sábado, 21 de marzo de 2020

ZAPATILLAS DE PASEO

Una sensación de vacío hace cada día más difícil escribir de algo totalmente intrascendente hoy como es el buen vestir. Abrir cualquier diario nos recuerda lo felices que éramos y lo ignorantes que fuimos para no darnos cuenta.  Éramos felices y no lo sabíamos. 

Creo que hay muchos motivos para la esperanza y solo se trata de resistir unas semanas mas. Seamos justos y reconozcamos que los abuelos de este mundo también tuvieron su toque de queda. Pero ese toque de queda les exigía refugiarse para evitar bombardeos o perder la vida de manera violenta. El nuestro, por el contrario, es una reclusión que nos permite seguir rodeados de los nuestros y disfrutar de un millón de cosas a su lado. Y no menos importante: con la certeza de que nadie tirará la puerta de la casa para llevarse a uno de los miembros al que no volvamos a ver. Claramente somos unos grandes afortunados y el que no lo vea así debiese refugiarse estos días en libros de historia. 
Mientras se vence al virus toca llenar las horas libres con actividades caseras. Una de ellas pudiera ser meter toda esa ropa que llevamos mas de un año sin usar en maletas listas para donarse a quienes en vista de la gran crisis económica que se avecina pudieran necesitarla. Otra limpiar por fin todos esos zapatos que tenemos algo olvidados. Y, por qué no, soñar con pasear por la arena de alguna playa dentro de unos meses. Qué importante es tener una meta para seguir vivo.

Conviene para elevar el alma vestirnos también con algo más de esmero a lo que estos días muchos están haciendo. El problema no es tanto descuidar la ropa, sino el hecho de que si lo hacemos es sencillamente porque nuestro estado de ánimo está como ella, vieja y triste. Un aseo diario, idéntico al de hace solo unas semanas, y deporte (ver el video de esta semana por si ayuda) seguro que también echa una mano a estar algo más felices. Incluso la lectura de un libro se saborea más de estar adecuadamente vestido.
Ese paseo por el campo o nuestro lugar preferido llegará. Tarde o temprano, pero llegará. Y quizás es paseo tan añorado pudiéramos hacerlo con unas zapatillas tan cómodas que nos permitirían que solo el reloj nos indicara la hora de volver a casa. Seguro que después de estas largas semanas de no poder salir de casa los paseos se alargarán muchas horas. 

Los tiempos cambian como también lo hace la ropa de cada generación, de hecho, dicha ropa es un buen reflejo de la sociedad de cada momento. Siempre habrá piezas que debido a su importancia y calado en la sociedad aguanten los envites de la moda. Otras, en cambio, aparecen y desaparecen sin prácticamente darnos cuenta. No obstante, la mayoría de las prendas adoptan a lo largo de los años formas diferentes para dar respuestas a momentos temporales también diferentes. 
Uno de estos casos es el que hoy nos ocupa: las zapatillas. Hasta hace no tantos años el sport se hacía acompañar casi siempre de zapatos. Estos solían contar con cordones o, en su defecto, hebillas. Solo las personas que buscaban una mayor comodidad se valían de mocasines. Hoy los zapatos siguen teniendo un lugar privilegiado acompañando a trajes y conjuntos formales. Sin embargo, el sport, a pesar de contar hoy más que nunca con zapatos de gran belleza, cada vez se sirve más de zapatillas. La variedad de ellas es inmersa y rara es la marca que no tenga una línea propia. Otras han preferido traer a la vida modelos que les dieron una enorme fama treinta años atrás. 

Sea por nostalgia o por sus líneas intemporales lo cierto es que estas se vuelven a vestir tanto o más que entonces (Smith, New Balance, Reebok…). Pero ni de estas ni de las que cuentan con un gran logo para poder presumir de llevar en los pies una marca de lujo (Gucci, Louis Vuitton, Golden Goose…) vamos a hablar este fin de semana. 
Por el contrario, hagámoslo de las que se valen de cierta calidad en su fabricación, del uso de cuidadas pieles y de diseños especiales, pero no identificables por el gran público. Detrás de estas están artesanos tradicionales que han visto que el mismo cliente que les encargaba un Oxford a medida para su traje, ahora, en su tiempo libre, le gusta vestir un zapato más cercano al de una zapatilla. 

Casas artesanales como Berluti, Gaziano & Girling, Altan Bottier, John Lobb o Weston han incluido en su oferta modelos de zapatillas de confección de gran belleza. Otras marcas generalistas como Dunhill, Tom Ford, Common Projects o Brunello Cucinelli también ha centrado sus esfuerzos en crear zapatillas no llamativas en colores, materiales o con enormes suelas y donde enseñar una marca no es el objetivo. 
Los modelos que salen de estas casas huyen del uso del pegamento y sus suelas son cosidas, en algunos casos, de manera similar al cosido artesano de sus zapatos. La mayoría no son de lona sino de piel, una piel que es frecuente verla patinada en colores que van desde el marrón hasta el azul. Cuentan con cordones y su corte aún siendo de lo más actual se puede clasificar como clásico, más de ver las propuestas llamativas de muchas otras casas. Las suelas suelen tener cierto tamaño buscando una comodidad extra frente al zapato clásico. Aunque algunas de estas suelas son de material Eva, la mayoría son de goma. 

La piel, como en cualquier zapato, cederá algo adaptándose con el paso de los días a la forma del pie. No obstante, es importante asegurarse que el ancho es el adecuado pues, al contrario que en los zapatos, la goma que recubre el exterior de la zapatilla no cederá pudiendo resultar incómoda. 
El cuidado es idéntico al de cualquier otro zapato, agradeciendo el uso de una horma de madera y un descanso de al menos un día tras su uso. A pesar de lo bonitas, y cómodas, que puedan llegar a ser es importante recordar siempre su uso informal y no vestirlas, como empieza a ser frecuente, con traje. Tanto para conducir como para un largo desplazamiento, con jeans o con un chino, a la mañana o a la noche, estas “zapatillas” se merecen un hueco en cualquier buen armario. 

