sábado, 13 de febrero de 2016

LA IMPORTANCIA DE LOS ACCESORIOS

En un momento donde todos vestimos de manera muy similar, los accesorios se presentan como un buen aliado con el que marcar diferencias y expresar tanto nuestro concepto de belleza como nuestra personalidad. 

Probémonos unas gafas de montura redondeada y otra de montura rectangular y comprobaremos cómo el mensaje de nuestro rostro cambia radicalmente. Al contrario de la ropa, siempre perecedera, hay ciertos complementos que nos sobreviven y que podrán ser utilizados por venideras generaciones, amortiguando así el golpe económico inicial que exige su inversión. 
Un claro ejemplo de esta importante inversión es el reloj. Para unos un mero instrumento que se limita a dar la hora y para otros una apasionante complicación de ruedas, volantes y espirales que sin fuente externa de alimentación nos permite ser testigos de todo lo que nos brinda el paso del tiempo. Más romántico y verdadero de ser mecánico que de cuarzo, más elegante de brazalete de piel que de metal, más fino sin piedras preciosas que con ellas, el reloj será seguramente el único bien material que conservarán de nosotros los varones que nos sucedan. De hacernos con un modelo de diseño y medidas intemporales, de mecanismo manufactura y con alguna codiciada complicación, como un tourbillon, los que somos amantes de estas preciosas obras artesanales disfrutaremos de un buen hacer y unos conocimientos que datan de siglos atrás.

Según el protocolo más tradicional británico, la única joyería que debería permitirse un gentleman tendría que ser el anillo de bodas, un reloj, un sello, y un pasador de corbata. Desde que aquel protocolo se acuñase, los usos y costumbres han cambiado y aunque la sobriedad y la sencillez siempre son un buen punto de partida, a estos accesorios bien podríamos añadir otros como los gemelos y la estilográfica. 
Algo tan sencillo como unos gemelos puede cambiar el mensaje de nuestro atuendo. Unas veces juveniles y divertidos y otras serios y clásicos, nos ayudan a imprimir el carácter que deseamos a cada uno de nuestros conjuntos. Al igual que el reloj, los gemelos y la estilográfica de ser de calidad pueden sobrevivirnos. ¡Además pocas firmas han perdurado a lo largo de la historia con tan buena salud como aquellas que se estamparon con un plumín!. 

Este protocolo trata al resto de accesorios como ostentosos y sin cabida en el armario del discreto caballero inglés. Sin embargo, los tiempos han cambiado y hoy portar una tableta, un móvil, un juego de llaves y una cartera es más necesidad que capricho. Por ello, el hombre moderno ha sabido reinventar con gran acierto los clásicos porta-documentos de negocios convirtiéndolos en atractivos maletines donde poder introducir todos estos objetos. Con estos maletines – no nos dejemos llevar por la reciente moda de hacer nuestros los bolsos de mujer – ganaremos en comodidad, elegancia y estilo. 
Una cartera, siempre mejor si destaca por su buena piel y su cosido a mano que por su marca, aportará un toque de distinción. Sea para abrir la puerta de casa, de la oficina o del coche, llevar encima varios juegos de llaves resulta algo muy frecuente. Escojamos para estas un llavero que además de ser cómodo sea acorde a nuestro concepto de belleza. 

Los tiempos cambian y parece más conveniente intentar adaptarse a los cambios que enfrentarse a ellos. Dicho esto, ante la moda de los últimos años de llenar las muñecas de múltiples pulseras, es preferible defender un concepto sencillo y discreto de elegancia que seguir esta última corriente. Escojamos un complemento u otro, resulta a la larga conveniente dar preferencia a la discreción, la calidad, la artesanía y la elegancia intemporal de solo los mejores accesorios.

El Aristócrata

16 comentarios:

Eneko dijo...

Buenas tardes, el maletín precioso, ¿de que marca es?, qué decir del Reverso y más siendo una gran complicación, aunque para ser sinceros, con el base me conformo, ese pronto o más bien tarde caerá.

Sobre las pulseras mejor no opinar. Qué máxima más maravillosa: "Menos es más".

Buena semana a todos.

Eneko

Anónimo dijo...

Me permito diferir del dicho de que un gentleman sólo puede llevar cuatro joyas: reloj, anillo, sello y sujeta corbatas. Creo que una pitillera y un encendedor, aunque políticamente incorrectos en la actualidad, pueden ser llevados perfectamente por un señor, porque ¿quién duda de la belleza de una bonita pitillera de Cartier, o de la elegante funcionalidad de un encendedor antiguo de Dunhill, o de cualquier otra marca-joya?, por citar sólo un par de ejemplos...

Además, con permiso de EA gustaría responder a un par de emails aparecidos como contestación a un comentario mío a su excelente artículo "Invierno, Tiempo de Franelas". En el primero de ellos Rubén Pernaut comentaba mi "desconocimiento de lenguas foráneas", afirmación o juicio de valor erróneo, ya que me defiendo en alguna de ellas. Y en el segundo, Jacinto Brufau decía por un lado que "todos los juicios de valor son respetables", opinión que no comparto en absoluto, ya que los juicios de valor falsos o tendenciosos no merecen respetarse, ¿qué opina, por ejemplo, de un juicio de valor que hemos oido muchas veces muchos años ante un asesinato de ETA y refiriéndose a la víctima: "algo habría hecho..."? Y los ejemplos pueden ser infinitos. Además, el Sr. Brufau afirma "que EA se expresa infinitamente mejor que Ud"..., lo cual es natural y obvio por varias razones, entre otras porque el escribir y expresarse es uno de sus trabajos y porque supongo que el español es su primera lengua, cuando en mi caso no es así... Un poco de caridad y menos juicios de valor, Sr. Brufau

Cordial saludo

JAR

El Aristócrata dijo...

