sábado, 22 de marzo de 2014

THE BESPOKE SHOE; MUCHO MÁS QUE UN ANCHO DE PIE

Esta semana me gustaría dedicar las siguientes líneas al máximo exponente del refinamiento, la comodidad y la individualización, el zapato a medida. Pero antes de entrar en materia queremos dejar claro que cuando hablamos de zapatos a medida no lo hacemos pensando en aquellos donde el cliente se limita a escoger un tipo de horma, una tonalidad de piel o unos cordones de uno u otro color. Por el contrario, nos referimos a zapatos bespoke, auténticas piezas artesanales que se hacen a medida atendiendo a las características individuales de cada pie y en las que un zapatero y un cliente diseñan el zapato acorde a los gustos y personalidad de este último. En definitiva, un zapato único en cuanto a medidas y diseño.

En el verdadero zapato a medida las limas, las ruletas, los zigzags, el yunque o las agujas de pelo de jabalí sustituyen a las máquinas, y el hormero, el diseñador, el cortador, el aparador y el montador hacen lo propio con los procesos industriales.
Un zapato bespoke puede decir de su propietario muchas cosas. Por ello, en su proceso de fabricación el zapatero artesano y el cliente pasarán varias horas conociéndose para intentar que los zapatos resultantes sean una prolongación tanto de la personalidad de ese cliente como de lo que este quiere mostrar al exterior. De ahí que resulte fundamental contar no solo con un buen artesano de la piel sino también con un gran diseñador; facetas ambas que no siempre van de la mano. 

El proceso de confección de unos zapatos a medida es largo y laborioso y se demora de cuatro a seis meses. Empezará con la medición del largo, el ancho y el alto del pie para posteriormente hacer lo mismo con el grosor de los dedos, la altura del talón y la forma del puente, medidas todas estas que quedarán reflejadas en una lámina donde apoya el pie. Y por supuesto, esto se hará por cada pie de manera independiente. Estas medidas son las que le servirán al hormero para crear una horma personalizada de madera, de haya o de carpe, sobre la que más tarde se irá montando el zapato.
Pero todavía tendrá que pasar mucho tiempo para que el cliente pueda disfrutar de ese nuevo par de zapatos. De hecho, lo primero que este verá de sus zapatos será solo una especie de zapatillas de estar por casa confeccionadas eso sí con las medidas de sus pies. Estas zapatillas le darán una idea bastante aproximada de la comodidad del zapato final estando a tiempo todavía de incorporar alguna modificación en su horma.

Desde que se pruebe estas zapatillas pasarán varias semanas hasta que vuelva a ver a su zapatero, momento en que ya estará listo un zapato de prueba. Este será parecido al final que tendrá que vestir al menos dos semanas antes de empezar la construcción del definitivo. Ya con la horma final, el zapatero irá dando poco a poco vida a su creación empezando por la confección de la pala y terminando con el montado del talón. Esto lo hará, a diferencia incluso de las marcas más prestigiosas industriales, cuidando y personalizando tanto el interior del zapato como su propia suela ya que siempre resultará más sencillo reconocer la calidad de un zapato prestando atención al interior y a la suela que haciéndolo solo al exterior. Con seguridad si el interior y la suela están cuidados la piel exterior será excepcional.
Por todo ello, es por lo que insistimos en que se desconfíe de esas casas de zapatos donde se limitan a tomar las medidas de los pies y enviarlas a su casa matriz, mientras el cliente todo lo que tiene que hacer es esperar en su casa a que le llamen para recoger sus zapatos. Además, al auténtico sibarita no le importará involucrarse en todo el proceso para ver el nacimiento de esa pieza única artesanal.

El Aristócrata

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias por decir lo que dices tan claramente. El intrusismo en la profesión es enorme y hoy cualquiera ya cuelga el cartel de zapatero artesano sin siquiera saber hacer un cosido goodyear a mano.
Gracias dede Elda.
AM

Antonio garcía Enrile dijo...

Estimado José María,

Ya sabes que leí este articulo en FDS , y me gustó muchísimo , aunque me gustaría aportar algo sobre el tema de las pruebas .

Para mí el sistema del zapato de prueba no me convence nada, es más no lo uso y conozco muchas casas prestigiosas que tampoco usan este método .

Ni la piel, ni los contrafuertes, ni los topes , ni la planta de montado y no digamos la suela, serán la misma que se utilicen para el zapato definitivo, eso hará que se desvirtuen las sensaciones que transmiten y los datos que nos aportan no sean relevantes .

Un saludo

Enrile

El Aristócrata dijo...

Verdaderamente en el primer zapato de prueba ( la "zapatilla de estar por casa") lo q se hace es asegurarse lo mejor posible de que esa es la mejor talla para todo el pie. Luego en el zapato de prueba sí te puedes hacer una idea muy aproximada de lo q será el zapato final. Si tdespues de la toma de medidas te dieran el zapato terminado poco margen habría para rectificar. Pero q te voy yo a contar a ti de todo esto...
Un abrazo Antonio

Antonio garcía Enrile dijo...

