martes, 19 de noviembre de 2013

BESPOKE XX: THE INVERNESS CAPE

Esta vez no es mi intención describir el largo proceso de fabricación artesanal de un nuevo conjunto. Sin embargo, sí que no quería dejar pasar la oportunidad de compartir unas fotos que me ha hecho llegar la Sastrería Manuel Calvo de Mora.

++
Desgraciadamente son todavía legión los que menosprecian nuestros productos y piensan que sus homólogos extranjeros son de mejor calidad. Y no solo lo vemos cuando de manera constante se adjudica a los ingleses e italianos la mayor de las pericias con la aguja sino que también lo vemos con productos tan españoles como el aceite de oliva o el vino. Es triste saber que muchos productores de aceite tienen que rotularlos con nombres que suenen a italiano o bodegueros que venden sus uvas para que ciertas bodegas extranjeras puedan cumplir con su anunciada producción anual. Quizás sin este complejo tan nuestro y con más amor propio ciertas situaciones que hoy vivimos no estarían siendo tan dramáticas.
Y para demostrar que aquí también se saben hacer bien las cosas nada mejor que prestar atención a este capote de caza o Inverness Cape.

Y aunque los recelosos con la calidad de nuestros productos aseguraran de haber visto estas fotos en alguna página extranjera que este abrigo habría salido por alguna de las conocidas sastrerías de Savile Row decirles que no solo no ha sido así sino que además lo ha hecho de la tan española calle Ayala de Madrid.
+
Aunque de un rápido vistazo nos parezca que nunca habíamos visto este tipo de abrigo, con seguridad cambiaríamos de opinión si recordáramos a Arthur Conan Doyle, más conocido como el detective Sherlock Holmes. También Jon Pertwee en su papel en Doctor Who popularizó esta prenda. 
Ya decíamos cuando escribimos el artículo del esmoquin que Manuel Calvo de Mora es uno de los sastres, sino el que más, más polivalente de nuestro país; polivalencia que le permite además de ser todo un experto en prendas a medida de caza también en afrontar con la misma seguridad la realización de un frac o de una sencilla Teba.
+
Para los que no estén familiarizados con este tipo de abrigo comentarles que fue concebido para combatir la lluvia y si bien nació a finales del S XIX cuando verdaderamente se popularizó fue a principios del S. XX. Si bien la inverness cape en sus comienzos contaba con mangas y una capa que llegaba hasta donde terminaban los brazos poco después sufrió una importante modificación que le quitó dichas mangas. Y es precisamente su especie de capote y el no contar con mangas estándar lo que diferencia este abrigo.
El poder proteger los brazos del frio y la lluvia tras este capote, pero sin tener que meterlos en las mangas, es de una enorme practicidad para cuando se requiere tener total libertad de movimiento en los brazos. Esta libertad se consigue también gracias a la parte superior del abrigo. Aunque el capote impide verlo, debajo de él hay una especie de chaleco con unas grandes sisas por las que se sacan los brazos que además de proteger del frio garantizan la liberta de movimiento de la que hablamos.
+
Por ello, es por lo que este tipo de abrigo es muy popular entre los cazadores ya que si bien les protege del frio, los resistentes y abrigados tejidos tipo Harris Tweed se encargan precisamente de ello, también les permite empuñar el arma con plena comodidad o tener un acceso muy fácil al morral.
Sin duda alguna un abrigo de lo más interesante "made in Spain" y realizado con este cariño también muy bonito.
+
Créditos: Colectivo Masentero
+
El Aristócrata

13 comentarios:

Trapo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Trapo dijo...

Estimado Aristocrata:

En primer lugar, disculpas por la ausencia de tildes, pero este teclado no me lo permite.

En segundo lugar, felicitarle por el articulo y por darnos a conocer esta prenda tan elegante y bonita.

Por ultimo, una pequena correccion: Sir Arthur Conan Doyle no era mas conocido como el detective Sherlock Holmes. Era el autor y creador del detective Sherlock Holmes.

