sábado, 18 de abril de 2015

EL PROBLEMA DE LOS GENIOS: NORMAN VILALTA

Esta semana me tocaba compartir con vosotros la última etapa de construcción de unos Oxford bespoke del zapatero Norman Vilalta. Sin embargo, esto no ha sido posible y quiero contaros el porqué.

El mes que viene hará un año desde que Norman me tomó medidas y empezamos a narrar el proceso de construcción de sus zapatos. En principio estaba previsto que me los entregara para la navidad del 2014 pero obviamente esto no ha sido así. De la misma manera le encargué en el mes de noviembre otro par; esta vez de su colección RTW. Estos sí que me han sido entregados; pero seis meses después de pedirlos y una talla menos a la que pedí; un fallo por otro lado humano que a todo el mundo le puede pasar.

Siempre he sido un gran defensor del trabajo de Norman. Creo que no hay nadie o, al menos yo no he conocido a nadie, con semejante habilidad en las manos y con tan increíble mente creadora. Seguro recordáis aquel primer artículo que le escribí ya en el año 2009 que titulaba “Norman Vilalta: artesano y artista”. Hoy seis años después y conociendo más en profundidad su trabajo puedo afirmar sin temor a equivocarme que es incluso más artista de lo que yo en su día pude entrever.

El problema surge cuando el artista olvida totalmente la importancia de todo lo que rodea al día a día de una empresa y su funcionamiento. De ahí que se diga que en el mundo de la empresa los genios son los mayores enemigos de sí mismos. Recuero cuando estaba cursando mi MBA como un “business angel” nos contaba el reto que suponía para ellos el convencer al creador de la empresa para que se centrarse en el producto que él había creado y dejara las demás facetas de la empresa precisamente a “hombres de empresa”. Y es que el problema surge cuando el genio quiere hacer de empresario. ¡Cuántas y cuántas empresas han muerto por querer el inventor del producto ser su financiero, el responsable internacional y su director de estrategia!. Quizás por ello la popular frase “zapatero a tus zapatos” se debiera utilizar una vez más para intentar que los magníficos zapatos de Norman Vilalta no vayan a ser solo un recuerdo en pocos años.

Norman es un genio. Pero un genio que no se centra. O al menos esa es mi opinión; y no de ahora sino de hace años y así se lo he dicho personalmente varias veces. Norman hoy puede estar construyendo el zapato más bonito que yo haya visto jamás y tres días después tenerlo amontonado en una pila de zapatos pues le ha dado por fabricar gafas a medida. Y solo unas semanas más tarde puede que esté diseñando bolsos de mujer o planeando un viaje a Tokio para dar a conocer sus zapatos. Y esto solo conduce a retrasar las entregas y a diversificar un producto que todavía no está maduro y al que le quedan varios años de constancia para abrirse un hueco entre sino los mejores sí con seguridad entre los zapateros más conocidos. Pero si hoy estamos haciendo unos zapatos y mañana no sabemos qué estaremos haciendo o donde estaremos me temo que por bueno que uno pueda ser se está conduciendo a una muerte muy temprana lo que podría haber sido todo un éxito. Es cierto que Norman nunca te pedira dinero por adelantado para empezar a trabajar en tus zapatos pero no creo que a sus clientes les importara dárselo si al menos tuvieran la seguridad que les serían entregados en la fecha acordada.

Norman es un artista. Con solo hablar con él cinco minutos te das cuenta que tiene una mente creativa envidiable. Además de poder plasmar en un lienzo en solo cuestión de minutos el boceto del zapato que tu mente ha desarrollado durante semanas, es capaz también de entrar dentro de ella, adivinar tu personalidad y ponerla con lápiz en ese zapato. Pero no es serio. Y la seriedad en cualquier faceta de la vida, y más en la empresarial, es fundamental. Y yo al menos prefiero tratar con una persona menos genial pero más seria. Por ejemplo, los zapatos de John Lobb (Londres) no son nada especiales en su diseño si los comparamos con los de Norman. Pero, por el contrario, John Lobb es conocedor perfectamente de la importancia del servicio que debe dar una marca que lleva en el mercado más de cien años y que quiere seguir por lo menos otros cien más como marca de referencia. Los plazos los cumplen, los correos los contestan y nunca se olvidan de ti mientras tus zapatos están siendo traídos a la vida en St. James.

