sábado, 24 de noviembre de 2018

EL OTOÑO Y EL JERSEY

No todo son trajes y esmóquines, también hay tiempo para el descanso y para vestir de sport. Y dentro del sport, además de muchas chaquetas, encontramos el jersey como una de las piezas más socorridas en los momentos fríos del año. 

En pleno otoño los abrigos, e incluso en las zonas más frías del país los jerséis de lana más gruesos son ya muy bienvenidos. Entre todos los modelos a escoger, toca tener alguno tanto para vestir de manera algo formal como para hacerlo con actitud más despreocupada. 

- El jersey de pico. El más adecuado acompañando a una camisa con cuello de botones. Su mensaje es de cierta seriedad y por ello resulta perfecto para en los momentos más fríos del otoño vestirlo con una camisa tipo tattersall y una chaqueta tipo Harris. De escoger un pantalón de pinzas o cualquier otro modelo vestido, este jersey sigue siendo el más adecuado. Aunque todo depende del estilo con que se haga, la todavía extendida foto del jersey de pico con corbata no resulta particularmente atractiva. 
- El jersey entallado. De ser amante de este tipo de jerséis, es importante asegurarse de que se tiene el cuerpo adecuado para lucirlo. Este suéter, por su mensaje juvenil y deportivo, consigue un mejor efecto estético si se acompaña de una camiseta blanca con un cuello suficientemente ajustado que de hacerlo con camisa. Obviamente, el mensaje del resto del conjunto debe concordar con la imagen desenfada buscada. Con este jersey unos jeans y unas zapatillas parecen más apropiadas que un pantalón de vestir y unos zapatos de cordones. 
- El jersey de cuello vuelto. Este modelo abre un enorme abanico de posibilidades. De ser liso y de una suave lana, como la cachemira, quedará muy estiloso con los trajes cruzados en esos días donde se busca el aspecto más dandi de este a priori formal corte. Si se añaden rombos o cualquier otro diseño, su seriedad empieza a disminuir pudiéndose vestir desde con un pantalón de pana hasta con unos chinos. Si bien nunca se debería vestir una camisa con él, sí una camiseta interior se antoja obligatoria. 
- El cárdigan. Para unos más chaqueta que jersey, en su terminación lisa y sin dibujo alguno puede hacer perfectamente las veces de jersey. Añádase al traje de una o incluso de dos piezas y el nuevo “chaleco” cambiará rápidamente el mensaje de todo el conjunto. Si con traje rebajaría su formalidad, con en el dos piezas añadiría un toque de estilo difícil de conseguir sin él. Un cárdigan suelto de gruesa lana, con, por ejemplo, amplios bolsillos, coderas, botones grandes de asta, cuello tipo chal y visibles nudos en su estampado puede funcionar muy bien como chaqueta. Dejar desabotonado el último botón consigue un bonito efecto estético.
- Jersey de cuello de caja. Aunque hoy haya sido superado por la elegancia o estilo de otros modelos, sigue gozando de gran popularidad. Dependiendo del corte, queda correcto tanto con una camisa como con una camiseta. Será lo ajustada u holgada de dicha caja quien mejor pueda recomendar qué opción resulta más conveniente. Igualmente, dependerá de lo suelto o entallado que sea para pensar en prendas más o menos informales para acompañarlo. De plena actualidad está este cuello con jerséis algo entallados y un gran y divertido dibujo frontal. 
- Jersey con cuello cremallera. Cuello, bajo y estampado definen principalmente el estilo de cada jersey. Para el cuello existen varias terminaciones. Además de los ya nombrados, encontramos cuellos que cierran con botones, de gran holgura, de pico mínimo o muy pronunciado etc. También los hay que cierran con una larga cremallera central, aunque más elegantes serán los que se valgan de esta en solo su parte más alta. 

El Aristócrata

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Aristócrata:
Lo único del artículo que no me convence, y se ve mucho estos días, es el jersey de cuello vuelto con traje. Además resultaría necesario o como mínimo conveniente - y esto lo supongo por no haber probado nunca - meter el jersey por dentro de los pantalones, quintaesencia del "campucismo" ochenteno. Y para vestir este tipo de jersey, es necesario reunir dos cualidades, estar en forma y tener cuello suficiente para que no alcance la barbilla...

