jueves, 5 de junio de 2008

Iconos del estilo. Capítulo 1: Eduardo VIII, Duque de Windsor

Antes de comenzar quiero puntualizar que cuando hablemos de estilo en este artículo no necesariamente lo haremos de elegancia. Seguramente a todos nos vienen rápidamente a la cabeza nombres de señores elegantes y nombres de caballeros con estilo. Pero probablemente el número empieza a disminuir cuando queremos recordar caballeros que posean ambas cualidades.

A lo largo de la historia existieron personajes que marcaron no sólo el estilo de vestir de su generación sino que fueron los responsables de que mucho después de desaparecer, sus innovaciones pasaran a formar parte de nuestro vestir diario. Es a las pocas personas que han vestido con estilo a las que debemos principalmente este hecho. Éstas han experimentado con tal gusto y éxito en su vestir que muchas de sus extravagantes creaciones se consideran hoy en día hasta algo clásico e incluso refinado.

Como ya adelanté en uno de mis artículos, en El Aristócrata escribiremos una serie de capítulos sobre aquellos caballeros que marcaron una época en el vestir masculino. Dividiremos esta serie de artículos en dos apartados: los dedicados a los iconos del estilo y los versados en los iconos de la elegancia.

La mayoría de nosotros estaremos de acuerdo en que si se ha elegido en este primer capítulo al Duque de Windsor, se ha decidido inaugurar esta sección con uno de los iconos del estilo por antonomasia.
Si Beau Brummell fue el icono del estilo del S. XIX, Eduardo VIII ocupó su puesto en el S. XX.

A pesar de estar sólo un año como Rey del Reino Unido su reinado no dejó indiferente a nadie. Eduardo VIII se vio en la necesidad de abdicar al trono debido al amor que siempre profirió por Wallis Simpson; aristócrata americana que no gozaba de la simpatía ni de la Casa Real ni de la Iglesia, al ser considera una liberal en sus relaciones con los hombres y estar divorciada en dos ocasiones. Unos meses después de abdicar se casó con la señora Simpson en Francia. Su discurso de abdicación siempre será recordado por su emotividad y por la victoria del amor frente a los prejuicios y presiones sociales.
Tanto como Príncipe de Gales como Duque de Windsor su peculiar manera de vestir siempre llamó la atención, traspasó fronteras y fue imitada por los caballeros de la época. La prensa internacional jugó un papel determinante en la internacionalización del estilo del Duque de Windsor al brindarle una extraordinaria publicidad. Su visita a los Estados Unidos en 1924 ocupó todas las portadas de las revistas y periódicos de la época. La revista Men´s Wear dijo en su edición de ese año: “la persona media Americana está más interesada en la ropa del Príncipe de Gales que en la de cualquier otro individuo en la tierra”.

Nunca se podrá determinar a ciencia cierta dónde termina la realidad y dónde empieza la leyenda. Pero si nos aliamos con la leyenda y con las fotos que han llegado a nuestros días, podemos afirmar que las aportaciones del Duque de Windsor a la moda masculina fueron innumerables y sin lugar a dudas, fue un revolucionario en el vestir.

A él se le atribuye poner de moda por ejemplo la chaqueta de smoking con solapas redondas:
y la pajarita ancha y sobre abultada:
y el diseño de la camisa actual de smoking y la chaqueta cruzada tipo dinner jacket con solapas negras que conseguían resaltar la elegancia de la camisa blanca:
La prensa internacional llevó a los escaparates de la época todo aquello que el Duque vestía, por raro o excéntrico que pudiera resultar. En los años 40, pocos caballeros no se dejaron atrapar por su costumbre de vestir trajes cruzados con rayas curvas:
Otra de sus innovaciones que ha llegado a nuestros días y que es muy popular en países como Italia, es la práctica del Duque de Windsor de vestir un traje azul marino con zapatos de piel vuelta marrones.
El cuello windsor full cutaway que su camisero de Hawes and Curtis diseñó para él fue otra de sus grandes aportaciones. Este modelo de cuello sigue siendo el número 1 en ventas de la centenaria casa inglesa. Y como no podía ser de otra manera, para este cuello tan abierto Eduardo VIII creó el nudo windsor.
Pero por si algo su gusto puede ser calificado de exquisito es por la facilidad que tenía para mezclar “patterns” y colores (bastante llamativos por cierto, para la época). A pesar de ser visto con malos ojos por parte del resto de la Familia Real, su estilo casual y ese aire de libertad que sus conjuntos transmitían traspasó fronteras. El Duque de Windsor contribuyó de manera poderosa a que el resto del planeta sufriera una acusada fiebre de Anglomanía.
Chaquetas de sport del Duque de Windsor
También fue pionero a la hora de utilizar calcetines que se salían de los colores y dibujos comunes y que era capaz de combinarlos con éxito con la corbata o hasta con el pocket square.

