sábado, 3 de septiembre de 2016

OTOÑO, ESPERA TODAVÍA POR MI

Antes de nada espero que hayáis pasado todos unas maravillosas vacaciones, que hayáis descansado y sobre todo hayáis conseguido bajar al mínimo el nivel de estrés que el invierno trae consigo. Todavía con el alma en paz empezamos el nuevo año mirando con ilusión todos los apasionantes planes de los que disfrutaremos los próximos doce meses.

Aún con semanas de calor por delante no precipitémonos y esperemos todavía un tiempo para abrir el armario de otoño. Septiembre, y gran parte de octubre, son fechas en las que, al menos en el interior de la península, reina el buen tiempo, algo que debería aplazar la entrada de las prendas, colores y tejidos más otoñales. La vuelta al trabajo nos cita nuevamente con nuestra buena amiga la corbata. Pero esta se presenta ahora en forma de punto de seda y en unos colores menos vivos que los de verano pero más alegres y frescos que los oscuros de invierno. 
En el pañuelo de bolsillo, principal complemento junto la corbata con el que reflejar la época del año en la que nos encontramos, se sigue viendo colores animados y este ya no será solo de lino, para el cachemira sigue siendo pronto, sino de seda. Tonos como el verde oliva, el granate o el azul claro animarán nuestro conjunto este próximo mes. 

En estas semanas de transición, el traje de dos piezas se presenta como una interesante alternativa al siempre más formal traje completo. Con este relajado atuendo podemos incorporar colores, estampados y cortes que el traje no acepta de tan buen grado. Zapatos menos serios como los modelos de hebilla y los mocasines combinan muy acertadamente con el espíritu y el estilo del dos pizas. De preferir el traje completo, intentemos resistir la tentación de entregarnos a los trajes lisos azul marino y gris marengo. ¡Hay muchas opciones más interesantes, y más en estas fechas!. Por ejemplo, los tonos beis oscuros, burdeos, verdes oscuros mate y azules pálidos, son opciones con más personalidad y de lo más sugestivas. 
A pesar de que hoy dividamos el armario únicamente entre verano e invierno existen infinidad de tejidos de entretiempo que vestir entre ambas temporadas. Concretamente los tejidos de estambre y gabardina ayudan a mantener cierto frescor en estas temperaturas todavía bastante suaves. Prestemos atención igualmente al peso del tejido y recordemos que un traje con tela de peso aproximado 300 gramos podrá vestirse tanto ahora como durante los meses de abril y mayo. 

La vestimenta de sport también agradece colores y prendas propias de este tiempo. Los jerséis de lana fina, o incluso de algodón, resultan más acordes con estas temperaturas que los de lana gruesa. Las chaquetas conocidas como cárdigan son una atractiva alternativa a los a veces aburridos jerséis. Cuando se necesita algo de abrigo, la chaqueta conocida popularmente, y erróneamente, como blazer se erige como la prenda estrella. Si el lugar al que vamos a acudir exige un mínimo de formalidad, la blazer se presenta como la pieza más socorrida y versátil a la que recurrir. 
Al no necesitar todavía de abrigo, esta queda expuesta en todo momento al exterior lo que permite disfrutar de ese aire serio pero informal que imprime al resto el conjunto. Una vez más escojamos algún color no muy oscuro con el que transmitir con nuestra blazer la luz de estas semanas. Si vivimos en zonas frías, los conocidos como acolchados, de momento mejor sin mangas, y las parkas desestructuradas nos protegerán de manera cómoda, ligera y elegante. 

Los pantalones de sport de tonos cercanos al caqui, verde botella, mostaza o berenjena combinarán acertadamente con zapatos modelo full-brogue con fina suela de goma y perfectos para las primeras lluvias. Para combatir estas, nada como un ligero abrigo trinchera y un buen paraguas artesanal; mejor de bastón largo, de mando de madera y de un color alejado del tan extendido negro.
Feliz regreso a todos.

El Aristócrata


18 comentarios:

José Luis G. dijo...

Qué alegría volver a leerle otra vez. Espero que haya tenido un buen verano.
Que el curso que viene y nos reciba con elegancia.

Su fiel seguidor.
José Luis

Leo dijo...

