sábado, 20 de junio de 2015

EL PITTI Y SUS DANDIS: ELEGANCIA O EXHIBICIONISMO

Esta semana ha echado el telón la octogesima octava edición de la Feria Pitti Uomo; sin lugar a dudas el evento más importante a nivel mundial relacionado con la moda del hombre. Esta Feria que empezó como punto de encuentro para mostrar las creaciones de los diseñadores italianos hoy es el escaparate en el que quieren exponer las mejores marcas de hombre de medio mundo.

Sin embargo, cada nueva edición pone más de manifiesto la perdida de ese interés originario recayendo este hoy en unos cuantos personajes de moda que se han apoderado del verdadero motivo de la Feria. Estos personajes, muchos de los cuales de todo lo que pueden presumir es de contar “solo” con una tienda de ropa han sido elevados a la categoría de estrellas por los conocidos como “blogueros” y por los seguidores de estos. Estas nuevas “estrellas” en  vez de informarse de lo que pasa en el interior de la Feria prefieren esperar a su entrada para que se les acerque cuanta más gente mayor y les pidan fotografiarse con ellos.
Seguro que todos podríamos entender que un chaval de doce años al ver a su ídolo del balón corriera a pedirle un autógrafo. Sin embargo, parece mucho más difícil de comprender como “tíos hechos y derechos” esbocen su mejor sonrisa para posar con sus nuevos ídolos. Una vez publicadas las fotos estas las acompañadas por descripciones donde la palabra “dandi” suele estar presente. No obstante, quizás sería interesante que antes de usar dicha palabra echaran un vistazo a la hemeroteca y se fijaran y estudiaran a los originarios dandis del S. XIX.

La realidad es que poco queda de aquellos dandis ingleses y franceses del S.XIX que reivindicando una nueva manera de vestir disfrutaban de una vida alejada de los anodinos quehaceres del resto de mortales. Aquellos dandis buscaban despertar la admiración de su sociedad con una revolucionaria indumentaria que reclamaba la ruptura con el pasado más formalista y recargado. No deseaban destacar en sus profesiones pero sí hacerlo por su relajada manera de vida, por ser marcadores de tendencias, vivir de su imagen y aspirar a pertenecer a grupos sociales que por cuna no les correspondían. Sentían que estaban un escalón por encima del resto de los humanos y esto les autorizaba a no tener que prestar atención a las leyes que aplicaban al resto de ciudadanos e incluso a permitirse la osadía de ser consejeros y amigos de reyes y gobernadores.
Su arrogancia y belleza alejaba al dandi de esa gran masa con la que se cruzaba y que con envidia intentaba imitar su pretenciosa pose. Su actitud rebelde le aseguraba un final convulso y temprano. Basta recordar la situación pecaminosa en la que murieron laureados dandis como Brummell, Baudelaire, d´Orsay o hasta el propio Oscar Wilde para entender lo que el implacable destino tenía guardado a esa vida contestataria e inconformista. Aunque imposible sería extrapolar el dandi del S.XIX al del S.XXI, hay ciertas características de aquel primer dandi que a pesar del tiempo transcurrido siguen hoy muy presentes. Fijémonos, por ejemplo, en esa estética de rebeldía para comprobar como hoy todavía el individualismo del dandi le aleja, y hasta le enfrenta, a lo considerado como correcto por su sociedad.

Concluida una nueva edición del Pitti Uomo a ella nuevamente han acudido los dandis de nuevo cuño con el claro objetivo de convertirse en los verdaderos protagonistas de la exposición. Aunque entre estos, al contrario de antaño, no parecen abundar poetas, escritores o artistas, al menos sí hay que reconocerles que coinciden con aquellos en su objetivo de alejarse de la estética imperante de su tiempo. Si los dandis del S. XIX se rebelaron contra la recargada vestimenta de su época , los de ahora lo hacen contra la uniformidad y el aburrimiento que impera en la calle del S.XXI.
El dandi contemporáneo sonríe despreocupado ataviado con trajes cruzados de sastre. Lejos de los estampados lisos prefiere cuadros ventana o dibujos diplomáticos. Huye del extendido azul marino y da entrada a colores vivos en sus abrigos cruzados y en sus complementos. Colores verdes botella o azules claro en sus trajes reflejan su extrovertido carácter personal. Las más exclusivas franelas y cachemiras ganan la partida a los tejidos más corrientes de lana. El dandi moderno recupera complementos ya olvidados o pertenecientes a otra época. Sombreros de fieltro, pañuelos de bolsillo alegres, guantes de piel, atrevidos dos y tres piezas, zapatos de doble hebilla de ante, pashminas o alegres calcetines son su arma con la que mostrar su total indiferencia hacia la masa uniformada que lo observa con un sentimiento entre de sorpresa y repulsa.