Cuentan incluso que siendo Príncipe de Gales en una ocasión se manchó los pantalones y acudió a la tienda más cercana para cambiarse rápidamente. El dependiente estaba desembalando unos pantalones y el Príncipe escogió unos de la caja q todavía no habían sido planchados y estaban doblados. Debido a la premura que llevaba se los puso sin planchar. Desde ese momento la gente empezó a llevar raya en el pantalón.
Su pelo rubio y su piel clara le obligaron a experimentar con exquisito gusto la combinación de colores con la que conseguía el máximo partido de su look.



Como comentábamos al principio del artículo no siempre el concepto estilo es sinónimo de elegancia. La excentricidad del Duque de Windsor le hizo cometer, desde nuestro punto de vista, errores que a ninguno de nosotros se nos permitiría y que sólo a una persona con mucho poder o gran prestigio social se le pasarían por alto.

La alta sociedad de la época siempre le reprochó su manía de quitarse la chaqueta y remangarse a la mínima oportunidad las mangas de la camisa, o acudir a actos donde el resto de los caballeros portaban el típico sombrero inglés de fieltro con sombrero panamá, o ser invitado a actos formales y aparecer con chaquetas tipo casual etc.

No obstante las enormes aportaciones del Príncipe de Gales al vestir masculino han sido de tal magnitud que sus errores pueden ser fácilmente olvidados.

En este artículo hemos querido hablar de la relación del Duque de Windsor con la moda masculina y no ha sido nuestro objetivo ni nuestra intención entrar a valorar su persona.

El Aristócrata

14 comentarios:

Andres II dijo...

Muy interesante.
Había escuchado muchas cosas sobre él pero nunca supe hasta donde llegaba su influencia en el mundo de la moda masculina.
Muchas gracias por semejante artículo

Pakithor dijo...

Hola Aristócrata,

Otro gran artículo. Para mi el Duque de Windsor fue el icono del dandismo del siglo XX. No estoy seguro de si era una persona elegante o no, creo que sí porque fue capaz de estar por encima de convencionalismos sin perder las formas.

Saludos.

Anónimo dijo...

interesante distinción entre estilo y elegancia. la leeré sin duda.

respecto al dandi del s.XX, no creo que sea posible elegir solo uno, hasta los 50's. d. windsor sin duda es uno, pero sin duda también el Mick Jagger de los 60's/primeros 70's es otro. 80's, 90's???ni idea

no argumentas que el traje no es hortera, yo lo hice explicando que la adopción del traje por sectores intrinsecamente NO elegantes como futbolistas, ''comerciales'',etc lo había devaluado tremendamente.
En cualquier caso interesante (para mi) la elegancia fuera del consabido traje. let me know, my dear, as the Duke would say.

fran dijo...

Creo que la elección de este primer personaje de la serie "Iconos del Estilo" no podía ser más acertada.

Sólo una puntualización: hoy en día parece estar claramente establecido que el Duque de Windsor no fue el creador del nudo que lleva su nombre.

Aunque ésto viene reflejado en muchas fuentes, me permito citar una traducida al castellano, el libro "Las 85 maneras de anudarse la corbata" de Thomas Fink y Yong Mao.

