sábado, 9 de julio de 2016

TELAS SÚPER 100´s, 180´s, 220´s… ¿CUÁL ES MEJOR?

¿Un traje súper 220s es mejor que uno súper 100s? No tiene por qué, depende. 

Pero vayamos por partes. La designación “súper” se utiliza para clasificar las lanas súper finas, de ahí su nombre, y sirve para definir la finura de las fibras de la lana cuyo grosor se mide en micras. La micra es la millonésima parte del metro, es decir, encontramos 1000 micras en un milímetro. Para entendernos, una lana súper 80’s cuenta con 19.75 µm mientras que una súper 220´s tiene 12.75 µm, es decir, se trata esta última de una lana más fina. 
Sin embargo, como veremos más adelante, no por tener un dígito mayor y ser más fina la tela la prenda tiene que ser mejor. Tampoco el tacto de la tela debería ser definitivo para decantarnos por una u otra. El tacto de los tejidos no viene solo dado por la finura de la fibra sino también por una serie de procesos donde se interviene la tela buscando un tacto concreto; de ahí que haya telas súper 100s con un mejor tacto que telas 120s. Tengamos en cuenta que si bien la oveja merino es famosa por producir una de las lanas más finas del mundo, esta aparece frecuentemente mezclada con fibras de cachemira, angora, mohair, seda etc. dando lugar a texturas muy diferentes. Por ello, no se deje engañar por su vendedor y antes de escoger su tela decida para qué quiere el traje y el uso al que lo destinará. 

Entonces, ¿las lanas más finas no son mejores que las gruesas? A pesar de que los telares más prestigiosos del mundo sigan otorgando premios a los criadores que obtienen los fardos de lana más finos, la realidad es que el significado de la palabra “mejor” puede encontrar respuestas enfrentadas. Si por “mejor” entendemos suavidad, efectivamente las telas súper 150s, y superiores, serán las “mejores”. Pero si para nosotros la mejor tela es la más resistente, duradera y la que nos permite un uso frecuente de la prenda, las telas súper 120s y superiores apenas nos interesarán. 
Tengamos en cuenta que las lanas más finas suelen utilizarse para hacer tejidos muy ligeros los cuales a su vez se usan para confeccionar prendas muy frescas y nada pesadas, normalmente telas de no más de 280 gramos de peso. Por ello, estas telas tan finas demandan un cuidado que probablemente no podamos ofrecerles. Las chaquetas y trajes confeccionados con estas lanas no admiten de buen grado la limpieza en seco – puede incluso deformar la prenda -, son más frágiles que las pesadas, se arrugan con gran facilidad y su vida útil es relativamente corta. Normalmente estas telas son bastante caras y no se encuentran fácilmente en los trajes de confección. De acudir al sastre, algo siempre recomendable, busquemos uno experimentado y capaz de controlar tanto el nervio de estos tejidos como la complejidad que conlleva conseguir unas puntadas regulares en un tejido que no parará de resbalar al contacto con la aguja.
Por todo esto, es el uso, y no la tela, lo que debería mover nuestra elección hacia uno u otro tejido. Si vive en clima tropical seguro que el lino se convierte en su inseparable compañero y si lo hace en el campo rodeado de lluvia y frío lo será el Harris Tweed. Si lo que busca es una chaqueta de viaje con la que afrontar largos trayectos y asistir al llegar a su destino a una reunión sin visibles arrugas se decantará por lanas compactas, es decir, no superiores a súper 100s. Aunque ciertos telares, principalmente italianos, sigan compitiendo por ofrecer a sus clientes las lanas más finas del mercado no se deje llevar por estrategias de marketing ni por vendedores mal informados. La mejor tela es la que más se adecue al uso al que la vaya a destinar la prenda. 

El Aristócrata

33 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Me ha gustado mucho el artículo! Muy útil.
Pedro

Curro dijo...

Creo que, después de la "caña" que recibió EA la semana pasada (que le dimos, yo entre otros) es de justicia reconocer que éste sí es buen artículo, que explora un tema poco tratado, que a todos interesa y en el que abundan los lugares comunes y la desinformación. Enhorabuena EA. Es una lástima que el artículo de la semana pasada llevase, a estas alturas, diez comentarios y éste ninguno. Sí que parece que hay gente que sólo se fija en lo malo.