Este dandi es un pintor que busca ser la figura principal del cuadro que sale de sus dedos. Él y nadie más que él es la obra de arte que todos deben admirar e intentar - sin éxito – imitar. No sigue modas, sencillamente él es quien las decide y quien, con su elaborada puesta en escena, y animado por las reiteradas peticiones de fotografiarse con él, consigue la glorificación de su más alto ego. Un ego que en muchas ocasiones hace que su ropa y puesta en escena esté más cerca del más absoluto ridículo que de la más remota elegancia.
Aunque el dandi que hoy pasea por el Pitti Uomo basa prácticamente todo su protagonismo en  una estudiada imagen exterior, hubo un tiempo, ya lejano, donde los actores de aquel movimiento conocido como dandismo se ganaban la admiración y el respeto por sus ideas liberales, su arrolladora personalidad, su amor por la lectura y su preocupación por lograrse la mejor preparación académica posible. ¡Ojalá los nuevos dandis se fijen en estos y completen su llamativa puesta en escena con cierta vivencia interior cultural. Ojalá sean conocedores de que la verdadera elegancia se muestra de forma mucho más natural, sin forzar y estudiar tanto los conjuntos. Y ojalá también terminen entendiendo que pocas cosas hay tan elegantes como la sencillez y una clase no forzada y espontánea”.


El Aristócrata

48 comentarios:

Jaime Romero-Requejo dijo...

Nunca he asistido a dicho a evento, pero a juzgar por las múltiples fotos que he podido ver, el estilo de muchos se asemeja al del payaso de Micolor. Parece una competición para ver quién puede lucir más estrafalario o quién puede colgarse mayor número de accesorios en la chaqueta. Un artículo necesario, enhorabuena.

www.amoreno.es dijo...

Amén.
Un abrazo y enhorabuena Jose Mª.

VP

Anónimo dijo...

Estimado Aristocrata, con todo el respeto que le tengo a usted y a su blog, que es un referente de elegancia para mi, me permito corregirle humildemente el uso de ochentaiochoava refiriendose al ordinal del numero 88. Deberia ser octogesimo octava. Un saludo.
Rafael
(pido disculpas por adelantado por no usar tildes, no escribo desde un teclado español)

El Aristócrata dijo...

Muchas gracias por la corrección. Ya lo he cambiado aunque he preferido usar "octagesima octava" y no "octagesimo octava" como usted sugiere pues pienso que es más adecuada de atender al sujeto.
Un saludo y gracias
EA

Anónimo dijo...

Pues vuelve a equivocarse EA,
Lo correcto es octogésimo octava. Del mismo modo que decimos décimo cuarta edición, y no décima cuarta edición.
Saludos,
Eduardo Sola.

Jandilla dijo...

Bravo EA. Una entrada más que oportuna. Viendo a los "Pitti men" me entran sudores fríos. Cuando veo a los "mini Pitti" españoles, no puedo menos que esbozar una sonrisa...

Anónimo dijo...

Es verdad que estos pájaros parecen tener muy pocos sesos. Y al fin y al cabo, acaban por vestir del mismo modo en cada sesión.
Bruno

El Aristócrata dijo...

"Uso Adecuado de la Lengua Escrita.
Lista de adjetivos numerales ordinales:
......
89.º, 89.a
octogésimo noveno /octogésima novena u octogésimo nono"

EA

El Aristócrata dijo...

Para Eduardo Sola:

"Un ordinal que se escribe en una, dos o más palabras y se refiere a un sustantivo femenino, ¿se debe escribir también en femenino? ¿Cómo se dice: Era la tricentésimo quincuagésimo quinta carrera de atletismo o Era la tricentésima quincuagésima quinta carrera de atletismo?

La regla dice que, en estos casos, cada una de las palabras adopta para el femenino la desinencia -a. Entonces diremos Fue la primera vez, no *la primer vez, Compré la décima tercera edición, y no *décimo tercera edición; también decimotercera edición.

En Ocupé la doscientas habitación del hotel, la normativa asegura que no es incorrecto su uso en masculino ya que podría sobreentenderse la palabra “número” y así podemos decir “habitación [número] doscientos”.

Así que no tenga duda, estimado lector, en usar los ordinales en femenino antepuestos o pospuestos a un sustantivo también en femenino".