Otro ejemplo es Lazlo Vass. Como recordaréis, hace solo unas semanas contaba el increíble servicio post-venta de la casa húngara. Fue mandarles un mail y la propia Eva Vass contestaba a las pocas horas con todo los pasos que debía seguir. En unas tres semanas que estuve separado de los zapatos recibí al menos tres correos sobre en qué fase se encontraba el proceso de reparación. Algunos pensaran que no es lo mismo una gran empresa como Lazlo Vass que un pequeño artesano como Norman. Esto es sin lugar a dudas cierto pero también es cierto que Lazlo Vass apenas solo unos años atrás era solo otro pequeño artesano. Pero un pequeño artesano que supo poner desde el primer día las bases necesarias para que hoy sus zapatos sean demandados en medio mundo.

Aprecio enormemente a Norman. Y como le aprecio de verdad he escrito este artículo. Sé que puede cambiar y debe cambiar. Sé que puede decir a sus clientes que los zapatos todavía no están listos y no que mañana llegarán a su casa aún cuando pasen semanas y estos nunca llamen a la puerta. Solo necesita centrarse. Y tiene que centrarse tanto para su bien como para el de sus clientes. Sería toda una lastima que los amantes de la verdadera zapatería artesanal no pudieran disfrutar del trabajo de semejante genio en solo unos pocos años.

Foto: Maite Caramés Pons


El Aristócrata

37 comentarios:

Anónimo dijo...

Me temo que no será ni el primero ni el último que con un gran producto se quede a mitad de camino.
AR

Anónimo dijo...

¡Cuantas y cuantas veces ocurre en el mundo de los emprendedores q el creador queda totalmente al margen de la marca que él creó!

Son muchas las lecciones a aplicar al mundo de la empresa que se podrían sacar de la lectura de este artículo.

Aunq lo siento por Norman, me ha gustado el artículo.

Una pregunta al margen del artículo: este artículo me aparece como publicado el sábado 18 pero a mi el envío automático me acaba de saltar esta mañana. ¿Por qué?
Albert

El Aristócrata dijo...

Hola Albert,

Está correcto. El artículo no lo pude subir ni el sábado ni el domingo por lo comentado en él. Lo he escrito y subido en la madrugada del lunes 20 pero he puesto en la web el sábado 18 como en artículos pasados.
Saludos

Anónimo dijo...

Estimado amigo:

Entiendo tu frustración sobre alguien a quien consideras un genio, estuve varias veces en su tienda y solo una vez coincidí con el. Me pareció una persona fantasiosa y no con los pies en la tierra. Vendía humo. No creo ser un gran psicólogo, no entiendo tu sorpresa.

Me gustaría que comentases algo sobre el ultimo articulo de tu pagina anterior, Vicente, es un tema complicado y poco agradable, pero pienso que merecería un comentario de alguien tan entendido y ecuánime como tu. Y aludido. Muy bueno el blog, enhorabuena.

El Aristócrata dijo...

¿Me puede recordar el comentario de Vicente? Siempre insisto en que se hagan los comentarios sobre el último artículo publicado - aunq este no tenga nada q ver - para que todos los podamos leer y contestar. Todavía hoy hay gente q pone comentarios en artículos anteriores al 2000 y así es imposible que nadie los conteste

Muchas gracias y si puedo responder no dude q lo haré.

Gracias nuevamente
EA

dani dijo...

