sábado, 10 de septiembre de 2016

LA IMPORTANCIA DE LA ROPA A LA HORA DE ENCONTRAR TRABAJO

Zapatos marrones y corbatas llamativas dificultan conseguir un trabajo en banca de inversión. Sea o no justo, la verdad es que la forma de vestir sigue teniendo, sobre todo en determinados ambientes y sectores, una enorme importancia. La realidad es que somos vistos antes que escuchados y que como dijo Oscar Wilde: “no hay una segunda oportunidad para una primera impresión”. 

Esta semana un amigo mío ingles me enviaba un artículo publicado en la BBC que bajo el título “Brown shoes and loud ties 'hinder investment banking hopefuls” hablaba de la importancia que la forma de vestir tiene en ciertos procesos de selección y en determinadas profesiones. Aunque muchos son los que niegan el que vestir de una manera u otra debiera ser tenido en cuenta a la hora de contratar una u otra persona, lo cierto es que la forma de vestir forma parte indisoluble del mensaje que mandamos de nuestra persona. 
En esta página siempre hemos defendido la importancia de cuidar los detalles y vestir acorde al lugar y a la gente con la que vayas a compartir tu tiempo. Si indudablemente el contenido siempre es más importante que el continente, un buen continente llama positivamente la atención y aumenta las posibilidades de su compra. 

Aquí encontraréis un link de un resumen que sobre el mismo ha publicado hoy El País. Si usas zapatos marrones, no tendrás futuro en la City de Londres

Bright youngsters are being turned away from investment banks because of their lack of "polish", a report has said. Candidates who wear brown shoes, "loud" ties or ill-fitting suits can fall foul of "opaque" codes of conduct, the Social Mobility Commission found.
Firms recruit for front office roles from a few elite universities and only hire those who "fit in", it said. Chairman Alan Milburn said "arcane culture rules" were locking working-class candidates out of City jobs.

A spokesman for the British Bankers' Association (BBA) said: "The banking industry has made significant strides to improve social mobility at all levels but recognises that we cannot afford to be complacent on this crucial issue".

The report's authors found that managers placed as much importance on a person's speech, accent, dress and behaviour as their skills and qualifications. "Relatively opaque codes of conduct also extend to dress," the report said.
"To provide one example - for men the wearing of brown shoes with a business suit is generally, though not always, considered unacceptable by and for British bankers within the investment banking (corporate finance) division."

'Can't wear that tie'. The report quoted one candidate, from a "non-privileged background", describing the feedback he received from a mentor after an interview.

"He said you're clearly quite sharp, but... you're not quite the fit for [this bank]... you're not polished enough... he looked at me and said, 'see that tie you're wearing? It's too loud. Like you can't wear that tie with the suit that you're wearing'.
"What kind of industry is this where I can be told that I'm a good candidate, I'm sharp, but I'm not polished enough?" What sort of tie applicants wear can affect their chances

The report found that, when picking candidates for jobs that involved dealing with clients, managers often selected those who fitted the traditional image of an investment banker.

It quoted one candidate as saying that the typical corporate finance banker is "usually someone pretty smooth, very fast talking, well-connected typically, likely to come from a pretty decent background, likely to be very polished, probably come from a good family, and so on. And that would be stereotypical, but still true, I think".
The report noted that in the UK, 7% of children attend fee-paying schools, yet the Sutton Trust found in 2014 that 34% of new investment bankers had attended a fee-paying school.

Dress 'reassures clients'. Dr Louise Ashley, from Royal Holloway University of London, who led the research on investment banking, said: "Access to front-office roles in investment banking is extremely competitive for all candidates, but our research suggests students from less privileged backgrounds are less likely to get the top jobs - no matter how talented they are."

The report said that issues relating to dress may seem both superficial and relatively simple for individuals from all backgrounds to adopt. "However, interviewees suggested that they do play a material role in the selection process, once again, as demonstration of 'fit'," it added.
Specific dress codes are considered by banks to "provide reassurance to clients about the quality of the service they will provide". Alan Milburn said it was 'shocking' that some banks still judge candidates on their dress rather than their potential.

Mr Milburn, who served in Tony Blair's Labour cabinet, said: "Bright working-class kids are being systematically locked out of top jobs in investment banking because they may not attend a small handful of elite universities or understand arcane culture rules.

