jueves, 15 de mayo de 2008

Lifestyle II: The Gentleman´s Club


Los Gentlemen's Club se crearon en Londres en el S. XVIII en la zona de St. James; el “clubland” donde todavía hoy permanecen los Clubs más elitistas del mundo. Si bien se fundaron en el S. XVIII, ocupando el lugar dejado por los antiguos Cafés, fue a finales del S. XIX cuando éstos alcanzan su máxima esplendor.

El ser miembro de uno u otro Club dependía de las inquietudes de cada cual. Por ejemplo, en el Club Garrick se daban cita escritores, actores y jueces; el Carlton era el refugio del Partido Conservador; el Beefsteak era donde se reunían los intelectuales de la época; o como el de la foto aquí representada el Athenaem que era el lugar de encuentro del Clero, académicos e intelectuales de la talla de Kipling, Palmerston, Dickens, Cecil Rhodes, Churchill y Sir Walter Scott.
Apostar era y es uno de los pasatiempos preferidos de sus exclusivos miembros. Antiguamente estas apuestas no solo eran a las cartas; también se pujaba sobre las cuestiones más diversas como quién se casaba antes, o quién sería el que más huevos comería ese día o quién podría aguantar sin respirar más tiempo.

Otras de las actividades que tanto antes como ahora ocupan gran parte de la actividad de los tradicionales Clubs Ingleses es el disfrutar de una agradable cena con los amigos, acudir a la “smoking room”, jugar al billar o simplemente charlar y tomar el té. Todo ello en un ambiente elegante, intelectual y exclusivo donde si bien ya no es obligatorio acudir con chistera sí sigue siendo obligatorio el uso del traje. Como curiosidad añadir que en las “smoking rooms” de los Clubs más tradicionales el uso de la chaqueta o capa de fumar sigue estando en plena vigencia.
Si hay algo que está totalmente prohibido es hablar de cualquier aspecto relacionado con los negocios.

Los tres Clubs más antiguos y aristócratas de cuantos se crearon fueron el White´s, el Boodle´s, y el Brook´s los cuales hoy siguen existiendo y donde ser miembro es un privilegio reservado para solo unos pocos y un sueño para muchos de los hombres más ricos del planeta, los cuales ven que sus inmensas fortunas no les proporcionan el estatus necesario para pasar a formar parte de las listas de miembros más exclusivas de la alta sociedad.

Entrar a formar parte de estos prestigiosos Clubs es tarea prácticamente imposible. En primer lugar debes ser propuesto por algún miembro del Club. En el caso del White´s a parte del miembro que te propone debes contar con el apoyo de dos más y después conseguir el visto bueno de otros 35 miembros. Conseguido esto, pasas a formar parte del último puesto de la lista de espera. Debes entonces aguardar a que llegue tu turno lo cual significa esperar, con seguridad, varios años. Una vez que te llegue el turno, un comité estudiará de forma muy rigurosa tu candidatura y votará sobre si eres o no apto para ser miembro (asunto llevado a cabo todavía con el procedimiento del blackballing donde el color de las bolas da la respuesta al candidato).


El llegar hasta esta votación no significa que el proceso haya concluido. Esto lo puede atestiguar un candidato propuesto por el Príncipe de Gales que quería ser miembro del White´s y fue descartado por dicho comité. Cuando esto ocurre el miembro que ha propuesto al candidato debería pedir abandonar de forma voluntaria el Club al haber presentado un candidato que no cumplía los altos requisitos exigidos por el resto de los miembros. A pesar de todo esto, el proceso de admisión de los nuevos miembros se sigue guardando con mucho celo y secreto. Solo los Presidentes del Gobierno Británico tienen la seguridad de poder ser miembros del White´s.

Otro dato característico de estos Clubs Ingleses es que históricamente las mujeres no tenían permitida la entrada. Hoy estas tradiciones se están flexibilizando y ya se las permite acceder a ellos pero por una puerta diferente y siempre como invitadas, ya que el estatus de miembro sigue reservado en exclusiva para el sexo masculino.
El White´s, fundado en 1693 y es probablemente el Club más exclusivo de cuantos existen. Ha contado entre sus miembros con innumerables Barones, Condes, Duques, Príncipes, Vizcondes y tuvo al gran Beau Brummell ocupando la mesa del bow window (reservada a la más alta personalidad social).

Su cuota anual es de 850 libras esterlinas. Fue en este Club donde se celebró la despedida de soltero del Príncipe Carlos.