Espero con esto dar por zanjada la discusión y nos podamos centrar en el verdadero contenido del artículo. Reiterar nuevamente mi agradecimiento a Rafael.

dani dijo...

Así que, en resumen, los "dandis" de ahora son como los de antes pero solo por fuera. Los de antes eran favoritos del rey (Brummel) o escritores de éxito (Oscar Wilde) y los de ahora son... maniquíes... Buena metáfora de nuestros tiempos.

Como pregunta con intención de fomentar debate: ¿De quién cree que es la culpa esta disociación entre aspecto interior y exterior? ¿Es de quienes buscan el "like" de instagram sin contenido merced a una imagen? ¿Es de los pretendidos "sesudos", los"inteligentes" que, entendiendo el aspecto exterior como algo sin importancia, fatuo y ridículo, lo descuidan y desprestigian pública y deliberadamente? En mi opinión y, como en todo, es un poco de los dos...

Saludos. Buen artículo (como siempre, claro)

Anónimo dijo...

Buenas tardes:

Yo, que por trabajo he ido a unas cuantas ediciones, creo que hay de todo: señores estrafalarios, dandies en el sentido más estricto de la palabra (no demos por sentado que por vestir de forma llamativa, les falta cabeza), señores con un aspecto más que conservador... De todas formas, no olvidemos que para algunos blogueros su blog se ha convertido en su profesión y necesitan llamar la atención para conseguir potenciales clientes. El mundo ha cambiado mucho por causa de internet...

Anónimo dijo...


Ésta podría ser una muesca más en la canana de la eterna discusión entre elegancia y estilo, sobre la que Ud. escribió un buen artículo hace ya un tiempo. Pero me temo que no lo es. A la vista de las fotos que Ud. publica, y si uno cotillea regularmente las fotos que vienen de Pitti, hay una serie de cosas que me parecen insoslayables, llegados a este punto: (1) no todo vale con tal de innovar o llamar la atención; (2) una cosa es ser valiente y otra hacer el ridículo; (3) los zapatos de cordones y la mayoría de los de hebilla se hacen para ser llevados con calcetines; no hacerlo es una cochinada, malo para el pie y para el zapato; (4) no es admisible, bajo ningún concepto, llevar chaqueta y corbata y pantalón corto; es feo y ridículo; excepto, quizá si uno era diplomático en las Bermudas hace cincuenta años, pero hablamos de otra cosa, cualquiera que sepa, sabe distinguir;(5) no es particularmente estético llevar pantalón corto con unos calcetinitos cortos estirados hacia arriba y con zapatos, salvo, quizá, que se vaya a jugar al golf; igualmente no soy nada fan de llevar corbata y no llevar calcetines, me parece un sinsentido; (6) las camisetas de tirantes, en todo caso, SIEMPRE, y especialmente si se llevan con cadenas gordas, no son aceptables en modo alguno; sólo puede llevarlas MA Barracus en el Equipo A.
Éstas, entre otras, me parecen reglas básicas de civilización, la verdad; no se puede ser indulgente con esto y en cambio ir a muerte contra quien se desabotona los botones de las chaquetas, es como publicar las listas de defraudadores fiscales y no las de pederastas.
Luego lo que dice de los colores, las telas y los complementos, las chaquetas cruzadas y los trajes de tres piezas, lo suscribo al 100%. Pero por Dios sentemos de nuevo los principios antes de que todos perdamos la cabeza y algún día salgamos de casa, como decía otro lector, como el payaso de Micolor: ridículos y de colorines.

Isidro dijo...

Estimado D. José María,

Gracias por el artículo. En primer lugar, puedo compartir en cierto modo el excesivo postureo de los exteriores de la Pitti, y también comparto la decadencia del dandismo y su inclinación hacia la superficialidad. Pero hay 2 cosas que me han llamado la atención:

1. En su segundo párrafo, habla de "personajes, muchos de los cuales de todo lo que pueden presumir es de contar “solo” con una tienda de ropa". Por curiosidad, ¿de qué puede presumir usted en el mundo de la moda Sr. López-Galiacho? Porque al fin y al cabo, según su biografía (desconozco si desactualizada o no), usted no es artesano, ni empresario, ni diseñador, es un alto ejecutivo de una multinacional que "todo" lo que podría presumir en ese "mundillo" es de ser bloggero y escribir artículos.