"While there are some banks doing excellent work in reducing these barriers, there are still too many that need to wake up and realise that it makes sound business sense to recruit people from all backgrounds."
He said it was "shocking" that some banks still judged candidates on their dress rather than their potential. According to the BBA, a number of banks have specific programmes designed to widen access, while others - including Barclays, J P Morgan and Schroders - choose to work with organisations such as the Social Mobility Foundation (which is a charity and not the same as the Social Mobility Commission which is a non-departmental public body).

"We want to ensure that [the] best people can succeed in banking - regardless of their background," the BBA spokesman said.
'Do more'. The Social Mobility Commission study also concluded that less advantaged recruits faced barriers in breaking into the life sciences sector, where there is a tendency to recruit graduates from the most prestigious universities.

"Life sciences" employers covered by the report were those involved in pharmaceuticals, medical bio-technology and medical technology. Joanne Moore, from ARC Network, who led the research on life sciences, said: "Both the investment banking and life science sectors need to do more to ensure fair and equal access to jobs.

"This is important, not just for our economy and society, but for individuals. "In life sciences, graduate jobs often focus on a candidate's practical skill as well as academic criteria - which may be more limited for non-privileged students who are known to face barriers to taking up placements and internships."
The data on how many new employees in the life science sector attended fee-paying schools is unavailable, according to the report. However, it pointed out that for professional-level scientific jobs, the profile "appears to be skewed to high achieving graduates from relatively privileged backgrounds".

El Aristócrata

19 comentarios:

Lenin Leonardo Macana Guerrero dijo...

Gracias por la foto del día a mi compatriota.

Anónimo dijo...


Gracias EA por colgar este artículo y abrir un debate interesante.

Creo que hay que distinguir dos cosas:

- una cosa es que en la banca de inversión, en la abogacía de negocios y, en general, en la industria financiera, exista un código de vestimenta no escrito -incluso escrito muchas veces- que debe respetarse. Eso puede incluir, en círculos muy conservadores británicos, la perpetuación de la regla 'no brown in town', que tanta belleza le quita al mundo. También hay otros sectores, como el de las nuevas tecnologías, donde se impone un "look casual" cada vez más relajado y, probablemente, alguien que vaya a trabajar con traje y corbata en esa industria también estará fuera de lugar. Esto no es malo ni bueno; es, simplemente, la realidad del mundo en que vivimos. El que no se ajuste al código de vestimenta imperante en su sector tendrá que asumir las consecuencias (no siempre negativas: a veces, curiosamente, como ha ocurrido con los políticos, la aparición de personajes sin corbata, o incluso en mangas de camisa, ha provocado una relajación general en el protocolo; otro ejemplo: hay determinados despachos de abogados de Madrid que ya han impuesto políticas de no llevar corbata, incluso permitido vestir casual de lunes a viernes, durante los meses de verano -políticas que, todo hay que decirlo, siempre tienen como excepción las reuniones con clientes-).

- en todo caso, ese código de vestimenta debe ser, si acaso, una barrera de permanencia en esa industria, pero de lo que habla el artículo es de otra cosa: habla de que es una barrera de entrada. Y es que se refiere no a procesos de selección en general, sino a contratación de recién licenciados. Y eso es harina de otro costal, ya que en realidad lo que encubre es la práctica de contratar a personas provenientes de determinados estratos sociales frente a otras personas, quizá más brillantes. Esto, que siempre ha existido y existirá, es importante analizarlo sin demagogia: por un lado, es cierto que puede perdonarse un cierto 'error de etiqueta' en una persona de 22 años que acude a su primera entrevista. Si cumple los demás estándares, y se explica bien el código de vestimenta, el chaval probablemente nunca vuelva a ponerse unos zapatos marrones ni una corbata chillona. Se adaptará, y estoy seguro de que todos los lectores conocen casos de gente que en su vida profesional ha ido cambiando ('puliendo', aunque no me entusiasme esa palabra) su forma de vestir para adecuarla a su entorno. Ahora bien, es importante un matiz: el artículo se refiere a puestos de "front office", así que, probablemente, lo que buscan esos bancos, para esas posiciones, quizá no sean conocimientos técnicos ni expedientes académicos brillantes, sino una serie de habilidades, contactos, modales, costumbres, etc., que no se aprenden en las universidades sino que se maman en casa y desde pequeño.