Cito literalmente:

"Aunque no cabe duda de que el duque de Windsor jugó un papel muy importante a la hora de popularizar el gran nudo que lleva su nombre, se ha demostrado claramente que él no lo inventó.

Pero lo más sorprendente es que el duque no utilizaba el nudo Windsor, sino más bien el four in hand pero con unas corbatas más gruesas de lo normal, especialmente diseñadas para él.

`Este debe ser el origen del mito del nudo Windsor que el duque o lleva´ informó la revista Vogue en 1967.

El resultao final era un nudo muy grueso que otros sólo podían lograr con un nudo más complejo"



Un saludo desde Asturias.

Republicano dijo...

"o ser invitado a actos formales y aparecer con chaquetas tipo casual etc"

Algo semejante realizó recientemente SM El Rey D. Juan Carlos en el homenaje a D. Sabino Martinez Campos, acudiendo con traje cuando la invitación al evento requería "black tie".

Para mi ésto no deja de ser un acto de descortesía hacia el homenajeado y hacia el resto de invitados por muy monarca que se sea.

Anónimo dijo...

Aristocrata,

Magnifico articulo como siempre. El duque de Windsor es EL icono del estilo del siglo XX. Ademas de aportar tantas innovaciones al vestir, siempre fue el que mejor sabia llevar lo que llevaba puesto sin estar consciente de su ropa, como haria un dandy, que no fue, a pesar de que lo haya dicho alguien por ahí arriba.

La mejor reflexion de tu articulo es la distincion entre estilo y elegancia, que tanto hemos discutido en el londonlounge. Solo hay una cosa que me parece un error en tu articulo: "la chaqueta cruzada tipo dinner jacket" fue inventada por (o mejor dicho, el primero en vestirla fue) su majestad Alfonso XIII, circ. 1928. Lo que pasa es que su buen amigo y primo el Príncipe de Gales le vio llevarlo puesto en una ocasion, decidió imitarle y al poco tiempo (los 30) ya se habia convertido en algo comun en el mundo anglosajon. La innovacion se le atribuye al duque porque fue a el a quien siguió la gente tras observarle como icono de la moda, mientras que a nuestro rey se le ignoraba (y mas aún no iban a decir que seguian a un rey destronado ya en los 30).

Pero grán articulo, estoy impaciente por los siguientes iconos del estilo y de la elegancia.

Guillermo.

El Aristócrata dijo...

Fran y Guillermo, no olvideis q como digo en el artículo: ".....si nos aliamos con la leyenda y ....."

Anónimo dijo...

pensar que existe EL icono del S.XX
resulta bastante torpe, de hecho a partir de los 60, los propios hijos de la auténtica aristocracia inglesa desvían su mirada en estilo, way of life, hacia la nueva aristocracia : las estrellas del rock.
Lamentablemente o no, eso es historia ya y fácilmente comprobable.
Por otro lado, entiendo que este blog no está interesado en el complejo debate sobre elegancia/ estilo hoy en día, sino más bien en pespuntes y manoseados conceptos del pasado. Lo que resulta estupendo pero (para mi)tremendamente limitado, pensaba que no iba a ser así.

Un saludo

Anónimo dijo...

A los dos anonimos que han hablado sobre el problema de elegir al Duque como el icono del estilo del siglo XX,

Este blog es un blog para 'aristocratas', es decir, es sobre el estilo de vida clasico, lo cual incluye vestimenta clasica. Y si bien es verdad que se puede tener estilos muy dispares y que sean igualmente validos, el interes de este blog está en el estilo clasico, en el cual el Duque es indiscutiblemente el icono del siglo XX. Por supuesto hay otros que compiten con el, Fred Astaire, Cary Grant, Gary Cooper, Bogart... actores, musicos (de clasica o de jazz), politicos, empreserios, pintores y demas personajes, pero todos los que nos interesan aqui son los del estilo clasico. Asi, podremos hablar de Gary Cooper, pero no de Tom Cruise; podemos hablar de Fred Astaire, pero no de Michael Jackson.... Por mucho estilo que los otros puedan tener.