Un cordial saludo

Manuel dijo...

Una prenda preciosa y un artículo con mucha razón, EA.

¿Podría vestirse en ambientes más formales, en otros tejidos y colores, obviamente, o debe quedar relegada al campo y a la caza?

Un saludo,
Manuel

JRC dijo...

Este interesante reportaje me sirve como excusa para recomendar a todo aquel que tenga en mente viajar a Nueva York, que no dude en visitar la extraordinaria tienda de Paul Stuart en la Avenida Madison. Allí fue la primera vez que vi una capa como la que hoy presenta el Aristócrata. Fantástica prenda.

Consultant dijo...

Como prenda me parece espectacular, de un detalle exquisito en la elaboración. Aunque bien es cierto que esperar ver esto por nuestras calles sin sorprenderse sería algo más que osado... ¡Qué difícil es recuperar la elegancia de años pasados! Mi enhorabuena a Calvo de Mora y gracias José María por compartirlo.

Anónimo dijo...

Anque me parece bonito, me parece dieciochesco.
No me sentiría a gusto llevando algo así, me parecería vestir para una película de Sherlok Holmes

F.

Anónimo dijo...

Esta prenda no esta pensada para ir por la calle, es una prenda de caza

Anónimo dijo...

Maravillosa prenda!!! Muy elaborada y muy buen resultado Sr.Calvo de Mora.Ojalá aquellos que luchamos día a día, como es mi caso, por llegar a ser grandes sastres lleguemos a ese nivel. Decir que para ello necesitamos que ustedes ,como grandes sastres , nos faciliten y nos sean de ayuda para hacer realidad nuestra evolución diaria. Hago un llamamiento a todos ustedes como grandes sastres que son.
un saludo, Perez

Anónimo dijo...

quisiera dejar una reflexión, aunque no tenga que ver con la capa (preciosa, por cierto). se trata de una cuestión relativa a los zapatos, de los que soy un enamorado. me gustaría conocer la opinión de aristócrata y de otros usuarios:

Me parece que a veces, desconozco el motivo, por "defender" el bespoke siempre y a todo precio, parece como si todo lo que se hiciese por artesanos maravillosos sean unos zapatos alucinantes, y la verdad, soy asiduo lector y he leido todos los artículos, posts, etc de zapatos, y NO ME CREO que NADIE con buen gusto pueda decir que los que salen en las fotos, etc, sean bonitos....hay que ver las auténticas horteradas que a veces aparecen en las fotos de artesanos maravillosos, si, pero qué tipo de zapatos les pide la gente?!! o acaso estos artesanos tan buenísimos tienen un gusto absolutamente pésimo??
A mi me llama poderosamente la atención cómo encima de hacerse unos zapatos a medida,se hacen semejantes horteradas (he visto, en fotos de este mismo blog, artesanos estupendísmos, pero.... cordones de colores en zapatos negros?wtf?, patinas imposibles que parecen fuego en una ¨chupa de harley davidson¨, puntas cuadradas, puntas hacia arriba, antes de colorines, y suma y sigue y suma sigue.....)

Muy a medida, calidad maravillosa, vale, pero hay que ver que barbaridad!! yo personalmente creo que con zapatos 0 innovación: donde estén unos buenos C&J, o carmina o church`s negros, marrones, o burdeos, y de color tipo avellana, de scotch grain (más tipo campo), que se quite lo demás!!! por el amor de dios, que por ser bespoke no significa nada no?sobretodo, que siempre cuanto más bespoke veo que son los artículos, fotos de zapatos, más feos me parecen!!

qué opinan, qué opina ud aristócrata?? NO ME CREO que le gusten estas cosas que le digo, pero esque yo lo veo así!!!(ESTO NO ES APLICABLE A LOS TRAJES, CAMISAS, ETC), PARA TODO LO DEMÁS SIEMPRE BESPOKE)

no se si he sabido expresarme bien, espero que me hayan entendido!opinen!gracias y enhorabuena por el blog

Javier Valencia dijo...