En fin, una discusión compleja que va mucho más allá de la simple apariencia.

De nuevo gracias, EA. Un tema muy interesante.

Federico dijo...

Estoy muy de acuerdo con el comentario anterior. De todas formas, no hay que tomar al pie de la letra a los periodistas. Ningún banco de Londres desprecia a una lumbrera por sus zapatos. Las pruebas de selección, durísimas, que hacen, si las pasas no tienen en cuenta como vayas luego vestido. Es cierto que en la Banca predomina un estereotipo, pero no no todos lo siguen.
Federico

Anónimo dijo...

Al final se tratan de reglas sociales de un país que tiene mucho cariño por las mismas. O entras, o no entras pero así están y son las cosas.
Es de personas inteligentes saber como funcionan los códigos y como sacarles partido.

La sociedad de un país como ellos siempre ha funciona de esta forma. El aspecto, el acento y demás códigos son fundamentales allí.

Es bastante fácil de entender :)
Quien quiera pensar que son chorradas o que está por encima de ello, lo tiene tan fácil como no hacer caso.

Anónimo dijo...

Disculpad las faltas del anterior mensaje, las prisas y el no revisar el mensaje.
Gracias

Víctor Naves dijo...

En fin, cada gremio tiene su "dress code". No opino al respecto. Habiendo trabajado como jefe de compras de un grupo de empresas de implantación nacional, he visto de todo. Desde impecables directores comerciales de pequeñas empresas españolas, hasta lo mismo de multinacionales que parecían viajantes de conservas y embutidos (con todos mis respetos para éstos).

La imagen que tendré por siempre grabada en mi memoria y que me revuelve el estómago es, estando en una feria en Frankfurt, visitando el stand de uno de nuestros mayores proveedores, una multinacional conocida por todos, todo el mundo asumíamos "el uniforme": el negro africano con un abrigo con cuellos de leopardo, el shij con un turbante sobre la cabeza... ¿Todo el mundo? No. Había un par de judíos ultraortodoxos que se pasaban por el arco de triunfo cualquier convención o respeto al resto. Allí estaban ellos con sus levitas raídas, sus filacterias y su parafernalia. No hay "dress code" que valga cuando Yahvé se cruza en tu camino.

Anónimo dijo...

No entiendo nada, Víctor Naves.

El Aristócrata dijo...

Yo tp entiendo nada!

Javier Martinez dijo...

Yo,tampoco entiendo al sr.Naves(y eso que lo ha leído tres veces)

Anónimo dijo...

No es necesario emplear el anglicismo _dress code_, podemos decir _etiqueta_ o _código de vestimenta_.

dani dijo...

Yo en el comentario del señor Víctor entiendo antisemitismo, aunque es probable que no haya entendido bien. Esperaremos que aclare su comentario

En cuanto al artículo que EA cita, no tengo comentarios. Pero sí hay consultorías famosas que en sus contratos impiden a sus empleados vestir casual o incluso beber o salir de fiesta ¡en su tiempo libre! Así que me creo cualquier cosa. También dudo que dejen escapar a un genio por llevar zapatos marrones

Jose Carlos dijo...

Dice nuestro amigo Anónimo, con el que estoy de acuerdo en muchas cosas, que "El que no se ajuste al código de vestimenta imperante en su sector tendrá que asumir las consecuencias (no siempre negativas: a veces, curiosamente, como ha ocurrido con los políticos, la aparición de personajes sin corbata, o incluso en mangas de camisa, ha provocado una relajación general en el protocolo; otro ejemplo: hay determinados despachos de abogados de Madrid que ya han impuesto políticas de no llevar corbata". Con todo respeto, no puedo estar más en desacuerdo con considerar como algo positivo la aparición de políticos o abogados sin corbata. En el caso político, me parece inaceptable y mucho más cuando asisten al Congreso. No han relajado el protocolo, han contribuido a hacer el mundo algo más feo (porque ni para vestir de sport tienen talento nuestro políticos... y mira que hay formas de vestir elegantemente sin corbata). En el caso de un despacho de abogados, salvo que se trate de una localidad pequeña, obviamente no depositaré mi confianza en unos tipos que ni siquiera son capaces de atenderme siquiera con una corbata puesta. El sincorbatismo es una manera de hacer este mundo algo más feo y gris. Respecto al Sr. Naves, tampoco entiendo nada de lo que dice. Y lo he intentado. Me quedo con la teoría del antisemitismo, algo que me repugna, como toda forma de racismo.