Saludos.

Javier.

El Aristócrata dijo...

Hola Javier,

Con la chaqueta cruzada la terminación del jersey nunca se ve. Alguna vez lo he llevado así aunque lo que yo echo de menos es que no salga camisa por las mangas de la chaqueta.

Un saludo
EA

woodyalle dijo...

A mí me parece muy elegante, dentro del estilo casual, la combinación de un buen jersey de cuello vuelto de cachemire con un blazer.

Antonio Campiño dijo...

Buenas noches. A mi me parece que el jersay es soempre de sport y llevarlo con americana es de paketo..y eso que soy de pueblo. Saludos

Anónimo dijo...

Más allá de que me gusten los modelos escogidos, las fotos que se pueden hacer grande da gusto la calidad de la lana. ¿Puedo preguntar quién está detrás de ellos? ¿Loro Piana tal vez?
Muchas gracias
Andrés

Jose Luis Fernández dijo...

Buenas tardes E.A.
A mí me parece muy interesante utilizar un jersey de cuello alto con una blazer y si esta es cruzada pues mucho más. Quizás el "paketo" sea el que observa... En realidad el toque de elegancia, el estilo y el aspecto final del conjunto depende en un 95% de la persona que se lo ponga: He obsevado alguna foto de Sean Connery ( no es el único..) con estas prendas y no me parece en abosoluto un "paketo"
Respecto al jersey de pico con corbata, en este caso también depende del jersey, su composición y el conjunto final. Si llevamos la americana abrochada, el resultado es un atuendo casual, pero muy vistoso y elegante.
Saludos

Jose Carlos dijo...

En efecto, Antonio Campiño, se ve a la legua que es Vd. un paleto. Decir que un jersey de cuello vuelto no puede ir con americana, por Dios... lo que nos quedaba por escuchar.

Anónimo dijo...

Parece estar, últimamente, proscrito llevar jersey cuello de pico con chaqueta - además de la camisa, se entiende - y corbata, siendo la opción más vista la de incorporar un fino cardigan. Pues a mí me sigue gustando, sobre todo para la época otoñal cuando no es necesaria, todavía, una prenda de abrigo. Y sí, con corbata de lana. En cuanto al cuello vuelto con chaqueta de sport, pues bueno, un clásico. Eso sí, como ya he dicho, sigo sin verlo con traje. Y tengo la impresión de que a nuestro anfitrión no termina de convencerle; el detalle de los puños lo revela...:)

Saludos.

Javier.

Néstor Valiño Puigcerver dijo...

Recuerdo que hace años alguien comentó (diría que en este blog) que poseía diversos jerseys de cachemir heredados con varias décadas a sus espaldas de la mítica casa Ballantyne, y que los mismos lucían todavía en estado de revista. Varios fueron los que acogieron dicho comentario no ya con escepticismo sino con sorna.

Pues bien, después de haberme hecho con varios Ballantyne (algunos de segunda mano, otros afortunadamente nuevos con etiquetas a pesar de haber sido manufacturados hace décadas) puedo decir que sí, que es posible que un jersey con uso regular y tres décadas pueda estar en un estado casi inmaculado. La calidad de esa casa (Ballantyne) era algo prodigioso. Lástima que desmantelaran la fábrica hace años. He tenido Loro Piana y Cuccinelli y me siguen pareciendo mejor los Ballantyne.

Francisco Alegre dijo...

Por Dios señor Campillo!, de verdad que ser de pueblo y ser paleto son cosas muy distintas!. Extraordinario artìculo Sr Galiacho!. Les recomiendo visitar las paginas de instagram de los sastres de renombre actuales en esta pàgina. Hay uno que ha puesto una americana de raya diplomatica..con las rayas del cuello casadas a la perfecciòn!. Por Dios por Dios..jeje. Gracias por entretenernos Aristòcrata