Por favor, Aristocrata, responde para que pueda saber si estoy en lo cierto.

Guillermo.

El Aristócrata dijo...

Efectivamente como dice Guillermo El Aristocrata se centra en la moda clásica. Seguramente ésta no pasa por sus mejores momentos pero para mi es la única moda atemporal. Las demás vienen y van, pero ésta se perpetua a lo largo del tiempo. Y para nada son como comentais "conceptos del pasado"
Creo q he dejado claro siempre q hablo de estilo q ésto no es lo mismo q elegancia. Lo digo siempre q tengo la mínima oportunida. Incluso hay un extenso artículo q versa sobre esto. Yo me quedo con la elegancia SIEMPRE. Ha habido personajes a lo largo de la historia, como los q nombra Guillermo, a los q la moda clásica les debe mucho; y el Duque de Windsor es sin lugar a dudas uno de ellos.
Uno de nuestros miembros habla con gran acierto sobre la "elegancia perdida" en su blog y sus reflexiones son en gran medida compartidas por mi.
Se puede vestir sin estilo de forma elegante: SI; se puede vestir con estilo y de forma elegante: dificil pero SI; se puede tener estilo pero no elegancia: infinidad de ejemplos atestiguan q es lo q suele ocurrir

Anónimo dijo...

Este hombre,bajo mi punto de vista,aparte de esa clase que le venía de cuna,lo que antetodo tenía era personalidad.Una tan fuerte y arrolladora,como para imponer su gusto y criterio en su época y que siga vigente en muchos casos hoy día.Fue un estéta adelantado a sus contemporáneos,un innovador que se convierte en clásico.Un dandy,es cierto,porque vestía para sí,no cara a los demás.

Por otro lado,para mi gusto,un personaje quizás desconocido y eclipsado por parientes cercanos,pero icono de la elegancia y la distinción actual,es el Duque de Kent.Increible en la entrega del trofeo a Rafa Nadal en Wimbledon.Merece un monográfico,un saludo.

Andres II dijo...

Comparto el comentario anterior plenamente. Sin embargo, el Duke de Kent no está a la altura, desde mi punto de vista, del Duque de Windsor. Pero efectivamente viendo a los monarcas de hoy en dia, el Duque de Kent es de lo mejorcito.

CRISTIAN DUۄA$. dijo...

Interesante articulo el entrar a examinar como ha sido el paso de la moda clasica masculina en los personajes de mas renombre en este ambito,o mejor en esta altisima esfera social de la que (seamos sinceros ellos dependen en un 100%),asi pues sea por su comportamiento en publico,por sus acciones,por que den de que hablar,o simplemente por su apariencia,simplemente eso su apariencia,el modo de versen ante el mundo.

Pero ya dejando de lado este analisis de lo que son este tipo de articulos,y centrandome mas en lo que es la imagen del Duque de Windsort,indudablemente fue un hombre el cual dio mucho de que hablar no solo por su actitud extravagante e irreverente sino por el solo hecho de abdicar al trono real de una de las naciones mas poderosas en la historia,y todo esto por puro amor,y no estoy queriendo decir que en Inglaterra le guarden rencor por esto,sino muy por el contrario lo recuerdan con mucho respeto y admiracion,no por reinar Gran Bretaña por un periodo menor a un año,sino por la sinceridad y el temple que tuvo a la hora de expresar sus sentimientos ante todo El Reino Unido,y para mi es tal vez esta la principal razon por la que los English Gentleman's,aun despues de su abdicacion lo tenian a el como ejemplo y referente a la hora de elejir que vestir.

Y es por todo esto que Edward VIII Albert Christian George Andrew Patrick David del Reino Unido,Y posteriormente como El Duque de Windsort sera recordado por sus enormes aportes a la Moda Clasica Masculina,pero mas exactamente a lo que hoy es The British Style.

Vivan con mucha clase y elegancia.


CRISTIAN DUۄA$.

El Aristócrata dijo...

El anterior comentario de "anónimo" se ha eliminado por faltar al respecto y los buenos modales.
EA