Anónimo dijo...

Que labia tiene usted Sr. Naves. No me estraña que sea jefe de compras de un grupo enpresas.
Ha conseguido que no le entienda ni ......

Anónimo dijo...

Soy el primer anónimo. Respecto del comentario de José Carlos, quiero aclarar que estoy totalmente de acuerdo con él: lo que él llama, acertadamente, el "sincorbatismo", hace el mundo más feo. Cuando decía "positivas", me refería a las consecuencias para el que incumple el código de vestimenta, no para la sociedad en general.

El ejemplo es el de Pablo Iglesias: lejos de ser rechazado por no adecuarse al código de vestimenta imperante, ha conseguido relajar ese código de vestimenta. Eso es positivo para él aunque, coincido con Ud., sea muy negativo en términos generales.

Respecto a los abogados, me refiero a despachos grandes de Madrid, en concreto uno español y otro inglés. Como ya he dicho, en las reuniones con clientes sí llevan corbata.

Una última cosa: aunque a Ud. y a mí no nos guste, me temo que el mundo está cambiando...

José Carlos dijo...

Estoy de acuerdo con su reflexión, amigo Anónimo.

Anónimo dijo...

Buenos días,

Trabajo en banca de inversión en Londres y a pesar de que sí que es cierto que los zapatos marrones no estan demasiado bien vistos, y de que no haya visto desde que llegué en toda la city una sola camisa negra o traje blanco, sí que está lleno de medios y altos mandos de grandes bancos y empresas financieras que usan corbatas demasiado estrechas, zapatos marrones, mmocasines, gabardina con pleno sol etc.

Como dato: echando un vistazo a cómo van vestidos hoy mis comañeros de trabajo, cuento 3 corbatas entre más de 50 personas.

Un saludo.

Víctor Naves dijo...

Veo, señores, que no he conseguido hacerme entender, aunque el mensaje tenía más bien poco de complejo. La cosa es bien sencilla, y no es antisemita, ni antinada: hay un hecho concreto: todos asumimos un código de conducta y un código de vestimenta concreto cuando vamos a hacer negocios.

Salvo estas nuevas generaciones de gurús de las nuevas tecnologías que han adoptado por uniforme las zapatillas deportivas y la camiseta para sus charlas, el resto el mundo tenemos por costumbre vestir traje, corbata y zapato para hacer negocios, asistir a reuniones, etc. Y digo bien: el resto del mundo: chinos, rusos, africanos, europeos, americanos, japoneses... Así pues, ¿tanto trabajo les costaría a estos señores a los que me refiero hacer un ejercicio de tolerancia y adaptarse a las mismas costumbres que el resto de la humanidad. Creo que no he dicho nada de cámaras de gas. Creo que no he hablado de prohibir la comida kosher. Sólo les pido que se comporten como el resto. Nada más. Tal vez a mi me apeteciese más ir con un vaquero y un jersey, pero me aguanto y asumo "el uniforme". Pues ellos también, ¿no creen? No era tan difícil de comprender mi mensaje, señores.

Anónimo dijo...

Desde Argentina, un judio religioso,
Le quiero comentar al Sr. Naves, que nosotros mantenemos una manera de vestir para no perder nuestra identidad como pueblo, si no usáramos la KIPA en nuestras cabezas, y el echo que esto nos haga distintos a otros pueblos no nos hace ni mejores ni peores, solo que somos un pueblo y queremos mantenerlo, hace 2000 años que estamos en exilio, y créame que es muy difícil poder mantener el espíritu del pueblo vivo, mantener cierto estilo de vestimenta nos ayuda a eso.
(Pero fíjese que no por eso no puedo disfrutar desde Argentina de este maravilloso sitio de EA, y a pesar de usar KIPA en mi cabeza y vestir solamente camisa blanca, me interesa la elegancia y el buen vestir.
Muchos saludos. Joshep.

Anónimo dijo...

Coincido con el Sr. Puebla.
Cuando voy por la calle y veo a un señor, de avanzada edad, portando un traje de Pajares, lo reconozco de inmediato. Como los de Gallo, Calvo de Mora, Nuñez o Cordova.