2. En ese mismo párrafo, da la casualidad que esos "personajes, muchos de los cuales de todo lo que pueden presumir es de contar “solo” con una tienda de ropa", lo ilustra con una foto de Lino Ieluzzi, que da la casualidad que es famoso, posa en la Pitti, se hacen fotos con él, y tiene una tienda. ¿Se quiere referir a D. Lino de forma velada D. José María? Lo digo más que nada, porque el Club que toma el nombre de este blog, El Aristócrata, el año pasado invitó a Lino a dar una charla, y aunque el presidente formal sea D. Lucio Rivas, imagino que usted tendrá voz y voto, y además le he visto en fotos en esa misma reunión.

Agradecería aclaraciones a estas cuestiones para poder despejar mis dudas sobre una prepotencia e incoherencia que seguro no es propia de usted.

El Aristócrata dijo...

Me temo Sr. Isidro que no ha entendido nada de lo aquí escrito y desgraciadamente no tengo tiempo para explicarlo de manera que usted lo pudiera entender.
Pero gracias por leerme.
Un saludo
EA

Isidro dijo...

D. José María, me importa un pimiento a lo que se dedique y si le gusta o no Lino Ieluzzi, los puntos 1 o 2 sólo trataban hacer una crítica hacia una parte de su discurso (otra parte, la relativa a la falta de inquietud intelectual de los actuales dandys la comparto) y principalmente hacia su actitud y formas, y he utilizado a Lino como arquetipo para reflejar esa crítica. No se equivoque, el que no entiende nada es usted. Yo sí se lo explicaré más claro para que lo entienda. A pesar de que tenga un BComm en el extranjero y un MBA, sea un alto ejecutivo, tenga modales exquisitos y vista impecablemente, su mentalidad y su actitud son propias de lo que el psicólogo Karl Albrecht ha denominado como un "mental redneck". Estoy seguro que podrá encontrar la definición y no hace falta que le ponga en castellano una adaptación un tanto bruta que los medios españoles han utilizado.

Aún así, gracias por publicar los comentarios en su casa que es su blog y no practicar la censura.

Saludos

Anónimo dijo...

Al Sr. Anónimo que dicta las reglas básicas de la civilización:

Puedo estar de acuerdo con aquellas de sus "normas" más vinculadas con la "salubridad".

Respecto de otras, me gustaría saber que pensarían nuestros tatarabuelos de como vestimos hoy en día incluso los más clásicos y sobrios. Estoy seguro de que muchas de las cosas que hacemos al vestir les parecerían una payasada. ¿Somos por ellos "incivilizados"?

¿Un sinsentido llevar corbata y no calcetines (más bien calcetines de esos que no se ven, que es lo que hace la mayoría de los mortales)? ¿Por qué? ¿Quién lo dice? Me encantan las corbatas pero, fuera del ámbito laboral o ceremonial, me parecen un absoluto sinsentido. No sirven para nada y, especialmente cuando hace calor, llevarlas no es, desde luego, algo con mucho sentido. Pero las llevo porque me gustan. Igual que prefiero llevar siempre pantalón largo a pantalón corto todo el año. Y le aseguro que no veo nada negativo en llevar pantalón corto. En verano es más fresco y no entiendo por qué enseñar las piernas está feo y llevar un polo con los brazos al aire, no. Podrá no gustarme, pero no es censurable. No debería de molestar a nadie que se pare a pensarlo dos minutos.

Creo que tenemos todos una cierta tendencia a pontificar. Este blog es un blog de estilo clásico, pero es un poco complicado definir "clásico". Ninguno vestimos como en los años 30 del pasado siglo por mucho que nos parezca que fue la "edad de oro".

Anónimo dijo...

Jandilla: Los "mini-Pitti" españoles? ¿Es que hay maxi-Pittis". Veo unas evidentes ganas de faltar al personal. Si les reconoce en las fotos, es porque les sigue. ¿Les sigue simplemente para esbozar sonrisas?.

Los "mini-Pitti españoles" que yo he conocido en esta edición (en la que estaba para vender mi producto y ver a mis clientes) eran gente muy seria que iban a lo mismo que yo. Y sí, evidentemente ellos no iban de gris o azul. Buscaban destacar, porque es así como funciona ese mundo. Busque fotos de Cifonelli, Ambrosi, etc, en Pitti y ya verá si busca también destacar o no...

Sigamos con esta mentalidad y nuestros artesanos seguirán sin comerse un rosco fuera de nuestras fronteras.

Anónimo dijo...

Sr. Isidro,
Váyase con viento fresco y no falte al respeto de nuestro anfitrión, el gran EA.
Regards,
Gaztelupe.

Anónimo dijo...

