domingo, 28 de julio de 2013

LA SASTRERÍA ESPAÑOLA EN ESRADIO

Estimados amigos,

Mientras damos las últimas pinceladas al próximo artículo, el cual esperemos esté listo para ser publicado el próximo fin de semana, me gustaría compartir con vosotros una entrevista que me han realizado hoy en el programa EsModa de EsRadio. A dicha entrevista le sucede un interesante debate donde participan dos de los sastres más reconocidos de nuestro país y el Vicepresidente del Club Privado El Aristócrata.



Espero que la disfrutéis.  

El Aristócrata

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Les felicito por la página web que he descubierto hoy y que por el momento me está encantando. Una única sugerencia, pongan un buscador, al menos en el móvil no parece que haya y resulta complicado si quiero buscar un tema, por ejemplo "zapatos", ir pasando página por página. Gracias y felicidades.

Anónimo dijo...

Queridos Aristocratas,

Desde hace más de tres años sigo con especial interés vuestro Blog, que siempre me ha parecido un modelo de elegancia y saber estar. Desde entonces sigo vuestros valiosos consejos a la hora de vestir y de combinar mi vestuario del día a día, hasta el punto que mi jefe y algunos clientes me conocen como el "Sr. Marqués". Gracias por la parte que os toca.

Siendo un admirador como soy tanto de vuestro blog como de las mujeres, comentaros que la iniciativa de incluir cada semana la foto de "Woman of the Week" desentona con el conjunto del Blog y de lo que representa. Veo que os váis animando cada semana un poquito más hasta el punto de que esta semana habéis colgado la foto de una conocida actriz porno con medias tipo "fishnet" en lo que parece la sesión fotográfica previa a la escena de la película de turno...A mi esto me parece un poco chabacano, la verdad...Para ver este tipo de fotos hay otros foros, páginas web o lugares de interés donde alegrarse la vista (donde además, ya se ve todo lo que se tiene que ver).

La cuestión no es tanto que pongáis una foto de una chica, sino que la connotación sexual es claramente evidente. No es sugerencia ni erotismo. Es prácticamente porno. Y eso no me parece elegante. Lo que haga cada uno dentro de su alcoba, ahí queda. Pero en público hay que "saber estar" y guardar las formas con las damas.

Espero que la crítica sea de vuestro agrado y la podáis considerar, ya que os la hago con la mejor intención.

Un abrazo
Iván

Anónimo dijo...

Iván,

¿De verdad que piensas que las fotos que nuestro anfitrión saca en "The Woman of the Week son porno? Pero si yo todavía no he visto ni una teta entera.A lo mejor es que me he perdido alguna.

Por cierto, debes estar muy puesto en el tema este del porno porque yo ni sabía que esta rubia era una actriz porno. Por cierto, cómo se llama? Te lo pregunto porque está como un queso.

Ahora en serio, yo sinceramente no lo veo mal y veo esta foto como mínimo tan dulce como la copa de chocolate de abajo de la porno-rubia. Quizás deberíamos tapar sus generosos encantos con el contenido de dica copa pero entonces no quiero ni pensar lo que diría Iván de la foto resultante.

Por cierto,eso de las fishnet sí q me ha llegado. Yo toda la vida llamándolas medias de rejilla de tía cachonda y ahora resulta que se llaman fishnet.

Muy formativo este blog Aristócrata. Aprendemos ya hasta inglés con él. Fishnet....curioso...

El Aristócrata dijo...

Estimado anónimo le rogaría que firmara sus comentarios para que el resto de lectores puedan dirigirse a usted por su nombre.

Iván, yo no veo mal la foto y por supuesto no la considero ni esta ni ninguna de las anteriormente publicadas porno. En todo caso puedo admitir que tienen algunas alguna carga erótica pero de ahí a que sean casi pornográficas va un mundo. Yo en ellas veo más mujeres bellas que cualquier otra connotación.

Yo no sé si esta señora es una actriz porno pero de serlo no veo nada malo en ello. Como dije frente a el enfado de ciertos lectroes al haber celebrado un maridaje de cigarros y rones yo soy un fiel defensor de que cada uno con su vida, siempre libremente y cuando no se haga daño al prójimo haga con su vida lo que le plazca.

Dicho esto, debo darle las gracias por haber discrepado sobre lo que es un tema sensible con tanto respeto y educación. De veras q da gusto tener lectores como usted.
Muchas gracias Iván.

EA

Anónimo dijo...

Gracias por tu comentario Aristócrata pero vayamos a lo importante: Iván danos el nombre del pivón y no te lo quedes solo para ti.

Ahora sí: Julian (perdón por no haberlo escrito antes. Se me olvidó)

Anónimo dijo...

Querido Julian,

Salvo error por mi parte, la chica se llama Regina Ice (métela en el buscador y disfruta, que veo que tienes ganas...!).

En ningún momento he dicho que estuviera en contra del porno, de las chicas ligeras de ropa, ni mucho menos de las medias de rejilla (que tienen su gracia, claro está).