Los miembros pueden invitar a personas ajenas al Club a comer o como le ocurre a uno de los invitados que con frecuencia se deja ver por el White´s, el Príncipe William, a jugar al billar.

Si bien estos Clubs nacieron la mayoría de ellos en Londres, hoy en día muchas ciudades cuentan con Clubs similares. Cabe destacar el Somerset de Boston, fundado en 1826 o los Jockey Club repartidos por Latinoamérica. Desgraciadamente en nuestro país ni el Circulo Ecuestre de Barcelona ni en el Club La Real Gran Peña de Madrid pueden presumir de la exclusividad y elegancia de los citados Clubs Ingleses.
Aunque estos Clubs parezcan algo de otro tiempo, hoy estamos viviendo el resurgir de “clubland” al ser la nueva joven élite inglesa quienes más interés tienen en formar parte de sus miembros. Esto se explica, según el miembro y escritor Tom Stacey, porque es en este tipo de Clubs donde sus miembros se encuentran más cómodos al disfrutar de su tiempo y espacio con aquellas personas que crecieron a su lado, fueron a su mismo colegio y por tanto hablan su misma lengua y comparten la misma cultura.

El Aristócrata

35 comentarios:

Anónimo dijo...

Cada día da más gusto leerte Aristócrata. Estás en un nivel del q algunos solo podemos aprender. No podía ni imaginarme q existieran sitios así. Por cierto, me compré tres pañuelos y aunq al principio me daba vergüenza el llevarlos, reconozco que cada vez estoy más comodo con ellos.

tobias dijo...

One wish...........,if only this blog was in English I could read it!

What a wonderful and very elegant blog!Congrats to you!

I will visit more often and hope you will throw in some English for the ones that do not speak nor read your wonderful language!

RRM dijo...

Lo que más me ha ustado y más me ha llamado la atención: que está prohibido hablar de negocios.

Imagináis en España, en Madrid un sitio asi? Donde compartir opiniones, relajarse y distendirse sin hablar de temas de negocio o trabajo?

Estoy acostumbrado a salir de la oficina, y de vez en cuando tomar una cañas o un gin-tonic con compañeros de trabajo. Y ahora que se acerca el buen tiempo, mucho más con la apertura de las terrazas.

Pero las conversaciones siempre desembocan en lo mismo: temas de trabajo, oportunidades de negocio con nuevos clientes, lo que cada uno tiene de hipoteca etc.

Sería maravilloso un lugar así. Entrar, disfrutar de silencio, tranquilidad, conversaciones son alzar la voz, disfrutar de un buen gintonic y un buen cigarro lancero, y quien sabe, quizás dejando a un lado por 1 hora negocios y política.

Anónimo dijo...

Estoy encantado con este blog, ya era hora de que alguien hablase alto y claro de la distincion y el buen gusto y dejarse de tanta tonteria de nuevas tendencias.
Animo al aristocrata de hablar de buenos modales para que la gente empiece a aprender algo, que buena falta le hace a este país que todos queremos. FELICIDADES y mucho ANIMO

juanvespita dijo...

Buenos dias a todos, aristocrata ahora q te tengo localizado aqui (ya sabes pq lo digo) no me extendere mucho y (sabes q siempre lo hago) solo dire dos palabras... simplemente excelso!

Juanvespita

Francisco dijo...

Una recomendación: el exquisito libro "The gentlemen´s clubs of london" de Anthony Lejeune & Malcom Lewis.

Todavía aparece, muy de tarde en tarde, en alguna subasta de eBay (yo conseguí así mi ejemplar)

Un saludo muy cordial.

gonzals dijo...

En Madrid siguen existiendo varios club privados como tan bien se ha descrito en el post.Conozco uno en la c/Gran Via 2 llamado "La Gran Peña" creado hace mas 80 años por la elite de la sociedad madrileña.Una de las características de estos club es que son club "discretos" por la nula publicidad que dan.

gonzals dijo...

¿Porque comentas en el post que La Gran Peña no cuenta con la misma exclusividad que los club citados ? En la actualidad sigue siendo muy dificil el simplemente acceder al club aunque sea de visitante por no decir que el ser miembro del club es practicamente tarea imposible por la mayoria de los mortales españoles ¿ no es eso una de las características de los club? La lista de miembros de la gran peña no tiene nada que envidiar a los miembros de los club europeos

ElPel@s dijo...

Aristocrata tronco, la verdad es que ser miembro de uno de esos clubs tan elegantes es un sueño que todo tio de barrio como yo le gustaria poder realizar, aunque imagino que tiene que haber mucha tontuna entre los miembros, ¿no crees?

objetodedeseo dijo...