Gaztelupe, cualquier persona que vierta sus opiniones en un foro abierto (como es este), debe aceptar las críticas. Imagino que El Aristócrata ya sabía, cuando publicó el post, que esto podía ocurrir. Cuando alguien, al escribir, no es completamente subjetivo (en este caso es evidente, pues El Aristócrata no es un periodista, sino un bloguero, por lo que no solo informa, sino que además, da su opinión), sabe que puede haber críticas igualmente subjetivas a su escrito, a veces más o menos "faltonas". Es algo que va de serie.

Yo sigo este blog como lo que creo que es: algo abierto a la discrepancia y, en ocasiones, cuando se toca la fibra, hasta a la falta. Y El Aristócrata parece darle el mismo sentido, pues en caso contrario no hubiera publicado los comentarios de Isidro. Eso le honra. A veces se equivoca pero, siendo consciente de ello, y no queriendo sentar cátedra, publica todo tipo de críticas a su escrito.

No invitemos a nadie a irse. Isidro puede haber faltado al respeto por haber sentido él mismo que se le ha faltado al respeto, o simplemente ha podido escribir en caliente.

La educación no pasa sólo por saber disentir, sino también por disculpar las salidas de tono, que, en ocasiones, pueden ser necesarios. A veces, por una leve falta de empatía, alguien puede provocar rechazo... Y todos, a veces, pasamos de la empatía. Hay que ser suficientemente educado para darse uno cuenta de que se ha equivocado y de que la inmoderada respuesta del interlocutor es una respuesta lógica que hay que aceptar.

Anónimo dijo...

Dani, yo no creo que haya realmente una disociación. Dandies, en el sentido en que utiliza la palabra El Aristócrata, en PITTI hay pocos o ninguno. Y me refiero, no a que no tengan capacidad mental, sino al mero hecho de que PITTI no es más que un escaparate para vender. La oferta es enorme y es necesario destacar.

Esa gente no va allí a conseguir "likes" en Instagram, sino a atraer al público y vender su producto (puede ser ropa, zapatos, blog - publicidad -). Le sorprendería ver in situ como mucha de esa gente, tras ser abordada para la foto, se lanza a vender su producto ("hago corbatas", "voy a sacar mi propia línea de pantalones RTW", "hablemos de cómo puedo ayudarte a promocionar tu producto porque me lee mucha gente"). Y la gran mayoría (conozco a muchos de ellos) no visten igual OFF-PITTI.

Como ejemplo, Lino Ieluzzi (no me gusta su estilo), no es en Pitti sino un escaparate de su casa. Lo mismo Luca Rubinacci, que en una ocasión dijo que tan importante era hacer bien un ojal como venderlo.

En conclusión: PITTI no es una reunión de tipos estrafalarios, sino una feria de muestras donde se hacen negocios. Y cada año el escaparate debe ser más llamativo y sorprendente. Seguramente a ninguno nos gustan demasiado las luces de neón, pero ahí están y es por algo: FUNCIONAN.

Los italianos, mal que nos pese, hace mucho tiempo que lo entendieron (por Dios, si venden como bueno hasta el jamón de Parma...). Nosotros aquí seguimos, riéndonos de ellos y sin entender que son ellos los que se ríen de nosotros.

Anónimo dijo...

Les aconsejo echar un vistazo al blog blueloafers.com. Verán que, aunque algunos de los fotografiados se pasan un poco, la mayoría van bastante discretos (fuera de los sombreros de Panamá, pero es que yo soy vergonzoso y, aunque haga un sol de justicia, solo me pongo sombrero si no me conoce nadie...).

Anónimo dijo...

Yo podría calificare de estilo asqueroso alguno de los que intervienen. Pero mi educacione me lo impide.
EA, grandíssimo.
Ambrosío.

Anónimo dijo...

La verdad que a mi siempre me ha sorprendido que un blog con miles de lectores como este publique todas las críticas. Esto es una de las cosas que creo lo hace único, más teniendo en cuenta que muchas de estas críticas son totalmente infundadas y su única intención es hacer daño a su fundador.

Un fiel lector que también michas veces discrepa pero que intenta hacerlo sin faltar al respeto a nadie.

Andrés

Anónimo dijo...

Sin duda hay gente que sólo interviene para hacer daño, Andrés, pero este no es el único blog que publica todas las críticas. Sin ir más lejos, en el de Simon Crompton, con bastantes más lectores (es otro estilo) se han publicado comentarios de artesanos y fabricantes respecto de los cuales este no había hecho precisamente buenas críticas.