Estimado José María:
Feliz vuelta de vacaciones. Siempre viene bien repasar los conceptos. Espero con ganas sus artículos para seguir aprendiendo y disfrutando.
Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

Se que no tiene relación con la publicación, pero la pregunta es midiendo 1,83 ¿como de larga debería ser una capa española?

Federico dijo...

Yo tengo otra pregunta para el aristócrata. ¿A partir de que mes no es adecuado llevar prendas de lino. Donde vivo, Costa del sol, en octubre aún hace calor, pero no me pega llevando una chaqueta de este tejido. Otra duda: el pantalón blanco, aunque no sea de tejido liviano, sería correcto llevarlo en otoño o en invierno? Gracias y feliz regreso al mundo laboral.
Federico

Anónimo dijo...

En mi opinión, no sería apropiado llevar pantalón blanco en otoño o invierno. Se pueden establecer múltiples -y complementarios- criterios con relación a la paleta de colores que usar en nuestro vestuario. Por un lado, aquéllos que nos sientan mejor por nuestra complexión, tonalidad de piel y demás; por otro, aquéllos que son más propios de la estación que nos acompaña; también, existe el criterio de si es de día o de noche, etc. Por supuesto, un conocimiento -más o menos detallado- de tales criterios es necesario para el entusiasta del vestir, mas no se han de convertir en líneas rectoras e inquebrantables. Por el contrario, deben complementar nuestro propio gusto y criterio personal.
Sin embargo, el caso de los pantalones blancos en invierno, es demasiado caprichoso, o al menos esa es mi opinión; no obstante, quizás puedan pasar a principios de otoño.

Espero haberle sido de ayuda.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Buenos días.

Pienso que a menudo los hombres nos ponemos muchas cortapisas a la hora de vestir. Demasiadas normas, excesivamente rígidas.

A ver si te puede ayudar este artículo sobre el pantalón blanco.

http://claseleganciaydistincion.blogspot.com.es/2016/09/los-pantalones-de-color-blanco.html

Saludos.

N.B.

Javier Martinez dijo...

En invierno,lo único blanco,el color de nieve (quien tenga la suerte de tenerla). saludos

Anónimo dijo...

Coincido con Lucio Rivas. Lo importante es el tejido.
A mi me gusta llevar en invierno, pantalones blancos de pana y chaquetas de tweed

Anónimo dijo...

Un pantalón de pana blanco con unos zapatos de ante en un marrón no muy oscuro me parece una estupenda opción para invierno!

Federico dijo...

Muchísimas gracias por la respuesta a la pregunta sobre el uso del pantalón blanco. Me ha servido de especial ayuda el enlace que mandaste. Me ha gustado mucho ese artículo. La verdad es que coincido con él. Me ha gustado. Y de paso he conocido una página sobre el vestir que desconocía. Gracias y un abrazo.

Anónimo dijo...

Pues como muchas cosas, depende de tu lugar de residencia y del tiempo que haga alli.

Anónimo dijo...

¿Cuándo se publican los artículos? Todos están fechados los sábados pero hasta el domingo de madrugada no aparecen...

Anónimo dijo...

http://economia.elpais.com/economia/2016/09/06/actualidad/1473182543_739217.html

Claramente en España no se entienden los códigos estéticos :)

Anónimo dijo...

Buenas noches.
No todo el mundo es banquero o tiene que vestirse como tal.
Creo que estas combinaciones son perfectas para un entorno informal.
https://www.permanentstyle.com/2016/05/colour-combinations-from-casual-to-formal.html

N.B.

Anónimo dijo...

N.B, Efectivamente son perfectas para entorno informal, pero es que el artículo habla de otra cosa.

Anónimo dijo...

Hola Anónimo.
Por supuesto que habla de otra cosa. Pero me ha dado la sensación de que se había puesto el enlace del País en relación a la pregunta de Federico sobre el uso del pantalón claro.
Nada, un malentendido.
Saludos cordiales.
N.B.

Anónimo dijo...

"... de El País...", quería escribir.
Buen día a todos.
N.B.

Anónimo dijo...

La capa española debe quedar , debajo de la rodilla , en hombre.
Las mujeres llevan otro largo , en capa española.