En España no existen este tipo de clubs pero sí hay puntos de encuentro de alta sociedad. Yo discrepo contigo en que en estas reuniones uno se reuna, valga la redundancia, con amigos, es más, en realidad con quien te reunes es con gente de tu estatus social con los que normalmente mantienes una dudosa pero interesada amistad.

Un saludo, Jordana Turé.

Gonzalo Garcia Estévez dijo...

La Gran Peña en Madrid es una Sociedad como las que se ha publicado en el post

El Aristócrata dijo...

Una vez más muchas gracias a todos por vuestros comentarios.
A pesar del sentir contrario de alguno de vosotros, soy de la opinión de q hay muchos puntos q diferencian los Clubs ingleses aquí nombrados de todos los demás: exclusividad, motivo de su fundación, años en funcionamiento, instalaciones, perfil de los socios, proceso de selección de nuevos miembros etc
Los que conocen alguno de los Clubs españoles aquí citados deberán compartir conmigo que si bien es cierto q estos tienen puntos parecidos con los Clubs ingleses, todavía tienen un largo camino por recorrer para que podamos hablar de unos y otros como de igual a igual.
Quien esté interesado en adquirir el libro q recomienda Francisco lo puede hacer el Altair.
Gracias de nuevo a todos

Anónimo dijo...

Estos clubs ingleses son magnificos. Fumar un puro en un smoking room con una smoking jacket, jugar al billar o a las cartas, y tomarme un te o beber un whiskey de calidad mientras mantengo una conversacion intelectual, es casi toda la actividad social que necesito.

Un ferviente aristocrata,
Guille.

Anónimo dijo...

El Club Nacional, de Lima, Perú.
Elegantemente rancio.

Anónimo dijo...

LA GRAN PEÑA ESTA PERDIO HACE UN PAR DE AÑOS EL TRATO Y EL CARIÑO A
LOS SOCIOS. SOLO QUEDA SOCIEDAD EL EDIFICIO Y LA HISTORIA. LO DEMAS ES IR A UN HOTEL

Anónimo dijo...

La Real Gran Peña se ha vuelto un club desagradable por el trato que se infringe a los Socios desde hace 2 años...

Anónimo dijo...

LA GRAN PEÑA,¿CUANTO LE QUEDA DE VIDA?

Anónimo dijo...

Uno de los objetivos más ambiciosos de los miembros de esta comunidad digital podría ser la puesta en marcha de un Club donde poder compartir el tiempo libre y las discusiones aquí mantenidas a golpe de teclado.
Fundado sobre los principios de urbanidad y buenas maneras y no basada la categoría de sus socios en la longitud del nombre y apellidos.
Eso sí, creo que no se deberia permitir hablar de política, negocios, religión y fútbol.

Saludos cordiales
MAO

Anónimo dijo...

Conozco algún que otro miembro de la "elitista" Gran Peña de Madrid que sólo es fachada y presunción, y después se comporta como un prepotente. No digo, en absoluto, que sea una cosa general, pero sí recuerdo que las apariencias no lo son todo en la vida, que detrás debe haber algo más.

Anónimo dijo...

Me gustaría saber los requisitos para entrar en el Real Gran Peña de Madrid y cuántos socios tiene a día de hoy. ¿Alguien lo sabe?

D.A.H. dijo...

Después de leer este artículo tan exquisito, no he podido evitar escribir un comentario para hacer referencia a la Sociedad Bilbaina.
Este club social que en sus orígenes albergaba a la alta sociedad vasca, guarda una enorme similitud con aquellos típicos ingleses de los que habla el Aristócrata. De hecho, cualquiera que cruce el umbral del edificio de la Sociedad Bilbaina se dará cuenta de ello, aunque sólo sea por la decoración al más puro estilo británico.
Como es de suponer, desde hace bastante tiempo la SB ya no es lo que era... Yo sólo tuve la oportunidad de entrar como invitado, gracias a un amigo. Lo suficiente como para ser capaz de apreciar una grandeza tal que no puede pertenecer sino al pasado.

Anónimo dijo...

Interesante articulo. Simplemente precisar que en Sevilla queda algo parecido a un club, no exactamente lo mismo, que cuando se fundo, los ingleses todavía no eran ni ingleses, omito su nombre por no dar publicidad. A diferencia de los ingleses, el anterior jefe de estado quiso entrar y no fue admitido.

Por cierto, la educacion de un aristocrata comienza, como minimo, 100 años antes de nacer, de lo contrario nunca se podrá ser aristocrata... ni nada parecido.