Eneko dijo...

Buenas,

yo ayer hice un coemntario pero no ha debido de llegar. Y lo siento, pero tambien voy a dar caña, ya que es un artículo clavado al que ha aparecido en el suplemento "fuera de serie" de El Mundo. Aquí con más fotos, pero el resto, copy paste.

No sé, pero me da que el que mucho abarca, poco aprieta, una pena.

Saludos y buena semana a todos.

Eneko.

PD: El artículo, si que me gustó, cuando lo leí el sabado.

El Aristócrata dijo...

Eneko,
Estoy convencido de que mucha gente no pudo leer el Expansión este sábado. Además, creo que el tema de las telas es apasionante y a algún lector, aunque obviamente no a usted, le ha podido parecer interesante.
EA

El Aristócrata dijo...

Y por favor si no vamos a aportar nada al resto de lectores con nuestro comentario mejor guardárnoslos para nosotros.
Saludos y buen comienzo de semana para todos.
EA

Anónimo dijo...

Tiene razón EA,
Tanta crítica injustificada es síntoma de envidia. Guárdense sus comentarios!!!

Anónimo dijo...

Estimado Jose María;

Responde a los elogios en artículos como este y no responde a las críticas en artículos de otro carácter. Sigo sin entender nada de todo esto.

Anónimo dijo...

Me siento bastante ofendido.
Perdone, no censure a los lectores y el que está en la obligación de aportar es usted, Jose María.

El Aristócrata dijo...

Por favor, si nos interesa el tema comentemos pero no lo hagamos buscando enfrentamientos o peleas absurdas. Si no les gustó el artículo de la semana pasada, lo siento. Pero la semana pasada, pasada está y no tiene sentido volver sobre ello. Pensemos en sumar que para restar hay mucha gente.

Disfrutemos del blog y compartamos nuestras inquietudes sobre la temática que cada semana este traiga. Y si ni disfrutamos de él, ni nos gusta su temática o sencillamente todo lo sabemos no pasa nada con no volverlo a abrir. ¡Pero si lo abre y opina, hágalo para sumar y no para solo criticar; todos nos beneficiaríamos de ello!

Hoy son millones de personas las que leen este blog y cada día se hace más difícil poder controlar a esos anónimos q solo buscan destruir, insultar o hacer daño para sentir que respiran.

Por ello y aunque diste mucho de mi manera de entender esta página no daré ni un segundo de protagonismo o gloria a aquellos cuya rabia interior busca solo la critica negativa. Tampoco publicaré aquellos comentarios que ocultos bajo unas bonitas palabras buscan exactamente el mismo fin.

Y muchas gracias a todos aquellos que seguís fieles a la buena sintonía que persigue desde su nacimiento esta página. ¡Cómo me gustaría que siguiéramos siendo esos pocos de miles de lectores que éramos hace unos años y no esta legión de cientos de miles de anónimos q hoy navega sin modales algunos por la página!

EA

Anónimo dijo...

Cierto, yo también he leído el artículo en el suplemento de Expansión ¿Y qué?. Si una materia es interesante - las telas yo creo que para mi, y para cualquiera al que le guste la moda masculina lo son-, no es reiterativo que se publique en un sitio o en otro.

Hay otros muchos que han escrito sobre telas, y no pasa nada. Yo creo que el autor tiene interés en que el publico en general conozca las sutilezas sobre el tema, y para eso utiliza todos los canales que tiene a mano.

Creo que no es de recibo emponzoñar un trabajo bien hecho. Si a alguien no le gusta, pues que no lo lea y evite comentarios innecesarios.

Felicito al autor por un trabajo bien hecho

Anónimo dijo...

Por respeto a las palabras de EA no voy a decir lo que pienso aunque me ha resultado muy chocante como la gente saltaba literalmente a criticar el artículo de las bermudas y en este todos ellos están callados. ¿Tan mal nacidos somos los españoles? Quiero pensar que no.
Albert

Vicente dijo...