No sabe Vd cuánto entiendo lo que dice. No en ropa, pero sí me gustan los instrumentos Bespoke, las guitarras concretamente. Tengo un luthier a quien le pasa un poco lo mismo. Ahora estoy en mitad de un retraso considerable (y que tampoco sé cuándo acabará, porque no tengo garantías). Lo que me dan ganas es de revocar el encargo y pedir que me devuelvan la señal. Porque no es la primera vez que me lo hace. El resultado final merece mucho la pena, pero los medios...

Un Saludo y ánimo con la espera ;)

Anónimo dijo...

¡Ya es mala suerte!. Yo le encargué unos en Madrid a mediados de diciembre y me llegaron en marzo, como me habían prometido. Y no eran RTW; eran MTO. Yo estoy bastante contento con el servicio y los plazos, la verdad.

En cualquier caso, cuando pasé por su taller en Barcelona hace unas semanas, vi que debe de estar "profesionalizándose", porque hay allí más gente que hace unos meses y parece que arriba tienen oficina (en visitas anteriores sólo tenía allí cajas y pieles).

Quizás debamos darle un respiro, si está haciendo un esfuerzo por lanzar su marca, máxime si lo empezó haciendo solo y a pulso.

¡Espero que esos BESPOKE le lleguen pronto y pueda escribir un nuevo artículo menos severo!

Juan Carlos

Anónimo dijo...

Sr. Aristócrata, bienvenido al mundo real!

Norman tiene plazos de entrega altos, no lo discuto y le doy totalmente la razón, pero también otros sastres madrileños, que todos conocemos y de los que usted y otros periodistas hablan con frecuencia.

Es muy normal ir a una sastrería madrileña y que te den plazos de 15 días para la primera prueba y que pase 1 mes, mes y medio... y que nadie te llame. Es normal que te den un plazo de 1 mes para un traje o una camisa y que tarden 2 o 3, dependiendo de lo que insistas...

Curiosamente a ustedes, los periodistas, les hacen las camisas y los trajes en tiempo record y así lo reflejan en sus artículos, pero al resto de los mortales mucho me temo que no es así, y es una pena.

Anónimo dijo...

Estimado EA,
Una pregunta. En una chaqueta tipo Teba de 4 botones, ¿es correcto abrochar los dos centrales? ¿se debe llevar desabrochado el botón único de las mangas?
Gracias de antemano.
Saludos,
José María S.

El Aristócrata dijo...

No creo que con los tiempos que corren hoy un sastre no se adapte a plazos de entrega por debajo de los tres meses. No obstante, mi opinión es q si van a ser tres te lo deben decir de entrada.

A mi sí me gusta en ese caso optar por abotonar los dos centrales. Y las mangas sí las abrocharía pero esto tb es personal.

Un saludo y gracias
EA

Anónimo dijo...

Permítame que discrepe, EA. Ni sastres ni zapateros suelen cumplir los plazos que comunican.

En mi caso, como he comentado antes, Norman cumplió (lo que me sorprendió gratamente) y, además, tres meses para un MTO me parece, en mi experiencia, un plazo más que razonable si tenemos en cuenta que los zapatos los termina (iniciales, punteras de acero, hierros, glaçage...) él mismo en su taller.

Permítame que, desde su blog, rompa una lanza en favor de Norman y anime a los lectores a darle una oportunidad, porque ese chico se lo está "currando".

Anónimo dijo...

Yo no voy a entrar en disputas pero si es cierto lo q dice EA, hombre, 6 meses para unos RTW y 1 año para unos bespoke…. mi casa me la construyeron en menos tiempo…
Mejor hacer poco y bien q mucho y mal. Si por llenar el comedor no puedes atender bien a los comensales despídete de la mitad de ellos y del 90% q hablen con ellos.
J.C.

Anónimo dijo...

Es sobre el penúltimo comentario sobre La timidez del hombre español, creo que interesante y responde al articulo de ese momento. Muchas gracias por tu tiempo.

El Aristócrata dijo...

Le contestaría encantado pero es q no entiendo lo q dice en la segunda parte del comentario.
EA

Anónimo dijo...