Sólo digo que este no me parece el lugar para ello. Es más una reflexión filosófica que otra cosa: este es un foro de "saber vestir" y/o "saber vivir". Si quiero ver chicas sugerentes, hay miles de páginas web para ello. Simplemente no me encaja con el conjunto.

Un abrazo
Iván

Anónimo dijo...

Fomentar el consumo de ciertas sustancias, así como el de pornografía no me parece bien.
Saludos,
José María Altadill.

El Aristócrata dijo...

Aquí nadie fomenta nada de nada a no ser q sea una determinada forma de vestir.

Y además este no es el tema de este artículo por lo que ya no publicaré ningún otro comentario que no trate estrictamente de los temas que se tratan en esta página.

Muchas gracias por vuestro entendimiento.

EA

J.R.C. dijo...

Estimado Aristócrata.
Aprovecho esta última entrada para plantear algunas cuestiones basadas en mi última experiencia, y que todavía estoy padeciendo. Empiezo indicando que resido en Zaragoza por cuestiones laborales y que hace un par de meses decidí acudir a la sastrería a medida para un traje. Para evitar publicidad, me limitaré a indicar que el sastre que elegí (A.G.) es miembro del Gremio de Sastres y Modistos Artesanos de Aragón, y así lo hace constar en la placa de su establecimiento. Lo primero que me llamó la atención, y no para bien, fue que dicho profesional insistía de modo reiterado que el único sastre a medida de toda la ciudad era él porque los demás hacían confección. Sólo tomaban las medidas y lo mandaban a coser, dijo. En esta primera toma de contacto, tanto él como su mujer, que ejercía de clac, reiteraron que la fecha de entrega era esencial para ellos, importantísima. Quedamos en hacer tres pruebas y el 15 de julio como fecha de entrega. La primera visita consistió en tomar medidas y apuntar detalles. Fui bastante preciso y me insistió en que lo había captado todo y que era muy fácil lo que pedía. Me exigió abonar el treinta por ciento del total ese día. La primera prueba, sin más incidencias que presentar una chaqueta demasiado larga de espalda y de mangas, no fue relevante más que por su insistencia en saber si tenía que estar para ese quince de julio. Le dije que sí, que lo necesitaba para entonces. Fijó la segunda prueba, la más importante, para el 8 de julio. Ese mismo día recibo su llamada, y me dice que no está hecho y que me llamará durante la semana. No vuelvo a tener más noticias y, muy molesto, me veo obligado a llamar yo. No sólo no recibo disculpas sino que me hace saber que se le había olvidado. Quedamos el mismo día quince, fecha de la entrega, y mi sorpresa es mayúscula. La chaqueta está más larga por delante que por detrás y me dice que no se había dado cuenta. Las solapas las ha redondeado sin que se lo hubiera pedido; por la parte del omoplato y axila, queda un hueco antinatural y abultado y el hombro es mayor que el mío; el pantalón, ya acabado según él, no tiene las medidas pedidas, sobrando de tiro, de largo y haciendo sensación de bolsa por la parte posterior del muslo. A él y a su mujer les parece que queda perfecto, pero le pongo de manifiesto mi descontento e insiste en que esos arreglos son sencillísimos. Ese día me doy cuenta de que estoy tirando el dinero. Al día siguiente le llevo un pantalón mío para que se limite a calcar las medidas y me dice que soy muy exigente. Mis preguntas giran en torno a saber si es normal que en esa prueba casi definitiva, habiendo tomado él mismo las medidas sobre el propio cliente, haya tal profusión de defectos y se presente un pantalón tan mal hecho. Obvio las cuestiones relativas a la fecha o a las disculpas por evidentes. Querría saber su opinión al respecto y preguntarle si en un caso como éste estaría fuera de lugar no recoger el traje, perdiendo el anticipo pero evitando perder una importante suma de dinero por algo que ni es lo que el cliente demandó ni ha sido entregado a tiempo. Gracias por su atención, y espero su respuesta.

Anónimo dijo...

Estimado amigo JRC,
Con toda la naturalidad del mundo, debe Vd. transmitir al sastre la verdad. Es decir, que en absoluto le satisface el resultado, por lo que no tiene intención de retirar el traje. La fianza entregada es lógico que Vd. la pierda.
Para evitar este tipo de disgustos, lo ideal es compartir experiencias, y para eso tenemos este foro que, aunque nos incita al consumo de sustancias nocivas, es magnífico.
Gracias EA. Le deseo toda la paciencia del mundo para soportar las numerosas sandeces que contienen algunos comentarios.
Reciban un cordial saludo,
Jesús María.

Anónimo dijo...

Para mi la verdadera elegancia es la tolerancia cero con el alcoholismo, el tabaquismo y la pornografía. Me sorprende el giro de este blog al defenderlas.
Sobran las palabras.
José Ángel.

El Aristócrata dijo...

JRC le doy mi opinión el fin de semana pero no quería esperar hasta entonces para decirle a José Ángel q aquí lo único q se ha defendido, se defiende y se defenderá es la libertad.

Viva la libertad q se elige libremente y q no perjudica al prójimo.
EA

Anónimo dijo...