Lo bueno de los zapatos bespoke es que uno puede uno salirse de esa 0 innovación que a más de uno puede resultarle anodina.

Los cordones de colores, de todos modos, no tienen por que ser bespoke. Se venden colores de colores, y esas cosas,no hay que hacerse el zapato a medida. A mi personalmente me parece interesante el poder darle algo de color a un zapato negro con unos colores que vayan con la camisa, la corbata, el pañuelo, los calcetines o lo que sea. No veo como un hecho indiscutible que sea una abominación indignante ni nada de eso, ahí ya es lo que piensa cada uno y ser más o menos clásico. Lo de "barbaridad" es cosa de cada uno.

En cuanto a pátinas, hay pátinas y pátinas. Yo jamás me pondría muchos zapatos patinados en esos colores inmensamente llamativos y chillones que se ven por ahí, pero a un degradado marrón o azul marino de Nurulaeff no le haría ascos.

Lo bueno del bespoke es que puede uno salirse de ese 0 innovación. Y si es criminal que me gusten unos zapatos diferentes (y excluyo esas pátinas "harley davidson"), tres hurras por mi horterada.

Vicente dijo...

Amigos de EA

Estoy de acuerdo en que algunos zapatos digamos que de diseño son realmente horribles. El asunto radica, desde mi modesto punto de vista, en que hay que vender cosas nuevas continuamente y al mercado a quien va dirigido. Dos cosas distintas, pero muchas veces unidas. Si tengo que estar sacando modelos nuevos, algunos serán horrorosos, es innegable. Pasa lo mismo con la alta costura femenina.

De ahí que cada uno deba educar su gusto par elegir lo realmente elegante para cada ocasión, que no sería una cuestión subjetiva, como muchas veces se aduce para justificar esperpentos, sino bastante objetiva. El gusto se tiene o no se tiene. Se ha cultivado o no... Para mi así de claro.

Otro tema es a quien van dirigidos. Orientales, rusos, personajes populares, futbolistas, actores, no americanos por lo general bien vestidos. Que lo que buscan es que veamos que gastan dinero, que han triunfado y que quieren destacar. Sin ningún tipo de clase, elegancia...

Hace poco coincidí en Berlutti de Conduit St. con unos rusos probándonos zapatos. Se llevaron varios, pero por lo que pude intuir y sacarle al encargado,muy discreto, poco convencidos pues les parecían sencillos para su poderío económico.

Por cierto, el otro día me topé por Montenapoleone, dandome un garbeo, con Scott Shuman de The Sartorialist. No me hizo ninguna foto, baño de humildad, pero observé su muy interesante manera de trabajar. Eso si discretamente.

Un abrazo.

El Aristócrata dijo...

Al final los artesanos no son impermables al dinero y a la necesidad de tener que ganarse el pan y obviamente terminan haciendo lo que sus clientes les piden. Seguramente, no es lo que más les hubiera gustado hacer pero es lo que les han pedido.

Dicho eso, yo creo q hay zapateros artesanos que hacen verdaderas preciosidades.

EA

Antonio garcía Enrile dijo...

Tengo la suerte de ser uno de esos artesanos zapateros .
Nuestro trabajo en muchos casos lo hacemos a nuestro gusto, pues casi todos los clientes buscan asesoramiento . Pero eso si, yo opino que nosotros estamos para hacer realidad en la medida de lo posible lo que el cliente quiere, y por descontado no todos tenemos los mismos gustos .
Normalmente el cliente busca algo diferente a lo que puede encontrar en cualquier marca estandar del mercado , eso puede conseguirse sin tener que hacer un zapato estrafalario, pues los toques de artesanía dan ese punto de diferencia hasta en los zapatos más clásicos .
En mi caso y hasta ahora he tenido la suerte de hacer zapatos que si me gustan, aunque algunos de ellos no me los pondría (por que no van con mi estilo).
Un saludo
Enrile