Me gusta el trabajo que hace EA en este blog. Seguramente le llevará su tiempo y éste no es su trabajo ni cobra por ello, pero tampoco empecemos ahora a endiosarle como hacen algunos con las estrellas de PITTI. Al fin y al cabo es una persona normal con gustos similares a los nuestros que escribe sobre dichos gustos.

Leo dijo...

Vaya lío que se ha montado!!
Mi humilde opinión: Lino me parece un señor elegante. Me gustaría "copiarle" muchos detalles, aunque la corbata con el nº 7 impreso o bordado no me atrae mucho.
El del traje azul fosforito con pantalones cortos es un hortera al que habría que condenar al ostracismo (que le echen de la bella Florencia, por favor!!).
Aun así, creo que siempre es mejor arriegarse y equivocarse que no arriesgarse y ser uno más del montón, inane o irrelevante. Me ha gustado mucho su información sobre los dandis. Ya sabía algunas cosas, pero con usted siempre aprendo algo nuevo.
Saludos a todos, y que la moda masculina sea lugar de encuentro y no de crispación.

Anónimo dijo...

Un señor que se dirige en los siguientes términos a nuestro querido y admirado D. José-María López-Galiacho, merece mi total desprecio:
'Me importa un pimiento a lo que se dedique y si le gusta o no Lino Ieluzzi'.
'No se equivoque, el que no entiende nada es usted. Yo sí se lo explicaré más claro para que lo entienda'.
'Su mentalidad y su actitud son propias de lo que el psicólogo Karl Albrecht ha denominado como un "mental redneck".
¿Eso es respetable y no mandar al Sr. Isidro con viento fresco?
Pues actuaré de la misma forma que Gaztelupe y digo: Sr. Isidro, váyase Vd. a freír espárragos y déjenos tranquilos.
Ánimo D. José María, siga así y que no decaiga su ilusión por estos provocadores maleducados.
Un abrazo a todos,
José Antonio F.

Vicente dijo...

Amigos de EA:

Somos latinos, españoles y ejercemos, con nuestros defectos y virtudes. En cuanto a nuestro EA solo se me ocurre lo de gajes del oficio.
Veo interés por el dandismo y os puedo recomendar un libro de Pedro Alvarez-Quiñones Sanz, Dandis, príncipes de la elegancia. Editado por Junta de Castilla y León. Un cordial saludo a todos.

Anónimo dijo...

Sin ánimo de levantar ninguna polémica apuntar q en el blog de Simon no sale ninguna crítica hacia a él; o si sale no tienen la dureza ni la mala intención de las vertidas aquí. Esto se puede deber a dos factores: 1- todos sus miles de lectores son súper educados y nunca hacen críticas o 2- las hacen como en todo el mundo pero el autor del blog no las pública. Q cada uno decida cual de los dos factores es más probable. Yo lo tengo claro.

Por favor, al menos en este punto emitamos las comparaciones entre estos dos blogs.
Andrés

Anónimo dijo...

Apreciado Andrés:

Menos "mala baba", quizás sí. Y quizás esto se debe a que este país no es precisamente el país de la educación en las formas y es además el país de la envidia. Pero que Simon Crompton ha publicado comentarios que le atacan incluso en lo profesional (recordemos qué el sí ejerce de periodista - EA ha dicho en alguna ocasión que él no es periodista -), queda fuera de toda duda.

Sólo hay que tirar de hemeroteca, como se suele decir.

Y demos por zanjado este tema, porque yo no he hecho una comparación, he querido decir que en todas partes cuecen habas y he dado un ejemplo. No he dicho que una tal y el otro pascual.

Palatino dijo...

Curiosamente para mi ,aunque todos los artículos me parecen fabulosos este es el que menos me ha aportado y no por ello quiero decir que no sea interesante , pero si me sorprende que sea uno de los que más polémica ha levantado entre los lectores .
Creo que el señor galiacho esta en su derecho de escribir sobre el tema que desee y como es normal y ya comente al principio no todos los artículos tienen que ser interesantes para todos . Pero es inadmisible el trato hacia nuestro anfitrión que algunos han hecho gala. .
Le felicito nuevamente y le haría una petición y es la de seguir escribiendo sobre curiosidades de la vestimenta actual y pasada , ya que eso es historia y me parece interesantisimo .
Un abrazo
Conde de Palatino .

Anónimo dijo...