Saludos y enhorabuena por el blog, que todo hay que decirlo, es muy interesante

daniel dijo...

Hola,
Estoy realizando un trabajo sobre sociedades recreativas antiguas de españa y por desgracia en el unico lugar donde no quisieron atenderme fue en la gran peña.Quiera poder contactar con algun miembro de la gran peña de madrid por si puede ayudarme con una simple consulta.

mi email es enviameemilios@hotmail.com

Anónimo dijo...

Buenos días.
Me gustaría fijar la atención en un Club en Madrid que no debemos olvidad. Cargado de historia y con un edificio realmente espectacular en el centro de Madrid. Me refiero al Casino de Madrid, que este año celebra el centenario de la inauguración de la actual sede, si bien la fundación del club es mucho mas antigua.
A modo de información, la fotografía de la biblioteca que aparece en el Blog, pertenece al Casino de Madrid y no a la Real Gran Peña.

Me ha parecido un blog muy interesante.
Gracias.

Anónimo dijo...

Para entrar en la Real Gran Peña, se necesita ser presentado por dos miembros de la Junta Directiva.
Como peñista os diré que no hay lugar en Madrid comparable en trato y elegancia, todos los amigo que he invitado han salido alucinados por ello.
Me considero un privilegiado por poder disfrutarlo, con sus correspondencias en todo el mundo.
En algunos casos la envidia es muy mala.

Anónimo dijo...

En Lima quedan el Club Nacional, tan selectivo como en sus inicios y el Phoenix, ambos de mediados del XIX, vale la pena visitarlos...

Anónimo dijo...

Una de las ventajas de ser socio de la Gran Peña, es precisamente la correspondencia que se tiene con los algunos clubs británicos citados, que no tienen la misma opinión de la Gran Peña, que el autor del blog.

Robert A. Paneque dijo...

Hola! Pues muy agradable la lectura sobre estos clubes privados. Quisiera saber de alguno en el área del Centro de Madrid. Muchas gracias. Roberto A. Paneque - roberto.a@paneque.net

Anónimo dijo...

En la Peña no admiten mujeres.. yo conozco a la que lo intentó... la que se montó en la junta directiva... y eso que les vendría bien porque la Peña no tiene un duro, y a lo mejor alguna socia nueva si...
Os habéis olvidado del Nuevo Club, también..

Dama Blanca dijo...

Hola Aristócrata.
Di con tu blog buscando información sobre White´s, ya que leo bastante novela histórica ambientada en Londres y se le menciona bastante. Es uno de esos sitios curiosos que hay que visitar si o si cuando vas a esa gran ciudad; de hecho yo ya me he pasado por allí dos veces, y aún mirando solo la fachada, ya te sientes intrigado al pensar cómo será la vida ahí dentro.
Me gustaría hacerte una pregunta un tanto curiosa a la que no sé si tendrás respuesta. Según lo que tú cuentas, los primeros ministros británicos son aceptados inmediatamente. Pero si las mujeres solo pueden entrar como visitantes excepcionales (y supongo que solo a una parte reducida del club), ¿Qué hicieron con Margaret Thatcher cuando fue primera ministra de Inglaterra? ¿La aceptaron como miembro o la relegaron a una mera visitante honorífica?
Felicidades por este excelente post.

Anónimo dijo...

La Gran Peña es un sitio magnífico, exclusivo, discreto en el que se respira educación y elegancia. Yo he estado varias veces y es envidiable. Para acceder a las instalaciones hay que ser socio o acompañar a un socio. Hacerse socio es dificilísimo. Hay un comité de admisiones que examina las solicitudes y rechaza a quien considera que no reúne las condiciones de honorabilidad y educación requeridas.
Por cierto, hay otro club, más exclusivo todavía que la Peña en Madrid: sólo 200 socios. El Nuevo Club, que nadie cita, ni conoce...

CRISTIAN DUۄA$ dijo...

Cordial saludo, respetados ciber-visitantes.

Soy lector jurado de este utilísimo, educativo y culto blog. Me atrevería a señalar que he tenido la oportunidad de leer aproximadamente la mitad de la totalidad de artículos o entradas, desarrolladas por el Sr. Aristócrata. De hecho, no tengo muy claro si en el pasado había tenido la oportunidad de leer este artículo y desde luego comentarlo.