Amigos de EA:

Estoy totalmente de acuerdo en lo expuesto en el articulo sobre las telas. Los sastres dicen que cada vez se trabaja mas con telas ligeras, las franelas y similares son casi testimoniales. Es que aun en pleno invierno en cualquier lugar cerrado hay unas calefacciones que no las hacen recomendables. Yo al menos las sigo viendo en países como Inglaterra, con una climatología muy diferente a la nuestra y con una burguesía y una aristocracia muy "campestre". No olvidemos que así como en países como Francia o España, la nobleza ha sido palaciega, en las Islas los nobles han vivido en el campo en sus castillos, en los cuales debe hacer mucho frío.

Por otra parte, como muy bien señala EA, las telas delgadas son mucho mas delicadas. Difíciles de trabajar, no suele gustarles a los sastres, se notan mas los defectos, se arrugan con la mirada, no hablemos del lino, y en cuanto sales de casa el traje comienza a "decaer". Cual es la solución ?. No lo se. A mi me está sirviendo una. No ser tan exigentes con que el traje tenga que estar perfecto, admitir que unas arrugas, pliegues... le dan un cierto encanto. Es un
problema mental que cada uno tiene que solucionar.

Por ultimo, no quiero terminar sin agradecer a nuestro EA por el blog que nos brinda. Aunque tenemos que tener presente que exponernos a la opinión publica tiene sus ventajas, reconocimiento, vanidad... y sus inconvenenientes, las criticas. Yo a veces he sido critico, porque quiero que sea mejor, y exigimos a nuestro EA, pero decir que es por envidia.... Soy consciente que muchos lectores no tienen acceso a productos caros, cosas a medida, pero..... En mi caso seria de chiste, pero los que somos perfeccionistas a veces nos pasamos.Un cordial saludo a todos.

Néstor dijo...

El mundo de los tejidos de confección es muy interesante. Es importante no solo prestar atención al número de hilos y al peso de la tela, sino también al tipo de lana con el que está confeccionado y a la técnica con la que ésta está tejida. Hay tejidos muy ligeros que no se arrugan apenas (estoy pensando en el fresco de Hardy Minnis o el Finmerfresco de Smith Woollens.

Ahora bien, no me importaría presumir de arrugas en un Kiton de 14,5 micras tampoco.

Anónimo dijo...

Yo, a parte de esos tejidos, estaba pensando en el Cottonjuice y en Harvey Specter. También son muy buenos.

Anónimo dijo...

No nos referimos a envidia hacia nuestro EA, sino más bien de la envidia que hay entre los profesionales de la sastrería en nuestro país. Es una mezcla de aldeanismo e incultura que produce envidia hacia todo aquel que sale de taller, deja la tiza y mira al frente. Es un odio hacia el que ha abandonado la sumisión que ha caracterizado durante siglos al sastre español.
Le envidia es hacia los profesionales de la sastrería y camisería que aparecen en el blog de la mano de nuestro EA. Esa es la cuestión. Y muchos de los comentarios perniciosos provienen de sastres frustrados por serlo, acomplejados que quisieron ser algo más y que se avergüenzan de su oficio. Esos, de verdad, sobran en el gremio.
Vaya todo mi reconocimiento a la labor que está desarrollando EA para la sastrería española.

Carlos López dijo...

Creo que la persona que critica que el artículo sea igual que el del Expansión, no sabe que es la misma persona el que escribe en uno y otro medio. Cree que es un plagio. Un saludo y tiene usted razón, con no leer el artículo basta y disculpe a los pesaditos como yo.

Anónimo dijo...

Un buen artículo, interesante y que invita la reflexión. Yo he sido una de esas personas que cuando acudió por primera vez al sastre me deje guiar mas por el super 130 o 150 que por el uso del traje, pese a que mi sastre me recomendó otros tejidos, con el tiempo y siguiendo esos consejos he ido dando con el tipo de tela que mejor se ajusta a mis necesidades y se nota tanto en el porte llevando el traje que llega impoluto al final de la jornada como en el bolsillo al prescindir de esas telas que solo valen para "hacerse la foto".
Telas duras para trabajar y suaves para eventos que solo estaremos sentados 1 o 2 horas.
Un saludo y que pasen buena semana

Anónimo dijo...

