, y Tom Ford decide olvidarse de los múltiples detalles que las hacían únicas. No obstante, siempre deberemos al diseñador británico y a Daniel Craig el poder disfrutar cada día más del irrepetible Sean Connery y de su gran vestuario en Goldfinger

El Aristócrata

13 comentarios:

Anónimo dijo...

No puedo estar más de acuerdo. La peor película de la saga y el peor Bond de todos los tiempos.

Enhorabuena por tu artículo
Andrés

caballeroingles dijo...

Opino que en lo referente al vestuario es un total acierto el comentario expuesto. Si bien, la caracterización de Daniel Craig se ajusta a los tiempos que vivimos. Considero que es favorable el hecho de que 007 sea mas rudo e implacable dejando de lado el estilo chanta del que abusó Pierce Brosnan, hecho que le otorga mayor realismo porque eso es lo que buscan las nuevas generaciones.La carencia del actual actor es su falta de clase y sofisticación, lo que se marca más con los vestuarios de momento con el que lo visten.
Como los actuales tiempos se caracterizan por la pérdida de la elegancia y sofisticación a nivel mundial en favor de la "COMODIDAD", lo que buscan los productores es adecuarlo al momento.
Sin duda alguna,los gustosos de los artículos de EL ARISTOCRATA, nos mantendremos fieles a lo clásico por siempre.

Anónimo dijo...

Reconozco q no puedo con Daniel Craig. Tiene más pinta de pastor o de luchador de sumo q de cualquier cosa q se asemeje a un agente secreto británico.

Anónimo dijo...

A mí me parece más un agente del KGB. El nuevo estilo muestra perfectamente como ha cambiado el "como", de ser un fin en sí mismo, a un mero trámite.

Anónimo dijo...

Siento llevaros la contraria, pero creo que las películas que mejor han reflejado la contradicción, el dolor, la lucha interna de un asesino han sido las de Daniel Craig.. respecto a su vestuario, yo imaginaba que era un huérfano venido de los suburbios y reconvertido en gentelman y que sus trajes reflejaban esa contradicción, pero... me equivoqué, era un huerfano hijo de nobles que viste "modelnillo".
Un saludo..

Carlos López

Anónimo dijo...

¿Qué aspecto se supone que debe tener un agente secreto britanico? Se supone que si hacen bien su trabajo nadie lo debería saber.

Anónimo dijo...

No puedo estar más en desacuerdo sobre las críticas a Daniel Craig, es el mejor Bond de toda la saga. ¿No me creen? Les invito a leer los libros originales de Ian Fleming y buscar similitudes en la actitud del protagonista actual y las payasadas de alguno de los anteriores a excepción de Sean Connery.

En cuanto al tema de la moda, pues hombre, efectivamente hubo otros mejor vestidos que el Sr. Craig, en eso les doy la razón.

Anónimo dijo...

Yo creo q el articulo no entra tanto a valorar la interpretación de Daniel Craig como sí su manera de vestir. Y vestir, lo q se dice vestir es el peor de cuantos han existido. Parece q le van a estallar los trajes.
Kigsman sí q es un deleite de elegancia.
Charles

antonio sanchez dijo...

De acuerdo respecto a sus trajes, pero en escenas donde viste sport sigue manteniendo un cierto estilo british. Recuerdo las escenas de Skyfall en Escocia, con su chaqueta Barbour y sus botas Crockett & Jones.

Anónimo dijo...

Uno de los, digamos, "agentes secretos" más relevantes de la literatura británica es, sin duda, George Smiley, personaje de John Le Carrè. Nada más alejado de James Bond y, por otro lado, nada más British que 007, a pesar de que siempre usaba trajes muy baratos. Las cosas como son, Bond siempre ha tenido un punto horterilla, de bien vestido con modales muy nuevos y relucientes, al menos en las películas, con la excepción de, quizás, Dr. No y On Her Majesty's Secret Service, con Georges Lazenby. De las tres últimas la mejor es, sin duda, Casino Royale. Ciertamente en la que peor vestido sale es en Skyfall (no he visto Spectre), Tom Ford le queda pequeño a Craig...
Saludos.
Héctor Javier.

Anónimo dijo...

Tengo que discrepar. Para mi, Sean Connery es el mejor actor que ha interpretado a Bond, pero no es mejor Bond. Es una opinión, claro. Para mi, el mejor ha sido Pierce Brosnan seguido de Roger Moore (si obviamos el hecho de que le sobraron sus dos últimas películas (Octopussy y Panorama para matar, en las que estaba ya demasiado gordo y mayor como para el papel, sobre todo en la última).
Lo peor no es Daniel Craig, lo peor es Timothy Dalton. Y George Lazenby no estuvo mal a pesar de su aspecto de boxeador y de su camisa de smoking con chorreras reflejo de los 70. Además en su película sale una de las mas guapas chicas Bond (no en vano se casa con ella aunque queda viudo a los cinco minutos)

V.

Anónimo dijo...

Yo tampoco estoy de acuerdo en lo que a Craig y sus películas se refiere (unas muy buenas, en mi opinión, otras olvidables). Sin duda se pierde un poco ese sentido del humor pero se ganan otras cosas, como otra persona ha expuesto con acierto, creo. Además el humor con Brosnan (y de Moore)llegaba a puntos que, para mi gusto, ridiculizaban el personaje. En general creo que aporta algo que se echaba un poco de menos en un huérfano entrenado para matar desde su más tierna infancia en vez de un Lord Mountbatten gracioso y con pistola (que también era de la Roya Navy pero no era un asesino despiadado). Pero lógicamente esto va de gustos...

Respecto del vestir, pues sí, los trajes le quedan mal, le quedan re-prietos y no tendrán buena pinta dentro de unos 10 años (no hace falta ir hasta 2050). La culpa no sé si es tanto de Ford como del equipo de vestuario que son los que al final más deciden la imagen de Bond.

Pero no será el primero cuyos trajes choquen en unos años -muchos "ropajes" de Moore hoy le levantan el sombrero a uno, aunque todos le quedaran impecables-; ni el primero al que le queda mal la ropa -porque en los trajes de Dalton cabían dos como él, por mucho que fuera la moda-.

Supongo que casi todos conocerán esta página, en esta entrada tiene una clasificacion interesante de su opinión sobre el armario de Bond en las diferentes películas (y creo que se puede decir que los gustos del editor son bastante clásicos)

http://thesuitsofjamesbond.com/ranking-the-james-bond-films-by-wardrobe/

J.

Anónimo dijo...

Tom Ford debe de ser de Texas, tengo entendido.
Un saludo