En todo caso, en esta oportunidad quise leerlo con detenimiento y atención. Considero que es una buena reseña de los más antiguos, prestantes, exclusivos y prestigiosos clubes de Inglaterra. Los Británicos, son una nación que siempre han disfrutado de asociarse y/o agruparse con sus pares, en cuanto a conocimientos, profesión, estatus, creencias, ideologías, etc. Pienso que prueba de esto, es que, por los estrictos requisitos de admisión, quienes definitivamente no podrían ser parte de uno de los clubes en el artículo mencionados, pues prefieren ser clientes fieles y habituales de los característicos y tradicionales pubs ingleses, que aunque no reúnen las características de un club formal, sí que se pueden desarrollar allí las mismas actividades que los miembros de estos selectos clubes.

Creo que esta característica la adquirieron se sus primos-hermanos, si así me permiten llamarlos, los Alemanes, que sí que saben de asociaciones y/o sociedades "secretas". Y desde luego los Británicos aprendieron muy bien de estos en la fundación de estos clubes mencionados en el artículo y también en la fundación de otras "sociedades" no tan públicas y/o expuestas a la vida pública, como lo son estos clubes. El proceso de selección y admisión que EA nos ha descrito en este artículo no es más que un sencillo método de selección, posiblemente tomado de los métodos de dichas logias o sociedades secretas, en donde los temas a tratar ya no se remontan precisamente a cuestiones de ocio u apuestas inocentes.
continua...

CRISTIAN DUۄA$ dijo...

Y desde luego, así como los Británicos aprendieron de los Alemanes; los Estadounidenses también aprendieron, pero en este caso de los Británicos. Ya que si entrar a estos clubes ingleses resulta misión imposible, incluso, como el EA lo menciono al comienzo del artículo si mal no recuerdo; para potentados, hacendados, industriales, banqueros y demás personas adineradas con un fuerte musculo financiero. Para un club en USA, definitivamente creo que hay que remitir a este la solicitud de admisión y membrecía, con 3 vidas de anticipación. A mi juicio en Bohemian Club de San Francisco en el estado de California, es definitivamente el club más cerrado, hermético, selecto, exclusivo y desde luego secreto que puede haber en el mundo y si existe otra sociedad que exceda el restringido y estricto control de admisión que el Bohemian Club, pues es porque sencillamente, es una verdadera sociedad secreta y no se tiene conocimiento alguno de esta en el mundo. ¿Qué temas tratan los miembros de este club en sus reuniones?, no se sabe y si no se sabe, pues es precisamente porque han hecho muy bien la tarea de mantener hermética y secreta su de por si intrigante organización. Existe otra sociedad hermética y secreta que comparte la misma fama oscura del Bohemian Club. Fundada por un príncipe holandés y por otro influyente personaje europeo del siglo pasado, el cual no recuerdo muy bien en estos momentos el Club Bilderberg no es estático como el Bohemian Club, por el contrario es estacionario y sus asistentes siempre se encuentran en lugares distintos del mundo. Si el Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza, que se acaba de celebrar esta semana, es la reunión "publica", abierta a la luz pública y los medios globales de comunicación de los pesos pesados del gobierno, la política y la economía global, creo que la "Conferencia" Bilderberg, como hacen llamar a la reunión oficial de este club; perfectamente podría ser la antítesis del FEM de Davos, algo así como la materia y la antimateria o materia "oscura"; pero en fin no me quiero complicar el comentario con los complejos términos de física cuántica.

Por ultimo también me llamo mucho la atención la mención que hizo el EA de los Jockey Club, repartidos en Latinoamérica. Aquí en S.F Bogotá D.C. el Jockey Club hace parte de los más exclusivos y glamurosos clubes de la capital Colombiana, junto con el Gun club, el Country Club o el Club el Nogal. Y casi lo olvidaba, aprovecho esta oportunidad, en la cual se habla de clubes; para expresarle a EA, mis mejores deseos para el Club El Aristócrata.

No siendo más recuerden vivir con clase y elegancia sin importar las circunstancias de la vida.

CRISTIAN DUۄA$.

Anónimo dijo...

La Real Gran Peña, es un gran club. Lo seguirá siendo porque a los socios les une cierto espíritu de españolísima hidalguía, con un nivel académico alto y esquisitos modales.
He estado en clubes ingleses de Londres. Lo mismo con dosis de orgullo británico.

Anónimo dijo...


La Real Gran Peña es un magnifico lugar en el que se revive el señorío de vivir, tan escaso en nuestro tiempo.
Con una atención esmerada, se crea desde hace más de cien años un ambiente que facilita la amistad, la cultura y la distinción.
Efectivamente considero que no tiene nada que envidiar a los clubes ingleses.