Vaya este comentario para Don Eneko. Queda raro, ¿verdad? ese nombre precedido del Don (señor). Sería quizás mas correcto decir Don Íñigo, nombre con historia. Eneko es un invento nuevo del nacionalismo vasco, como tantos otros nombres.
¿El que mucho abarca poco aprieta? ¿Copy paste?
Es increíble la falta de educación y respeto a nuestro EA...
Digo lo mismo que nuestro anfitrión: si no va a aportar nada, mejor cállese.
Un saludo a todos los lectores y, sobre todo, a nuestro EA, Don José María. (Aquí sí que queda bien el Don)

Anónimo dijo...

Estimado anónimo permita me una corrección
Eneko no un nombre vasco y mucho menos uno sin historia, el primer Rey de navarra (año 800aprox) se llamaba Iñigo Íñiguez (de Arista) en castellano y Enneco Enneconis en latin, de ahi viene el nombre.
Entiendo que esto se desconozca salvo que se sea de la zona, pero permitanme la reivindicación.
Un saludo

Anónimo dijo...

En el Catálogo de los Reyes sepultados en Leyre, según el Libro de su Regla que recoge Arturo Campión en su Ensayo apologético, histórico y crítico acerca del Padre Moret y de los orígenes de la Monarquía nabarra, Tolosa 1892, p. 97, figura literalmente "Enneco Semenonis et obilt Era D. CCCX. Uxor istius fuit Enneca regina". En cuanto a un antecesor suyo, en torno al cual se ha tejido leyenda, dice: "Rex Enecho Garsiones qui Fuit vulgariter vocatus Arriesta". Debe hacerse notar que la pronunciación de -ch- en Enecho es de oclusiva sorda, es decir Eneco, como es normal en la ortografía de textos de este tipo.

Un saludo,

UNO

Anónimo dijo...

EA, el blog se te he descontrolado...

Anónimo dijo...

Por favor, no hagan comentarios de tendencia política y menos de ideologías independentistas.
EA, retírelos a todos y expúlselos del blog.
Un saludo,
UNO

Roberto dijo...

Magnífico artículo, Aristócrata. Muy, muy instructivo. Me ha sido de gran ayuda para entender, de una vez por todas, las diferencias entre telas y su uso. Gracias.

José Antonio Cerezo Munuera dijo...

Estimados EA y lectores del mismo:

En mi último comentario en este blog, el día 22 de abril del presente año -en el artículo "BESPOKE XLVI: EL ARMARIO DE VERANO"- señalé: "Acostumbro a intervenir lo justo, máxime cuando los que suelen hacerlo tienen un nivel de conocimiento tan elevado y no puedo aportar nada relevante. Ahora mismo existe un debate en el que creo que sí debo de participar y aportar mi modesta opinión, a saber:

¿Qué es más elegante: 1.Un caballero con un traje perfecto e impoluto, con tejidos ligeros, y que en aras de la elegancia sigue las normas existentes, aunque como consecuencia del exceso de sudoración parezca que acaba de salir de la ducha con el traje puesto (pelo, cara y traje empapados absolutamente); o, 2. Un caballero con una guayabera o cubana, gracias a la cuál no tiene el citado exceso de sudoración ni traslada esa imagen?

En mi humilde opinión, es más aceptable y adecuada la 2ª opción, ya que si llevar un traje con camisa de manga larga implica el exceso de sudoración hasta límites inimaginables ¡MUY ELEGANTE NO SERÁ! ¿Qué les parece a ustedes?

Les hablo desde Murcia y, ciertamente, lo señalado por M. Isabel en muchas ocasiones sería incluso temperaturas suaves. Puedo recordar veranos en los que, en muchos de sus días, se han alcanzado temperaturas a la sombra de 48 ºC y al sol aún mayores; ello unido al elevado porcentaje de húmedad, crea una sensación térmica en ocasiones de 53 ºC o más. Por muy poca transpiración que uno tenga, al final se suda muchísimo y realmente no es muy elegante ir como el primer caballero descrito.

