sábado, 29 de febrero de 2020

7 CONSEJOS DE ESTILO

Cierta elegancia siempre podrá alcanzarse, sin embargo, el estilo suele ser innato. 

Con un buen sastre, un camisero, cierto gusto para combinar colores y estampados, así como algo de curiosidad por el buen vestir, la elegancia está conseguida. Pero ¿qué ocurre con el estilo?. Me temo que o se tiene o no se tiene. 

Dicho esto, siempre se puede buscar una prenda o combinaciones de varias de ellas que aporten un toque diferenciador y especial tanto al conjunto final como a quien lo viste. Sirvan estas siete recomendaciones: 
1. Ser uno mismo. Todos llevamos dentro un dandi que ya sea por vergüenza, timidez o inseguridad no nos atrevemos a mostrar. Sólo siendo uno mismo y mostrando al exterior tu concepto de estilo te sentirás cómodo con el resultado. Será entonces cuando tu seguridad transmita ese otro yo que, aunque pudiera estar oculto, está también dentro de ti.  
2. Seguir las tendencias no es tener estilo, es no tener personalidad. Vestir un traje sin calcetines o con zapatillas deportivas no es vestir estilosamente, es no tener el mínimo buen gusto. Igualmente, si existe la posibilidad de ser retratado con algo de lo que te pudieras arrepentir verte en unos años, prueba algo menos atrevido. Dejarse llevar por las modas del momento solo consigue mandar mensajes de inseguridad. ¿Cómo te puedes fiar de alguien que está cambiando continuamente su forma de vestir según le dictan en cada momento? Y sobre todo no te disfraces, se te nota con solo caminar. 
3. Incorpora a tus conjuntos prendas que choquen entre sí pero que no sean antagónicas. Por ejemplo, la americana cruzada y los vaqueros fueron creados pensando en ser vestidos en situaciones muy diferentes. No obstante, ambas prendas, de mezclarse con cierto estilo, pueden conseguir un estilo muy interesante. O ¿qué tal unos zapatos de doble hebilla marrones y de piel vuelta con un traje diplomático de franela gris?
4. Menos es más. Si la fama y el dinero parecen otorgar el derecho a vestir como venga en gana, si careces de alguno de los dos probablemente tus revolucionarias incorporaciones en el vestir no sean vistas con ojos de aprobación. Como en otras muchas facetas, en el vestir menos, también es más. Descarta la chaqueta llamativa del diseñador de moda, pero atrévete con un tres piezas azul marino y un chaleco cruzado estampado. Deja los azul marino lisos para los momentos más serios y disfruta de los cuadro ventanas. Y, hoy más que nunca, aprovecha la enorme variedad de telas pensadas en cobrar vida en forma de chaquetas de sport. Estas chaquetas resultan mucho más especiales y estilosas que las polivalentes, pero demasiado vistas, azul marino. 
5. Los complementos son una de las mejores ayudas para conseguir esa nota de estilo. Incorporando unos calcetines a franjas verticales en lugar de los inexpresivos negros. Cambiando la tradicional bufanda por una larga y alegre pashmina se consigue también una imagen más especial. Algo tan pequeño, pero importante, como un pañuelo de bolsillo rompe la monotonía de los conjuntos clásicos y aporta un toque diferente, a todo el atuendo. 
6. Los zapatos lo fundamental. Casi en extinción la corbata, y con ello la posibilidad de incorporar un toque personal a los trajes. Los zapatos se convierten en prenda clave con el que desmarcarse de los aburridos modelos de la calle, tanto en el sport como en el formal. Un doble hebilla distinto, un patinado o un estiloso mocasín separará al quien viste aburrido de quien lo hace con duende.
7. Es importante que todo el conjunto fluya, que nada parezca forzado. Vestir con estilo está reñido con llamar la atención. El estilo va más con pasar desapercibido sin dejar a nadie indiferente. No te sobrecargues de pulseras, llamativos colores, gafas, maletín y de todo tipo de complementos, ni busques que todo combine entre sí. Escoge solo uno cada vez y el resto del conjunto que solo lo acompañe. 

El Aristócrata

7 comentarios:

Leo dijo...

Muy buenos consejos.
Especial importancia tiene lo de no seguir las modas ni ir disfrazado.
Yo añadiría uno que sería algo así como "Mirar mucho por internet o redes sociales y no copiar pero sí adaptar (según nuestro entorno, la percha, el presupuesto...).
Saludos.

Anónimo dijo...

Discrepo, si bien, parcialmente.
1 Ser uno mismo.- Primer problema; algunas personas para vestirse correctamente, no digamos con cierto estilo, tendrían que dejar de ser ellas mismas. Aceptémoslo, algunas personas tienen mal gusto. Y les acompañará siempre.
2. Seguir las tendencias. Si la moda no cambiara cada seis meses dejaría de ser lo que es, y se convertiría en algo aburrido. Uno debe escoger aquellas "novedades" que se ajusten a su gusto. Y esto nos devuelve al primer problema.
3. Incorpora prendas que choquen pero no sean incompatibles. Peligrosísimo.Y el ejemplo del apartado es cualquier cosa menos atrevido.
4. Menos es más. En este apartado estoy completamente de acuerdo.
5. Complementos.. En general, convengo.
6. Los zapatos. Con lo fácil que es, al menos, acertar con los modelos apropiados. Estoy de acuerdo.
7. Que todo el conjunto fluya depende del que lo lleva, de sus proporciones físicas en gran parte. Por mucho que nos empeñemos, con un sobrepeso de 50kgr. pocas cosas fluyen. En vez de Andreas, póngase la de alguien menos favorecido por la naturaleza...

Y todo esto leído con sentido del humor, por supuesto. Saludos.

Javier.

Borja dijo...

Estimado EA,
Muchas gracias por tantos y tan buenos consejos. Me gustaría su opinión al respecto del siguiente asunto: los ojales de colores...¿Son de su gusto? ¿Sería desacertado llevar, como invitado, un traje azul marino con ojales rojos a una boda de mañana? ¿o de tarde? Es que, es lo que tienen las modas, que no hay un criterio tradicional... más allá del "menos es más"...
Muchas gracias por anticipado.

Salvador López dijo...

Considero que el estilo no es innato a la persona sino que se puede aprender como todo en la vida. Lógicamente dependerá del entorno en el que se desarrolle el individuo y de la forma en la que se vaya forjando su personalidad. Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

El estilo es innato no se puede aprender y prueba de ello es que hay personas que con unos vaqueros y una camiseta son muy estilosos y otras con un traje cortado por un buen sastre y camisa, corbata y zapatos adecuados no lo son.

Anónimo dijo...

No, el estilo es innato y personal. Algo así como la inteligencia, que se tiene o no se tiene forma natural; cosa diferente es que esa inteligencia se cultive o no...

Saludos. Javier.

Anónimo dijo...

Las fotos que acompañan el artículo denotan un estilo ramplón.

Podrían estar, sin problemas, en un escaparate del Corte Inglés.



F