El maletín es de Berluti, para mi una de las marcas más interesantes ya no solo de zapatos sino también de complementos como carteras, llaveros, maletines etc.

El Reverso, como ya he dicho en otras ocasiones, es una de esas piezas que no puede faltar nunca en una buena colección de relojes. ¡Lástima que en España no sea tan conocido, y sobre todo valorado, como en otros países!.

Un abrazo
EA

Anónimo dijo...

El problema del Reverso no es el Reverso, es Jaeger Le Coultre. Estos suizos, ojo que hay mucha gente que piensa que son franceses, no han sabido llegar a nuestro mercado. Quitando los verdaderos entendidos, en España antes de comprarte un Jaeger la gente se compra un Rolex, un Cartier, un Omega y muchos otros relojes que aún siendo peores relojes todo el mundo los conoce.

Dicho esto, efectivamente un Reverso es todo un "must".

Gerardo

Anónimo dijo...

JAR, reconozca que EA se expresa mejor que Vd. y punto. Ni primera ni segundas lenguas... seamos humildes.

Anónimo dijo...

Buenas noches amigos: me había parecido entender q Jaeger es del mismo grupo que Cartier. No sé; mucho marketing por todos los sitios. Tuve un reverso precioso que me arrepiento de haber vendido, pero así es la vida.
Procuro ser comedido en el tema de los accesorios. Creo q es un tema complejo tanto en hombres como en mujeres. Como máximo procuro llevar, a parte del anillo de casado y el reloj -me gustan más los deportivos tipo Panerai que clásicos de vestir- un único accesorio. Por ej si llevo gemelos no llevo pasador - y al revés-. O solo pcket Square, y si llevo foulard el bolsillo está vacío.
Por otro lado, el contraste de juntar un puño doble con gemelos sencillos y un reloj sumergible potente pero sin brazalete de metal me gusta.
Cuanto más ligero, mejor. De pulseras nada. De oro amarillo tampoco.
Entiendo que de placer escribir con pluma, pero prefiero cualquier boli.
Maletín: sobre todo q no sea de Gucci, lv, etc. Tengo un porta documentos sin marca muy muy antiguo que parece contener los mapas del general Patton. Como mínimo 75 años.
Como no veo de cerca, las complicaciones en los relojes me dejan indiferente y si aprecio, en cambio, una esfera limpia con lo imprescindible: dos agujas y a lo sumo tres.
Cuidado con el ajaezamiento¡!La información es poder y hay que ser avaro con ella.
Hasta pronto.
Un saludo cordial.
Rijs

Anónimo dijo...

Ajaezamiento? Me imagino que quiere decir enjaezamiento.
Es mejor optar por la sencillez y utilizar las palabras que se conocen. Si somos ampulosos y hablamos por encima de nuestras posibilidades suelen pasar estas cosas...

Anónimo dijo...

Aquí hay varios que intentan imitar la locuacidad de nuestro querido EA, pero no le llegan ni a la suela de los zapatos.
Felicidades EA!!!

Anónimo dijo...

Qué mala uva tienes anónimo. Ha de ser agradable convivir contigo...
Lo cierto es que me has entendido, pese a la falta de ortografía -que supongo que tú no cometes nunca
Aunque quizá tu "intelecto"sea tan soberbio que no se permita meditar ideas nuevas que no salgan de ti -lo que parece improbable-
Jeje
Gracias por permitirme enviarte este dardo.
Rijs

Anónimo dijo...

Vaya nivel¡,,, Esto parece un patio de colegio para niños memos. Ahí os quedáis no voy a participar más en este foro. No puedo perder más tiempo leyendo comentarios chorras como estos dos últimos anónimos mál criados que se han quedado en la adolescencia.
Chao guapos!
Rijs.

Vicente dijo...

Amigos de EA:

Fantásticos los vídeos de Victoria´s Secret, a ver si mantenemos ese nivel
y nos olvidamos de la mediocridad imperante. Una lección. Genial.

Anónimo dijo...

Un diálogo moderno:
Vizcondésa: ! vive Dios que gozáis de buenos valedores!, más....... ¿No seréis vos misma quien bajo caperuza de anónimo acecháis ataques inexistentes a vuestro infinito ego?
En cualquier caso recordad: aunque la mona se vista de seda, mona se queda.
Él sastre de la capa de Luis Candelas -homenaje a los humoristas desaparecidos.

Anónimo dijo...

Buenas tardes.

Aunque no sé si hacer esta pregunta en el presente artículo es lo más adecuado, tengo una duda y agradecería cualquier ayuda. ¿Cómo combinar una americana de terciopelo negro? no sé cómo encaja. Si es una chaqueta que pueda servir como un sustito del smoking, que incluso pueda llevarse sobre una wing collar con botonadura de onix o no deja de ser una chaqueta normal, sometida a las normas de las chaquetas de sport convencionales.

Gracias y un saludo

Anónimo dijo...

Es un sustito, sí.

Anónimo dijo...

No estoy del todo seguro, pero apostaría a que se puede usar como una chaqueta convencional. Supongo que dependerá del corte y estilo, pero leyendo su anterior comentario se me viene a la cabeza el maridarla con unos vaqueros oscuros pero no tanto como la chaqueta, un buen chaleco de punto y camisa ”sport".
Saludos y suerte con la americana.

Anónimo dijo...

Gracias por los comentarios.

He visto una foto en la que precisamente se ve una chaqueta de terciopelo con unos vaqueros, y me ha parecido una combinación interesante.

Por lo que leo en el primer comentario, parece que también es posible utilizarla como sustituto del smoking, lo que la hace más versatil. Me arriesgaré... la utilizaré con una wing collar.

Gracias de nuevo y un saludo