Solo quien soporta temperaturas tan elevadas com las últimas señaladas sabe lo que sucede. Les ánimo a que vean, después del telediario, el tiempo y comprobarán que incluso en invierno en Murcia suelen alcanzarse las temperaturas más elevadas, tanto diurnas como nocturnas, de España y unido a la alta humedad pues podrán imaginar. Por ejemplo, ¿alguno de ustedes llevaría un chesterfield en invierno con 29 ºC? No es muy recomendabñe y es lo que sucede en Murcia.

Disculpen por esta disertación tan extensa y por las molestias. Por último, he de solicitar a nuestro anfitrión que atienda lo peticionado por M.Isabel e incluso le trasladaría el interés de muchos de sus lectores -entre los que me incluyo- por vestir con elegancia y estilo en lugares con altas temperaturas y elevada humedad y por ello le traslado mi deseo de poder leer artículos sobre el particular".

Pues bien, nuevamente opino que he de intervenir por varios motivos, a saber:

1. Trasladar mi más sincera y efusiva felicitación por todos los artículos con los que nos deleita a EA. ¡ENHORABUENA y no cambie!
2. Reiterar la propuesta efectuada: Que nuestro estimado EA publique tanto artículos sobre la guayabera, si lo estima conveniente, así como sobre cualquier prenda que permita vestir con elegancia y estilo en lugares con altas temperaturas y elevada humedad (especialmente estaría interesado en trajes dos o tres piezas tanto para inviernos con más de 25 grados de temperatura como para la época estival).
3. Al hilo de lo anterior: ¿Qué tejidos recomendaría para zonas como Murcia y que, además, permitan un uso intensivo, gran duración y evite el exceso de sudoración? Y a ser posible que no generen muchas arrugas.
4. Proponer un artículo sobre bermudas bespoke, seguramente habrá sastres a los que no le importe aventurarse a ello. Sería interesante ver el resultado final y conocer si el precio final realmente permite apreciar que valga la pena y lo que cuesta realmente lo vale.

Como siempre, MUCHÍSIMAS GRACIAS por su atención a todos los lectores y a nuestro anfitrión EA.

Reciban un cordial saludo. Atentamente,


José Antº

Anónimo dijo...

Una vez más, clase magistral sobre telas y buen vestir. Gracias EA.

Fdo.: su fiel seguidor. Uno que escribió la semana pasada que ni siente envidia ni hiere a nadie con sus palabras por el cuidado de lo que dice y que escribe cuándo quiere, y no cuándo se lo indiquen los ajusticiadores del "dónde están ahora los de..."

José Luis G.

Anónimo dijo...

Es vergonzoso que se cuestione a nuestro EA. Es absurdo que se pretenda que en un blog de elegancia clásica masculina, repito, clásica, se hable de guayaberas con estampados de palmeras, bermudas y demás horteradas atroces.
EA, siga así. Háblenos de maravillosos trajes, fantásticos zapatos, abrigos, etc. No nos hable de guayaberas con flores, ni de bañadores hasta la rodilla o de chanclas para que los vagos se tumben a rascarse sus partes pudendas.
La elegancia es propia de determinadas latitudes. Si Vd. es un hombre sudoroso, se lo tengo que decir, de elegante no tiene nada.
Best regards,
Bruno.

José Antonio Cerezo Munuera dijo...

Algunas personas en este foro denotan falta de educación, respeto y consideración, por no mencionar la falta de conocimiento de lo tratado por EA en este blog.

A Bruno he de indicarle lo siguiente:

1º. Vd. es incongruente con sus palabras en tanto que tilda de absurdo que se hable en este foro de guayaberas o bermudas, cuando precisamente sobre estas últimas versó el artículo de la semana pasada -por lo que critica a nuestro anfitrión, EA-, y, por otra parte, alaba lo que EA trata en el blog.

2º.En el comentario efectuado por quien escribe estas líneas, claramente se propone que nos indique EA que telas recomienda (motivos 2 y 3, finalizando el extenso comentario realizado) para trajes de dos y tres piezas para distintas épocas en las que existe un denominador común en algunas zonas: altas temperaturas y alto grado de humedad.

3º. Vd. cuestiona los temas tratados por EA, pues el mismo estima que también en momentos de ocio se ha de ser, o puede ser, elegante y estiloso, por ello nos trae nuevos temas en los artículos estivales acordes con la época del año que vivimos.