Pues a mi, el comentario de Isidro me ha parecido un poco fuera de tono, aunque vestido de corrección. Sin embargo, la respuesta del Sr. Galiacho me ha parecido un poco despectiva y entiendo, por ello, que el tal Isidro haya contestado de forma tan faltona. Tan feo me parece el primer comentario de Isidro como la contestación del Sr. Galiacho. El segundo comentario de Isidro me parece feo, pero lo entiendo. Casi todos contestariamos de la misma forma si nos dijeran que no hemos entendido nada... El orgullo español...

El Aristócrata dijo...

Interpretaciones aparte, ¿os parece mejor si hablamos sobre lo que trata el artículo?. Creo que nos podría aporta mucho más a todos.
EA

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo, El Aristócrata. Nos dejamos llevar y pasa lo que pasa...

El artículo me parece francamente bueno, pero creo, como he dicho en algún comentario anterior, que es necesaria una reflexión o, más bien, un punto de partida, que es el de considerar a PITTI como lo que realmente es, un escaparate.

Lo que ocurre, es que con tanta foto de moda, la gente ha terminado por dejar de percibirlo de esa forma y hoy lo ve como lo que no es: un corral lleno de gallos (o pavos reales, mejor dicho).

¿Hay horteras?. Los hay, pero son minoría, aunque desgraciadamente son los que más focos acaparan precisamente por lo llamativos que resultan.

¿Hay personas simplemente extremadas que llaman la atención en la Piazza? También las hay pero, en su mayoría, están allí trabajando. Es otro mundo y, visto desde fuera, puede ser difícil de entender, pero es que es un negocio en que, aquel que no lo conozca...

Por todo lo anterior, aunque estoy de acuerdo en la incorrecta utilización del término dandy en su acepción original (al igual que "caballero", que también ha perdido su significado original), no lo estoy con la base de su artículo. Los personajes llamativos en su mayoría no pretenden ser dandies. Sólo pretenden llamar la atención para ganar clientes, que es para lo que la mayoría van a Pitti.

¿Es Pitti un circo? Sí, en cierta medida lo es pero es que al igual que en los auténticos circos, lo que se pretende es ganar dinero.

Dejemos de ver Pitti como una reunión de caballeros que está decayendo por causa del extremismo en el vestir y veamos lo que realmente es: una feria de muestras. Ni más, ni menos.

Es un poco como e las pasarelas de moda. ¿Alguien cree que una persona en su sano juicio va a salir vestido a la calle como lo van los modelos?. No, ¿verdad?. Todos sabemos que se trata simplemente de tendencias.

Toni dijo...

Jaaaaaajajajaja. Y esto va a ir a más si no se pone remedio. Es que me parto. Se veía venir. Perdón por la carcajada pero es que no puedo, lo siento.

Anónimo dijo...

Toni, mera curiosidad: ¿qué es lo que se venía venir? ¿Las críticas a Pitti, las críticas a EA, las discrepancias entre lo que comentan...?

¡¡Aporte algo, hombre!!

Anónimo dijo...

Aunq no tenga mucho q ver con los dandis, gran foto la de este viernes. Quien quiera ver massss de esta chica que ponga en el google su nombre Emily Ratajkowski y verá qué sorpresas más agradables se encuentra…

Mila

Palatino dijo...

Totalmente de acuerdo !
Un abrazo

Anónimo dijo...

Algunas veces las chicas de los viernes me parecen un poco calorrillas pero esta es una preciosidad.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con el Sr Isidro. More respect & open mind...

Anónimo dijo...

Coincido en varias opiniones : la diosa que es la chica del viernes; un poco de calma, estamos para disfrutar; gracias EA, simplemente, porque sin ti no habría blog
En cuanto al tema del artículo: coincidido, también con los que opinan que acuden al Pitti - con el máximo de los respetos- comerciantes y "maniquíes" - muy graciosa la imagen. No veo dandis en ninguna foto; y ni me los imagino perdiendo el tiempo en actividades tan banales.
No obstante me encanta ver como estos muchachos se estrujan la imaginación por mi, y lo agradezco, pues me sirven de inspiración a la hora de conjuntar ropa con atrevimiento.
En la web de drakes, buscando, se encuentran fotos de sus "maniquíes" enviados al Pitti para mostrar sus magníficas corbatas y otros artículos.
Hasta otra
Rijs

Anónimo dijo...

""Anónimo dijo...
Pues a mi, el comentario de Isidro me ha parecido un poco fuera de tono, aunque vestido de corrección. Sin embargo, la respuesta del Sr. Galiacho me ha parecido un poco despectiva y entiendo, por ello, que el tal Isidro haya contestado de forma tan faltona. Tan feo me parece el primer comentario de Isidro como la contestación del Sr. Galiacho.""