El problema Aristocrata es q esos q critican el tabaco, el alcohol y la prostitución suelen ser los mayores consumidores de los 3.
Andrés II

Anónimo dijo...

Viva la libertad que se elige libremente y que no perjudica al prójimo. Lo suscribo, ¡cómo no hacerlo!. Siempre respeté la libertad de quien decide libremente destrozar su vida consumiendo alcohol, tabaco o pornografía. Cosa distinta al respeto de la libertad, como ha indicado algún compañero, es hacer apología e incitar.
Pido disculpas por el comentario que realizo sin el menor atisbo de ánimo de ofender a nadie.
Por lo demás, muy buen blog.
Un gaditano que intenta alcanzar la elegancia.

Anónimo dijo...

Respetar la libertad, sí.
Apoyar, fomentar e incitar, no.
Hablamos de cosas muy serias: alcoholismo, tabaquismo y pornografía.
Como dice el amigo de Cádiz, este blog ha traspasado la línea.
No obstante, coincido también con el compañero anterior, se trata de un buen blog.
Viva la elegancia.
Au revoir.

Anónimo dijo...

No creo que se fomente ni incite al alcoholismo al reseñar una reunión de amigos en la que se bebió y fumó, sin perder la compostura ni llegar a la embriaguez.
Aún más, este blog trata de reivindicar el concepto de artesanía, y los puros son productos artesanales hechos a mano, por lo que creo totalmente procedente y acertada la inclusión del artículo.

Saludos,

Alejandro

Javier Valencia dijo...

En mi opinión, considerar la cata de bebidas alcohólicas como fomentar el alcoholismo es ignorar el propósito del blog que, además de hablar de elegancia en el vestir, habla de artesanía y el valor de la misma.

En el mundo de la bebida, hay algunos, llamémoslos... "alcoholes venerables", que mediante su proceso de elaboración y sofisticación son verdaderas obras de arte.

Considerar que hablar de un ron de calidad, su historia, y detalles acerca de su elaboración para después probarlo y comentar los matices y el resultado de ese proceso de elaboración saboreándolo es fomentar el alcoholismo, es,en mi opinión, ser exagerado hasta el ridículo. Ni que todos tuviéramos que ser abstemios.

A mi me gusta probar un buen whisky de malta de vez en cuando. Más o menos un par de veces al mes. Supongo que debo ser un alcohólico según lo comentado.

De cigarros no se nada, más que son un objeto realizado artesanalmente igualmente respetable.

Un saludo,
javier Valencia

El Aristócrata dijo...

Estimado Jesús Maria,

Antes de nada decirle que me temo que a no ser que el sastre le quiera devolver el adelanto lo debe dar por perdido. El pedir ese adelanto, no obstante es de todo punto normal ya que es con lo que los sastres piden la tela.

Lo que me extraña es que en la primera prueba (la del hilvanado) usted no se diera cuenta de que algo iba mal. Normalmente, en esa primera prueba intuyes cómo va a quedar el traje. ¿En esa prueba no estaba ya la parte delantera más larga que la trasera? ¿No le retocó la sisa ya entonces?

Si efectivamene el traje está tan mal entiendo que se replantee el no recogerlo aunq yo le llamaría y se lo explicaría. Si lo recoge exija que se lo dejen a su gusto y hasta entonces no lo abone en su totalidad. No lo recoja pensando llevarlo a otro sitio a q se lo arreglen. No pague dos veces por lo q debería pagar solo una.

EA

JRC dijo...

Estimados Aristócrata y D.Jesús María.

Gracias por sus respuestas, que coinciden en mi intención de no recoger el traje si no está a mi gusto. Con relación a lo preguntado por el Aristócrata en cuanto a la prueba del hilvanado, lo que ocurrió en esa prueba, que para mi es la primera después de la toma de medidas, es que la chaqueta era demasiado larga tanto por delante como por detrás, pero a partes iguales. La sorpresa vino con la segunda prueba, cuando ya se había retocado previamente y detecto que está larga por delante. Lo detecto yo, porque el sastre no lo había percibido. Es en ese momento, con la chaqueta ya casi completa, cuando percibo también el defecto en la sisa y en el hombro.El sastre tampoco lo había detectado. La sensación que tuve fue la de preguntarme cómo podían existir errores tan de bulto siendo que las medidas ya estaban tomadas y que no eran las partes más delicadas de medir.Era como si las medidas se las hubiesen tomado a otro. En fin, por toda la experiencia, imagino que la realidad que subyace es la de un profesional que quiere atender a más clientes de los que puede y que no pone la atención que cada uno merece. De hecho, en mi presencia (y ahí me anoto yo la falta de habérselo consentido) criticó no sólo mi gusto sino el de otros de sus clientes que no estaban presentes. Horrible y chapucero fueron algunos de los adjetivos que se permitió el lujo de utilizar. En fin,un despropósito detrás de otro. No les canso más con esta desagradable experiencia, esperando que haya servido para algo compartirla y agradeciendo de nuevo sus respuestas.
Un saludo.