4º. Por otra parte, señala Vd. que la elegancia es propia de determinadas latitudes y que las personas sudorosas no son elegantes, lo que es INACEPTABLE e impropio de una persona elegante y EDUCADA. Primero habrá de saber Vd. a quién tiene delante, conocer a la persona antes de emitir juicios de valor, etc. Es más si Vd. mismo se trasladara a determinadas latitudes (por ejemplo, Sevilla, Murcia, Valencia, etc.) y tuviera un esceso de sidoración por las altas temperaturas y el alto grado de humedad, ¿dejaría de ser elegante? No, verdad; es más buscaría conocer distintas prendas para todos los momentos de la vida, conocer las distintas opciones de telas existentes, cuáles conviene en cada ocasión, etc.

Por último, he de señalar que en ningún momento se ha cuestionado a EA, por lo menos por mi parte, sino que se trasladan dudas o sugerencias, para nuevos temas o para profundizar sobre los temas tratados sucintamente en algunos artículos -o por lomenos con menor profundidad de lo que nos gustaría-.

Ciertamente confío en que las palabras de Bruno sean consecuencia de un desafortunado comentario, porque de lo contrario estaría incurriendo en lo que crítica.

Como siempre, MUCHÍSIMAS GRACIAS por la atención prestada a todos los lectores y a nuestro anfitrión EA.

Reciban un cordial saludo. Atentamente,


José Antº

P.D.: Seamos constructivos; y, traslademos dudas y sugerencias, pero sin faltar al respeto a nadie. ¡Estemos a la altura del blog y de nuestro anfitrión EA!

Anónimo dijo...

Para el calorcito, tenemos el seersucker o el lino. El seersucker es precioso, y esas chaquetas con rayitad son deliciosas.

Anónimo dijo...

En relación con el comentario de José Antonio Cerezo, he de decir que, aunque tiene razón en algunas cosas, aburre con comentarios largos e innecesarios y es claramente tendencioso y provocador con los seguidores de este blog, que lo único que buscan es deleitarse con los artículos de D. José María.
José Antonio, por favor, no alimente polémicas pero, sobre todo, no las cree. Nadie en su sano juicio rebatiría argumentos como que un hombre sudoroso no resulta elegante o que una guayabera con estampado de palmeras no es precisamente elegancia clásica masculina.
Seamos serios (y responsables). No llamemos maleducado a quien se limita a afirmar lo obvio o caeremos en el esperpento.
Reciban un cordial saludo,
Alain.

Anónimo dijo...

Nadie ha hablado de guayaberas con palmeras salvo el tal Bruno, que seguramente tendrá la capacidad de ir al monte vestido de tweed y con corbata en pleno agosto.

No veo provocación alguna en el post de José Antonio. Claro y correcto en las formas. En el fondo, además, de acuerdo con él.

Anónimo dijo...

Alain, a mi el comentario de José Antonio no me ha parecido ni largo ni innecesario y, desde luego, no lo veo ni tendencioso ni provocador. Yo sigo este blog y considero más elegante vestir una guayabera como dios manda (palmeras…; eso no es una guayabera) que un traje y corbata en Murcia, en pleno agosto, a las 3 de la tarde, vestido por un señor que, con total seguridad, estará sudado, tendrá el traje sobado y, probablemente olerá mal.

Hay cosas que son evidentes. Uno de ellas es que vestir con traje y corbata con 45 grados a la sombra es un sinsentido. Quien lo hace, lo hace obligado por las circunstancias o ha visto demasiado Retorno a Brideshead.

Y sí, Cary Grant también vestía guayaberas. Y como él, muchos otros de los habitualmente mencionados en este foro como ejemplo de elegancia.

Anónimo dijo...

Creéis que la contaminación y porquería presebtes en el aire de Madrid pueden causar algún pwrjuicio para nuestra ropa, en especial corbatas?

Anónimo dijo...

La porquería del aire seguro que mancha la ropa. Si la contaminación afecta gravemente, eso ya no lo sé... De todas maneras mucho no se puede hacer además de no llevar corbata o ir en un traje de astronauta jajaja!
Un cordial saludo,
Javier