Mucho ánimo a todos y no dejéis de tener preparadas las vuestras pues aunque pienso que nos quedan por delante al menos dos meses de estar en casa, también estoy seguro que vamos a disfrutar de los largos días de verano como hace muchos años que no lo hacíamos.

El Aristócrata

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias por sus palabras de ánimo y esperanza en estos momentos tan delicados que nos está tocando vivir. Sin duda saldremos de esta, y valoraremos más si cabe lo ordinario, un paseo, unas cervezas con familia y amigos, un abrazo.....
Mucha salud y ánimo para todos!!!!
Alvaro P.

Balmoral dijo...

Buenas tardes. ”Todo llega y todo pasa”.”Nunca llovió que no escampara”. ”Dios aprieta pero no ahoga”.
Dicho lo cual, ánimo, esperanza, cada cual que elija la frase-refrán en la que se encuentre más cómodo.
Deportivas: las mejores y además producto patrio, Cordwainer. Piel de la máxima calidad, cosido goodyear, suela comfortlight con ligera cuña, plantilla extraible, relación calidad precio impresionante, sin logos, sin letras.
https://www.calzados Garrido.com/EXT43005504/IMAGENES/ART0000856100100.JPG

Anónimo dijo...

"Zapatillas de paseo"...sabía que no me decepcionaría. A ver, las "deportivas", como todo dios las llama, del artículo son las más rancias de todo el escaparate. Entre la suela neumática y lo de este artículo hay un término medio muy fresco. Pero ese no es su estilo, Aristócrata; no se salga de los exford.

Por lo demás, saldremos de ésta, a pesar de la gentuza del gobierno.

Saludos.

Javier

El Aristócrata dijo...

Javier, creo que tanto yo como seguro algún lector más estaría encantado de que compartiera con nosotros esas zapatillas con un término medio muy fresco. ¿Qué modelos son?

Mientras nos las comparte, reciba un abrazo y gracias por comentar.

EA

Anónimo dijo...

Estimado Aristócrata:

Así, a vuelapluma, las deportivas de Hogan. Junto a los modelos, digamos neumáticos, que no me gustan, tienen un buen número de zapatillas bastante estilosas. De cualquier manera, es un tipo calzado que no me entusiasma. Salvo con unos vaqueros y un polo, por el verano, sigo teniendo la sensación de ir vestido con zapatillas de deporte. Y al final, casi siempre, las deportivas se quedan en casa en favor de unos driver´s.

Y no puedo dejar de mencionar las deportivas de Gucci, que también tienen algún modelo atractivo; el problema es que su calidad deja mucho que desear, lo he sufrido. Absolutamente decepcionantes.

https://www.hogan.com/es-es/p/HXM00N00E106RNS413/?gclid=EAIaIQobChMI_4GMnbC16AIVQtHeCh1A7gvPEAYYBSABEgJ-svD_BwE&gclsrc=aw.ds

En fin, estoy seguro de no haber satisfecho su curiosidad, ni la de el resto de lectores interesados en el "término medio muy fresco". Pero bueno, en esta situación, tampoco está mal invertir un poco de tiempo en charlar sobre zapatillas de paseo, llevándole la contraria de forma "deportiva".

Un abrazo a todos desde Oviedo, en especial a los madrileños.

Javier.


Balmoral dijo...

Si no tuvieran la H grande y se hicieran en Almansa por ejemplo, costarían 200€ y no 350€ (habló con conocimiento pues tengo unas). Todos sabemos que excelentemente venden su producto los transalpinos.
Más ejemplos de producto made in Spain de calidad: Zampiere, desde Zaragoza, Pertini de Almansa (poco muestrario y mala distribución), Magnanni desde Almansa también, patinas muy trabajadas y precios altos, Calce otra vez desde la provincia de Albacete, reducto zapateríl peninsular, hormas enormes no válidas para pies estrechos como los míos.Fuera de la península Lottusse, no merecen la pena, subcontratados en Portugal y Carmina con una introducción en este tipo de calzado este año del cual no puedo opinar, no los he visto en vivo (se le supone la calidad como siempre en la casa).
Gucci, Moncler, Prada,etc muy probablemente estén fabricados aquí, luego el Marketing les hace incrementar el precio hasta el infinito y más allá 😊
(Perdón por el ladrillo pero hay tanto tiempo libre...)

Anónimo dijo...

Hola,

Las de la 3ª., y 6ª. fotos del artículo, si me parecen bonitas, ¿me podrían decir de quién son?

Gracias y un saludo,

ASC

Anónimo dijo...

Buenas noches , muchas gracias por amenizarnos en estos momentos tan dramáticos con sus artículos . Me encanta leerle .
Comprendo que haya mucha gente que le pueda gustar ese estilo de vestir con unas zapatillas , reconozco que yo solo tengo un par y son de deportes, lo mismo las uso para jugar al padel que para correr. Pero jamas vería el más mínimo estilo en usarse el tipo de zapatillas del artículo para vestir de sport . Seré muy clásico, pero para mi de sport solo entiendo los zapatos , mocasines y como máximo y solo si se está en una ciudad costera unos náuticos .
En mi humilde opinión el usar ese tipo de zapatillas de paseo lo encuentro bastante hortera . Espero no haber ofendido a nadie ya que no es mi intención pero de verdad que cada vez que veo a alguien con ese tipo de zapatillas lo suelo ver muy hortera .
Un abrazo y gracias de nuevo .
E.C.A.