José María bién sabes que me puedes contar mucho y muy interesante.
Al igual que tu pienso que si te entregan el zapato ya montado sobre la horma de medida, nada se puede rectificar.
Pero hay un paso intermedio, requiere más trabajo, pero refleja mejor la realidad.
La próxima vez que nos veamos te lo explicaré con un corte y horma en la mano, me resulta más facil que por escrito.

Un abrazo
Enrile

Pablo dijo...

Buenas tardes EA, me gustaría haceros una pregunta tanto a ti como a Enrile, que supongo ambos sabréis responder. Es en relación al primer comentario, en el que he leído, "hacer un cosido goodyear a mano". Yo, tenía entendido que el cosido goodyear se denomina así precisamente por la máquina que lo lleva a cabo, y como he leído hace poco esta misma expresión, hacer un cosido goodyear a mano, no sé si mi información es errónea o lo es la de las personas a las que he leído escribir ésto. Agradecería una pequeña explicación.

Gracias de antemano, y un saludo.

Antonio garcía Enrile dijo...

Respondiendo a Pablo,
Efectivamente se hace a maquina, y recibe el nombre del inventor de la maquina que hace este trabajo, Charles Goodyear patentada en el año 1872 .

El trabajo en si se denomina "empalmillar" y consiste en unir la palmilla o planta de montado al corte y a una vira o cerco a traves de una costura (para ello hay que tallar un murete en la palmilla).
Cuando lo hace esta maquina se le denomina montado goodyear( y no se talla la palmilla, si no que se le pega un murete).

Supongo que el termino se ha usado tanto que se ha convertido en un generico. Ambas construcciones son muy buenas si se hacen bien, pero desde luego no son comparables una a otra, aunque cumplan la misma funcion.

Un saludo

Enrile

Pablo dijo...

Muchas gracias Antonio, ya me queda más claro.

Un saludo.

Antonio garcía Enrile dijo...

Las gracias a ti, pues creo que es muy importante que no se pierdan estas palabras, que tan ligadas estan a la profesion .
Un saludo

Enrile

El Aristócrata dijo...

Estimado Pablo,

He cambiado el video que había puesto para esta semana para que veas un poco más a qué se refiere nuestro amigo de Elda cuando habla del cosido Goodyear a mano.

Además de ello, creo q es de los vídeos más interesantes que he visto en bastante tiempo. Se trata de una marca de zapatos de Indonesia todavía en Europa poco conocida pero de lo más interesante del continente Asiático. Es como si por ellos no hubiera pasado el tiempo.

Un saludo

EA

Pablo dijo...

Muchas gracias EA, un vídeo muy interesante, me lo guardo.

Un saludo.

Iván dijo...

Muchas gracias por este magnífico blog. Lo leo desde hace mucho y cada vez es mejor, lo cual no es fácil.

Un saludo y sigue con el buen trabajo que tanto disfrutamos.

Anónimo dijo...

Los zapatos de Vilalta no me acaban de gustar: tienen una horma que hace parecer los pies demasiado anchos.
Reconozco que tiene mucha fama, pero yo no me acabo de decidir por eso.

J.

Marco dijo...

Pueden indicar al menos 3 o 4 casas dedicadas a esta forma de hacer los zapatos a medida en España? Gracias. Saludos

Javier dijo...

Gracias por este nuevo post. Soy seguidor de este estupendo blog.

Mi problema con los zapatos es que calzo un 47, un número poco usual. He encontrado una web que hace zapatos de forma manual, con un aspecto realmente bueno (ver vídeo). He de reconocer que aún no he pedido ninguno, pero en mi mente está hacerlo en breve.

Dejo el link por si alguien se encuentra con el mismo problema. No es mi intención hacer publicidad. Si lo consideran inoportuno borren mi post.

http://www.shoepassion.com/

Un saludo

Roberto dijo...

Hola, yo tengo tambien un 48 o 49 dependiendo de la horma y solo consigo zapatos no esperpenticos en Jose Luis Deza en Madrid aunque con un catálogo limitado y no a medida. Vivo en Barcelona y Norman está fuera de mis posibilidades. Alguna sugerencia? Muchas gracias por este gran este rincon masculino con olor a Cohiba Behike y a cuero de chester curtido.

Anónimo dijo...

Aristocrata si me diese su oponion se lo agradeceria enormemente. Que opina de los pembroke tan colour de crockett and jones? Son a mi entender una pasada de zapatos, creo q son la pera, preciosos y muy "para todo". Y aqui vienen mis preguntas, cree q podria llevarlos, ademas de normalmente con chaquetas de tweed, tebas o simplemente jersey y camisa en plan de sport total con vaqueros, pantalones de pana etc, pero, podrian llevarse con un traje gris muy clarito? O incluso un principe de gales? O con pantalon gris y chaqueta azul?ud cree que seria correcto?que opinion le merecen?muchisimas gracias.

Anónimo dijo...

Estimado EA,

Gracias por sus comentarios. Llevo tiempo buscando un sitio para hacerme unos zapatos a mi medida y no doy con el sitio. Una tienda de reciente creación en Madrid me ha fallado cual escopeta de feria. Y es de esas que comentas que te lo mandan a casa tras tomarte unas mínimas medidas.

Un saludo!