Ecolicuá. Ha dado Ud. en el clavo. Comparto esta visión.

Parte de la definición de Redneck que apoya la tesis del Sr. Isidro :

- Mental redneck thinking is narrow, rigid, intolerant, resistant to change, unaccepting of other perspectives, and motivated by the need for simple answers and a comfortable sense of “law and order.” -

Respecto al artículo, coincido plenamente con el usuario que ha definido Pitti Uomo como una Feria Escaparate, donde son sobretodo las pequeñas firmas o empresarios los que buscan llamar la atención con looks más llamativos.

No creo que pretendan ser tildados de dandis o gentlemen. Van a Pitti a vender, a que se les vea, se les pregunte, se les fotografíe, y ellos poder explicarse.

Luego claro está, habrá asistentes a la feria puramente horteras que intenten, en un equivocado ejercicio "camaleónico", mimetizarse con personas que siendo mas o menos discretas en su vestir, mantienen la elegancia.

Pero eso puede ocurrir en todos los ámbitos.

Larga vida a Pitti Uomo, ya que gracias a ella hablamos del vestir, da para muchas fotos y portadas, abre debates y discusiones cada temporada, y es una motivación mas para cierta gente que se dedica al sector de la moda masculina y el buen vestir.

Ojalá tuviéramos una feria así en España, y pudiésemos criticarla, o defenderla.

Por otro lado, felicidades de nuevo por su Blog EA, gran trabajo y agradable punto de encuentro.

Saludos

Carlos dijo...

Un articulo interesante para la cuestión: http://laescuelamoderna.blogspot.com.es/2008/03/jazz-y-ivy-league-el-estilo-entre.html

Esteban dijo...

"Ojalá tuviéramos una feria así en España". La tenemos. La Feria de Sevilla. Especialmente entre el lunes por la noche y el jueves (no así el fin de semana) en la Feria de Sevilla se pueden ver caballeros que no desentonarían en absoluto en Pitti. Una mezcla de clasicismo y colorido, propia de Sevilla, que ilustra perfectamente la combinación de los estilos británico e italiano que caracterizan al caballero español.

Anónimo dijo...

Esteban, la verdad es nunca he estado en la Feria. Me quedo con las ganas, más después de leer lo que ha escrito usted.

Anónimo dijo...

En pleno siglo XXI no quedan dandis. El dandismo fue un movimiento del siglo XVIII.
Es como si alguien se pusiera a escribir poemas como Baudelaire: Haría el ridículo.

Anónimo dijo...

De acuerdo con Anónimo. Hoy, con mayor acceso a la cultura y con bastante menos rigidez en el vestir, hablar de "dandies" quizás no tiene mucho sentido.

Víctor Naves dijo...

Estimado Sr. Galiacho:

Lejos de mi ser tan radical e incluso maleducado como el Sr. Isidro, pero en mi opinión en ese escaparate en que se ha convertido Pitti Uomo se pueden encontrar casos y casos. Desde luego, señores como aquel del traje con bermudas en color azul añil son buenos ejemplos de cómo no vestir salvo para actuar en el Circo Prize o ser presentador de algún programa de televisión que todos tenemos en mente.

Sin embargo, Lino Ielucci, aun siendo vendedor de su propia tienda y de si mismo tiene un... algo. Esos eternos double monk straps en cientos de tonos, esos Audemars Piguet Royal Oak omnipresentes, esos montones de DBJ en las texturas y patterns más especiales, su especial uso de la sprezzatura...

Pues sí, para vestir de sport, me quedo con el señor Ielucci, qué gaitas.

Una vez, más mi enhorabuena por su excelente trabajo, señor Galiacho.

Cordialmente,

Ninja Pan dijo...

Jaja, me hace mucha gracia este post porque pensé que era otro de mis desvaríos habituales. Regento una tienda en la Via della Vigna Nuova y es cierto lo de lo ¨GROUPIES¨que son estos chicos que asisten a la feria sin tan siquiera entrar en ella, sino que viajan hasta aquí para hacer y que les hagan fotos. Nuestra tienda está al lado de la del diseñador y sastre Simone Righi y es increíble el aluvión de chicos que se acercan hasta allí solamente para sacarse fotos con él, ni siquiera pierden un segundo en ojear sus prendas, es el mero hecho de postear fotos con sus ídolos.
Por supuesto que a Simone no le chista nada toda esta parafernalia que se monta alrededor de la feria.
Yo me lo paso de maravilla desde mi puesto estratégico viendo ir y venir a todos estos personajes, es como estar en una película de Fellini, payasos y sirenas.