Lo del año de los bespoke, con Norman, fácil. Es lo que suele tardar. Máxime si encima está con los RTW. Lo de los 6 meses del RTW, supongo que debe de ser un error de EA. No tiene ningún sentido tardar 6 meses en despachar unos zapatos ya producidos... Es posible que haya querido escribir MTO. Y los 6 meses no me cuadran, porque Norman no sacó la marca hasta diciembre y estamos a mediados de abril... Eso son, como mucho, 4 meses.

Anónimo dijo...

Normalmente sus articulos buscan el aportar algo, no entiendo que aporta este por el contrario.

Creo que no era necesario este texto.
Saludos

Anónimo dijo...

No puedo estar mas encontra de lo q se dice en este último comentario.

Yo cuando leo una página como está quiero q no solo me recomienden q comprar sino tb qué no. Si no al final solo seria una página de publicidad.

Muchas gracias Aristocrata por este artículo.
Sergio

Anónimo dijo...

Pues yo no estoy de acuerdo. El artículo me parece algo tendencioso. Las cosas siempre se pueden ver desde varias perspectivas. Podría haberse centrado en el producto y disculpar la tardanza en una empresa joven. Hubiera sido más interesante. En el caso del artículo sobre el servicio postventa de LV se centró en alabar ese servicio postventa y no en que el zapato tuviera un problema serio de construcción. Si se hubiera centrado en este último punto, tampoco compraría zapatos de LV?

Carlos dijo...

El artículo es necesario y, lo que es más importante, es honesto. Quien no quiera ver esto que se vaya a páginas de publicidad. Los lectores de El Aristócrata (en mi caso desde 2008) seguimos fieles a este blog precisamente por artículos como este (entre otros, por supuesto).

Anónimo dijo...

No creo q EA falte a nadie al respeto. Es más, teniendo en cuenta las circunstancias verdaderamente le debe apreciar xq si me hiciera lo mismo a mi os puedo asegurar q no le iba a lanzar los piropos q le lanza EA.

Anónimo dijo...

Lo del bespoke, me lo creo. Pero vamos, es lo esperable cuando se encargan zapatos a Norman. Su lista de pedidos es inmensa. No contar con ello es un poco ingenuo.

Lo de los RTW pues... me cuesta creerlo. Si partimos de la base de que El Aristocrata dice que encargó los zapatos en noviembre, cuando no salieron hasta diciembre...

A mí me huele a algún tipo de desencuentro entre Vilalta y El Aristocrata...

Anónimo dijo...

Pues según este link se podían pedir desde junio pasado: http://blog.santaeulalia.com/norman-vilalta/
por lo q de ser así no han pasado seis meses sino muchos más.
Albert

Vicente dijo...

Amigos de EA:

Aunque el motivo de mi comentario no era este, quiero decir que estoy totalmente de acuerdo con nuestro anfitrión. Si él ha tenido una mala experiencia de cualquier tipo zapatero, camisero, sastre... que nos ha recomendado, por supuesto que debe decirlo, claro que si. Otra vez la España de la picaresca, el
incumplimiento, la desidia, la vagancia... Como que hay que disculparle por ...
Como que sastres conocidos no cumplen ??? Quien, dígalo. No es verdad, claro que cumplen. El español paga como el europeo y exige como el africano. Se reconoce ??

Me debí de expresar rematadamente mal porque nadie me entendió. Voy claro. Se decía que la camisería Langa no había hecho los ojales... Como el silencio ha sido total por parte del interesado, soy cliente, deduzco que hacen las cosas, no ellos solos, quizás, sino todos, dependiendo de quien sea el cliente. Por eso digo que los comentarios laudatorios de nuestro EA de sus sastres.... de poco me valen, pues parece que el trato no es igualitario. Propondría que se "estudiasen" chaquetas de nuestros grandes y luego se opinase. Yo aportaría alguna.

Y por fin, ponía el ejemplo de los inspectores de la Guia Michelin, reservan, comen, pagan, todo anonimamente y luego opinan. No hay que hacerlo así ???Un saludo.

El Aristócrata dijo...

Vicente,
Creo haber opinado no una sino dos veces sobre el tema de los ojales de Mariano. Como dije, es de humano equivocarse. Si los ojales han sido hechos a máquina pero cobrados como si hubieran sido hechos a mano hay q reclamarlos. E insisto, me consta q Mariano no tendría inconveniente en hacerlos a mano o incluso hacerle una camisa nueva.
EA

Lenin Leonardo Macana Guerrero dijo...

Bueno, muy afortunados ustedes en España que tienen la facilidad de contar con grandes artesanos en la zapatería y la sastrería, acá en Bogotá no hay nadie!!! bueno ya tengo visto un sastre, pero solo uno! y apenas voy a conocerle el trabajo y ningún zapatero,cero.Creo que D. Norman por lo que le he visto su trabajo a través de esta honrosa página y la web sin necesidad de tener un zapato en sus manos se nota que le pone toda el alma a su trabajo y eso debe valer. Razón tiene D. José María en que la seriedad en una empresa es importante y al cliente hay que cumplirle. El escrito de esta semana en El Aristócrata debe ser una crítica constructiva para aplicarla a diversos negocios. De lo que no hay que dudar es que cuando le llegue el pedido de D. Norman a D. José María nos vamos a deleitar viendo la obra maestra del trabajo que llegó tarde pero yo la espero también para ver el resultado. Igualmente que pasó con la chaqueta vaquera? también me tiene intrigado que pasó con el lavado y bueno tantas inquietudes que tengo, es posible tener una día un artículo sobre la Capa Española? estuve investigando y me parece una prenda bastante interesante, pero yo no soy español y que bueno sería leerlo de primera mano de E.A. Muchos éxitos y que no se pierda la amistad con D. Norman, vale la pena aunque tenga razón en lo escrito.

Anónimo dijo...

Buenos días, Albert:

Me temo que se equivoca. Los zapatos de Santa Eulalia fueron creados por Norman, si, pero si se fija, no son los de la colección RTW. Son modelos muy diferentes. De hecho, si lo mira, hasta enero de este año los zapatos de la colección no estaban en su página web.

Yo sigo el trabajo de Norman de cerca y la verdad, la mala experiencia de EA no parece representativa. Si está vendiendo en NY en tiendas como Leffot, mal no debe de estar haciéndolo.

Anónimo dijo...

Ya que ha vuelto a salir el tema de la camisa de Don Mariano Langa, y como soy el afectado, me gustaría puntualizar un par de cosas, sin entrar en polémica, si lo tienen a bien.

Ya he explicado que en el mes de Diciembre pregunté en otra entrada por el tema ojales, bajos... en general la terminación a mano que el taller de Don Mariano le da a sus camisas. Todo tras ver en este blog muestra de su trabajo y comprobar, para mi sorpresa, que en mi camisa no lo había aplicado.

Yo compré una camisa artesanal y, tras verla en la primera prueba, se lo comenté. Me respondió lo que ya he expuesto aquí, que al tratarse de una tela muy fina no se podían coser los ojales a mano.

La tela en cuestión era un fill-a-fill nacional, que de fino no tiene nada... o poco. No hablamos de una tela de 200s/2, hablamos de una tela de algodón Textiber (creo que es la marca que utiliza) que supongo no pasará de 80s. Es decir, una tela para nada fina y muy normal. El precio creo recordar que fueron 160 o 170€, precio que se corresponde con sus camisas artesanales.

Cómo nadie respondió a mi comentario volví a insistir hace unas semanas en otra entrada y tanto EA como otros lectores respondieron, muy amables, que lo mejor era que le comentara el problema a Don Mariano, y eso hice.

Lo que me respondió no me convenció para nada y permítanme que no lo publique por respeto al señor Langa. Entiendo que Don Mariano es una persona ya mayor y tampoco le doy más importancia de la que tiene una simple camisa, pero sólo indicar que no se ofreció a modificarla ni a repetirla. Yo tampoco insistí ni se lo pedí expresamente, pero así ha ocurrido.

Por supuesto si alguien duda, que es razonable, me ofrezco para dejarle mi camisa a EA y que pueda evaluar el trabajo realizado.

Anónimo dijo...

Para cuando un artículo sobre la vestimenta del torero?

Anónimo dijo...

Gracias por el aviso EA. Procuro evitar en lo posible el trato con profesionales -médicos, abogados, constructores, sastres....zapateros- que confunden los roles, y tratar con ellos es meterse en un bucle/trampa de la que cuesta mucho salir. Y me es igual si tienen "éxito" o están "aprendiendo" o son "buena gente"
No se trata de hacer un juicio público a este zapatero, pero supongo que si has escrito este artículo debes estar harto, cansado y decepcionado. Cuanto antes puedas pasar página mejor. (Perdón por los consejos)
Un abrazo.
Rijs

Anónimo dijo...

Efectivamente, no se trata de un juicio público. Si fuera un juicio, se escucharía a las dos partes implicadas. Más todavía cuando este artículo no sigue la tónica habitual de El Aristócrata. A mí me hace pensar que algo no cuadra en esta historia. Y me hace pensar que no tiene nada que ver con la profesionalidad de Norman cómo zapatero. Es mi sensación. Y mi experiencia es que sí cumple los plazos.

Anónimo dijo...

Tp El Aristócrata ha entrado al trapo a ninguno de los comentarios aquí vertidos por lo q me temo q si ha escrito este artículo el primero q no quería hacerlo era él por lo q algo de razón debe llevar.

Anónimo dijo...

Yo conozco personalmente a EA y tengo constancia de su seriedad. Y si dice lo q dice no me cabe la menor duda de q lo dice porq es verdad. Yo lo q no entiendo es como debiendo saber la gente de Norman el gran poder q este chico tiene en los medios y la repercusión de todo lo q escribe no extremaron la atención con él. Hoy empresarialmente hablando los periodistas te pueden arreglar la vida o destrozártela.
Felipe

Javier Martinez dijo...

Con todo mi respeto,más que un articulo me parece un"repaso" a ese señor y sus maneras de hacer negocio.De ser eso cierto,lo mejor es ,cambiar de zapatero y todos contentos.Un saludo

Moisés Camarero Aguilar dijo...

Buenos días a todos,

Yo debo decir que encargue a Norman unos RTW y que me llegaron en tiempo y perfectos.

Esta semana Norman estuvo en Madrid y quise ir a conocerle, con sus zapatos puestos obviamente, ya que quería consultarle un pequeño arreglo, descuido mío.

Se ofreció a arreglarmelos sin ningún problema, así que también debo decir que el servicio posventa ha sido bueno.

Siendo así, no pude por menos que comentar con el el próximo proyecto....

Un saludo a todos,
Moisés.

Anónimo dijo...

Sr. Camarero:

Como usted comenta, servicio postventa excelente. Yo los recibí en plazo, pero la patina de envejecido que yo solicité no me gustó tanto cuanto recibí los zapatos (mea culpa: Norman me insistió en que lo que yo quería resultaría algo "plano". Cuando los recibí, le escribí para decirle que los zapatos me iban increíblemente bien, pero que tenía razón en cuanto a la patina y, para mis sorpresa, me dijo que se los enviara de nuevo y que, sin coste alguno, les haría una nueva pátina.

Una semana más tarde tenía los zapatos con la pátina que Norman me había recomendado. Sin palabras. Repetiré. Como modelo de negocio no sé cómo le funcionará, pero en mí tiene un cliente para siempre. Ya he encargado los siguientes, los de suela de goma. Conocidos que los han probado dicen que las sensaciones son espectaculares.

Jeronimo dijo...

Hola,

Acabo de leer tu comentario y aunque es indudable el talento de Norman para los zapatos, creo que no deberíamos utilizar el termino GENIO tan a la ligera.

Un saludo,

luthier dijo...

Aristócrata te envié un mensaje y no he recibido contestación.